EL SUEÑO SE HACE AMANO YSIN PERMISO

Arte por Excelencias - - Cuba - Tex­to y Fo­tos Alexis Triana

AFer­nan­do Ja­vi­er Gonzá­lez Lon­go­ria Car­ra­le­ro ape­nas se le cono­ce con ese nom­bre ex­ten­so, y me­nos por ese nú­me­ro. Us­ted pre­gun­te en Gibara por Lon­go­ria, que su­e­na como apo­do, y en­se­gui­da le dirán qué nu­e­vo si­tio está re­cu­pe­ran­do. Por­que es­te ca­lla­do hombre no ha ce­sa­do de ayu­dar a re­cu­pe­rar tras­cen­den­tes edi­fi­ca­ci­o­nes de su ciudad na­tal, aun­que vi­va en la ciudad de Hol­guín.

Aho­ra está sobre el antiguo Te­a­tro Co­lo­ni­al, don­de la me­jor ma­de­ra va co­bran­do vida, mas an­tes la ob­se­si­ón ha si­do y aún es el Mu­seo de Arte, ins­ti­tu­ci­ón que ate­so­ra más de dos mil pi­e­zas de artes de­co­ra­ti­vas, obras de los si­glos XIX y XX —cerá­mi­ca, cris­tal, es­cul­tu­ras y mu­e­bles de es­ti­lo— de Fran­cia, In­gla­ter­ra y Ale­ma­nia. Él ha si­do par­te de qui­e­nes, ins­pi­ra­dos por el em­peño de María Cha­cón Pa­vón, di­rec­to­ra del mu­seo, in­te­gra­ron el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de téc­ni­cos, in­ge­ni­e­ros y ar­qui­tec­tos que han per­se­ve­ra­do por de­fen­der es­te pa­tri­mo­nio.

Allí están quizás los cu­a­tro ar­cos de vi­dri­e­ra po­li­cro­ma­da, que son los me­dio pun­tos más gran­des de las pro­vin­ci­as ori­en­ta­les. Y las ra­ja­du­ras del edi­fi­cio ya es­ta­ban en­ci­ma de ellos al pun­to de po­der frac­tu­rar­los. So­lo el cer­rar el edi­fi­cio con ace­ro, re­cons­truir los tec­hos, el pre­til y las ven­ta­nas de mar­que­si­na, po­der ba­jar los ar­cos, co­lo­car mol­du­ras, res­tau­rar los vi­dri­os es­paño­les, y has­ta los lle­ga­dos de Bru­se­las, es pa­ra un li­bro de his­to­ria. Pa­ra que de una vez igual se re­co­ja la la­bor de su otro com­pañe­ro de equi­po, el ine­fa­ble Manuel Al­ber­to Sil­va Es­co­bar, el otro res­tau­ra­dor so­lo cono­ci­do por el so­bre­nom­bre ar­tís­ti­co de Tos­tón.

El or­den de los fac­to­res no al­te­ra el fi­nal: también la obra de Lon­go­ria se apre­cia en los tra­ba­jos del Cen­tro Cul­tu­ral El Co­lo­ni­al, en la Bi­bli­o­te­ca de Gibara, en las vi­tri­nas del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral y en

el ho­tel La Ar­se­ni­ta, que era el vi­e­jo ca­se­rón a pun­to de der­rum­bar­se en la es­qui­na más im­por­tan­te del pu­e­blo, así como en el es­plen­dor de la Casa de la Cul­tu­ra, se­de del re­ci­én de­no­mi­na­do Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Ci­ne y por más de di­ez años del co­mi­té or­ga­ni­za­dor del de Ci­ne Po­bre con­vo­ca­do por Hum­ber­to Solás.

Si­em­pre fue un afi­ci­o­na­do de esa mis­ma Casa de la Cul­tu­ra, en di­bu­jo y pin­tu­ra, des­de que es­ta­ba en la es­cu­e­la pri­ma­ria. En 1994, uno de los años más du­ros de los no­ven­ta, in­gre­só en la es­cu­e­la de ofi­ci­os, don­de se gra­duó de obre­ro ca­li­fi­ca­do en tor­ne­ría, por­que no lo­gró con­ti­nu­ar los es­tu­di­os ya gra­du­a­do de preu­ni­ver­si­ta­rio. Tres años des­pu­és, mi­en­tras tra­ba­ja­ba como téc­ni­co en la Empresa Mayo­ris­ta de Ali­men­tos, ma­tri­cu­ló en el cur­so por en­cu­en­tros pa­ra tra­ba­ja­do­res en la Uni­ver­si­dad Os­car Lu­ce­ro Moya.

Y como su pa­si­ón era ha­cer con las ma­nos, en 1999 pre­sen­tó sus tra­ba­jos a una eva­lu­a­ci­ón por el Fon­do Cu­ba­no de Bi­e­nes Cul­tu­ra­les y la Aso­ci­a­ci­ón Cubana de Ar­te­sa­nos y Ar­tis­tas (Acaa) y re­sul­tó apro­ba­do como ar­tis­ta in­de­pen­di­en­te. Se gra­duó de in­ge­ni­e­ro mecá­ni­co en 2003, cu­an­do ya co­men­za­ba a des­ar­ro­llar la res­tau­ra­ci­ón en las téc­ni­cas de ma­de­ra y cris­tal que le ca­rac­te­ri­zan: las im­po­nen­tes y her­mo­sas lám­pa­ras que pre­si­den el Ho­tel Bri­sas Gu­ar­da­la­va­ca, la Pla­za 4 de abril, y los cor­re­do­res del Te­a­tro Eddy Suñol, o las mam­pa­ras cor­ri­das de vi­tra­les del Ho­tel Ma­jes­tic.

Lon­go­ria in­te­gra en su pro­vin­cia el gru­po Ar­te­sa­nos por la Vida, que re­a­li­za su apor­te sis­temá­ti­co pa­ra el sos­te­ni­mi­en­to de los ho­ga­res de niños sin am­pa­ro fi­li­al, ho­ga­res de an­ci­a­nos y la sala de on­co­lo­gía del Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co de Hol­guín. Sus tra­ba­jos han po­di­do apre­ci­ar­se en la Fe­ria In­ter­na­ci­o­nal de Ar­te­sa­nía (Fi­art) por cu­a­tro años, en las Fe­ri­as Cu­ba-ecu­a­dor en Am­ba­tos, y en Can­cún, Mé­xi­co, además de su pre­sen­cia sis­temá­ti­ca en la Fe­ria Ibe­ro­ar­te en Hol­guín.

Es otro de los im­pres­cin­di­bles, de los que luc­han to­da la vida.

Lon­go­ria in­te­gra el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que tra­ba­ja por pre­ser­var el pa­tri­mo­nio hol­gui­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.