Nel­son Her­rera Ysla

Art On Cuba - - Index - Nel­son Her­rera Ysla

En una mod­esta casa la bar­ri­ada de El Cerro en La Ha­bana, puede vis­i­tarse una suerte de galería o mini–museo es­pe­cial­izado en la pro­duc­ción de creadores cubanos no pro­fe­sion­ales, no ed­u­ca­dos en el campo del arte y con situa­ciones psi­cológ­i­cas so­ciales com­ple­jas, dis­fun­cionales, den­tro de los cuales al­guno pre­senta, in­cluso, trastornos men­tales. Este proyecto con­creto re­sponde al nom­bre de

Art Brut Project Cuba y con­tiene cerca de 30 mil obras (en su may­oría en pin­tura y dibujo so­bre pa­pel y car­tulina, pero tam­bién es­cul­turas en cartón, metal, tela, madera, en pe­queño y me­di­ano for­mato). Las obras pertenecen a más de 35 artis­tas cubanos, cuidadas y ate­so­radas por el artista Sa­muel Riera, quien desde 2012 dirige esta minús­cula in­sti­tu­ción cul­tural a base de es­fuerzo y fi­nan­ciamiento pro­pios, con la ayuda de un di­rec­tor asis­tente, dos co­lab­o­radores y la sol­i­dari­dad de nu­merosos ami­gos den­tro y fuera de Cuba.

Su idea ini­cial par­tió de in­ves­ti­gar y mostrar el arte de la “per­ife­ria”; es de­cir, aque­l­las ex­pre­siones ale­jadas de los cir­cuitos in­sti­tu­cionales del sis­tema de las artes vi­suales. Ac­túan, sin pro­ponérselo, como una suerte de al­ter­na­tivi­dad que val­o­rara otros costa­dos de la creación. En los orí­genes del proyecto, Riera se mostró in­tere­sado en con­ce­bir la ex­hibi­ción de las obras en el es­pa­cio público, a plena luz del día, en so­portes ligeros que sim­u­la­ran las car­retil­las con­ven­cionales para la venta de pro­duc­tos al­i­men­ti­cios. Sin du­das, algo poco común en su con­tenido y es­truc­tura pop­u­lar, al al­cance de to­dos… hasta que de­cidió pro­mo­cionarlas de otro, uti­lizando una parte del es­pa­cio de su casa como mejor man­era, además, de con­ser­var las obras.

In­tere­sado en las defini­ciones de folk art, arte näif, arte prim­i­tivo, se in­clinó más por la de out­side art ya que el tér­mino in­glés out­sider re­sulta más abierto y am­plio. Pero sin án­imo de in­cluirse en una u otra de tales de­nom­i­na­ciones lo cierto es que se trata de un arte sin­gu­lar pro­ducido por seres hu­manos sin­gu­lares.

(…)

En el apre­tado es­pa­cio de su casa (…) Sa­muel ha lo­grado or­ga­ni­zar tam­bién un taller minús­culo en el que cada se­m­ana tra­ba­jan 2 ó

3 de es­tos artis­tas con ma­te­ri­ales que él mismo les pro­por­ciona gra­cias a dona­ciones. Los temas asum­i­dos la may­oría de las obras bidi­men­sion­ales re­sul­tan­vari­a­dos, de­spre­jui­ci­a­dos, en los que prima lo per­sonal o au­tor­ref­er­en­cial, lo emo­tivo de base es­en­cial­mente fig­u­ra­tiva, re­tratos so­bre todo, junto ado­sis pe­queñas de paisajismo ur­banoy rep­re­sentación de an­i­male­scomo una es­pecie de zo­ología fan­tás­tica.

(…) Par­alela a su in­tensa ac­tivi­dad in­ves­tiga­tiva y pro­mo­cional, Sa­muel Riera mantiene viva su obra per­sonal desde que se graduó de la Academia de Bel­las Artes San Ale­jan­dro en La Ha­bana, y donde tra­bajó como pro­fe­sor por es­pa­cio de 12 años (…) Su tra­bajo creador lo ll­eva a cabo en el mismo taller que com­parte con aque­l­los artis­tas vin­cu­la­dos al proyecto, pues no dispone de un es­pa­cio ex­clu­sivo para él. Ello le per­mite man­tener un con­tacto cer­cano y per­ma­nen­te­con esos creadores y re­ac­ti­varasí, con­stan­te­mente, el proyecto.

Como una rara avis en nue­stro panorama de las artes vi­suales se alza en La Ha­bana esta mod­esta in­sti­tu­ción: paso a paso, con per­sis­ten­cia y con­stan­cia, como un sen­cillo lla­mado a am­pliar nues­tras per­spec­ti­vas y pun­tos de vis­tas ac­erca de la creación es­tética, esa que no siempre brilla en el es­pa­cio en­can­di­lado de las grandes galerías y museos, en las bien­ales y ferias o en las casas de sub­asta. ƒ

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.