EL SAMBÓDROMO DE RÍO DE JANEIRO

Arte por Excelencias - - Cuba -

La ciu­dad es téc­ni­ca­men­te un ba­su­ral con li­cen­cia pa­ra vi­vir a to­pe. Aun­que no cono­cí los lu­ga­res un­der­ground, era pal­pa­ble el pe­li­gro y la ex­ci­ta­ci­ón en el ai­re. To­do pa­re­ce es­tar per­mi­ti­do y todos pa­re­cen dis­fru­tar­lo co­mo me­jor pu­e­den.

El sambódromo de Río es una pa­le­ta de co­lo­res en las ma­nos de Ba­co, su li­en­zo una al­fom­bra de ce­men­to de unas cin­co cu­a­dras. Vi­si­tar­lo con­lle­va ser pre­vi­sor, co­ti­zar un pa­que­te tu­rís­ti­co o al­go pa­re­ci­do con unos me­ses de an­te­la­ci­ón, y eso no se nos ha­bía ocur­ri­do. Pero una má­gi­ca noc­he, mi­en­tras el sambódromo se iba lle­nan­do de gen­te, la es­cu­e­la de sam­ba lle­ga­ba pin­tan­do for­mas so­bre el li­en­zo y los car­ru­a­jes se avi­zo­ra­ban, no­so­tros cená­ba­mos tran­qui­los y to­tal­men­te dis­tan­ci­a­dos en cu­er­po y men­te a un par de ki­ló­me­tros de allí. Está­ba­mos en Vi­lla Isa­bel, muy cer­ca del Ma­ra­caná, fren­te a una ta­ri­ma es­cu­e­ta de bar­rio es­cuc­han­do el blo­co de tur­no, cu­an­do de pron­to apa­re­ció un muc­hac­ho de la na­da. An­si­o­so se acer­ca­ba a las me­s­as tra­tan­do de ex­pli­car­se mi­en­tras ofre­cía al­go, pero la gen­te rec­ha­za­ba la ofer­ta. A mí me pa­re­ció que ven­día en­tra­das pa­ra al­go, así que pre­gun­ta­mos y… qué cre­en, el chi­co for­ma­ba par­te de la es­cu­e­la de sam­ba que se pre­sen­ta­ba esa mis­ma noc­he en el sambódromo y te­nía en­tra­das pa­ra re­ga­lar. Sí, co­mo lo le­en: ¡es­ta­ba re­ga­lan­do en­tra­das! La emo­ci­ón fue in­des­crip­ti­ble y pa­só por el mi­e­do y la sus­pi­ca­cia —me pa­só de to­do por la men­te—, pero acep­ta­mos las in­vi­ta­ci­o­nes y cor­ri­mos. Y así, sin es­pe­rar­lo ni ima­gi­nar­lo es­tu­vi­mos en el epi­cen­tro del car­na­val de Río, vi­vi­en­do en car­ne y hue­so ese «to­do pu­e­de pa­sar en Río»… y gratis. THE SAMBADROME OF RIO DE JANEIRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.