SANTIAGO DE CUBA: EL ARTE EN EL ESPACIO DE LA CONVIVENCIA

EL ARTE EN EL ESPACIO DE LA CONVIVENCIA

Arte por Excelencias - - Portada - MSC. ARQ. OMAR LÓPEZ RODRÍGUEZ

To­da ciudad es un la­be­rin­to de sen­sa­ci­o­nes, per­cep­ci­o­nes y emo­ci­o­nes. Se vi­ve en ella o se par­ti­ci­pa de sus ám­bi­tos co­mo vi­a­je­ro, vi­si­tan­te oca­si­o­nal o tu­ris­ta. La per­so­na­li­dad y el carác­ter de la ciudad son ras­gos que pon­de­ran su com­por­ta­mi­en­to e ima­gen, y la lo­ca­li­za­ci­ón ge­ográ­fi­ca re­fren­da o re­a­fir­ma su im­pron­ta al otor­gar­le atri­bu­tos que solo la na­tu­ra­le­za sa­be ma­ne­jar de ma­ne­ra sa­bia, cu­es­ti­ón que el hom­bre apro­vec­ha pa­ra de­ci­dir dón­de fun­dar­la, ha­cer­la cre­cer, dón­de co­lo­car hi­tos y en qué di­rec­ci­ón tra­zar las sen­das.

Es por ello que ci­er­tas ciu­da­des po­se­en cu­a­li­da­des por las que me­re­cen ser vi­vi­das o vi­si­ta­das. Ellas se con­fi­gu­ran co­mo am­bi­en­tes ur­ba­nos sin­gu­la­res que las con­vi­er­ten en sím­bo­los de vi­da eter­na y su­e­len ser re­co­no­ci­das co­mo patrimoniales o ciu­da­des maravilla. En Cuba exis­ten va­ri­as de es­tas ur­bes ex­cep­ci­o­na­les, co­mo su ca­pi­tal, La Ha­ba­na, además de Tri­ni­dad, Sanc­ti Spí­ri­tus, Ca­ma­güey, Baya­mo, Santiago de Cuba y Ba­ra­coa, iden­ti­fi­ca­das co­mo vi­llas fun­da­ci­o­na­les y por­ta­do­ras de la he­ren­cia de sus res­pec­ti­vos pu­e­blos por más de 500 años. Otras co­mo Ci­en­fu­e­gos, Re­me­di­os, Hol­guín y Gi­ba­ra, a pe­sar de ser más jó­ve­nes, se des­ta­can por sus cu­a­li­da­des ur­ba­nís­ti­cas o ar­qui­tec­tó­ni­cas. To­das ellas son por­ta­do­ras de atri­bu­tos pro­pi­os y va­lo­res ma­te­ri­a­les y es­pi­ri­tu­a­les que las iden­ti­fi­can y per­so­na­li­zan.

Exis­te por tan­to una ex­pe­ri­en­cia de ha­cer ciudad, de cons­truir el lu­gar don­de se ha­bi­ta, y lo que es más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros: la com­pren­si­ón de que co­mo ciu­da­da­nos vi­vi­mos en las ciu­da­des, las ocu­pa­mos, usa­mos, sen­ti­mos y dis­fru­ta­mos. Es­to pro­du­ce el sen­ti­mi­en­to es­pe­ci­al de ar­rai­go por la pa­tria chi­ca, por el bar­rio, por el am­bi­en­te don­de cre­ci­mos

y des­ar­ro­lla­mos nu­es­tras vi­das. Tam­bi­én es fu­en­te ge­ne­ra­do­ra de re­cu­er­dos, y re­sul­tan in­ol­vi­da­bles los en­cu­en­tros oca­si­o­na­les con ám­bi­tos co­mo La Ha­ba­na Vi­e­ja, el cen­tro his­tó­ri­co de Tri­ni­dad o el Ca­ma­güey co­lo­ni­al.

Es­te pro­ce­so de in­terac­ci­ón en la re­la­ci­ón entre la ciudad y qui­e­nes la vi­ven o vi­si­tan ti­e­ne muc­hos ni­ve­les de in­ter­pre­ta­ci­ón, y los re­sul­ta­dos de­pen­derán de los in­tere­ses, gru­po de eda­des, afi­ni­da­des y otras disí­mi­les cir­cuns­tan­ci­as. Sin em­bar­go, que­re­mos en es­tas lí­ne­as es­ta­ble­cer el diá­lo­go entre dos com­po­nen­tes de in­terés co­mún: el espacio pú­bli­co y el arte ur­ba­no, am­bos li­ga­dos des­de ti­em­pos in­me­mo­ri­a­les y muy ac­ti­vos en la so­ci­e­dad con­tem­porá­nea. Am­bos han de­mos­tra­do capa­ci­dad de cam­bio, de trans­for­mar­se, de brin­dar al­ter­na­ti­vas de len­gua­je, des­bor­dan­do es­ti­los e im­pac­tan­do con su pre­sen­cia.

Pa­ra en­ten­der no solo su tras­cen­den­cia, sino además su con­ti­nu­a­da pre­sen­cia, puede re­a­li­zar­se un aná­li­sis his­tó­ri­co que nos lle­va des­de mo­nu­men­tos fu­ne­ra­ri­os co­mo las pirá­mi­des, los ar­cos de triun­fo y obe­lis­cos ro­ma­nos, las es­cul­tu­ras con­me­mo­ra­ti­vas y con­cep­tu­a­les, hasta otros tan­tos, to­dos con el de­no­mi­na­dor co­mún de sa­ber po­se­si­o­nar­se en el espacio pú­bli­co, vis­to co­mo el ám­bi­to co­mún y vi­tal de convivencia, el lu­gar pa­ra el in­ter­cam­bio, el «espacio de to­dos» que lle­ga a nu­es­tros dí­as re­co­no­ci­do co­mo re­pre­sen­ta­ci­ón sim­bó­li­ca del arte de ca­da perí­o­do his­tó­ri­co (di­fe­ren­te y res­pon­sa­ble más allá de ocu­par un espacio cer­ra­do o con­ven­tu­al), que se ex­pre­sa an­te to­dos y pa­ra to­dos, ha­ci­en­do uso de la capa­ci­dad de tras­mi­tir pú­bli­ca­men­te tan­to el sen­tir ha­cia un acon­te­ci­mi­en­to o per­so­na­li­dad, co­mo la be­lle­za de una pro­pu­es­ta for­mal con­cep­tu­al es­ti­mu­la­do­ra de una ver­dad, un concepto o de una re­a­li­dad que en­vu­el­ve.

Co­mo ejem­plo del aná­li­sis de la re­la­ci­ón espacio pú­bli­co-arte ur­ba­no, va­mos a sig­ni­fi­car el ca­so de Santiago de Cuba, una ciudad ca­ri­beña y cu­ba­na que ha tran­si­ta­do por di­fe­ren­tes es­ta­di­os de in­ter­pre­ta­ci­ón y apro­pi­a­ci­ón del espacio pú­bli­co y pa­ra ello se ha ser­vi­do es­pe­ci­al­men­te del arte.

La ciudad de Santiago, na­ci­da ha­ce más de cin­co si­glos, pres­tó des­de sus orí­ge­nes un in­terés por el espacio pú­bli­co, con­di­ci­ón ben­de­ci­da por las Leyes de In­di­as, don­de se re­gu­la­ba la pre­sen­cia y fun­ci­o­nes de la Pla­za de Ar­mas, y a par­tir de ella se ge­ne­ra­ba un sis­te­ma de pla­zas tra­di­ci­o­na­les don­de se des­ar­ro­lla­ban ac­ti­vi­da­des de carác­ter re­li­gi­o­so, ci­vil y mi­li­tar. Ca­lles y pla­zas se­rí­an los com­po­nen­tes esen­ci­a­les del espacio pú­bli­co que es­pe­ró hasta el si­glo XIX pa­ra asi­mi­lar su con­di­ci­ón de ám­bi­tos capa­ces de al­ber­gar arte ur­ba­no. Apa­re­cen fu­en­tes y es­cul­tu­ras diseña­das con un sen­ti­do con­me­mo­ra­ti­vo o es­té­ti­co. Se cono­ce la co­lo­ca­ci­ón en la Pla­za de Ar­mas —hoy Par­que Cés­pe­des— de una es­cul­tu­ra ecu­es­tre del rey Fer­nan­do VII, mi­en­tras en la Pla­za de Do­lo­res se co­lo­ca­ba una mag­ní­fi­ca fu­en­te. En la Pla­za de Mar­te una es­cul­tu­ra de Mi­ner­va lla­ma­ba la aten­ci­ón de los pa­se­an­tes y transe­ún­tes. Se ini­ci­a­ba así, con in­ten­ci­o­na­li­dad, una nueva era en la que acu­dir al espacio pú­bli­co era una al­ter­na­ti­va de ocio, dis­fru­te y pla­cer.

La era re­pu­bli­ca­na fue pró­di­ga en cons­truc­ci­o­nes con­me­mo­ra­ti­vas aso­ci­a­das al espacio pú­bli­co y lle­gó el perí­o­do en el que los es­cul­to­res eu­ro­pe­os, es­pe­ci­al­men­te ita­li­a­nos, fi­ja­ron una im­pron­ta en la ciudad. Los hé­ro­es ocu­pa­ron el espacio pú­bli­co co­mo sím­bo­los de la me­mo­ria na­ci­o­nal. Los pa­tri­o­tas Fran­cis­co Vi­cen­te Agui­le­ra, José Ma­ría He­re­dia, José Ma­ceo Gra­ja­les, Joaquín Cas­ti­llo Du­any, entre otros, mar­can es­tos espacios, dig­ni­fi­can­do e iden­ti­fi­can­do con su pre­sen­cia la vi­da co­ti­di­a­na san­ti­a­gue­ra. La ciudad cre­ció y otros par­ques, pa­se­os y ala­me­das in­cre­men­ta­ron la dis­po­ni­bi­li­dad de espacios pa­ra el arte. Es­cul­to­res cu­ba­nos y nor­te­a­me­ri­ca­nos se en­car­gan de in­cor­po­rar nu­e­vas propuestas den­tro del per­fil con­me­mo­ra­ti­vo. En ello se des­ta­có el artista san­ti­a­gue­ro Ro­dol­fo Hernán­dez Gi­ro. En el con­tex­to de me­di­a­dos del si­glo XX apa­re­ce un ca­so sin­gu­lar cuyo in­terés ra­di­ca en que in­te­gró el arte ur­ba­no a la ar­qui­tec­tu­ra, in­cor­po­ran­do mu­ra­les es­cul­tó­ri­cos en pre­ti­les y fri­sos de va­ri­os edi­fi­ci­os de la ciudad. Is­ma­el Es­pi­no­sa Fer­rer re­a­li­zó es­tos tra­ba­jos en el Cen­tro de la Co­lo­nia Es­paño­la —hoy Bi­bli­o­te­ca El­vi­ra Ca­pe— y en la Es­cu­e­la de Co­mer­cio, entre otros si­ti­os.

Ya con el triun­fo de la Re­vo­lu­ci­ón sur­gen nu­e­vas mo­ti­va­ci­o­nes his­tó­ri­cas y

otros ac­to­res con con­cep­ci­o­nes ar­tís­ti­cas aso­ci­a­das a la es­cul­tu­ra mo­nu­men­tal y am­bi­en­tal. Se des­ta­can en es­ta eta­pa, y hasta hoy, la fu­en­te mo­nu­men­to del Par­que Abel San­ta­ma­ría, em­pla­za­da en la dé­ca­da de los se­ten­ta del pa­sa­do si­glo por el es­cul­tor Re­né Val­dés, con la que se dio un gi­ro es­té­ti­co a la pro­duc­ci­ón es­cul­tó­ri­ca lo­cal, pro­vo­ca­do­ra en es­te ca­so de una es­ce­no­gra­fía inu­su­al y de un pro­ta­go­nis­mo sin pre­ce­den­tes en la escena ur­ba­na.

Otro hi­to en el ma­ne­jo del diá­lo­go espacio pú­bli­co-arte ur­ba­no se pro­du­jo al cons­truir­se la Pla­za de la Re­vo­lu­ci­ón An­to­nio Ma­ceo Gra­ja­les, cu­an­do se pro­pu­so la creación de un espacio a ni­vel de ciudad, po­si­ble con­te­ne­dor de mi­les de per­so­nas y que tu­vi­e­ra de «te­lón de fon­do» un con­jun­to es­cul­tó­ri­co re­la­ci­o­na­do con la fi­gu­ra del ge­ne­ral An­to­nio. La obra ar­tís­ti­ca re­cayó en dos im­por­tan­tes es­cul­to­res san­ti­a­gue­ros: Gu­a­ri­o­nex Fer­rer y Alberto Lescay, qui­e­nes su­pi­e­ron ar­ti­cu­lar de ma­ne­ra cre­a­ti­va un con­jun­to ar­mó­ni­co, diná­mi­co tan­to en su con­cep­tu­a­li­za­ci­ón co­mo en la vi­su­a­li­dad del con­jun­to. La pla­za cons­ti­tuye un ejem­plo mo­dé­li­co del espacio de re­la­ci­ón en la es­ca­la de la ciudad de hoy, lo que per­mi­tió en el si­glo XXI la in­cor­po­ra­ci­ón de otro com­po­nen­te in­tere­san­te y mo­ti­va­dor de nu­e­vas su­ge­ren­ci­as es­té­ti­cas: el mu­ral es­cul­tó­ri­co con la fi­gu­ra del co­man­dan­te Ju­an Al­mei­da, hom­bre de pu­e­blo de­ve­ni­do en pa­ra­dig­ma re­vo­lu­ci­o­na­rio. El artista Enrique Ávi­la de­li­neó su ima­gen tra­di­ci­o­nal uti­li­zan­do la fu­er­za de la lí­nea y el di­bu­jo a es­ca­la mo­nu­men­tal, y lo fi­jó pa­ra si­em­pre en la fac­ha­da del Te­a­tro He­re­dia. Allí una su­ge­ren­te ilu­mi­na­ci­ón noc­tur­na le apor­ta una vi­si­ón in­ten­sa y par­ti­ci­pa­ti­va de la ima­gen ur­ba­na.

El arte ur­ba­no del si­glo XXI se ma­ni­fi­es­ta ya con in­ten­si­dad en di­ver­sos ám­bi­tos de la ciudad; las es­cul­tu­ras am­bi­en­ta­les y la pin­tu­ra mu­ral van a la van­guar­dia, en apoyo a la cul­tu­ra y la es­té­ti­ca ur­ba­na, im­preg­nan­do sig­ni­fi­ca­dos múl­ti­ples a los espacios ocu­pa­dos al su­ge­rir un uni­ver­so re­no­va­do de am­bi­en­tes pro­pi­ci­os pa­ra el dis­fru­te de to­dos. El espacio pú­bli­co con­ti­núa su am­pli­a­ci­ón o per­fec­ci­o­na­mi­en­to, y en su pa­so, apor­ta­dor y esen­ci­al en el Santiago de hoy, si­gue jun­to al arte su vi­a­je in­ter­mi­na­ble ha­cia un fu­tu­ro me­jor.

OFI­CI­NA DEL CON­SER­VA­DOR DE LA CIUDAD DE SANTIAGO DE CUBA GRU­PO DE RE­LA­CI­O­NES PÚBLICAS Y DISEÑO SENIOR EX­PERT, PR-DE­SIGN OFFICE OF THE CITY´S HISTORIAN SANTIAGO DE CUBA Telf.: (+53) 2266 9249 / Email: ciu­dad­cul­tu­ral­san­ti­a­go@occ.co.cu Web: in­ter­nos.occ­net.cu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.