QUIERO CAN­TAR A TU LADO

Arte por Excelencias - - La Columna -

EL ÁLBUM QUE LA MIS­MA SE­MA­NA DE SU SALIDA EN IN­TER­NET CON­SI­GUIÓ SITUARSE COMO EL CUARTO MÁS VENDIDO EN EL TOP DE ITUNES, APUN­TA DI­REC­TO AL CORA­ZÓN PA­RA ACA­BAR DE DOBLEGARNOS

Pa­re­cía que des­pu­és de Pa­la­bras (Bis Mu­sic, 2014), Hay­dée Mi­la­nés nos iba a de­jar res­pi­rar, es­pe­ra­ría a que el nu­do en la gar­gan­ta ce­di­e­ra, des­a­pa­re­ci­do ya el go­ce di­vi­no que pro­vo­ca­ban en no­so­tros las in­mor­ta­les cre­a­ci­o­nes de Marta Val­dés que ella col­ma de sen­ti­mi­en­tos, de in­qui­e­tu­des, de emo­ci­o­nes. Sin em­bar­go, la sin­gu­la­rí­si­ma in­tér­pre­te no nos ha de­ja­do ti­em­po pa­ra so­bre­po­ner­nos. De hec­ho, por si todavía que­da­ba al­gún des­per­di­ga­do que se re­sis­ti­e­ra a los en­can­tos de su voz y a su capa­ci­dad de sa­ber es­co­ger las can­ci­o­nes que hará in­va­ri­a­ble­men­te suyas, ha apun­ta­do di­rec­to al cora­zón pa­ra aca­bar de do­ble­gar­los.

Ha si­do como de cos­tum­bre tan in­te­li­gen­te es­ta be­lla mu­jer, que eli­gió on­ce te­mas in­fa­li­bles, de esos que des­pu­és de ser es­cuc­ha­dos co­mi­en­zan a acom­pañar­nos con in­sis­ten­cia, como su­e­le ocur­rir con las com­po­si­ci­o­nes fir­ma­das por uno de los más gran­des mú­si­cos de Ibe­ro­a­mé­ri­ca de to­dos los ti­em­pos, y or­gu­llo má­xi­mo de Cuba, su pa­dre. Con ellos ar­mó Amor, Hay­dée Mi­la­nés a dúo con Pa­blo Mi­la­nés, álbum que la mis­ma se­ma­na de su salida en In­ter­net con­si­guió situarse como el cuarto más vendido en el top de Itunes.

Tal vez ha­bía tar­da­do de­ma­si­a­do Hay­dée pa­ra en­tre­gar­nos es­ta pro­duc­ci­ón dis­cográ­fi­ca mayor que re­ú­ne com­po­si­ci­o­nes que nu­es­tro Pa­blo que­ri­do con­ci­bi­e­ra en­tre 1960 y 1980, al­gu­nas de ellas muy po­co di­fun­di­das, pero que fu­e­ron na­ci­en­do en no po­cas oca­si­o­nes de­lan­te de la pe­queña cu­ri­o­sa que con­ta­ba las ho­ras an­si­o­sa pa­ra que por fin lle­ga­ra el mo­men­to en que su Di­os se me­ti­e­ra en el es­tu­dio, con una gui­tar­ra y una ca­se­te­ra como tes­ti­gos, pa­ra de­jar­se lle­var por la ins­pi­ra­ci­ón. En­ton­ces ella, niña sen­si­ble y pri­vi­le­gi­a­da, era de las pri­me­ras que que­da­ba ale­a­da mi­en­tras él le en­tre­ga­ba a es­as má­gi­cas can­ci­o­nes su al­ma. Por eso Hay­dée cono­ce per­fec­ta­men­te las esencias que guar­dan, las ver­da­des que di­cen, los amo­res que can­tan.

«Si­em­pre uno de mis más gran­des su­eños fue com­par­tir la mú­si­ca con mi pa­dre. Aho­ra me he da­do el gus­to de tra­er es­tas her­mo­sas can­ci­o­nes a nu­es­tro ti­em­po, res­pe­tan­do, so­bre to­do, su na­tu­ra­le­za, su esen­cia, su be­lle­za», le ha ex­pli­ca­do Hay­dée a la pren­sa cu­an­do ha que­ri­do sa­ber sus mo­ti­va­ci­o­nes pa­ra aho­ra re­ga­lar­nos Amor..., fo­no­gra­ma que con­ti­núa dis­po­ni­ble en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Re­cu­er­do que muc­has ve­ces, mi pa­dre me pro­vo­ca­ba con al­gu­na me­lo­día y así cantá­ba­mos jun­tos, ca­si si­em­pre a dos vo­ces. To­da es­ta ex­pe­ri­en­cia en mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia hi­zo que la mú­si­ca se afi­an­za­ra en mí, de un mo­do na­tu­ral y hon­do, ha ase­gu­ra­do en sus en­tre­vis­tas. Y hon­do nos han con­mo­vi­do con Hoy la vi, El bre­ve es­pa­cio, Can­ci­ón (De qué ca­lla­da ma­ne­ra), Ya se va aque­lla edad... has­ta com­ple­tar los on­ce te­mas que jun­tos gra­ba­ron en el es­tu­dio PM Re­cords y que nos ayu­dan a vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.