Mu­seo de la Ce­ra, el triun­fo del arte

Arte por Excelencias - - Cuba - POR EDGARDO HINGINIO FOTOS CAR­LOS DA­NI­EL MONTEJO MATAMOROS

Es una de las ins­ti­tu­ci­o­nes cul­tu­ra­les de Baya­mo, en la pro­vin­cia Gran­ma, que mayor or­gu­llo ofre­ce al na­ci­do en nu­es­tra re­gi­ón. Na­da más con es­cuc­har o le­er que es la úni­ca de su ti­po en el pa­ís, una sen­sa­ci­ón de com­pla­cen­cia in­va­de el al­ma y el cu­er­po.

Pero el Mu­seo de la Ce­ra, co­mo pre­fi­e­ro lla­mar­le y no Mu­seo de Ce­ra, pu­es, aun­que se ha hec­ho co­mún lla­mar­le por la úl­ti­ma op­ci­ón —y hay qui­en ti­e­ne su te­o­ría gra­ma­ti­cal pa­ra de­fen­der­la— el Mu­seo o ga­le­ría de arte —que es tam­bi­én un te­ma de con­tro­ver­sia— no es de ce­ra, sim­ple­men­te es una ins­ti­tu­ci­ón don­de, en el arte de la ce­ra, se ha cre­a­do un nu­e­vo y ma­ra­vi­llo­so mun­do a par­tir del mo­de­la­je de fi­gu­ras hu­ma­nas y de ani­ma­les. En su in­te­ri­or, la ex­pe­ri­en­cia de ad­mi­rar a per­so­na­li­da­des de ta­len­to­so des­em­peño es sen­ci­lla­men­te sen­sa­ci­o­nal y ad­mi­ra­ble.

Re­cu­er­do cu­an­do se fun­dó. Sur­gió co­mo to­do: des­de la sen­ci­llez y el sueño. Una fa­mi­lia de em­pí­ri­cos cre­a­do­res, por su ad­mi­ra­ci­ón al can­tan­te Po­lo Mon­tañez, ela­bo­ró su fi­gu­ra en ce­ra, y con es­ta mo­ti­va­ci­ón se creó un es­pa­cio don­de no so­lo mos­tra­ban fi­gu­ras hu­ma­nas, si­no tam­bi­én de ani­ma­les, en una cons­truc­ci­ón ar­tís­ti­ca que era, a su vez, la imi­ta­ci­ón del am­bi­en­te na­tu­ral. Es­te es­pa­cio te­nía un nom­bre be­llí­si­mo: Ce­rar­te. No sé por qué le cam­bi­a­ron el nom­bre al lu­gar en que la fa­mi­lia Bar­ri­os —que son al fin y al ca­bo los pro­mo­to­res de la ins­ti­tu­ci­ón— em­pe­zó a cre­ar su uni­ver­so.

Aca­lo­ra­das dis­cu­si­o­nes ha mo­ti­va­do la cre­a­ci­ón del mun­do en ce­ra baya­més. No ha si­do tan so­lo su tras­la­do de lu­gar y su ca­li­fi­ca­ci­ón en mu­seo o ga­le­ría, tam­bi­én ha si­do el cu­es­ti­o­na­mi­en­to a la la­bor ar­tís­ti­ca de los cre­a­do­res de las fi­gu­ras tan­to por cre­a­do­res de su ra­ma co­mo por otros ar­tis­tas. Es­to, en mi opi­ni­ón, ha lle­na­do de tris­te­za un acon­te­ci­mi­en­to que es de lo más gran­di­o­so y atre­vi­do en el arte cubano con­tem­porá­neo.

No ha­bla­ré de las mez­quin­da­des hu­ma­nas que em­bri­a­gan al ser so­ci­al, que in­va­di­do por los lo­gros de uno u otro se ar­ri­es­ga a cre­ar te­sis y opi­ni­o­nes en con­tra de es­tos. Pero, lec­to­res mor­ta­les, el ta­len­to y el sa­cri­fi­cio, fru­to de la de­di­ca­ci­ón cons­ci­en­te y mo­ti­va­da, si­em­pre son re­co­no­ci­dos por el ti­em­po y por la mayo­ría de los demás se­res hu­ma­nos. Muc­hos podrán ha­blar, gri­tar, cor­rer, su­dar, ha­cer to­do y cu­an­to es­té a su al­can­ce pa­ra desa­cre­di­tar a po­cos o muc­hos, pero el ta­len­to se im­po­ne y la cons­tan­cia triun­fa. Y esa ha si­do la his­to­ria de la fa­mi­lia Bar­ri­os, que pa­ra mí son gran­des ar­tis­tas y no ar­te­sa­nos em­pí­ri­cos co­mo otros si­em­pre qui­e­ren ca­li­fi­car­los.

El ta­len­to si­em­pre es em­pí­ri­co, el ser que no es do­ta­do en sus ma­nos y en su men­te pa­ra cre­ar arte no lo lo­grará nun­ca. Que exis­tan es­cu­e­las o aca­de­mi­as pa­ra mol­de­ar, en­cau­sar, do­tar de ci­er­tas her­ra­mi­en­tas a los cul­ti­va­do­res de al­gu­nas ma­ni­fes­ta­ci­o­nes ar­tís­ti­cas es un be­ne­fi­cio pa­ra al­gu­nos, pa­ra otros no ti­e­ne la más mí­ni­ma im­por­tan­cia, co­mo di­ce un vi­e­jo refrán: unos ha­cen lo que pu­e­den y otros ha­cen lo que qui­e­ren, y en cu­es­ti­o­nes téc­ni­cas de arte, la ma­es­tría es qui­en ase­gu­ra es­tas an­ti­quí­si­mas pa­la-

bras, pu­es la fa­mi­lia Bar­ri­os ha hec­ho lo que ha que­ri­do pa­ra con­ver­tir en arte per­du­ra­ble, des­pu­és de la mu­er­te, la me­mo­ria vi­su­al del hom­bre ta­len­to­so.

Es ci­er­to, a mi en­ten­der —y muc­ho que he luc­ha­do con mis opi­ni­o­nes por eso— que el Mu­seo de la Ce­ra de Baya­mo me­re­ce una mejor la­bor cu­ra­to­ri­al o de mon­ta­je mu­se­ís­ti­co, co­mo qui­e­ra llamár­se­le. Tam­bi­én una mejor se­lec­ci­ón de las fi­gu­ras a ex­po­ner, una mejor vi­su­a­li­dad ar­tís­ti­ca pa­ra su en­tor­no y, cons­truc­ti­va­men­te, un mayor es­pa­cio, pu­es se­guirá cre­ci­en­do y el mon­ta­je da la sen­sa­ci­ón de abar­ro­ta­mi­en­to, mo­ti­va­do tam­bi­én por los er­ro­res que enu­me­ré an­te­ri­or­men­te.

Pe­se a to­do, la ins­ti­tu­ci­ón es la más vi­si­ta­da de la cul­tu­ra gran­men­se y la que más di­vi­den­dos mo­ne­ta­ri­os aporta en nu­es­tro sec­tor. Sin lu­gar a du­das, es un lu­gar tan sin­gu­lar que es in­ca­li­fi­ca­ble. Es úni­co. Dig­no de mos­trar co­mo gran­de­za hu­ma­na, no so­lo en la re­a­li­za­ci­ón de los su­eños y el ta­len­to ar­tís­ti­co, si­no tam­bi­én por ese equi­po de tra­ba­jo que, con una sen­si­bi­li­dad di­fe­ren­te, lo ha lle­na­do de amor a tra­vés de una pro­gra­ma­ci­ón cul­tu­ral que ha do­ta­do de una di­men­si­ón úni­ca a la ins­ti­tu­ci­ón.

Es mío, tuyo, nu­es­tro: el Mu­seo de la Ce­ra de Baya­mo, úni­co de su ti­po en Cu­ba, es de to­dos los aman­tes del arte y del triun­fo del ta­len­to y la de­di­ca­ci­ón so­bre el ocio y la desi­dia. Ahí está, en el cu­ar­to tra­mo del Pa­seo baya­més, con su mag­ni­fi­cen­cia de ins­ti­tu­ci­ón cul­tu­ral úni­ca. Pa­re­ci­e­ra que ha si­do res­ca­ta­da de la gran an­ti­güe­dad im­pe­ri­al de la hu­ma­ni­dad pa­ra mos­trar­se en nu­es­tra con­tem­po­ra­nei­dad co­mo triun­fo in­ca­li­fi­ca­ble, en uno de los lu­ga­res apar­ta­dos del ori­en­te cubano.

Las es­ta­tu­as de ce­ra de Te­ó­fi­lo Ste­ven­son y Er­nest He­mingway acom­pañan a los tro­va­do­res Pe­pe Or­daz y Au­gus­to Blan­ca.

Ga­bri­el Gar­cía Már­quez y, detrás, el mú­si­co cubano Ju­an For­mel.

Ni­colás Gui­llén, po­e­ta y es­cri­tor cubano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.