LA CERTEZA DEL PALACIO DE LOREDAN

Arte por Excelencias - - Italia -

Pabellón de Cuba en la Bienal de Venecia

EN­TRE­VIS­TA A QUI­QUE MARTÍNEZ, PRE­SI­DEN­TE DE INGENIERÍA DEL ARTE

Es­ta es quizás la más im­por­tan­te mu­es­tra de arte cubano con­tem­porá­neo que se haya pre­sen­ta­do en Eu­ro­pa en la úl­ti­ma dé­ca­da. Us­ted, que hi­zo po­si­ble to­da la lo­gís­ti­ca, ¿có­mo per­ci­be ese cri­te­rio?

La par­ti­ci­pa­ci­ón cu­ba­na en la 57 Bienal de Venecia re­sul­tó un even­to ex­cep­ci­o­nal, emo­ci­o­nan­te, ex­tra­or­di­na­rio. El pabellón cubano, con­ce­bi­do co­mo una ex­po­si­ci­ón co­lec­ti­va de quin­ce ar­tis­tas, re­pre­sen­ta­ba un gran re­to que asu­mi­mos con la ilu­si­ón y el com­pro­mi­so con que nu­es­tra em­pre­sa ha lle­va­do a tér­mi­no in­nu­me­ra­bles proyec­tos de arte des­de la Dé­ci­ma Bienal de La Habana en el 2009.

Pa­ra es­ta oca­si­ón Ingeniería del Arte no so­lo asu­mió el em­ba­la­je, trans­por­ta­ci­ón, acon­di­ci­o­na­mi­en­to, mon­ta­je de la ex­po­si­ci­ón y la grá­fi­ca, si­no que asu­mió la pro­duc­ci­ón y el ase­gu­ra­mi­en­to de to­das las ac­ci­o­nes de­ri­va­das de la pre­sen­cia cu­ba­na, lo cu­al su­po­nía es­truc­tu­rar un en­gra­na­je múl­ti­ple y di­la­ta­do, que además de­bía ade­cu­ar­se a las muy par­ti­cu­la­res con­di­ci­o­nes de Venecia, una ciu­dad her­mo­sí­si­ma, pero cons­trui­da a par­tir de sus ca­na­les.

Es­to, que pa­re­ce sen­ci­llo al re­la­tar­lo, sig­ni­fi­có en tér­mi­nos con­cre­tos des­ple­gar una es­tra­te­gia por­me­no­ri­za­da: or­ga­ni­zar des­de la con­tra­ta­ci­ón del es­pa­cio, los pa­sa­jes aé­re­os y el hos­pe­da­je de los ar­tis­tas, la do­cu­men­ta­ci­ón del pro­ce­so, el ase­gu­ra­mi­en­to y or­ga­ni­za­ci­ón de la inau­gu­ra­ci­ón. Ello co­mo com­ple­men­to a la trans­por­ta­ci­ón de las obras, el mon­ta­je par­ti­cu­lar de ca­da una de ellas en los es­pa­ci­os de la Bi­bli­o­te­ca del Ins­ti­tu­to Ve­ne­ci­a­no de las Ar­tes y las Le­tras —si­tio es­plén­di­do y com­ple­jo—, el in­ter­cam­bio y asis­ten­cia a ca­da ar­tis­ta se­gún el carác­ter de su tra­ba­jo, des­de las ne­ce­si­da­des de un per­for­man­ce co­mo el de Carlos Mar­ti­el o el em­pla­za­mi­en­to de una gran es­cul­tu­ra de es­ca­la ur­ba­na co­mo la de Es­te­rio Se­gu­ra.

¿Có­mo lo­ca­li­zó un palacio ve­ne­ci­a­no dis­po­ni­ble pa­ra la mu­es­tra cu­ba­na?

Co­mo ca­si to­do en la vi­da, una mez­cla de per­se­ve­ran­cia y azar. Ingeniería del Arte ha­bía acom­paña­do la par­ti­ci­pa­ci­ón cu­ba­na en la 55 edi­ci­ón de la Bienal de Venecia. Des­de ese mo­men­to ha­bí­a­mos te­ji­do el gran su­eño de con­se­guir una pre­sen­cia au­tó­no­ma, don­de los ar­tis­tas cu­ba­nos no com­par­ti­e­ran el es­pa­cio con nin­gún otro pa­ís. El pre­si­den­te del Con­se­jo Na­ci­o­nal de las Ar­tes Plás­ti­cas, des­de ese año 2013, me pro­pu­so el des­a­fío… Y ci­er­tos acon­te­ci­mi­en­tos de mi vi­da per­so­nal que me obli­ga­ron a guar­dar re­po­so de al­gu­na ma­ne­ra fa­vo­re­ci­e­ron es­as ho­ras don­de re­cu­pe­ré al­gu­nos con­tac­tos de una vi­e­ja agen­da ma­nus­cri­ta… y me lan­cé a la aven­tu­ra.

Con una co­le­ga hi­ci­mos una pri­me­ra vi­si­ta, re­cor­ri­mos muc­hí­si­mos es­pa­ci­os po­si­bles en cu­a­ren­ta y oc­ho ho­ras. El Palacio Loredan fue el pri­mer lugar de la lis­ta. Es­tu­ve con­ven­ci­do des­de el pri­mer mo­men­to de que es­te se­ría el si­tio per­fec­to. Pero la dis­ci­pli­na y la cu­ri­o­si­dad nos hi­cie-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.