ITI­NE­RAN­CIA DE SANTIAGO HERMES EN ES­TA­DOS UNI­DOS

Arte por Excelencias - - Cuba -

To­do co­men­zó un ju­e­ves de di­ci­em­bre de 2015 cu­an­do el ar­tis­ta plás­ti­co Santiago Hermes tu­vo la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar des­de los pre­di­os de su ga­le­ría con los cru­ce­ris­tas del Ce­les­ti­al Crys­tal y la agen­cia de vi­a­je Al and Chuck Tra­vel, que tras­por­ta­ba a la co­mu­ni­dad LGBT de Es­ta­dos Uni­dos ha­cia Cuba.

Des­de fi­na­les de ese año y has­ta ini­ci­os del mes de abril de 2016 lle­gó has­ta el pu­er­to de Ci­en­fu­e­gos el cru­ce­ro pro­ve­ni­en­te de Es­ta­dos Uni­dos. Sus pa­sa­je­ros re­cor­rí­an la ciu­dad por po­cas ho­ras, te­ni­en­do co­mo pun­to de des­ti­no, den­tro de esa ex­cur­si­ón, al proyec­to Tra­zos Li­bres, li­de­ra­do por Santiago Hermes en la bar­ri­a­da La Glo­ria.

Edward So­to­mayor era el ma­na­ger na­ci­o­nal de las com­pañí­as Le­gen­dary Jor­neys y Al and Chuck Tra­vel, y un ad­mi­ra­dor del Proyec­to Tra­zos Li­bres. Al Fer­gu­son —uno de los prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces de acer­car la co­mu­ni­dad LGBT nor­te­a­me­ri­ca­na a la Isla— y Ed­die se iden­ti­fi­ca­ron con el tra­ba­jo de Hermes y re­gre­sa­ron en va­ri­as oca­si­o­nes, si­em­pre in­tere­sa­dos en un acer­ca­mi­en­to cul­tu­ral con el pu­e­blo cubano.

Le­jos es­ta­ba Santiago Hermes de cono­cer los su­ce­sos que poste­ri­or­men­te se des­en­ca­de­na­rí­an, los cu­a­les di­e­ron al tras­te con la vi­da de cu­a­ren­ta y nu­e­ve jó­ve­nes en el bar Pul­se de Or­lan­do el 12 de ju­nio de 2016. En­tre las víc­ti­mas se en­con­tra­ba Edward So­to­mayor.

«Su ase­si­na­to nos con­mo­ci­o­nó a todos. Mary Cid —mi co­or­di­na­do­ra— y yo fui­mos in­vi­ta­dos a su me­mo­ri­al, un im­pre­si­o­nan­te ac­to de ho­me­na­je y tes­ti­mo­nio de la cor­ta pero in­ten­sa vi­da de Ed­die, con­si­de­ra­do un lí­der que­ri­do en su co­mu­ni­dad y en la com­pañía». A su lle­ga­da fu­e­ron aco­gi­dos por ami­gos de la com­pañía Le­gen­dary Jour­neys, qu­ie­nes los lle­va­ron en au­to has­ta Sa­ra­so­ta.

Du­ran­te la ce­le­bra­ci­ón del fu­ne­ral ami­gos cer­ca­nos a Ed­die ofre­ci­e­ron tes­ti­mo­ni­os de có­mo lo re­cor­da­ban, y Santiago tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­blar de lo sim­bó­li­co de su per­so­na pa­ra el des­em­peño del ar­tis­ta y el acer­ca­mi­en­to en­tre los pu­e­blos cubano y es­ta­dou­ni­den­se.

Santiago y Mary se tras­la­da­ron a la ciu­dad de San Pe­ters­bur­go pa­ra par­ti­ci­par en el Des­fi­le de las Ve­las. «Nu­es­tra par­ti­ci­pa­ci­ón en el Des­fi­le de las Ve­las de la co­mu­ni­dad LGBT, al que acu­di­e­ron unas dos­ci­en­tas cin­cu­en­ta mil per­so­nas por­tan­do re­tra­tos de los fa­lle­ci­dos en la tra­ge­dia, la pre­sen­cia del som­bre­ro in­glés que le gus­ta­ba usar en oca­si­o­nes a Ed­die, me ins­pi­ró a de­jar tes­ti­mo­nio grá­fi­co en la obra Top Hat Ed­die, una pi­e­za fac­tu­ra­da en vi­vo y que dio título a mi se­rie 2017. Re­sul­tó una cor­ta pero fruc­tí­fe­ra vi­si­ta que for­ta­le­ció el pu­en­te en­tre la agen­cia Le­gen­dary Jour­neys y la ciu­dad de Ci­en­fu­e­gos pa­ra for­jar un me­jor acer­ca­mi­en­to en­tre am­bas na­ci­o­nes, acom­paña­do por el es­pí­ri­tu y la ener­gía de Edward, que nos guía en los nuevos ca­mi­nos a se­guir», aco­tó el ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.