MUCHO JAZZ Y POCOS ESPACIOS

Arte por Excelencias - - Portada - JOAQUÍN BORGES TRIANA

Creo que to­da­vía en Cuba no so­mos cons­ci­en­tes de que, des­de ha­ce años, los cu­ba­nos es­ta­mos a la van­guar­dia en el lla­ma­do jazz la­ti­no o la­tin jazz, más allá de las cre­ci­en­tes ob­je­ci­o­nes al tér­mi­no por par­te de in­ves­ti­ga­do­res co­mo la ar­gen­ti­na Be­re­ni­ce Cor­ti, que cu­es­ti­o­nan la alu­di­da de­no­mi­na­ci­ón por el hec­ho de que fue cre­a­da de en­tra­da pa­ra re­fe­rir, des­cri­bir y so­bre to­do ca­te­go­ri­zar la uni­ón entre las mú­si­cas afro­ca­ri­beñas, en es­pe­ci­al la de nu­es­tro pa­ís y la de Pu­er­to Ri­co, con el jazz hec­ho en Nueva York . Lo ci­er­to es que no­so­tros he­mos te­ni­do nu­es­tra pro­pia his­to­ria de prác­ti­ca del jazz, que ya abar­ca un perí­o­do de ci­en años den­tro del ter­ri­to­rio na­ci­o­nal, con una tra­di­ci­ón in­de­pen­di­en­te a la de Es­ta­dos Uni­dos.

Na­die que sea un es­tu­di­o­so del acon­te­cer mu­si­cal cubano de los úl­ti­mos años po­dría ig­no­rar el bu­en mo­men­to que en el pre­sen­te vi­ve el jazz hec­ho por mis com­pa­tri­o­tas, tan­to en el pa­ís co­mo en el se­no de la diás­po­ra, a lo cu­al ha con­tri­bui­do de mo­do es­pe­ci­al la ce­le­bra­ci­ón del fes­ti­val Jazz Pla­za, even­to or­ga­ni­za­do ini­ci­al­men­te por una mo­des­ta ins­ti­tu­ci­ón cul­tu­ral de un mu­ni­ci­pio de La Ha­ba­na, y, más re­ci­en­te­men­te, del con­cur­so Jo-jazz. Ni los fu­ri­bun­dos op­ti­mis­tas entre los asis­ten­tes a la sa­la-te­a­tro de la Casa de la Cul­tu­ra de Pla­za en fe­bre­ro de 1980 po­dí­a­mos ima­gi­nar que aquel ca­si clan­des­ti­no pri­mer en­cu­en­tro de los jaz­zis­tas del pa­tio, or­ga­ni­za­do por Ar­man­do Ro­jas y Bobby Car­cas­sés, de­ven­dría uno de los fes­ti­va­les más es­pe­ra­dos por mú­si­cos y pú­bli­co en ge­ne­ral.

Cu­an­do se ini­ció la his­to­ria del Jazz Pla­za en 1980, la in­men­sa mayo­ría de los cul­to­res lo­ca­les del jazz no po­dí­an de­di­car­se a tiempo com­ple­to a la ma­ni­fes­ta­ci­ón, sino que ga­na­ban su sus­ten­to en agru­pa­ci­o­nes de mú­si­ca po­pu­lar o co­mo in­tér­pre­tes de otros gé­ne­ros, si­tu­a­ci­ón que ha ido cam­bi­an­do con el trans­cur­rir del tiempo. Si bi­en hoy te­ne­mos ins­tru­men­tis­tas que tra­ba­jan a tiempo com­ple­to co­mo cul­to­res del pri­mer gran len­gua­je so­no­ro del pa­sa­do si­glo XX, aún las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les pa­ra dic­hos mú­si­cos re­sul­tan en no po­cas oca­si­o­nes es­ca­sas, si­tu­a­ci­ón que es más vi­si­ble so­bre to­do en el ca­so de los re­si­den­tes en ter­ri­to­ri­os fu­e­ra de La Ha­ba­na.

Hay que seña­lar que por mucho que se alar­gue la pro­gra­ma­ci­ón del Jazz Pla­za —ha te­ni­do hasta una se­ma­na de du­ra­ci­ón— o se aña­dan más lo­ca­li­da­des —entre las prin­ci­pa­les y se­cun­da­ri­as—, mú­si­cos y afi­ci­o­na­dos nun­ca que­dan sa­tis­fec­hos del to­do, por­que lo que se año­ra

es una pro­gra­ma­ci­ón sis­temá­ti­ca del gé­ne­ro y no solo una jor­na­da es­pe­cí­fi­ca. De tal su­er­te, se ha in­ten­ta­do man­te­ner vi­va la lla­ma jaz­zís­ti­ca el año com­ple­to, por me­dio de la creación de centros noc­tur­nos don­de se pre­sen­ten los cul­to­res del gé­ne­ro. En cor­res­pon­den­cia con se­me­jan­te an­he­lo, en la se­gun­da mi­tad de los oc­hen­ta en La Ha­ba­na sur­gió el Ma­xim, co­mo club de jazz que tu­vo en la fi­gu­ra de Bobby Car­cas­sés a su pro­mo­tor y an­fi­tri­ón. In­clu­so, en un mo­men­to dado, el si­tio fue re­nom­bra­do co­mo Club Cha­no Po­zo, con la de­ve­la­ci­ón de una tar­ja en ho­me­na­je al re­cor­da­do per­cu­si­o­nis­ta, qui­en fu­e­se uno de los pro­ta­go­nis­tas del ma­ri­da­je entre el be­bop y los rit­mos cu­ba­nos, que dan ori­gen a lo que se cono­ció co­mo cu­bop. La­men­ta­ble­men­te, un proyec­to tan her­mo­so co­mo aquel y que hasta el día de hoy si­gue si­en­do el úni­co in­ten­to de ren­dir ho­me­na­je a la me­mo­ria del gran tum­ba­dor y com­po­si­tor de te­mas co­mo Man­te­ca, mu­rió por desi­dia y desa­ten­ci­ón por par­te de las ins­ti­tu­ci­o­nes re­la­ci­o­na­das con dic­ho proyec­to.

No fue hasta bi­en en­tra­do el se­gun­do quin­que­nio de los no­ven­ta cu­an­do la ini­ci­a­ti­va de te­ner un club en La Ha­ba­na pa­ra los cul­to­res del jazz se re­to­ma, es­ta vez en un si­tio nom­bra­do La Zor­ra y el Cu­er­vo, ubi­ca­do en la zona más cén­tri­ca de la ca­pi­tal cu­ba­na. Em­pe­ro, des­de que abrió, la en­tra­da al si­tio si­em­pre ha si­do en mo­ne­da con­ver­ti­ble, lo cu­al li­mi­ta no­ta­ble­men­te el ac­ce­so del ciu­da­da­no co­mún.

A par­tir del mo­de­lo es­ta­ble­ci­do por La Zor­ra y el Cu­er­vo, tiempo des­pu­és apa­re­ció el Jazz Ca­fé, con idén­ti­co al­to pre­cio, pero con una at­mós­fe­ra ge­ne­ral que nun­ca ha con­se­gui­do re­gis­trar la ma­gia y el es­pí­ri­tu que rei­nan en el club de La Ram­pa ca­pi­ta­li­na.

Una ex­pe­ri­en­cia en la que no pocos ci­fra­mos un fu­er­te cú­mu­lo de es­pe­ran­zas, entre otras co­sas por­que el pre­cio por la en­tra­da re­sul­ta­ba mucho más ac­ce­si­ble, fue el sur­gi­mi­en­to de lo que se cono­ció ba­jo el nom­bre de Club Irake­re, aus­pi­ci­a­do por Chuc­ho Val­dés, pero que fra­ca­só en bu­e­na me­di­da por el di­vor­cio que se pro­du­jo entre los in­tere­ses de ti­po gas­tro­nó­mi­co y los de cor­te cul­tu­ral, a lo que tam­bi­én se aña­dió ci­er­ta do­sis de desa­ten­ci­ón al proyec­to por par­te del pro­pio Chuc­ho.

En re­la­ci­ón con lo su­ce­di­do fu­e­ra de los ám­bi­tos de La Ha­ba­na, ter­ri­to­ri­os don­de las opor­tu­ni­da­des de pre­sen­ta­ci­ón que ti­e­nen los in­tér­pre­tes de jazz son muy es­ca­sas, la his­to­ria de los clu­bes del gé­ne­ro ha si­do bas­tan­te des­a­for­tu­na­da. Así, en pro­vin­ci­as co­mo Las Tu­nas y Hol­guín se han cre­a­do al­gu­nos centros, los que han so­bre­vi­vi­do por un cor­to pe­ri­o­do de tiempo. En tal sen­ti­do, el más afor­tu­na­do ha si­do uno sur­gi­do en Santiago de Cuba —to­da­vía vi­gen­te—, fac­tor fun­da­men­tal pa­ra que en la ac­tu­a­li­dad en dic­ha ciudad exis­tan va­ri­as in­tere­san­tes agru­pa­ci­o­nes jaz­zís­ti­cas. No po­dría ob­vi­ar­se en cu­an­to a los espacios pa­ra el jazz el des­ar­ro­llo de peñas al es­ti­lo de las del bar­rio ha­ba­ne­ro de San­ta Ama­lia, las del Club Cubano de Jazz en su se­gun­da tem­po­ra­da y otras me­nos cono­ci­das mas con en­tu­si­as­tas asis­ten­tes, así co­mo lo lle­va­do a ca­bo de un tiempo a acá en Fá­bri­ca de Arte Cubano (FAC).

El úl­ti­mo de los lo­ca­les abi­er­tos pa­ra los aman­tes del jazz entre no­so­tros y pa­ra

los vi­si­tan­tes in­tere­sa­dos en se­me­jan­te pro­pu­es­ta mu­si­cal ha si­do el Ca­fé Mi­ra­mar, con­ce­bi­do de ini­cio solo pa­ra que allí se to­ca­se es­te gé­ne­ro, co­sa que ha cam­bi­a­do en se­ma­nas re­ci­en­tes al asu­mir la di­rec­ci­ón de la ins­ta­la­ci­ón un nu­e­vo equi­po ad­mi­nis­tra­ti­vo, el cu­al ha co­men­za­do a pro­gra­mar en el espacio otras ma­ni­fes­ta­ci­o­nes so­no­ras que na­da ti­e­nen que ver con lo pu­ra­men­te jaz­zís­ti­co. He ahí uno de los fac­to­res que más ha cons­pi­ra­do con­tra el bu­en ha­cer de es­ta cla­se de clu­bes, es de­cir, la in­a­pro­pi­a­da se­lec­ci­ón del per­so­nal en­car­ga­do de con­du­cir las ri­en­das de ta­les lo­ca­les, in­di­vi­du­os que pu­e­den te­ner las me­jo­res in­ten­ci­o­nes al tra­ba­jar, pero que no cono­cen en lo más mí­ni­mo los có­di­gos en los que se mu­e­ve el uni­ver­so del jazz y, pa­ra col­mo de males, no dis­fru­tan con dic­ha pro­pu­es­ta ar­tís­ti­ca.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que la ca­ren­cia de espacios pa­ra la prác­ti­ca del jazz no es solo pri­va­ti­va de La Ha­ba­na o del res­to del pa­ís. En la ciudad re­cep­to­ra del mayor nú­me­ro de cu­ba­nos trans­ter­ra­dos ocur­re al­go si­mi­lar. De tal su­er­te, las in­ter­co­ne­xi­o­nes entre la ca­pi­tal cu­ba­na y Miami, por en­ci­ma de las asi­me­trí­as que es­ta­ble­cen di­fe­ren­ci­as entre el Ter­cer y el Pri­mer Mun­do, ori­gi­nan que am­bas ciu­da­des com­par­tan lo que los aca­dé­mi­cos de­no­mi­nan «po­ro­si­dad fron­te­ri­za». In­clu­so, ca­be afir­mar que a par­tir del 14 de ene­ro de 2013, fec­ha cu­an­do en Cuba en­tró en vi­gor el De­cre­to-ley no. 302 mo­di­fi­ca­ti­vo de la Ley no. 1312, Ley de Mi­gra­ci­ón —pro­mul­ga­da el 20 de sep­ti­em­bre de 1976—, las in­ter­co­ne­xi­o­nes alu­di­das se tor­nan en la ac­tu­a­li­dad aún más fu­er­tes.

En es­te sen­ti­do, no se puede ob­vi­ar que a par­tir de 2009, con la res­tau­ra­ci­ón y am­pli­a­ci­ón de las po­lí­ti­cas de in­ter­cam­bio cul­tu­ral, edu­ca­ti­vo y de­por­ti­vo por par­te de la ad­mi­nis­tra­ci­ón del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y, en con­se­cu­en­cia, el mayor otor­ga­mi­en­to de vi­sas de tu­ris­mo y de en­tra­das múl­ti­ples a re­si­den­tes en Cuba, ha au­men­ta­do el flu­jo de mú­si­cos de la Is­la ha­cia ter­ri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, al pun­to que tras la re­for­ma mi­gra­to­ria cu­ba­na de ene­ro de 2013, ca­da vez re­sul­ta más fre­cu­en­te que se vaya tor­nan­do di­fí­cil es­ta­ble­cer el si­tio en que ra­di­can al­gu­nos de ellos. No hay que ser es­pe­ci­a­lis­ta en la ma­te­ria pa­ra in­tuir que el pro­ce­so de mi­gra­ci­ón se man­tendrá en el fu­tu­ro, lo úni­co que —a to­no con la ten­den­cia in­ter­na­ci­o­nal— asu­mirá un carác­ter cir­cu­lar, es de­cir, con es­tan­ci­as tem­po­ra­les en uno u otro pa­ís. Lo que hoy su­ce­de con com­pa­tri­o­tas mú­si­cos re­si­den­tes en Cuba y cul­to­res de di­fe­ren­tes gé­ne­ros en tor­no a es­tan­ci­as más o me­nos pro­lon­ga­das pa­ra ac­tu­ar en clu­bes de Miami, no se da con nu­es­tros jaz­zis­tas, pu­es en aque­lla ciudad del sur de la Flo­ri­da ape­nas hay espacios pa­ra la prác­ti­ca del gé­ne­ro.

Así pu­es, en mi cri­te­rio, lo que acon­te­ce con el jazz hec­ho por cu­ba­nos vi­e­ne a de­mos­trar, una vez más, que bu­e­na par­te de nu­es­tros ge­nui­nos cre­a­do­res han si­do y son subu­ti­li­za­dos y que se­gui­mos sin una ade­cu­a­da y ne­ce­sa­ria po­lí­ti­ca de di­vul­ga­ci­ón, pro­mo­ci­ón y je­rar­qui­za­ci­ón. De ello se des­pren­de lo imprescindible de im­ple­men­tar un sis­te­ma que re­ba­se las ex­pec­ta­ti­vas ci­fra­das en tor­no a un fes­ti­val co­mo el Jazz-pla­za o un con­cur­so co­mo el Jo-jazz, y que abar­que una red de espacios don­de haya una pro­gra­ma­ci­ón es­ta­ble los do­ce me­ses del año. Re­sol­ver las in­con­gru­en­ci­as que aún per­du­ran en nu­es­tra es­fe­ra mu­si­cal es el úni­co mo­do de pro­pi­ci­ar una at­mós­fe­ra fa­vo­ra­ble pa­ra que, con la no­vel generación de vir­tu­o­sos ins­tru­men­tis­tas que en el pre­sen­te des­pe­ga, no se re­pi­ta el pro­ce­so mi­gra­to­rio tem­po­ral o de­fi­ni­ti­vo que ha ti­pi­fi­ca­do al jazz cubano de re­ci­en­tes dé­ca­das.

Chuc­ho Val­dés al pi­a­no. Lo acom­paña Gas­tón Joya. Fo­to: Ca­lix­to N. Lla­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.