LO DIGO Y LO REPITO

Arte por Excelencias - - News - JOSÉ CARLOS DE SANTIAGO

Hay que ce­le­brar que más de dos­ci­en­tos ho­te­le­ros ma­dri­leños hayan de­ci­di­do po­ner a dis­po­si­ci­ón de sus cli­en­tes el pe­ri­ó­di­co del Mu­seo del Pra­do, con una ti­ra­da de ci­en mil ejem­pla­res en es­pañol e in­glés, sobre una pi­na­co­te­ca que re­ci­bió en el pa­sa­do año más de tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, muc­ho más que pe­queñas is­las del Ca­ri­be an­gló­fo­no como Is­las Vír­ge­nes o Bar­ba­dos.

Como si se es­tu­vi­e­ran leyen­do mi an­te­ri­or ar­tí­cu­lo:« pa­se­an­do por Ma­drid se vi­ve el arte», don­de, en­tre otras co­sas digo que, además de lo de la flor de vi­o­le­ta, se pu­di­e­ra ha­cer muc­ho más por la mar­ca Ma­drid.

Al me­nos Ibe­ria Ex­press ha anun­ci­a­do que pondrá en los ca­be­za­les de sus A 320 im­pre­si­o­nes de obras que se ex­hi­ben en los mu­se­os del Pa­seo del Arte, y por fin ten­dre­mos un có­di­go Vi­di pa­ra que los pa­sa­je­ros pu­e­dan des­car­gar una apli­ca­ci­ón gra­tui­ta y dis­po­ni­ble en nu­e­ve idi­o­mas, con vein­ti­cu­a­tro obras ma­es­tras, además de dis­tri­buir un díp­ti­co a bor­do con in­for­ma­ci­ón de có­mo vi­si­tar las co­lec­ci­o­nes.

Por­que es una ten­den­cia mun­di­al el tu­ris­mo cul­tu­ral, y qui­en no lo qui­e­ra ver, qui­en des­co­noz­ca los ri­es­gos de mal ma­ne­jar la in­dus­tria sin hu­mo, hace como el aves­truz.

De­be­rí­a­mos mi­rar más a las Amé­ri­cas, don­de el Mi­nis­te­rio del Tu­ris­mo de un pa­ís como Cu­ba de­ci­de que su Fe­ria In­ter­na­ci­o­nal pro­mu­e­va, en su pri­mer día de la­bor, el re­cor­ri­do por una ciudad como Gibara, se­de por más de una dé­ca­da de un fes­ti­val in­ter­na­ci­o­nal de ci­ne, e in­vi­te a un fes­ti­val de fes­ti­va­les como las Ro­me­rí­as de Mayo, con tal de que el tu­ris­ta con­vi­va con la cul­tu­ra y el arte de un pu­e­blo.

Aplau­do a la mi­nis­tra de Tu­ris­mo de Ni­ca­ra­gua, que pro­mo­ci­o­nó un plan en el pro­pio Ma­drid don­de des­ta­can la mul­ti­et­ni­ci­dad y la di­ver­si­dad: «El nu­es­tro es un pa­ís de la­gos y vol­ca­nes. La na­ci­ón del gran po­e­ta Rubén Da­río. El más gran­de y más se­gu­ro de Cen­tro­a­mé­ri­ca, que no ne­ce­si­ta vi­sa. Qui­en ven­ga podrá in­terac­ci­o­nar con nuestra gen­te, cono­cer de bu­e­na mano nuestra cul­tu­ra y gas­tro­no­mía».

Sa­lu­do el anun­cio de Uru­guay sobre el po­ten­ci­al tu­rís­ti­co de la Ru­ta de la Lec­he, pa­ra qui­e­nes bus­can na­tu­ra­le­za, ru­ra­li­dad, bu­e­na gas­tro­no­mía tí­pi­ca y el re­la­to his­tó­ri­co de los orí­ge­nes del pa­ís. Y a Chi­le, que ti­e­ne un cre­ci­mi­en­to sos­te­ni­do de vi­si­tan­tes a la mí­ti­ca re­gi­ón de Ma­ga­lla­nes, al Cabo de Hor­nos y la Tierra del Fuego, en las na­ri­ces de la Antár­ti­da, pa­ra rom­per la bar­re­ra de los seis mi­llo­nes.

O Mé­xi­co, que in­vi­ta a la Ru­ta de Ju­an Rul­fo, y a la vez está a pun­to de con­ver­tir­se en la pri­me­ra po­ten­cia mun­di­al en cru­ce­ros en el Mar Ca­ri­be, por­que en sus pu­er­tos del Pa­cí­fi­co y el Atlán­ti­co es­pe­ra la lle­ga­da de 2 280 bar­cos de pa­sa­je­ros.

Y qué digo: los mi­nis­tros de Tu­ris­mo de Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay y Bo­li­via sus­cri­bi­e­ron una mi­si­va al Pa­pa Fran­cis­co pa­ra que de­cla­re de in­terés mun­di­al el Ca­mi­no de los Je­sui­tas en Su­da­mé­ri­ca, la lla­ma­da Ru­ta Je­su­í­ti­ca Mul­ti­des­ti­no.

Y has­ta Egip­to pro­mo­verá la ru­ta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, cu­an­do huyó de Pa­les­ti­na hace dos mil años por la per­se­cu­ci­ón del rey He­ro­des. Hay un ca­mi­no de gru­tas e igle­si­as por el Va­lle del Ni­lo, don­de además se ce­le­bran pro­ce­si­o­nes y even­tos fol­cló­ri­cos, «un pro­me­te­dor pro­duc­to» pa­ra los pere­gri­nos que acu­den a la Tierra San­ta. Que has­ta el sec­tor del tu­ris­mo en el Va­ti­ca­no ha par­ti­ci­pa­do en las con­ver­sa­ci­o­nes con el go­bi­er­no egip­cio. Pe­ro hay más: el mi­nis­tro de Tu­ris­mo de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Fran­cis­co Ja­vi­er Gar­cía, aca­ba de in­for­mar que jun­to a una or­ga­ni­za­ci­ón no gu­ber­na­men­tal pro­mo­verá el tu­ris­mo re­li­gi­o­so como es­tra­te­gia en­fo­ca­da a pre­sen­tar al mun­do la his­to­ria y los lu­ga­res don­de se ini­ció la di­fu­si­ón de la fe ca­tó­li­ca en Amé­ri­ca.

Por todo es­to lo digo y lo repito: no en­ca­je­mos la ca­be­za en la are­na.

Fiesta del sol. Al­ber­to Les­cay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.