SIENTO ORGULLO DE SER CUBANO Y SOY MUY MUY CUBANO

Siento orgullo de ser cubano y soy muy muy cubano

Arte por Excelencias - - Portada - DIANA ROSA RIESCO

Ac­tor cubano ca­rac­te­ri­za­do por su ale­gría, ca­ris­ma y ver­sa­ti­li­dad, ce­le­bra sus 80 años, jun­to a la re­vis­ta Arte por Ex­ce­len­ci­as, que le agra­de­ce el tiempo de­di­ca­do de su fre­né­ti­co que­ha­cer di­a­rio co­mo ani­ma­dor, con­duc­tor, de­cla­ma­dor y di­rec­tor en ra­dio, te­le­vi­si­ón, te­a­tro y ca­ba­ret.

Premio Na­ci­o­nal de Te­le­vi­si­ón 2009 del Ins­ti­tu­to Cubano de Ra­dio y Te­le­vi­si­ón (ICRT) y Premio por la Obra de la Vi­da de la Agen­cia Ar­tís­ti­ca de Ar­tes Es­cé­ni­cas Ac­tu­ar 2014, a la que per­te­ne­ce des­de sus orí­ge­nes, Alden Knight es con­si­de­ra­do un ico­no de la cul­tu­ra cu­ba­na, re­co­no­ci­do in­ter­na­ci­o­nal­men­te por la dra­ma­ti­za­ci­ón —si­em­pre a dúo con la fa­lle­ci­da y ad­mi­ra­da ac­triz cu­ba­na Asen­neh Rodríguez— de la obra de Ni­colás Gui­llén, Po­e­ta Na­ci­o­nal de Cuba.

«Du­ran­te los años se­ten­ta es­ce­ni­fi­ca­mos una obra te­a­tral con la po­e­sía de Gui­llén. Fue un tra­ba­jo que nos sa­tis­fi­zo mucho por­que fui­mos hil­va­nan­do con sus po­e­mas la his­to­ria de Cuba; fue una ma­ne­ra de mos­trar nu­es­tra iden­ti­dad cul­tu­ral, nu­es­tro sen­tir, a par­tir de la po­e­sía, cuyos ex­trac­tos son la for­ma más bre­ve de de­cir grandes ver­da­des.

«En 1994 vi­a­ja­mos a Es­paña con el es­pectá­cu­lo De La Ha­ba­na Vi­e­ja. Gui­llén en son; es­tu­vi­mos en Ma­drid y lu­e­go re­cor­ri­mos ca­si to­do el pa­ís. Allí sor­pren­dió mucho nu­es­tro ha­cer por­que los ac­to­res re­ci­ta­ban po­e­mas leyen­do y no­so­tros los me­mo­rizá­ba­mos. Du­ran­te ho­ra y me­dia re­citá­ba­mos, cantá­ba­mos, bailá­ba­mos, yo to­ca­ba la gui­tar­ra y ha­cí­a­mos una pre­sen­ta­ci­ón don­de pri­ma­ba un am­bi­en­te cubano que cau­ti­va­ba. Lu­e­go lo lle­va­mos a Ale­ma­nia, Guya­na, Mé­xi­co, Bar­ba­dos, Fran­cia, Gran Bre­taña, An­go­la, el Con­go, Ni­ca­ra­gua, Ja­mai­ca, Ho­lan­da, Bél­gi­ca y Ve­ne­zu­e­la».

Por más de 30 años y hasta hoy, Alden ani­ma, jun­to a la ac­triz Obe­lia Blan­co —an­tes con Hil­da Sa­a­ve­dra, Car­men So­lar, Gla­dis Goi­su­e­ta...—, uno de los pro­gra­mas de mayor au­di­en­cia de la ra­dio cu­ba­na: Ha­blan­do de Cuba, trans­mi­ti­do por la emi­so­ra Ra­dio Ta­í­no, de lu­nes a sá­ba­do. Du­ran­te me­dia ho­ra de char­la, abor­da la his­to­ria, la ge­o­gra­fía, las cos­tum­bres de los cu­ba­nos, sus re­fra­nes po­pu­la­res… «Ha­blan­do de Cuba, así, a lo cubano, in­cluye des­de mi­tos, re­ce­tas cu­li­na­ri­as, hasta crí­ti­cas a malos com­por­ta­mi­en­tos so­ci­a­les», apun­ta.

Na­ci­do el 15 de agos­to de 1936 en un pu­e­bli­to de Ca­ma­güey lla­ma­do Mar­tí, Alden es el cu­ar­to de seis her­ma­nos de una hu­mil­de fa­mi­lia de in­mi­gran­tes com­pu­es­ta por Héc­tor Knight, ja­mai­ca­no, y Ge­or­gi­na Ja­mes, pana­meña de ori­gen ja­mai­ca­no, qui­e­nes se ven obli­ga­dos a mu­dar­se de Mar­tí pa­ra Gu­antá­na­mo, pu­es solo allí su padre en­cu­en­tra tra­ba­jo en la Ba­se Na­val, don­de

so­li­ci­ta­ban em­ple­a­dos que do­mi­na­ran el idi­o­ma in­glés.

Se ini­cia co­mo afi­ci­o­na­do en 1954, re­ci­tan­do con los muc­hac­hos ex­plo­ra­do­res, y lu­e­go en la emi­so­ra CMKS, Ra­dio Sa­vón, jun­to a los pi­a­nis­tas Ne­rei­da Vi­lla­lón y Ed­gar Díaz, el con­jun­to Sor­pre­sa y la or­ques­ta de Ju­li­to Del­ga­do, hasta que lo man­dan pa­ra la ca­pi­tal, a par­ti­ci­par en el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de José An­to­nio Alon­so, don­de que­da co­mo fi­na­lis­ta. A par­tir de ahí co­mi­en­za a ac­tu­ar en no­ve­las, pro­gra­mas de ani­ma­ci­ón, va­ri­e­da­des en to­dos los me­di­os… y aún no ha pa­ra­do.

«En la ra­dio, las no­ve­las eran gra­ba­das, pero en te­le­vi­si­ón eran en vi­vo, lo que exi­gía de los ac­to­res una pre­pa­ra­ci­ón cons­tan­te, ra­pi­dez pa­ra me­mo­ri­zar y al­to ni­vel de im­pro­vi­sa­ci­ón pa­ra in­ter­pre­tar disí­mi­les per­so­na­jes en tiempo ré­cord; fue una gran es­cu­e­la. Des­pu­és del triun­fo de la Re­vo­lu­ci­ón tu­ve el ho­nor de ser pro­fe­sor de la Es­cu­e­la de For­ma­ci­ón de Ac­to­res del ICRT y me siento muy or­gu­llo­so del tra­ba­jo re­a­li­za­do, pu­es pu­de pre­sen­ci­ar cómo sur­gi­e­ron ac­to­res y ac­tri­ces de ta­lla mayor que man­tu­vi­e­ron ac­ti­vos nu­es­tros me­di­os, a pe­sar del gran éxo­do de ac­to­res que su­fri­mos».

«A mí me de­cí­an en aque­lla épo­ca el Jackie Ro­bin­son de la te­le­vi­si­ón cu­ba­na, por­que no habían exis­ti­do hasta en­ton­ces pro­ta­go­nis­tas ni ga­la­nes ne­gros, y yo fui uno de los pri­me­ros, si no el pri­me­ro. Le de­bo a la Re­vo­lu­ci­ón la po­si­bi­li­dad de ser ac­tor de te­le­vi­si­ón, por­que in­ten­tó des­de los pri­me­ros años re­pre­sen­tar to­da la ga­ma ra­ci­al de nu­es­tro pa­ís y así fue que los ne­gros con­se­gui­mos en­trar. A al­gu­nos les pre­o­cu­pó ver ne­gros en Los tres mos­que­te­ros, pero acep­ta­ban a los blan­cos ha­ci­en­do de Ote­lo y ne­gri­tos bu­fos».

En el Te­a­tro Mu­si­cal de La Ha­ba­na en­car­nó Me­fis­tó­fe­les en la obra ho­mó­ni­ma, y en la dé­ca­da de los oc­hen­ta se des­ta­ca por su ac­tu­a­ci­ón en la obra Sizwe Ban­zi ha mu­er­to, que abor­da su­ce­sos de Áfri­ca del Sur, don­de, di­ri­gi­do por Ro­ber­to Gar­ri­ga, com­par­te pro­ta­gó­ni­cos con Idel­fon­so Ta­mayo e in­ter­pre­ta entre do­ce y quin­ce per­so­na­jes.

En el sép­ti­mo arte in­cur­si­o­nó en fil­mes cu­ba­nos co­mo Le­jos de Áfri­ca (1996), Una mu­jer, un hom­bre, una ciudad (1978), El otro Fran­cis­co (1975), El bau­ti­zo (1968) y El otro Cris­tó­bal (1963). «Ac­tu­al­men­te con­duz­co es­pectá­cu­los mu­si­ca­les en va­ri­os centros noc­tur­nos de La Ha­ba­na co­mo Ga­to Tu­er­to y El Gu­a­ji­ri­to, y en el lo­cal de la Uni­ón de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Cuba (Une­ac), a la cu­al per­te­nez­co, don­de el an­fi­tri­ón es el bo­le­ro».

Con­de­co­ra­do con las Me­da­llas Ale­jo Car­pen­ti­er y Ni­colás Gui­llén, el Es­cu­do de la Ciudad de Sanc­ti Spí­ri­tus, el Es­pe­jo de Pa­ci­en­cia de Ca­ma­güey, el Se­llo de la Ciudad de Gu­antá­na­mo, la Ré­pli­ca del Mac­he­te de Má­xi­mo Gó­mez, entre muc­hos otros re­co­no­ci­mi­en­tos, con­fi­e­sa su orgullo de ser cubano y su amor a Cuba. De ahí su an­he­lo por te­ner la Ré­pli­ca de la Plu­ma de Mar­tí y el Mac­he­te de Ma­ceo.

Le de­bo a la Re­vo­lu­ci­ón la po­si­bi­li­dad de ser ac­tor de te­le­vi­si­ón, por­que in­ten­tó des­de los pri­me­ros años re­pre­sen­tar to­da la ga­ma ra­ci­al de nu­es­tro pa­ís y así fue que los ne­gros con­se­gui­mos en­trar.

Alden Knight jun­to a la ad­mi­ra­da ac­triz cu­ba­na Asen­neh Rodríguez. Am­bos son re­co­no­ci­dos in­ter­na­ci­o­nal­men­te por la dra­ma­ti­za­ci­ón de la obra de Ni­colás Gui­llén, Po­e­ta Na­ci­o­nal de Cuba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.