ANACAONA CUMPLE 85 AÑOS

Arte por Excelencias - - News - DIANA ROSA RIESCO

La tra­di­ci­ón mu­si­cal más ar­rai­ga­da en las cén­tri­cas ti­er­ras de Vi­lla Cla­ra es la can­ci­o­nís­ti­ca, y por na­tu­ral con­se­cu­en­cia las des­car­gas, bas­te so­lo so­nar una gui­tar­ra y ya se tendrá un nu­me­ro­so pú­bli­co si­em­pre aten­to y par­ti­ci­pa­ti­vo.

Pre­ci­sa­men­te a es­ta es­pe­ci­al es­pi­ri­tu­a­li­dad se re­fi­e­re con emo­ci­ón Mar­ta Valdés, Pre­mio Na­ci­o­nal de la Música, cu­an­do di­ce: «… esa ra­za de mú­si­cos que da esa par­te de la Is­la en qui­e­nes el oí­do ar­mó­ni­co ex­tre­ma sus fi­nu­ras y la luz pro­pia vi­e­ne de fá­bri­ca. De­jo a ca­da cu­al li­bre su me­mo­ria pa­ra que lo com­pru­e­be y, a aque­llos que no ten­gan re­fe­ren­ci­as al res­pec­to, los re­mi­to a la pro­pia Ela O’ Far­ril, al com­po­si­tor Gus­ta­vo Rodríguez, a Me­me So­lís, a la pi­a­nis­ta Frei­da Ani­do y, como co­sa es­pe­ci­al, a Te­re­si­ta Fernández». Por su par­te, la no me­nos re­co­no­ci­da com­po­si­to­ra e in­tér­pre­te Ali­na Tor­res plan­tea que en San­ta Cla­ra se en­cu­en­tra un es­la­bón per­di­do del fi­lin.

Es­tos an­te­ce­den­tes, más una tra­di­ci­ón de es­tu­di­os aca­dé­mi­cos de gran ar­rai­go po­pu­lar, cre­a­ron una pro­fun­da sen­si­bi­li­dad pa­ra el dis­fru­te de la música y sobre todo pa­ra el man­te­ni­mi­en­to de una ac­ti­va bo­he­mia que ha ve­ni­do ca­rac­te­ri­zan­do a la ciudad des­de en­ton­ces.

«Exis­te en San­ta Cla­ra una vo­ca­ci­ón noc­tur­na, una avi­dez por “sa­lir”, po­co im­por­ta que sea lu­nes o mi­ér­co­les —el día que sea— y haya que em­pa­tar la ma­dru­ga­da con la maña­na de ofi­ci­na, de au­la, de fá­bri­ca o ta­ller. Po­e­tas y mú­si­cos en ge­ne­ral se lle­van bi­en por es­as ti­er­ras, como de­be ser. (…) La noc­tur­ni­dad san­ta­cla­reña ti­e­ne muc­ho de sen­ti­men­tal, me pa­re­ce a mí. (…) Por eso, en San­ta Cla­ra hay tan­ta des­car­ga en sa­las de casa, al­ber­gues, par­ques y es­qui­nas; por eso tan­ta gen­te se sa­be tan­ta le­tra y me­lo­día», es­cri­be, pa­ra con­fir­mar lo an­te­ri­or, el po­e­ta Sig­fre­do Ari­el.

Sin du­das por aquí an­dan los nu­tri­en­tes prin­ci­pa­les que per­mi­ti­e­ron el sur­gi­mi­en­to y des­ar­ro­llo de un mo­vi­mi­en­to tro­va­do­res­co en San­ta Cla­ra ha­cia fi­na­les de los oc­hen­ta, pe­ro que se em­pi­na con fu­er­za y ma­du­rez subi­en­do los no­ven­ta. No son po­cos los que re­cu­er­dan la noc­he en que co­men­zó La Trovuntivitis en El Me­jun­je; sin em­bar­go yo, que es­ta­ba allí, dis­cre­po de to­das las ver­si­o­nes, aun­que des­a­for­tu­na­da­men­te tam­po­co pu­e­do pre­ci­sar la fec­ha. En lo que sí va­ri­os coin­ci­di­mos es en que fue un ju­e­ves de sep­ti­em­bre de 1997.

Tra­ba­ja­ba en­ton­ces en ese en­can­ta­do si­tio. To­dos los dí­as nos reu­ní­a­mos Sil­ve­rio y yo a ana­li­zar la pro­gra­ma­ci­ón. Es­ta­ba El Me­jun­je en una de es­as eta­pas re­fun­da­do­ras, mo­men­to en que es ne­ce­sa­rio sa­cu­dir­lo todo pa­ra evi­tar el te­dio de la ru­ti­na, ins­tan­te que los sen­ti­dos asom­bro­sa­men­te avi­zo­res de su di­rec­tor si­em­pre han lo­gra­do de­tec­tar a ti­em­po. Me pro­pu­so Sil­ve­rio ha­blar con los tro­va­do­res, que ape­nas es­bo­za­ban un mo­vi­mi­en­to en la ciudad, pu­es sus se­gui­do­res ra­di­ca­ban esen­ci­al­men­te en los pre­di­os uni­ver­si­ta­ri­os y cons­ti­tu­í­an un pú­bli­co aún mi­no­ri­ta­rio en las noc­hes me­jun­je­ras.

Pe­ro por esos «aza­res con­cur­ren­tes» que tal vez so­lo las ciu­da­des de al­to espíritu pu­e­den dar, esa mis­ma maña­na Alain Gar­ri­do y Di­e­go Gu­ti­ér­rez ha­bla­ban en la Casa del Jo­ven Cre­a­dor sobre la po­si­bi­li­dad de abrir una peña fi­ja y dis­cu­tí­an cuál se­ría el me­jor lu­gar. Como una ilu­mi­na­ci­ón en­tró Sil­ve­rio y, al ver­lo, se di­e­ron cu­en­ta de in­me­di­a­to de que El Me­jun­je era el si­tio ide­al. Pro­pu­es­to el te­ma, se acor­dó que fu­e­ra un ju­e­ves del mes, día que es­ta­ba va­cío en la pro­gra­ma­ci­ón. Y ese fue el ini-

cio de esa «fiesta in­nom­bra­ble» lla­ma­da po­co más tar­de La Trovuntivitis.

Jus­ti­cia es ano­tar que exis­tí­an an­te­ce­den­tes, como los am­bi­en­tes lo­gra­dos en el Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or Pe­da­gó­gi­co Fé­lix Va­re­la con el trío En­se­rie —Roly Ber­río, Le­vis Ale­a­ga y Ra­úl Cabrera—, el es­pi­ri­tu­a­no Del­vis Sar­duy y Alain Gar­ri­do, qui­e­nes con­vo­ca­ban a jó­ve­nes que, des­de la ciudad, iban a ver­los, in­cluyen­do a Di­e­go Gu­ti­ér­rez. También en la Uni­ver­si­dad Cen­tral Mar­ta Abreu de Las Vi­llas se re­a­li­za­ba la Peña de la Caña­san­ta, li­de­ra­da por un es­tu­di­an­te ma­tan­ce­ro lla­ma­do Efrén Hernán­dez, que lu­e­go de­jó de tro­var. Cu­an­do Alain co­mi­en­za a tra­ba­jar en Ex­ten­si­ón Uni­ver­si­ta­ria en­ca­be­zó el es­pa­cio La fiesta del Gu­a­tao, que aglu­ti­na­ba al gru­po que ya allí se for­ma­ba con Di­e­go se­gui­do por Ra­úl Marc­he­na y Le­o­nar­do Gar­cía. En la pro­pia San­ta Cla­ra se ha­bía in­ten­ta­do otra peña en la Casa del Go­ber­na­dor lla­ma­da pre­ci­sa­men­te Los Hi­jos del Go­ber­na­dor. Se re­a­li­za­ron cin­co o seis des­car­gas, pe­ro re­al­men­te al lu­gar le fal­ta­ba la at­mós­fe­ra ne­ce­sa­ria; no eran bi­en aco­gi­dos en un si­tio to­tal­men­te aje­no al «amor al arte».

En es­ta épo­ca ya se ha­bía or­ga­ni­za­do el pri­mer fes­ti­val de tro­va­do­res Lon­gi­na. Fue la Aso­ci­a­ci­ón Her­ma­nos Sa­íz la que asu­mió la or­ga­ni­za­ci­ón del even­to. El Lon­gi­na tu­vo una rá­pi­da aco­gi­da, pu­es, al pa­re­cer, vi­no a sa­tis­fa­cer una gran ne­ce­si­dad de en­cu­en­tro la­ten­te en muc­hos.

Lo del nom­bre de Trovuntivitis sí está claro: aso­la­ba en­ton­ces a San­ta Cla­ra una epi­de­mia de con­jun­ti­vi­tis; ca­si to­dos los tro­va­do­res y su pú­bli­co la pa­de­cí­an. Fue en­ton­ces Roly Ber­río. Ini­ció un ju­e­ves, y den­tro del bar. Al si­guien­te allí es­ta­ba el pú­bli­co es­pe­ran­do, y como es­ta­ban también el trío En­se­rie, Alain Gar­ri­do y Die- go Gu­ti­ér­rez, pu­es se des­car­gó. Se pen­só en­ton­ces ha­cer­la ca­da quin­ce dí­as, pe­ro de nu­e­vo el pú­bli­co es­pe­ra­ba al otro ju­e­ves, y así to­dos los ju­e­ves, has­ta que se de­jó si­em­pre es­te día pa­ra la tro­va. En los ini­ci­os también se in­vi­ta­ba a al­gún po­e­ta cer­ca­no al gru­po.

Los jó­ve­nes cre­a­do­res que des­de hace vein­te años se en­cu­en­tran ca­da ju­e­ves por la noc­he en El Me­jun­je no so­lo han da­do un vu­el­co a la can­ci­ón de au­tor cubana con­tem­porá­nea, si­no que la han ca­ta­pul­ta­do más allá de las fron­te­ras na­ci­o­na­les. Muc­hos de ellos han can­ta­do en ciu­da­des de Es­paña, Ve­ne­zu­e­la, Chi­pre, Mé­xi­co. Gu­a­te­ma­la, Ar­ge­lia y Sui­za.

El trío En­se­rie fue de los pri­me­ros an­fi­tri­o­nes. También des­de los pri­me­ros mo­men­tos es­tu­vi­e­ron Alain y Di­e­go, ver­da­de­ros pro­mo­to­res del en­cu­en­tro; des­pu­és se uni­rí­an Le­o­nar­do, Marc­he­na, Mic­hel Por­te­la, Yu­ni­or Na­var­re­te, Yor­dan Ro­me­ro y otros tan­tos, en un gotear in­ter­mi­na­ble que fe­liz­men­te no amai­na, pa­ra fer­ti­li­dad de la música cubana. No pu­e­do dár­me­las de des­cu­bri­dor, por­que ya muc­hos los cono­cí­an en­ton­ces, pe­ro des­de aque­lla maña­na en que me re­ga­la­ron el sol que no ve­ía, por la música que me fal­ta­ba, he si­do un fan ac­ti­vo de es­ta ex­pe­ri­en­cia de la tro­va cubana. Son tres, pe­ro son uno. Todo lo que su­e­na y su­eña está con­ce­bi­do, tra­ba­ja­do y ex­pu­es­to en triun­vi­ra­to. Ges­talt, el sueño di­cen que de unos lo­cos, la men­te co­mún de los in­sec­tos cons­truc­to­res bri­llan­do en la ho­gue­ra del arte.

Por eso lo que aho­ra ti­e­ne us­ted en­tre las ma­nos es más que un mag­ní­fi­co trío con ex­ce­len­tes, in­só­li­tas can­ci­o­nes. Es, también, aca­so un ade­lan­to de lo que to­dos, to­da­vía dan­do tum­bos, in­ten­ta­mos pa­ra tras­cen­der­nos y cre­cer: ca­da uno es qui­en es, pe­ro esen­ci­al­men­te conec­ta­dos po­drí­a­mos es­tre­nar la so­le­dad de lo úni­co e in­di­vi­si­ble res­ca­ta­da por la mis­te­ri­o­sa mul­ti­pli­ci­dad de la col­me­na. La Trovuntivitis, es­pa­cio que ca­da noc­he de ju­e­ves brin­da El Me­jun­je, sin es­tra­dos ni pro­gra­mas fi­jos, a los tro­va­do­res. Vu­el­ven allí los ju­gla­res y, con me­jor o pe­or voz, se di­ce lo que no hay mo­do de ca­llar. La gen­te se apro­xi­ma —jó­ve­nes por demás—, los en­vu­el­ve en el co­ro a me­dia voz o hace las pal­mas. Des­pu­és al­guien se va a su cu­ar­to le­ja­no, ta­ra­re­an­do un es­tri­bi­llo o mas­ti­can­do esa es­tro­fa in­ol­vi­da­ble, du­er­me to­da la noc­he y ama­ne­ce con la dic­ho­sa me­lo­día me­ti­da en­tre las si­e­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.