ARCO O LOS MÚL­TI­PLES ROSTROS DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

Arte por Excelencias - - España - Por Isa­bel González y So­nia Ló­pez

Como en otras épo­cas las ex­po­si­ci­o­nes uni­ver­sa­les fu­e­ron re­fle­jo de la no­ve­dad en el cam­po ar­tís­ti­co, la edi­ci­ón 36 de Arco ha pre­sen­ta­do las cre­a­ci­o­nes ac­tu­a­les de ar­tis­tas de di­ver­sos pa­í­ses —in­vi­ta­do: Ar­gen­ti­na—, sin ol­vi­dar el pa­sa­do y ha­blan­do, a su vez, del fu­tu­ro que está por ve­nir. Le­jos de no­ti­ci­as va­nas y sen­sa­ci­o­na­lis­tas, pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, per­for­man­ces o vi­de­os han da­do vida a los pa­be­llo­nes 7 y 9 de Ife­ma, de­jan­do claro que lo contemporáneo tiene di­fe­ren­tes vi­si­o­nes y que la po­lé­mi­ca es so­lo una de ellas.

Es­ta fe­ria, como to­do lo re­la­ti­vo al arte, tiene la capa­ci­dad de afec­tar de una ma­ne­ra u otra al es­pec­ta­dor. Así, en un pri­mer mo­men­to, es­te será víc­ti­ma de ese sín­dro­me que tan bi­en des­cri­bió Stend­hal y que se ha bau­ti­za­do con su nom­bre. Es­ta sen­sa­ci­ón le acom­pañará en to­do mo­men­to y no le aban­do­nará has­ta que de­ci­da mi­me­ti­zar­se con el am­bi­en­te y con­ver­tir­se en una mu­es­tra más. Es­to, dis­tan­te de ser al­go ir­re­al, se pu­e­de con­se­guir con pro­pu­es­tas como la de Ra­fa­el Lo­za­no-hem­mer en la ma­dri­leña ga­le­ría Max Es­tre­lla. En ella el es­pec­ta­dor apa­re­ce, cu­an­do se acer­ca a la obra, en una superficie tec­no­ló­gi­ca en la que está acom­paña­do por «mi­ta­des» de otras per­so­nas.

Des­pu­és, so­lo que­da abrir bi­en los ojos y pa­se­ar en un la­be­rin­to con múl­ti­ples pro­pu­es­tas que abar­can a to­do ti­po de pú­bli­co, úni­ca­men­te ve­ta­do por el ele­va­do pre­cio de la en­tra­da. Ejem­plo de ello son obras como la In­ter­vi­ew (fo­to­gra­fí­as y vi­deo) re­a­li­za­da a la es­cri­to­ra de El aman­te en el stand de Jan Mot o Pa­la­bras cru­za­das de Pe­dro Ty­ler en la ga­le­ría chi­le­na Isa­bel Ani­nat, que ti­e­nen como ba­se el mun­do li­te­ra­rio. Es­ta úl­ti­ma pre­sen­ta un ba­jor­re­li­e­ve, te­ni­en­do como so­por­te re­glas de ma­de­ra, en las que, re­co­gi­en­do pa­la­bras del per­so­nal del stand, se mu­es­tran los re­tra­tos de di­ver­sos es­cri­to­res y edi­to­res que de al­gu­na ma­ne­ra han te­ni­do relación en­tre sí. Una mu­es­tra de ello son los ca­sos de Ho­ra­cio Qui­ro­ga, Le­o­pol­do Lu­go­nes y Al­fon­si­na Stor­ni, es­cri­to­res la­ti­no­a­me­ri­ca­nos unidos por la­zos de la amis­tad.

Tam­bi­én ti­e­nen su es­pa­cio obras más afin­ca­das —las más ca­ras del re­cin­to— y si­em­pre es­pe­ra­das por el pú­bli­co. Así, se pu­di­e­ron ver cre­a­ci­o­nes de Ale­xan­der Cal­der, Sal­va­dor Da­lí, Pa­blo Pi­cas­so o Ju­an Muñoz. La in­flu­en­cia de los gran­des ma­es­tros además se sin­tió en ejem­plos como al­gu­na pro­pu­es­ta de la ar­gen­ti­na Bar­ro. Dic­ha ga­le­ría tam­bi­én pre­sen­tó un per­for­man­ce dig­no de des­ta­car, ubi­ca­do en un sa­lón de los es­pe­jos ver­sa­lles­co con tin­tes dis­tin­tos al ori­gi­nal. No fue el úni­co: fue po­si­ble tam­bi­én me­dir el cam­po mag­né­ti­co de los vi­si­tan­tes.

Y es que to­do tiene ca­bi­da en es­te bos­que en el que las obras no han de­ja­do de crecer mi­en­tras que el ti­em­po pa­sa en un re­loj tum­ba­do en el su­e­lo. Al­go que se pu­e­de com­pro­bar en es­pa­ci­os como el stand de ABC Cul­tu­ral —pro­ce­so cre­a­ti­vo en vi­vo— o en la trans­for­ma­ci­ón di­a­ria del gru­po de ca­jas de me­di­ca­men­tos en el es­pa­cio Sa­lón Leib­niz.

El es­pec­ta­dor, con­ver­ti­do ya en obra, ha de­ja­do su hue­lla par­ti­ci­pan­do en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des. Pru­e­ba de ello es una fra­se es­cri­ta en un post-it que se po­día le­er en el es­pa­cio Ar­cokids: «Has trans­for­ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.