FER­MÍN CE­BA­LLOS, GE­NI­AL EX­PO­NEN­TE DE LA CON­TEM­PO­RA­NEI­DAD

Arte por Excelencias - - Contents - POR THIMO PIMENTEL Pre­mio Na­ci­o­nal de Ar­tes Plás­ti­cas 2016

Thimo Pimentel

La com­ple­ji­dad y el mis­te­rio son co­sas que in­te­gran el arte y que se ma­ni­fi­es­tan en to­dos los as­pec­tos que la cir­cun­dan. El arte es la vi­si­ón su­pre­ma del es­pí­ri­tu y so­lo lo su­pera la vi­si­ón di­vi­na. To­do ar­tis­ta ver­da­de­ro cono­ce por ins­tin­to su mi­si­ón. Los que la ig­no­ran no han si­do los ele­gi­dos y me­ro­de­an. Paul Giu­di­ce­lli Pa­dre de la pin­tu­ra mo­der­na en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

El arte con­tem­porá­neo pu­e­de ser en­ten­di­do de di­fe­ren­tes ma­ne­ras por in­ter­pre­ta­ci­ón de su nom­bre. Li­te­ral­men­te es el arte que se ha pro­du­ci­do en nu­es­tra épo­ca: el arte ac­tu­al, que vi­e­ne a ser la res­pu­es­ta cul­tu­ral en las ar­tes plás­ti­cas.

La es­ce­na ar­tís­ti­ca do­mi­ni­ca­na ate­so­ra una pléya­de de jó­ve­nes ar­tis­tas que nos ofre­cen arte ac­tu­al, un arte con­tem­porá­neo, co­mo ex­pre­si­ón pu­ra de la me­ga­di­ver­si­dad. Son ar­tis­tas de bu­e­na for­ma­ci­ón en las di­fe­ren­tes es­cu­e­las de arte de uni­ver­si­da­des y otros nic­hos de ca­li­dad, co­mo la pres­ti­gi­o­sa Es­cu­e­la de Diseño Al­tos de Cha­vón, la Es­cu­e­la Na­ci­o­nal de Ar­tes Vi­su­a­les (Enav), los cen­tros cul­tu­ra­les, y con ellos crí­ti­cos y cu­ra­do­res que com­ple­tan la in­ten­ci­ón de ha­cer bu­en arte en el pa­ís.

Otros es­pa­ci­os de arte con­tem­porá­neo son el Mu­seo de Arte Mo­der­no, pres­ti­gi­o­sas ga­le­rí­as lo­ca­li­za­das en San­to Do­min­go, la Bi­e­nal Na­ci­o­nal de Ar­tes Vi­su­a­les, los Con­cur­sos de Arte E. Le­ón Ji­mé­nes y las Tri­e­na­les In­ter­na­ci­o­na­les del Ti­le Cerá­mi­co.

La com­ple­ji­dad y mis­te­rio de los años cin­cu­en­ta y más ade­lan­te la im­pron­ta del gru­po Proyec­ta han de­ja­do un men­sa­je par­ti­cu­lar en al­gu­nos de los me­jo­res ex­po­nen­tes de la plás­ti­ca con­tem­porá­nea en Do­mi­ni­ca­na.

Hoy que­re­mos re­fe­rir­nos a un jo­ven y ta­len­to­so ar­tis­ta nu­es­tro que mar­ca di­fe­ren­ci­as por su ver­sa­ti­li­dad y ofi­cio de­pu­ra­do. Las en­trañas so­ci­a­les muy es­pe­cí­fi­cas de un hoy di­fe­ren­te lo acer­can a las tex­tu­ras de sus obras pic­tó­ri­cas, a sus ge­ni­a­les es­cul­tu­ras de gran ta­maño, al tra­ta­mi­en­to de bus­tos y re­tra­tos, así co­mo a sus atre­vi­dos per­for­man­ces. Nos re­fe­ri­mos a Fer­mín Ce­ba­llos, na­ti­vo de Ja­mey, un po­bla­do en­cum­bra­do en las ci­mas y ca­vas arawa­cas de Bor­bón, cer­ca­nas a la ciu­dad de San Cris­tó­bal, con ti­er­ras fér­ti­les baña­das por rí­os ser­pen­te­an­tes de un tró­pi­co an­ti­lla­no an­ces­tral con olo­res a hu­me­da­les y esen­ci­as ta­í­nas. Es­ta sel­va con­tem­porá­nea ac­tu­al, que be­be de sus ra­í­ces, se ha­ce ca­da día más es­pe­sa, pro­duc­ti­va y aún más exu­be­ran­te en la obra de Fer­mín Ce­ba­llos.

En mo­men­tos en que las ar­tes plás­ti­cas do­mi­ni­ca­nas atra­vi­e­san por mo­men­tos di­fí­ci­les y sus ar­tis­tas no son bi­en va­lo­ra­dos por los es­ta­men­tos es­ta­ta­les ni de al­gu­na ma­ne­ra pro­te­gi­dos y alen­ta­dos co­mo es nor­ma en otras la­ti­tu­des, nu­es­tros jó­ve­nes ar­tis­tas se abren pa­so, unos emi­gran­do y otros sa­li­en­do y en­tran­do de su is­la má­gi­ca.

Si bi­en es ci­er­to que el pa­ís está más en sin­to­nía con lo in­ter­na­ci­o­nal y muc­has de sus jó­ve­nes pro­me­s­as tri­llan el mun­do en tru­e­que cul­tu­ral de­jan­do y trayen­do cos­tum­bres, olo­res y co­lo­res, ac­ti­tu­des y ofi­ci­os de otras are­nas, se en­fren­tan a la obli­ga­da trans­for­ma­ci­ón que sus­ten­ta su per­ma­nen­cia y avan­ce con nu­e­vas for­mas y con­te­ni­dos en bús­que­da per­ma­nen­te de sus ra­í­ces, de un se­llo per­so­nal, de la uni­ver­sa­li­dad de su obra.

Fer­mín Ce­ba­llos es un aban­de­ra­do de es­tas cor­ri­en­tes de avan­ce y rein­ven­ci­ón cons­tan­te, con nu­e­vas pro­pu­es­tas temá­ti­cas y téc­ni­cas que lo si­tú­an en el ca­mi­no de una cons­tan­te su­pera­ci­ón que en él lu­ce in­de­te­ni­ble.

Cre­ar di­fe­ren­ci­as es a su vez la mejor mu­es­tra de cons­truir es­pa­ci­os nu­e­vos y con­ver­tir­se ya de alum­no aven­ta­ja­do en ma­es­tro de las ge­ne­ra­ci­o­nes que le si­guen y res­pe­tan, afron­tan­do los re­tos que de­man­dan los in­e­xo­ra­bles cam­bi­os so­ci­a­les, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que de­man­da la par­ti­cu­lar con­di­ci­ón de is­leño.

La his­to­ria del arte do­mi­ni­ca­no con­tem­porá­neo, en­cla­va­do en el cin­tu­rón an­ti­lla­no, ha si­do pa­ra Ce­ba­llos —el oní­ri­co, el in­ven­tor, el su­fri­do— no una me­ta, si­no más bi­en un proyec­to que va más allá de sus ori­gi­na­les cre­a­ci­o­nes y que se des­pla­za so­bre las ru­e­das in­de­te­ni­bles de la his­to­ria, acom­pañan­do si­em­pre las fic­ci­o­nes o las re­a­li­da­des de su is­la má­gi­ca.

Qué ale­gría po­der com­par­tir es­pa­ci­os con es­te con­sa­gra­do ar­tis­ta nu­es­tro ya ma­du­ro y si­em­pre pro­duc­ti­vo, es­tu­di­o­so agra­de­ci­do de los sagrados ma­es­tros de la pin­tu­ra, el di­bu­jo y la es­cul­tu­ra do­mi­ni­ca­na.

El apor­te ac­tu­al y fu­tu­ro de su pro­duc­ci­ón ar­tís­ti­ca es­ti­mu­lará la vi­ta­li­dad re­no­va­do­ra e in­no­va­do­ra de los que le si­guen, sir­vi­en­do a la vez de re­fe­ren­cia a es­tos nu­e­vos ta­len­tos que com­ple­tan el uni­ver­so cre­a­dor, acom­pañán­do­los a cre­cer.

Fer­mín Ce­ba­llos es uno de los ar­tis­tas do­mi­ni­ca­nos de más co­ti­za­ci­ón na­ci­o­nal e in­ter­na­ci­o­nal en el cam­po del arte con­tem­porá­neo de es­te Ca­ri­be de ma­res, co­lo­res y sa­bo­res. Des­de su tes­ti­mo­nio plás­ti­co nos re­mi­te a una re­ve­ren­cia jus­ta a la cre­a­ci­ón ar­tís­ti­ca.

Al cum­plir sus cu­a­ren­ta años Ce­ba­llos man­ti­e­ne su ju­ven­tud cre­a­do­ra, ya con la ma­du­rez de ha­ber tri­lla­do los tor­tu­o­sos ca­mi­nos de niñez, ado­les­cen­cia y ju­ven­tud y pa­sar exi­to­sa­men­te to­dos los re­tos de la Es­cu­e­la Na­ci­o­nal de Be­llas Ar­tes, con­cur­sos y bi­e­na­les na­ci­o­na­les y ex­tran­je­ras, in­vi­ta­ci­o­nes a ta­lle­res y ex­po­si­ci­o­nes co­lec­ti­vas im­por­tan­tes, y un ex­ten­so cur­rí­cu­lo de mu­es­tras in­di­vi­du­a­les y pre­mi­os. Pero si su cre­a­ci­ón re­sul­ta ser ad­mi­ra­ble, aún más lo es su sen­ci­llez y hu­mil­dad, nun­ca per­di­das a tra­vés de los años.

Es, sin du­das, Fer­mín Ce­ba­llos, uno de los ex­po­nen­tes más no­ta­bles de la con­tem­po­ra­nei­dad en las ar­tes plás­ti­cas do­mi­ni­ca­nas. Él pres­ti­gia y es­ti­mu­la a una nu­e­va ge­ne­ra­ci­ón de cre­a­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.