LOS GRAFITIS DE SAMPA 1

Arte por Excelencias - - Cburbaasil - Por Jorge Ribail Reyes

En los di­as en que Ca­e­ta­no Ve­lo­so can­tó por pri­me­ra vez aque­llos be­llís­si­mos ver­sos: «Al­gu­ma coi­sa acon­te­ce no meu coração...». São Pau­lo ya era, sin du­da al­gu­na, la más me­tro­po­li­ta­na y cos­mo­po­li­ta de las ciu­da­des su­ra­me­ri­ca­nas tal como lo es hoy con cer­ca de 18 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes e in­mi­gran­tes de más de 196 pa­í­ses di­fe­ren­tes. En esa ciu­dad, don­de la du­ra dese­le­gan­cia de con­cre­to y as­fal­to pa­re­cía aho­gar en gris to­da pre­ten­ci­ón de co­lo­res co­men­za­ron a apa­re­cer por to­dos la­dos grafitis como pru­e­ba de que las cri­a­tu­ras ur­ba­nas que ha­bi­tan es­ta ur­be no se re­sig­nan a es­con­der la abi­gar­ra­da ga­ma cromá­ti­ca que lle­van en sus ge­nes cul­tu­ra­les.

El epi­cen­tro de ese ter­re­mo­to de for­mas y co­lo­res se lo­ca­li­za en el bar­rio Pin­hei­ros, con­cre­ta­men­te en la Vi­la Ma­da­le­na. Sus ca­lles en pen­di­en­te al­ber­gan ti­en­das de arte, ta­lle­res de ar­tis­tas , ga­le­rí­as y una ofer­ta cul­tu­ral vi­va y mo­der­na com­ple­men­ta­da con una efer­ves­cen­te bo­he­mia don­de abun­dan ba­res y ca­fés. Allí, como por una ma­gia sur­gió O be­co do Bat­man: las ca­sas de los ve­ci­nos, las pu­er­tas de los ga­ra­jes, los mu­ros y has­ta los postes de la luz, las ace­ras y el as­fal­to están de­co­ra­dos en una lo­cu­ra oní­ri­ca. Es­te ca­lle­jón tan co­lo­ri­do por iro­ní­as de la vida, está ubi­ca­do a unos po­cos me­tros del Ce­men­te­rio de São Pau­lo.

Otro lu­gar sa­cra­men­ta­do al gra­fi­ti es la Ave­ni­da Cru­zei­ro do Sul, lo­ca­li­za­da en la zo­na nor­te de la ciu­dad. Es un vi­a­duc­to de dos ni­ve­les. Hoy es con­si­de­ra­da el pri­mer Mu­seo Abi­er­to de Arte Ur­ba­no (MAAU) del mun­do. En los 33 pi­la­res que sus­ten­tan una de las lí­nea del me­tro pau­lis­ta está la obra de los ar­tis­tas gra­fi­te­ros más con­sa­gra­dos. El MAAU fue una ini­ci­a­ti­va gu­ber­na­men­tal del 2011 y es ex­cep­ci­o­nal. Sin em­bar­go, unos años an­tes, en ene­ro de 2007 en São Pau­lo se ha­bía im­plan­ta­do la Ley de la Ciu­dad Lim­pia, con la que se pro­hi­bía la pro­pa­gan­da en va­llas pu­bli­ci­ta­ri­as y en edi­fi­ci­os pú­bli­cos y pri­va­dos. Hoy todavía no hay, en relación a los grafitis, una ley que pu­e­da pro­te­ger el que­ha­cer de es­tos ar­tis­tas. Por un lado, las au­to­ri­da­des bor­ran, cu­bri­en­do con pin­tu­ra gris muc­hos de los mu­ros pin­ta­dos. Mi­en­tras por el otro lado, gra­fi­te­ros y pi­xa­do­res los pin­tan de nu­e­vo.

Los pau­lis­ta­nos no ol­vi­dan có­mo en el año 2008, por or­den de la pre­fec­tu­ra, fu­e­ron apa­ga­dos con pin­tu­ra gris to­dos los co­lo­res de un gran mu­ro en la Ave­ni­da 23 de Ma­io. Eran grafitis hec­hos en 2002 por ar­tis­tas como Os­ge­me­os, Nun­ca, Ni­na Pan­dol­fo, Vitc­hé e Her­bert Ba­gli­o­ne. Des­pu­és de muc­ha pro­tes­ta el mu­ro fue re­pin­ta­do. Hoy la ave­ni­da 23 de Ma­io ex­hi­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.