HACIA UNA RELACIÓN ARMÓNICA EN­TRE

Arte por Excelencias - - Cuba -

Si lle­va­mos bu­en ti­em­po dis­cu­ti­en­do las re­la­ci­o­nes en­tre turismo y cul­tu­ra, no es por sim­ple ejer­ci­cio re­tó­ri­co. De la flui­dez de los va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre una y otra es­fe­ra de­pen­de en bu­e­na me­di­da la sos­te­ni­bi­li­dad y el de­s­ar­ro­llo de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca na­ci­o­nal, y de la eco­no­mía y la so­ci­e­dad cu­ba­na en ge­ne­ral.

Su­ce­de que es­as re­la­ci­o­nes no si­em­pre son ar­mó­ni­cas ni con­gru­en­tes. In­clu­so han lle­ga­do a ser an­ta­gó­ni­cas. A ni­vel de los or­ga­nis­mos rec­to­res se pu­e­den es­ta­ble­cer con­ve­ni­os y acu­er­dos, se pu­e­den tra­zar pro­gra­mas de se­gui­mi­en­to, ela­bo­rar es­tra­te­gi­as con­jun­tas, for­ma­li­zar com­pro­mi­sos. Es­to, sin em­bar­go, no es su­fi­ci­en­te.

El pro­ble­ma mayor está en la mis­ma com­pren­si­ón del asun­to. Mi­en­tras al­guien pi­en­se en diseñar una cul­tu­ra pa­ra el turismo, no se avan­zará. Hay que po­ner al de­rec­ho la ecu­a­ci­ón. El turismo es el que de­be in­ser­tar­se, de ma­ne­ra orgá­ni­ca, en la vida cul­tu­ral del pa­ís.

Esa vida está en las ciu­da­des, la ca­lle, la gen­te, y so­bre to­do, en la cul­tu­ra vi­va de una so­ci­e­dad por­ta­do­ra de una fu­er­te iden­ti­dad que no es con­ge­la­da, si­no en ple­na trans­for­ma­ci­ón y de­s­ar­ro­llo.

De­be­mos te­ner en cu­en­ta que una co­sa es pre­ser­var y mos­trar tra­di­ci­o­nes le­gí­ti­mas y otra bi­en dis­tin­ta pro­mo­ver desu­sa­dos fi­gu­ri­nes y an­ti­gua­llas fic­ti­ci­as. Nin­gu­no de los per­so­na­jes que tra­tan con el tu­ris­ta en nu­es- TURISMO Y CUL­TU­RA EN CUBA tras ca­lles se me­re­ce el des­ti­no de los fal­sos Por Pe­dro de la Hoz Le­ni­nes que co­bran en Ar­bat por po­sar Fo­tos Ne­lia Mo­re­no en una fo­to­gra­fía ni la re­pro­duc­ci­ón de un ca­bil­do tiene que com­pe­tir con esos en­cla­ves temá­ti­cos del Far West don­de se ju­e­ga a asal­tar una di­li­gen­cia.

La di­ver­si­dad es tam­bi­én una de nu­es­tras for­ta­le­zas des­a­pro­vec­ha­das. Cuba es ti­er­ra de son, de sus­tan­ci­a­les tra­di­ci­o­nes afri­ca­nas y eu­ro­pe­as trans­cul­tu­ra­das, pero se si­en­te la ne­ce­si­dad de abrir el aba­ni­co pro­mo­ci­o­nal a otras op­ci­o­nes, a los nu­e­vos des­ar­ro­llos dan­za­ri­os, es­cé­ni­cos y mu­si­ca­les, a la pu­jan­za de las artes visuales, a los va­lo­res que se van al­can­zan­do en la cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria. Pa­ra es­to se re­qui­e­re or­de­nar la pro­gra­ma­ci­ón, an­ti­ci­par­la, di­fun­dir­la a ti­em­po pa­ra que vi­si­tan­tes y com­pa­tri­o­tas, en pla­no de igual­dad de opor­tu­ni­da­des y po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so, se­pan qué va a pa­sar y qué van a en­con­trar. Nu­es­tro sis­te­ma de fes­ti­va­les y even­tos, sal­vo ex­cep­ci­o­nes, cu­en­ta con una pro­gra­ma­ci­ón de­ta­lla­da con su­fi­ci­en­te an­te­la­ci­ón.

El turismo no es so­lo una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de pri­me­rí­si­mo or­den pa­ra Cuba, por los in­gre­sos que apor­ta y su pe­so en el cre­ci­mi­en­to del pro­duc­to in­ter­no bru­to. Es, an­te to­do, un hec­ho cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.