TODO LO QUE NECESITAS ES AMOR

Arte por Excelencias - - News - GUILLE VILAR

De nu­e­vo el ca­pi­ta­li­no par­que Len­non re­co­bra el es­plen­dor de cu­an­do hace más de vein­ti­cin­co años se con­vir­tió en el es­pa­cio pú­bli­co del que nu­es­tros mú­si­cos se apro­pi­a­ron pa­ra con­vo­car a mul­ti­tu­des ca­da 8 de di­ci­em­bre en ho­me­na­je a John Len­non. Lle­gó a ser tan­ta la tras­cen­den­cia de dic­hos es­pectá­cu­los, que el es­cul­tor Vi­lla So­be­rón re­crea un con­jun­to es­cul­tó­ri­co del ex­be­at­le sen­ta­do en un ban­co del par­que, mo­nu­men­to que fu­e­ra de­ve­la­do por el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro jun­to al tro­va­dor Sil­vio Rodríguez en di­ci­em­bre de 2000.

Aun­que la es­cul­tu­ra es con­ti­nu­a­men­te vi­si­ta­da tan­to por la gen­te del pa­tio como por ex­tran­je­ros que están de pa­so en nu­es­tro pa­ís, el pa­sa­do 1ro. de ju­nio tu­vo lu­gar un acon­te­ci­mi­en­to cul­tu­ral al cu­al los cu­ba­nos pa­ra na­da fui­mos aje­nos. Fue la po­si­bi­li­dad de po­der dis­fru­tar jun­to al Len­non del par­que de un gran con­ci­er­to por los cin­cu­en­ta años de la apa­ri­ci­ón en el mer­ca­do britá­ni­co del dis­co Sgt. Pep­per's Lo­nely He­art Club Band de Los Be­at­les.

Por su­pu­es­to que to­da la obra re­a­li­za­da por los chi­cos de Li­ver­po­ol an­tes del men­ci­o­na­do ál­bum es har­ta cono­ci­da, pe­ro fran­ca­men­te la pre­sen­cia del dis­co Sgt. Pep­per's… no so­lo sig­ni­fi­có una re­le­van­te pro­pu­es­ta den­tro del re­per­to­rio del gru­po, si­no que cons­ti­tuye en sí mis­ma una señal de ha­ber al­can­za­do esa ma­du­rez pro­fe­si­o­nal que trans­for­mó las pers­pec­ti­vas del rock pa­ra si­em­pre. Can­sa­dos de las ago­ta­do­ras gi­ras por todo el mun­do, los cu­a­tro be­at­les de­ci­den de­di­car el ti­em­po de tra­ba­jo a ex­pe­ri­men­tar con las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas que le ofre­cí­an los es­tu­di­os de gra­ba­ci­ón.

Tan es así que pa­ra la con­fec­ci­ón de su pri­mer dis­co se de­mo­ra­ron me­nos de qui­ni­en­tos mi­nu­tos, y pa­ra la gra­ba­ci­ón de es­te en par­ti­cu­lar se to­ma­ron se­te­ci­en­tas ho­ras. Los pri­me­ros sor­pren­di­dos fu­e­ron ellos, qui­e­nes apoya­dos por el ex­pe­ri­men­ta­do y ta­len­to­so pro­duc­tor Ge­or­ge Mar­tin di­e­ron ri­en­da su­el­ta a una in­con­te­ni­ble ima­gi­na­ci­ón tan­to en el pro­ce­so de cre­a­ci­ón de las obras como en el mo­men­to es­pe­cí­fi­co de gra­bar­las. Ta­les ini­ci­a­ti­vas di­e­ron un vu­el­co a las po­si­bi­li­da­des cre­a­ti-

vas de sus con­tem­porá­ne­os, po­si­bi­li­da­des que to­da­vía hoy día son apli­ca­das.

De es­te mag­ní­fi­co ál­bum sa­li­e­ron can­ci­o­nes con una dis­tin­ti­va per­so­na­li­dad, cuya co­he­ren­cia y ar­mo­nía no pu­di­e­ron al­can­zar de nu­e­vo en otros mo­men­tos de su car­re­ra. El res­pe­to y la ca­ma­ra­de­ría que si­en­ten Paul y John por Rin­go es una exal­ta­ci­ón al va­lor de la amis­tad cu­an­do le com­po­nen al fa­mo­so ba­te­ría la pi­e­za With a litt­le help from my freinds, mi­en­tras que John nos hace soñar jun­to a su hi­jo cu­an­do el or­gu­llo­so pa­dre le pre­gun­ta quién era la muc­hac­ha de un ocur­ren­te di­bu­jo y es­te le res­pon­de que Lucy in the sky with di­a­monds.

Por su par­te, Paul nos de­mu­es­tra que pa­ra las cor­ri­en­tes mu­si­ca­les au­tén­ti­cas no exis­te pa­sa­do, como su­ce­de con When I'm Sixty-four al es­ti­lo del tí­pi­co mu­sic hall de los años vein­te del pa­sa­do si­glo. Sin em­bar­go, po­cas can­ci­o­nes de Los Be­at­les han al­can­za­do la ex­pan­si­ón dramá­ti­ca del te­ma A day in the li­fe, obra de John Len­non don­de se en­al­te­ce la vo­lun­tad del gru­po por al­can­zar nu­e­vos ho­ri­zon­tes con­cep­tu­a­les de una re­le­van­cia ar­tís­ti­ca su­pe­ri­or, as­pi­ra­ci­ón que to­da­vía en la ac­tu­a­li­dad sig­ni­fi­ca un pa­ra­dig­ma pa­ra los cre­a­do­res.

Si en oca­si­ón de la inau­gu­ra­ci­ón de la es­ta­tua en el par­que Len­non afir­ma­mos que Len­non se sen­tía a ple­ni­tud en su nueva re­si­den­cia por el ca­riño con que es tra­ta­do por los cu­ba­nos, es­to no ti­e­ne na­da que ver con la fic­ci­ón. Sim­ple­men­te so­mos los por­ta­vo­ces de una vo­lun­tad po­pu­lar de qui­e­nes asu­mi­mos la música de Los Be­at­les con el mis­mo cla­mor uni­ver­sal de to­dos los pu­e­blos del mun­do. Por lo tan­to, Len­non ti­e­ne permiso de re­si­den­cia per­ma­nen­te, por­que se si­en­te cu­ba­no.

Y des­de es­te mis­mo par­que que lle­va su nom­bre, los mú­si­cos y los ad­mi­ra­do­res de su gru­po, que se cu­en­tan por mi­les en nu­es­tro pa­ís, el 1ro. de ju­nio hon­ra­mos una obra de arte ex­cep­ci­o­nal en la his­to­ria de la música. Jun­to a la me­jor de sus son­ri­sas, Len­non nos rei­te­ró una vez más el pro­fun­do va­lor de uno de los es­tri­bi­llos más fa­mo­sos de sus can­ci­o­nes: All you need is love…!

... so­mos los por­ta­vo­ces de una vo­lun­tad po­pu­lar de qui­e­nes asu­mi­mos la música de Los Be­at­les con el mis­mo cla­mor uni­ver­sal de to­dos los pu­e­blos del mun­do. Por lo tan­to, Len­non ti­e­ne permiso de re­si­den­cia per­ma­nen­te, por­que se si­en­te cu­ba­no.

Por Guille Vilar / Fo­tos Ne­lia B. Mo­re­no

Una emo­ti­va y mul­ti­tu­di­na­ria fiesta fue el con­ci­er­to por los cin­cu­en­ta años del dis­co Sgt. Pep­per's… en el Par­que Len­non, de La Habana.

La Com­pañía de Te­a­tro In­fan­til La Col­me­ni­ta fue ad­mi­ra­da por to­dos por su ori­gi­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.