CIMARRÓN: LA MANO ACOMPAÑADA

La mano acompañada

Arte por Excelencias - - News - TERESA MELO

Quin­ce años cum­plía la Casa del Ca­ri­be cu­an­do en el antiguo cer­ro lla­ma­do del Car­de­ni­llo, ubi­ca­do en El Co­bre, po­bla­do cas­ti­ga­do por la ex­trac­ci­ón mi­ne­ra, se inau­gu­ra­ba un mo­nu­men­to es­pe­ci­al car­ga­do de sim­bo­lis­mos, no so­lo por el lu­gar ele­gi­do, si­no por la fu­er­te car­ga de emo­ti­vi­dad es­pi­ri­tu­al que ema­na de sus ca­si di­ez me­tros de con­cre­ci­ón fí­si­ca.

Obra del es­cul­tor Al­ber­to Les­cay Me­ren­cio, si la pen­sa­mos como ho­me­na­je al sen­ti­mi­en­to de re­bel­día de los ci­mar­ro­nes, y como re­cor­da­to­rio de que exis­ten otras for­mas de es­cla­vi­tud en el mun­do mo­der­no, más allá de las ca­de­nas y los ce­pos, nos pa­re­ce que es­ta es­cul­tu­ra, re­a­li­za­da en bron­ce y otros ma­te­ri­a­les, al­can­za muc­ha más al­tu­ra, y se ele­va en lí­nea in­fi­ni­ta guia­da por esa mano que lo de­fi­ne en su as­pi­ra­ci­ón de al­can­zar el ci­e­lo, el vu­e­lo, en fin, la li­ber­tad.

El Cimarrón nun­ca está so­lo, ha ex­pre­sa­do en va­ri­as oca­si­o­nes Al­ber­to Les­cay, en fra­se que de­no­ta va­ri­os sen­ti­dos. En el más cer­ca­no de la com­pañía, per­so­nas como Jo­el Ja­mes, pa­dre fun­da­dor de la Casa del Ca­ri­be y sus ema­na­ci­o­nes, el es­pi­ri­tis­ta Ju­an Gonzá­lez, cono­ci­do por to­dos como Ma­de­lai­ne y pro­tec­tor mayor del Cimarrón, jun­to a po­bla­do­res de las cer­ca­ní­as, acos­tum­bran acer­car­se a es­ta fi­gu­ra po­de­ro­sa de ros­tro du­al en un ri­to de acom­paña­mi­en­to del que lu­e­go que­dan ves­ti­gi­os en el cal­de­ro que es su ba­se: flo­res, pren­das, si­em­pre algo per­so­nal.

Ca­da mes de ju­lio es­tas pre­sen­ci­as jun­to al Cimarrón cre­cen: son las jor­na­das

... como re­cor­da­to­rio de que exis­ten otras for­mas de es­cla­vi­tud en el mun­do mo­der­no, más allá de las ca­de­nas y los ce­pos, nos pa­re­ce que es­ta es­cul­tu­ra, re­a­li­za­da en bron­ce y otros ma­te­ri­a­les, al­can­za muc­ha más al­tu­ra, y se ele­va en lí­nea in­fi­ni­ta guia­da por esa mano que lo de­fi­ne en su as­pi­ra­ci­ón de al­can­zar el ci­e­lo, el vu­e­lo, en fin, la li­ber­tad. del Fes­ti­val del Ca­ri­be, sobre todo el día 7, en que se re­a­li­za su ho­me­na­je, fiesta gran­de del tam­bor re­so­nan­te que ha­bla de can­tos li­ber­ta­ri­os, como aque­llos an­he­los que anun­ci­a­ra el ne­gro li­bre José An­to­nio Apon­te en sus sueños de fu­tu­ro.

Vein­te años se cum­plen des­de que la fi­gu­ra iman­ta­da del Cimarrón co­men­za­ra a pre­si­dir el cer­ro. Di­ez años des­de que se com­ple­ta­ra el si­tio con la Ga­le­ría A Ci­e­lo Abi­er­to, don­de tan­tas vo­ces y ma­nos y es­pi­ri­tu­a­li­da­des han in­vo­ca­do la fu­er­za de los dese­os de paz en la ma­dre Tierra. Por­que el Cimarrón, efec­ti­va­men­te, con una vi­si­ón que se pa­re­ce muc­ho a la leyen­da, ca­da 7 de ju­lio, ele­va­do por to­dos, to­ca el ci­e­lo.

La Ce­re­mo­nia a la Re­bel­día, en El Co­bre, Santiago de Cu­ba. Detrás, el cer­ro y el mo­nu­men­to Cimarrón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.