Cuarenta años DE LA MÚ­SI­CA A LA POESÍA

Arte por Excelencias - - Cuba - Por Rosa Ma­ría Fernán­dez So­fía

JO­SÉ MA­RÍA VITIER

Có­mo no asu­mir el li­ris­mo de la ex­pre­si­ón po­pu­lar, cu­an­do es­ta en­tre­vis­ta es­tre­na el 2017 fren­te a una de­ce­na de per­so­nas que han ve­ni­do has­ta una playa ha­ba­ne­ra pa­ra en­tre­gar sus ofren­das a Ye­mayá —di­o­sa de las aguas, cuya ve­ne­ra­ci­ón apor­ta sa­lud, paz y bi­e­nes­tar; dei­dad acom­pañan­te de Ogún, la que go­bi­er­na, se­gún la Letra del Año de la Aso­ci­a­ci­ón Cul­tu­ral Yo­ru­ba de Cuba—. To­do un ri­tu­al de re­ve­ren­ci­as, man­tos blan­cos so­bre las ca­be­zas de hom­bres y mu­je­res avan­zan­do mar aden­tro. «Está la san­te­ría en su pun­to», di­ce Vitier y son­ríe dul­ce­men­te. Se aco­mo­da en un si­llón y en­ci­en­de un «pu­ri­to», mi­en­tras me hace no­tar la pre­sen­cia fu­gaz de una pa­lo­ma, aco­mo­da­da en el ca­ble de luz don­de se di­fu­mi­na el aro­ma del ta­ba­co cu­ba­no. Una pre­gun­ta se cae de la ma­ta. ¿Por qué su mú­si­ca ne­ce­si­ta es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre lo clá­si­co y lo po­pu­lar?

Eso tiene que ver con el en­tor­no con que res­pi­ré desde muy niño, en el cu­al la cul­tu­ra po­pu­lar y lo cul­to se desen­vol­ví­an en el mis­mo ran­go, la mis­ma je­rar­quía. Porque lo po­pu­lar tiene su «al­ta cul­tu­ra» y ese diá­lo­go está en la his­to­ria de nu­es­tro pa­ís, en la for­ma­ci­ón de nu­es­tra iden­ti­dad y del es­pí­ri­tu na­ci­o­nal. Y es­ta­ba en mi am­bi­en­te familiar de una ma­ne­ra muy na­tu­ral.

Re­cu­er­do desde muy niño es­cuc­har a mi abu­e­la ma­ter­na, que era una ex­ce­len­te pi­a­nis­ta, y a mi pa­dre, que to­ca­ba re­bi­én el vi­o­lín. Ha­bía es­tu­di­a­do y hec­ho una car­re­ra com­ple­ta como vi­o­li­nis­ta, y todavía cu­an­do yo era niño lo to­ca­ba muy fre­cu­en­te­men­te. Re­cu­er­do que in­ter­pre­ta­ban es­pe­cí­fi­ca­men­te dos so­na­tas de Ludwig Van Be­et­ho­ven, pa­ra pi­a­no y vi­o­lín. Es­as ve­la­das se pro­du­cí­an so­bre to­do los do­min­gos, en ca­sa de mis pri­mos, en Ar­royo Na­ran­jo, en las afu­e­ras de La Habana. In­me­di­a­ta­men­te des­pu­és, mi abu­e­la se po­nía a to­car la mú­si­ca po­pu­lar cu­ba­na. Po­día ser lo mis­mo una ver­si­ón pa­ra pi­a­no de una can­ci­ón de la tro­va, que un mam­bo. Ella to­ca­ba con muc­ho ím­pe­tu «Óye­me, Cac­hi­ta». Del bo­ri­cua Ra­fa­el Hernán­dez. Ella to­ca­ba muc­ha mú­si­ca pu­er­tor­ri­queña. Tam­bi­én la «Dan­za pa­ra pi­a­no», de Ma­nu­el Camp, fa­bu­lo­sa. To­ca­ba a Ig­na­cio Cer­van­tes, Er­nes­to Le­cu­o­na. Lu­e­go so­na­ban los dis­cos de Bo­la de Ni­e­ve, Gar­del, Ju­an Se­bas­tián Bah o Edit Pi­af. Ha­bía un am­bi­en­te de va­lo­ra­ci­ón muy am­plio, de­mocrá­ti­co. Muy exi­gen­te en cu­an­to a la ca­li­dad, pero na­da eli­tis­ta. Ver desde tan pe­queño que en el mun­do —es­pe­cí­fi­ca­men­te en la mú­si­ca— lo cul­to y lo po­pu­lar es­ta­ban tan en­rai­za­do y tan en­tre­la­za­do, hi­zo que me sin­ti­e­ra có­mo­do cu­an­do em­pe­cé a com­po­ner, tra­tan­do de con­ti­nu­ar esa relación.

Es un pro­ce­so que ocur­ría en mi in­te­ri­or como fu­tu­ro cre­a­dor, pero que es­ta­ba ocur­ri­en­do tam­bi­én a mi al­re­de­dor. Me sen­tía y me si­en­to par­te de esa es­pe­cie de ole­a­da de to­da esa ge­ne­ra­ci­ón a la cu­al per­te­ne­cí y me acom­pañó. Ese es­pí­ri­tu es­ta­ba en el Gru­po de Ex­pe­ri­men­ta­ci­ón So­no­ra del Icaic, en los me­jo­res ex­po­nen­tes de la Nu­e­va Tro­va, en los gran­des au­to­res de la mú­si­ca po­pu­lar. Es que to­da la cul­tu­ra cu­ba­na ha si­do fu­si­o­na­da mu­si­cal­men­te si­em­pre. No me si­en­to «un ca­so» en ese am­bi­en­te. Las per­so­nas que me ro­de­a­ban pen­sa­ban igual.

Re­cu­er­do que una vez di­je, cu­an­do me en­tre­vis­ta­ron pa­ra entrar en el Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or de Arte, que yo que­ría ser tan cul­to como Sin­do Ga­ray y tan po­pu­lar como Ig­na­cio Cer­van­tes.

¿En al­gún mo­men­to ha sen­ti­do el mi­e­do de per­der la ma­ra­vi­lla de la ins­pi­ra­ci­ón?

Una de las co­sas que ocur­re en la vida del ar­tis­ta es cu­an­do uno com­pren­de sus lí­mi­tes. Se mi­den con dos va­ras. Una la ex­te­ri­or, que es el ti­em­po de la vida, que no lo pu­e­des cono­cer, y otra in­te­ri­or, que no tiene que ser tan bu­e­no como tú te lo ima­gi­nas. Uno de­be cono­cer sus li­mi­ta­ci­o­nes y sa­car par­ti­do de ellas. Yo te de­be­ría res­pon­der que no. No he sen­ti­do ese te­mor. He com­pren­di­do muy bi­en la lec­ci­ón que me dan es­as li­mi­ta­ci­o­nes. Por lo tan­to es­toy en paz con lo hec­ho y con lo que el ti­em­po me al­can­za pa­ra ha­cer.

Si tu­vi­e­ra que eva­lu­ar su mi­si­ón ac­tu­al de ser el ár­bol mayor de la fa­mi­lia Vitier, ¿có­mo lo ha­ría?, ¿pe­sa eso?

Me gus­ta­ría que los que vi­e­nen detrás tu­vi­e­ran una ima­gen tan es­ti­mu­lan­te como la que yo sen­tí con los que me an­te­ce­di­e­ron en mi fa­mi­lia, pero eso se­ría muy di­fí­cil de lo­grar. Lo ide­al se­ría que así como me si­en­to or­gu­llo­so de las ra­í­ces cul­tu­ra­les y éti­cas de mi fa­mi­lia, has­ta don­de las co­noz­co, co­men­zan­do por los abu­e­los de mis pa­dres —su me­mo­ria la pre­ser­vo y me acom­paña en la vida—, por lo me­nos deseo que los que vi­e­nen des­pu­és, hi­jos y ni­e­tos, du­ran­te al­gún ti­em­po si­en­tan ese es­tí­mu­lo. Po­drí­an sen­tir que tu­vi­e­ron un pi­a­nis­ta cu­ba­no que apos­tó su vida en tres cla­ves.

¿Cuá­les son?

Cuba, la bús­que­da de la be­lle­za y la fi­de­li­dad a sus emo­ci­o­nes.

A pro­pó­si­to de sus emo­ci­o­nes, de su pri­me­ra ins­pi­ra­ci­ón, ¿có­mo des­cri­be su con­cep­to de fa­mi­lia?

Uno tiene dos, la que crea y la que na­ce. Las dos te obli­gan. To­da es­ta his­to­ria per­so­nal de mi vida, como clara­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.