BAILAR CUBA EN ACORDES DE SINFONÍA

Arte por Excelencias - - Venezuela - Por Dil­bert Reyes Rodríguez

PA­RE­CE SER INE­VI­TA­BLE QUE LA CUL­TU­RA CU­BA­NA DEJE RASTROS DE ELLA EN CUALQUIER PAR­TE DEL MUN­DO. EL TE­A­TRO TE­RE­SA CARREÑO, DE CARACAS, LO ACA­BA DE CORROBORAR

De­be ser lo apre­hen­si­vo, lo pe­ga­jo­so de la cul­tu­ra cu­ba­na, lo que ha­ce que haya rastros de ella en cualquier par­te del mun­do.

El Te­re­sa Carreño, te­a­tro mo­nu­men­tal de Caracas, ti­e­ne es­as hue­llas, y tal pa­re­ce que al­go es­pe­ci­al las con­ser­va de un mo­do ini­gua­la­ble en to­dos sus espacios, des­de el lobby, los pa­si­llos, hasta las sa­las im­pe­ca­bles.

En las pa­re­des mu­ra­les del ca­fé bo­he­mio La Pa­ta­na, por ejem­plo, las fo­tos de per­so­na­li­da­des de la Is­la an­ti­lla­na pre­do­mi­nan. Pero si hoy mis­mo, des­pu­és de tan­tos dí­as, se en­tra en si­len­cio a la sa­la José Fé­lix Ri­bas —la pe­queña—, to­da­vía puede es­cuc­har­se el ru­mor de la cla­ve cu­ba­na que mar­có el tem­po del con­ci­er­to ins­tru­men­tal Cuba en Ve­ne­zu­e­la.

Hasta en­ton­ces, pa­ra los muc­hos is­leños pre­sen­tes, la fra­se­ci­ta bur­lo­na de «¡A bailar y a go­zar con la Sin­fó­ni­ca Na­ci­o­nal!» no re­ba­sa­ba ese chis­te añe­jo tan cri­o­llo que ca­rac­te­ri­za al ani­ma­dor de un pu­e­blo de cam­po. Sin em­bar­go, tras el úl­ti­mo compás y el aplau­so atro­na­dor, el cu­en­te­ci­to per­dió to­da la gracia.

Y es que en el for­ma­to de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Ve­ne­zu­e­la, a la or­den de la ba­tu­ta ma­gis­tral de Enrique Pé­rez Me­sa, di­rec­tor ti­tu­lar de la cu­ba­na Sin­fó­ni­ca Na­ci­o­nal, fu­e­ron in­ter­pre­ta­das pi­e­zas po­pu­la­res del pen­ta­gra­ma de la mayor de las An­ti­llas, que li­te­ral­men­te —co­mo fu­e­ra pro­pó­si­to y pe­ti­ci­ón del pres­ti­gi­o­so con­cer­tis­ta al man­do— pu­so «a bailar y a go­zar» al au­di­to­rio.

La en­tra­da, al rit­mo de la clá­si­ca com­po­si­ci­ón La be­lla cu­ba­na, de José Whi­te, no de­la­tó lo que ven­dría a se­gui­das. Con el úni­co anun­cio de un ges­to de ca­be­za y la son­ri­sa cóm­pli­ce del Ma­es­tro, ini­ció un so­ni­do fa­mi­li­ar y con­ta­gi­o­so que a muc­hos les ar­ran­có ex­pre­si­o­nes de sor­pez pre­sa: era el me­mo­ra­ble Tim pop, de Ju­an For­mell y Los Van Van.

Co­hi­bi­dos aún por el ai­re rí­gi­do que en­vu­el­ve la mú­si­ca sin­fó­ni­ca, al­gu­nos mar­ca­ban con el pie, y otros, más atre­vi­dos, lle­va­ban con dis­cre­ci­ón el compás a la cin­tu­ra, hasta que, en una es­pe­cie de ac­to li­be­ra­dor, Pé­rez Me­sa se dio vu­el­ta y pi­dió al pú­bli­co mar­car con los aplau­sos la cla­ve de la tim­ba van­va­ne­ra. To­tal, si ya los pro­pi­os mú­si­cos lo ha­cí­an mi­en­tras to­ca­ban.

«No po­dí­an es­tar está­ti­cos fren­te al atril. Si no se mu­e­ven la mú­si­ca cu­ba­na no fun­ci­o­na, y lo asi­mi­la­ron con en­tu­si­as­mo», de­cla­ró el Ma­es­tro a Arte por Ex­ce­len­ci­as. «Es una ma­ne­ra muy se­ria de in­ter­pre­tar nu­es­tro pen­ta­gra­ma, un vo­ca­bu­la­rio nu­e­vo que fu­e­ron apren­di­en­do, y que en ape­nas tres en­sayos lo­gré que com­pren­di­e­ran más allá de la dis­ci­pli­na fér­rea o el en­car­to­na­mi­en­to tí­pi­co del mú­si­co clá­si­co de es­tar ti­e­so en la si­lla. Hasta un vi­o­li­nis­ta se en­car­gó de la per­cu­si­ón».

Lu­e­go otra de For­mell, De La Ha­ba­na a Ma­tan­zas, que tam­bi­én el di­rec­tor hi­zo acom­pañar de los aplau­sos, pa­ra abrir la in­vi­ta­ci­ón en la pi­e­za si­guien­te: «El que qui­e­ra puede bailar», di­jo, en un exor­cis­mo de ta­bú­es, an­tes de in­di­car lo que pron­to se adi­vi­nó en el se­llo del so­ne­ro Adal­ber­to Ál­va­rez y su po­pu­la­rí­si­mo A bailar el to­ca to­ca.

«Ellos fu­e­ron los que es­co­gi­e­ron las obras entre va­ri­as propuestas, creo que un po­co sin sa­ber dón­de se habían me­ti­do (son­ríe el ma­es­tro). Cu­an­do em­pe­za­ron a to­car a Los Van Van vi­e­ron lo com­pli­ca­do, pero no re­nun­ci­a­ron, sino que mul­ti­pli­ca­ron su en­tu­si­as­mo y es­te es el re­sul­ta­do».

Im­pre­si­o­nan­te el aco­ple de la or­ques­ta en el sal­to tre­men­do de lo clá­si­co al Gu­a­guan­có, con ar­re­glos de Gui­do Ló- Ga­vilán, y a El cum­banc­he­ro de­li­ci­o­so cor­re­gi­do por Chuc­ho Val­dés, que hi­zo pre­mi­ar a los eje­cu­to­res de pi­a­no, flau­ta, per­cu­si­ón, trom­pe­ta y trom­bón.

«El pro­gra­ma ex­plo­ta muy bi­en las di­fe­ren­tes fa­mi­li­as de la or­ques­ta, no solo la per­cu­si­ón, que si­em­pre pre­do­mi­na en la mú­si­ca po­pu­lar, sino los vi­en­tos, las cu­er­das, los me­ta­les…, ayu­da­do por los dese­os de tra­ba­jar de es­ta ma­ra­vi­llo­sa Fi­lar­mó­ni­ca, in­te­gra­da por ge­ne­ra­ci­o­nes dis­tin­tas de mú­si­cos que la ha­cen de al­to ni­vel, in­tere­san­te, apre­hen­si­va e in­qui­e­ta», va­lo­ró Pé­rez Me­sa.

A juz­gar por los ros­tros de los eje­cu­tan­tes, la sa­tis­fac­ci­ón fue re­cí­pro­ca. Pa­ra Ju­lio Se­gar­ra, prin­ci­pal de per­cu­si­ón, la ex­pe­ri­en­cia re­sul­tó en­ri­que­ce­do­ra y dis­fru­ta­ble: «Si­em­pre pa­sa con di­rec­to­res in­vi­ta­dos de al­to pres­ti­gio, co­mo el Ma­es­tro Pé­rez Me­sa, ame­no y tran­qui­lo. Ex­pre­só lo que que­ría, mi­en­tras no­so­tros in­ter­pre­ta­mos en fun­ci­ón de su ba­tu­ta y sus dese­os de que dis­frutá­ra­mos a fon­do la mú­si­ca de la Is­la».

«Es la con­ti­nu­a­ci­ón mag­ní­fi­ca del jo­ven Pro­gra­ma de In­ter­cam­bio In­ter­na­ci­o­nal de Mú­si­ca, que im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, acer­ca a las or­ques­tas ve­ne­zo­la­nas al pen­ta­gra­ma de pu­e­blos her­ma­nos, co­mo ocur­rió con Bi­e­lor­ru­sia y pro­se­guirá con los pa­í­ses del Mer­co­sur», ex­pli­có José Án­gel Viña, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Com­pañía Na­ci­o­nal de Mú­si­ca de Ve­ne­zu­e­la.

«Pa­ra fi­na­li­zar…», anun­ció el ma­es­tro, y un «¿Cómo?» se re­pi­tió en va­ri­as vo­ces. Exi­gió par­ti­ci­pa­ci­ón —«Sin de­mo­cra­cia, man­do yo»—, e in­di­ca­ba dón­de en­trar con dos pal­ma­das mi­en­tras so­na­ba Dan­zón, de Gar­cía Ca­tur­la.

Una ova­ci­ón y el Ma­es­tro vol­vió a sa­lir. Hu­bo que in­ter­pre­tar­lo de nu­e­vo.

Otra vez el aplau­so, y pa­ra sor­pre­sa un gri­to des­de las fi­las más al­tas, ati­za­do por la re­mem­bran­za: ¡Que vi­va Cuba!

En el acen­to de los an­fi­tri­o­nes al­guien lo se­cun­dó: ¡Y qué vi­va Ve­ne­zu­e­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.