CÓMO UNA FERIA DE ARTE PUEDE CAMBIAR UNA CIUDAD

Arte por Excelencias - - Portada - DERMIS P. LEÓN

ART BA­SEL MIAMI BEACH 2016

YA LO HABÍAN VATICINADO: MIAMI SE CONVERTIRÍA EN UN REFERENTE CUL­TU­RAL IMPRESCINDIBLE NO SOLO PA­RA LA ESCENA NORTEAMERICANA, SINO TAM­BI­ÉN PA­RA LA LATINA. Y EL TIEMPO LE HA DADO LA RAZÓN A ESOS VISIONARIOS

Afi­na­les del año 2001 vi­si­té Miami lu­e­go de ter­mi­nar mi pro­gra­ma de más­ter en el CCS, Bard Co­lle­ge, y de­ci­dí que Nueva York, lu­e­go del aten­ta­do, no era el si­tio ade­cu­a­do pa­ra en­con­trar tra­ba­jo. La eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía ca­í­do en pi­ca­da y era ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil pa­ra una re­ci­én gra­du­a­da, con acen­to la­ti­no, bus­car su lu­gar en una ciudad en «es­ta­do de si­tio». Miami ofre­cía to­da­vía un atrac­ti­vo no solo por el cli­ma, sino por ser con­si­de­ra­da la se­gun­da ca­pi­tal la­ti­ni­za­da de Nor­te­a­mé­ri­ca, con una po­bla­ci­ón su­pe­ri­or a dos mi­llo­nes de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes del Sur. Y den­tro de esa co­mu­ni­dad, des­de lu­e­go, re­si­día un gru­po de ar­tis­tas cu­ba­nos que cono­cía des­de mis dí­as de es­tu­di­an­te en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na.

Sin que­rer me­nos­ca­bar el pano­ra­ma artístico de Miami a ini­ci­os de 2002, era in­com­pa­ra­ble a la escena vi­bran­te de Nueva York con sus cono­ci­dos mu­se­os, dis­tri­tos de ga­le­rí­as y espacios de­di­ca­dos al arte contemporáneo, uni­ver­si­da­des con de­par­ta­men­tos de arte es­ta­ble­ci­dos, además de la cer­ca­nía de otras ins­ti­tu­ci­o­nes en Nueva Jer­sey, más la enor­me po­bla­ci­ón de ar­tis­tas na­ci­o­na­les e in­ter­na­ci­o­na­les que pu­ja­ban con ser le­gi­ti­ma­dos en el cir­cui­to de arte eli­tis­ta. En Miami exis­tí­an ga­le­rí­as que apos­ta­ban por el arte la­ti­no­a­me­ri­ca­no, las cu­a­les te­ní­an bas­tan­te vi­si­bi­li­dad en la feria de arte más cono­ci­da pa­ra el mercado la­ti­no, unos pocos mu­se­os en­fo­ca­dos en el arte contemporáneo y el cono­ci­do sec­tor de ga­le­rí­as de Co­ral Ga­ble.

La ciudad «latina», des­de mi per­cep­ci­ón, era solo atrac­ti­va pa­ra el tu­ris­mo por sus playas y dis­co­te­cas en la fa­mo­sa Oce­an Dri­ve. Por un gol­pe de su­er­te, co­men­cé en­ton­ces a tra­ba­jar en el nu­e­vo y pu­jan­te

De­sign Dis­trict, cer­ca del down­town, en la pri­me­ra ga­le­ría de­di­ca­da a la fo­to­gra­fía con­tem­porá­nea, que hoy ya no exis­te.

Pa­ra mi sor­pre­sa, en los pocos me­ses que re­si­dí en Miami mi opi­ni­ón va­rió no­ta­ble­men­te y em­pe­cé a va­lo­rar lo que el artista Gle­xis No­voa me co­men­tó a mi lle­ga­da: que es­ta ciudad iba a cambiar drás­ti­ca­men­te y con­ver­tir­se en un referente cul­tu­ral imprescindible no solo pa­ra la escena norteamericana, sino tam­bi­én pa­ra la latina. Ya co­men­za­ba a per­ci­bir­se ese cam­bio ine­vi­ta­ble en la dé­ca­da en­tran­te, al ob­ser­var sig­nos de re­cu­pe­ra­ci­ón de zo­nas cer­ca­nas al co­mer­ci­al down­town, tierra de na­die lu­e­go de con­cluir las ho­ras de ofi­ci­na. El cam­bio ha­bía em­pe­za­do por el in­dus­tri­al De­sign Dis­trict, que des­de lu­e­go re­qui­rió la vi­si­ón de in­ver­si­o­nis­tas in­mo­bi­li­a­ri­os in­te­li­gen­tes co­mo Craig Ro­bins, qui­en com­pró una gran can­ti­dad de edi­fi­ci­os en el área que fu­e­ron re­mo­de­la­dos pa­ra al­qui­lar y po­ten­ci­ar una iden­ti­dad del sec­tor en tor­no al high de­sign.

Lo más re­le­van­te, sin em­bar­go, era que Ro­bins era ya en esa épo­ca uno de los co­lec­ci­o­nis­tas de arte contemporáneo más im­por­tan­tes. Entre las pri­me­ras ga­le­rí­as que to­ma­ron el ri­es­go de mo­ver­se al nu­e­vo dis­tri­to, es­ta­ría Diana Lowes­tein y la vi­si­o­na­ria Ber­ni­ce Stein­ba­um, ubi­ca­da en el bor­de de lo que se­ría más ade­lan­te Wynwo­od Art Dis­trict, espacio va­cío que por aque­lla épo­ca pa­re­cía bas­tan­te pe­li­gro­so en las noc­hes. No muy le­jos, y apro­vec­han­do la es­té­ti­ca y di­men­si­o­nes de an­ti­guos al­ma­ce­nes, es­ta­ba ya ubi­ca­da la imprescindible co­lec­ci­ón de los Ru­bells, se­gui­da por otra fa­mi­lia, los Mar­gu­li­es, qui­e­nes atre­vi­da­men­te co­lec­ci­o­na­ban fo­to­gra­fía y vi­deo des­de ha­cía años. A es­ta lis­ta esen­ci­al se su­ma­ba la co­lec­ci­ón del ma­tri­mo­nio Rosa y Carlos de la Cruz, qui­e­nes re­ci­én habían cons­trui­do una casa mucho más es­pa­ci­o­sa pa­ra al­ber­gar su ca­da vez más creciente ad­qui­si­ci­ón de ar­tis­tas con­tem­porá­ne­os, la cu­al poste­ri­or­men­te se­ría sus­ti­tui­da en el 2009 por el ac­tu­al espacio en el De­sign Dis­trict.

Se­ría in­jus­to de­cir que es­to era to­do lo que Miami po­día ofre­cer al co­mi­en­zo del si­glo XXI. Des­de lu­e­go que exis­tí­an otros co­lec­ci­o­nis­tas, espacios de ex­hi­bi­ci­ón co­mo el de la Uni­ver­si­dad de South Flo­ri­da, así co­mo co­mu­ni­da­des de ar­tis­tas que po­si­ti­va­men­te se­guí­an pen­san­do que la ciudad iría a flo­re­cer y ex­pan­di­ría su ofer­ta cul­tu­ral más allá de ser la atrac­ci­ón tu­rís­ti­ca y el mercado de ti­en­das pa­ra los la­ti­no­a­me­ri­ca­nos de cla­se me­dia y al­ta. To­do es­te pano­ra­ma se tor­nó di­fe­ren­te cu­an­do los di­rec­ti­vos de Art Ba­sel, la feria más pres­ti­gi­o­sa y es­ta­ble­ci­da de Eu­ro­pa con el res­pal­do del ban­co sui­zo UBS, de­ci­di­e­ron ex­pan­dir su mercado y ver en Miami la pro­me­sa y lla­ve que conec­ta dos sec­to­res fi­nan­ci­e­ros: el de Es­ta­dos Uni­dos y el mercado emer­gen­te la­ti­no­a­me­ri­ca­no.

A fi­na­les del 2001 la pri­me­ra Art Ba­sel Miami se­ría can­ce­la­da por la in­se­gu­ri­dad fi­nan­ci­e­ra de un pa­ís en cri­sis. Sin em­bar­go, los sui­zos no se equi­vo­ca­ron, y en el 2002 ce­le­bra­rí­an la edi­ci­ón inau­gu­ral con 160 ga­le­rí­as in­vi­ta­das, atrayen­do a 30 000 vi­si­tan­tes.

Yo cre­ía, sin em­bar­go, que to­do se­ría muy len­to y que cin­co dí­as de feria, por muy Art Ba­sel que fu­e­ra, no trans­for­ma­rí­an el pano­ra­ma de una ciudad tan vin­cu­la­da a la «cul­tu­ra del cu­er­po», la playa y las fi­es­tas. Sin em­bar­go, des­de el ini­cio, la feria se con­vir­tió en uno de los even­tos más atrac­ti­vos del he­mis­fe­rio du­ran­te la tem­po­ra­da de in­vi­er­no. Con su ofer­ta de sec­ci­o­nes in­no­va­do­ras den­tro y fu­e­ra del re­cin­to fe­ri­al —co­mo Art Po­si­ti­ons (2002) con con­te­ne­do­res con­ver­ti­dos en espacios de ex­hi­bi­ci­ón de arte jo­ven, o No­va (2003) en­fo­ca­das en obras re­ci­en­tes—, y más tar­de otras di­ri­gi­das al co­lec­ci­o­nis­mo se­lec­ti­vo co­mo Ka­bi­nett, a par­tir de la edi­ci­ón 2005 Art Ba­sel ca­pi­ta­li­zó de in­me­di­a­to al pú­bli­co es­pe­ci­a­li­za­do y, des­de lu­e­go, el mercado de to­do el con­ti­nen­te.

Quin­ce años des­pu­és, Miami se ha vu­el­to, efec­ti­va­men­te, una ca­pi­tal re­fe­ren­ci­al en las úl­ti­mas ten­den­ci­as del arte contemporáneo, don­de los co­lec­ci­o­nis­tas lí­de­res y en­ti­da­des pri­va­das han com­pren­di­do el que es­te ju­e­ga en la edu­ca­ci­ón de los va­lo­res de una co­mu­ni­dad. Otros mu­se­os se han abi­er­to y el Ins­ti­tu­to de Arte Contemporáneo se ha des­pren­di­do del MOCA; pro­si­gue la ex­pan­si­ón de las ga­le­rí­as y el cre­ci­mi­en­to de espacios de arte, lo que da con­fi­an­za a los ar­tis­tas que se asi­en­tan en la ciudad, al co­lec­ci­o­nis­mo, los in­ver­si­o­nis­tas, los pro­fe­si­o­na­les del arte y, por en­de, to­da la co­mu­ni­dad. CIFO (Cis­ne­ros Fon­ta­nals Art Foun­da­ti­on) ha abi­er­to un espacio de ex­hi­bi­ci­ón y ha ge­ne­ra­do otras ex­pec­ta­ti­vas y nu­e­vas re­la­ci­o­nes de acercamiento entre el co­lec­ci­o­nis­mo, ar­tis­tas y pú­bli­co. En ese con­tex­to, el arte la­ti­no­a­me­ri­ca­no se ha re­va­lo­ri­za­do den­tro de están­da­res más in­ter­na­ci­o­na­les, al mis­mo ni­vel que cu­al­qui­e­ra pro­du­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, si­ti­os de cons­tan­te re­fe­ren­cia.

Es de­cir, esos cin­co dí­as de feria han ge­ne­ra­do un mo­vi­mi­en­to que las tan­tas edi­ci­o­nes de Miami Art Fair fue in­ca­paz de pro­du­cir. Ac­tu­al­men­te, Art Ba­sel Miami Beach al­ber­ga en 50 000 pi­es cu­a­dra­dos las sec­ci­o­nes de Ga­le­rí­as, No­va, Po­si­ti­ons, Ka­bi­nett, Sur­vey, Sec­ci­ón de pu­bli­ca­ci­o­nes, Sa­lón y Con­ver­sa­ci­o­nes. Pa­ra­le­la­men­te ofre­ce dos pro­gra­mas de ci­ne, uno de ellos a ci­e­lo abi­er­to, ins­ta­la­ci­ón de obras en espacios pú­bli­cos, mi­en­tras su­ce­den ca­si 20 fe­ri­as al uní­so­no. Pa­ra es­ta edi­ci­ón 15 de 2016 se es­pe­ra la par­ti­ci­pa­ci­ón de 269 ga­le­rí­as de 29 pa­í­ses al­re­de­dor del mun­do, entre los cu­a­les, de La­ti­no­a­mé­ri­ca, se in­cluyen Cuba, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Co­lom­bia, Pe­rú y Mé­xi­co.

Si bi­en es ci­er­to que la ofer­ta cul­tu­ral en esos dí­as es ex­ce­si­va, tam­bi­én es una opor­tu­ni­dad abi­er­ta a re­pen­sar so­bre el arte mo­der­no y contemporáneo que se ex­po­ne, lo que su­ce­de con los mo­vi­mi­en­tos ar­tís­ti­cos y los ar­tis­tas mun­di­al­men­te. Y ese efec­to, afor­tu­na­da­men­te pa­ra to­da la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca de Miami, no se que­da solo en la pri­me­ra se­ma­na de di­ci­em­bre. Co­mo la mis­ma Rosa de la Cruz co­men­ta en una en­tre­vis­ta en el 2014: «Art Ba­sel no es su­fi­ci­en­te... Art Ba­sel es ex­ce­len­te, pero son solo cin­co dí­as».

Sin lu­gar a du­das, las fe­ri­as se han con­ver­ti­do en en­ti­da­des capa­ces de ca­pi­ta­li­zar con fle­xi­bi­li­dad y atrac­ti­vo su­pe­ri­o­res la aten­ci­ón de to­da la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca; mucho más —me atre­vo a de­cir— que al­gu­nas bi­e­na­les al­re­de­dor del mun­do. El lo­gro con­ti­nuo de Art Ba­sel se ha de­bi­do a la cui­da­do­sa se­lec­ci­ón de ga­le­rí­as in­ter­na­ci­o­na­les, a su his­to­ria con­ti­nua de pre­sen­tar la me­jor ofer­ta de obras mo­der­nas y con­tem­porá­ne­as en el mercado del arte, y con ello atra­er al me­jor co­lec­ci­o­nis­mo mun­di­al. Si­en­do un even­to emi­nen­te­men­te co­mer­ci­al, la diná­mi­ca de com­pri­mir en pocos dí­as múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las, de pre­sen­tar en un solo espacio des­de obras his­tó­ri­cas hasta la pro­duc­ci­ón más re­ci­en­te, pro­pi­ci­ar el en­cu­en­tro «in­for­mal» entre obras-ar­tis­tas-pa­tro­nes-co­lec­ci­o­nis­tas-pú­bli­co ge­ne­ral y es­pe­ci­a­li­za­do per­mi­ten ex­pe­ri­men­tar to­do el gla­mour, la adre­na­li­na y la ex­ci­ta­ci­ón del es­pectá­cu­lo que es hoy el arte.

Es­pe­ra­mos que Miami se po­si­ci­o­ne de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo el pu­er­to de in­ter­cam­bio y cone­xi­ón entre el Nor­te y el Sur de Amé­ri­ca, y esa con­di­ci­ón no la si­ga de­fi­ni­en­do ne­ce­sa­ri­a­men­te una feria de arte, y den­tro de ello el arte la­ti­no­a­me­ri­ca­no ten­ga un espacio pre­pon­de­ran­te.

Miami se ha con­ver­ti­do efec­ti­va­men­te, en una ca­pi­tal re­fe­ren­ci­al y lí­der en las úl­ti­mas ten­den­ci­as del arte contemporáneo, don­de los co­lec­ci­o­nis­tas lí­de­res y en­ti­da­des pri­va­das han com­pren­di­do el rol del arte contemporáneo en la edu­ca­ci­ón de los va­lo­res de una co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.