Que esta boca es nuestra

Arte por Excelencias - - Contents - José Carlos de Santiago Pre­si­den­te Gru­po Excelencias

Es­te mundo está ca­da vez más pa­tas ar­ri­ba. Lo po­de­mos cor­ro­bo­rar qui­e­nes vi­vi­mos en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo xx y ca­si dos dé­ca­das del XXI. Ya no so­mos un pe­queño mundo hu­ma­no en un gran pla­ne­ta, si­no un gran mundo en un pe­queño pla­ne­ta, co­mo ad­vi­er­ten los ci­en­tí­fi­cos sin ser es­cuc­ha­dos. Nos en­fren­ta­mos a la pe­or ex­tin­ci­ón de los ani­ma­les sal­va­jes des­de la épo­ca de los di­no­sau­ri­os, en tan­to so­lo me­dio si­glo de los tan­tos que ha vi­vi­do el pla­ne­ta Ti­er­ra.

Ca­da fe­nó­me­no na­tu­ral es más de­vas­ta­dor en cu­al­qui­e­ra de los cu­a­tro pun­tos car­di­na­les, y has­ta las es­ta­ci­o­nes del cli­ma se des­pla­zan en to­das par­tes. No es so­lo que los gla­ci­a­les se es­tén der­ri­ti­en­do lo mis­mo en el cen­tro de Eu­ro­pa que en el Po­lo Nor­te. Los rí­os y la­gos son tam­bi­én los há­bi­tats más afec­ta­dos, de­bi­do a la ex­trac­ci­ón ex­ce­si­va de agua y a la con­ta­mi­na­ci­ón. La hu­ma­ni­dad es com­ple­ta­men­te de­pen­di­en­te de la na­tu­ra­le­za —aun cu­an­do el mundo di­gi­tal pu­e­da si­mu­lar lo con­tra­rio—, tan­to para con­su­mir el ai­re lim­pio, el agua y los ali­men­tos, que para la ins­pi­ra­ci­ón y la fe­li­ci­dad.

Jun­to con el cam­bio climá­ti­co, el co­lap­so de la vi­da sil­ves­tre es el sig­no más re­le­van­te de una nu­e­va era ge­o­ló­gi­ca en la que los se­res hu­ma­nos do­mi­nan el pla­ne­ta: se lla­ma el An­tro­po­ce­no. Es la con­clu­si­ón del in­for­me «Li­ving Pla­net Re­port 2016» sobre la sa­lud de nu­es­tro pla­ne­ta y el im­pac­to de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Son los ci­en­tí­fi­cos los que afir­man: «Si per­de­mos los sis­te­mas de so­por­te vi­tal de la bi­o­di­ver­si­dad, el mundo na­tu­ral, tal co­mo lo cono­ce­mos hoy día, se der­rum­bará».

Esa es la ra­zón fun­da­men­tal del por­qué una re­vis­ta de arte y cul­tu­ra re­al­ce la con­vi­ven­cia del tu­ris­mo, el des­ar­ro­llo sos­te­ni­ble y la luc­ha por la bi­o­di­ver­si­dad en las Is­las Galá­pa­gos, re­ti­ra­das de la lis­ta del pa­tri­mo­nio mun­di­al en pe­li­gro. O que en es­te 2017 des­ta­que­mos la ab­ne­ga­da la­bor por de­cla­rar a la rumba, el car­na­val del Ca­llao y el me­ren­gue, en Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo Pa­tri­mo­nio In­ma­te­ri­al de la Hu­ma­ni­dad, re­co­no­ci­dos por la Unes­co du­ran­te sus se­si­o­nes en Ad­dis Abe­ba, Eti­o­pía.

Y es que hay que se­guir de­fen­di­en­do la me­mo­ria his­tó­ri­ca, el sen­ti­do de nuestra es­pe­cie en es­te pla­ne­ta. Re­al­zar lo grande y lo be­llo que crea el hom­bre sobre él. Ya no es op­ci­ón ha­cer co­mo aque­llos tres mo­nos, su­pu­es­ta­men­te sa­bi­os por uti­li­zar las ma­nos para no es­cuc­har, no ob­ser­var, no opi­nar…

Ha­ga­mos al­go más ca­da día, por pe­queño que sea, por man­te­ner vi­va la vi­da en esta Ti­er­ra, que es el su­e­lo que ha­bi­ta­mos. En­señe­mos a de­fen­der en nu­es­tros ac­tos a la ma­dre na­tu­ra­le­za, el de­rec­ho a la di­ver­si­dad de qui­e­nes la ha­bi­tan, a en­fren­tar el ab­sur­do de qui­e­nes pre­ten­den do­mi­nar por me­dio de la guer­ra. Nos podrán de­cir que al­gu­na vez la vi­da hu­ma­na se irá a vi­vir a otra ga­la­xia, pero mi­en­tras tan­to ocu­pé­mo­nos de esta, en don­de hay un pla­ne­ta que vi­vi­mos. Den­tro de él es pre­ci­so que con­vi­van nu­es­tros pu­e­blos y sus na­ci­o­nes sobre la ba­se del res­pe­to mu­tuo.

Es co­mo nun­ca un de­ber del arte y la cul­tu­ra con­ci­en­ti­zar a to­dos que hay que im­pe­dir a tiempo nuestra pro­pia des­truc­ci­ón co­mo es­pe­cie hu­ma­na.

S/T, 2015, 50 x 90 cm, car­bon­ci­llo sobre li­en­zo y agua­da con ca­fé. Roidley Pérez Navarro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.