EL OJO DEL CÓNDOR

Arte por Excelencias - - Contents - TEXTO Y FOTOS KALOIAN SAN­TOS CABRERA

Kaloian San­tos

Ma­drid es una ex­cu­sa pa­ra con­tar his­to­ri­as, ex­pre­só el gran es­cri­tor Fran­cis­co Um­bral. Y no es pa­ra me­nos, pu­es des­de el mis­mí­si­mo si­glo xvi, cu­an­do esa ur­be fue bau­ti­za­da co­mo ca­pi­tal de la ac­tu­al Es­paña, ha si­do aca­ri­ci­a­da co­mo fu­en­te de ins­pi­ra­ci­ón de es­cri­to­res, can­to­res y pin­to­res. Des­de pi­o­ne­ros en­cum­bra­dos, co­mo Mi­guel de Cer­van­tes y Sa­a­ve­dra, que tran­si­ta­ron por sus ca­lles y sus noc­hes, y cuyos res­tos mor­ta­les des­can­san en al­gún pa­ra­je de la ur­be, has­ta un sin fin de bo­he­mi­os y po­e­tas que re­cor­ren la vi­da hoy.

«Só­lo te nu­tre tu ví­vi­da esen­cia. Du­er­mes al bor­de del hoyo y la es­pa­da. Eres mi ca­sa, Ma­drid: mi exis­ten­cia ¡Qué atra­ve­sa­da!», de­jó es­cri­to el in­men­so Mi­guel Hernán­dez. El uru­guayo Ma­rio Be­ne­det­ti, por su par­te, sen­tía que «co­mo si­em­pre en ve­ra­no, Ma­drid se ha con­ver­ti­do en una cal­ma uná­ni­me, pero agra­de­ce nu­es­tra per­ma­nen­cia». El es­ta­dou­ni­den­se Er­nest He­mingway, que hi­zo de Ma­drid lo­ca­ci­ón pro­ta­go­nis­ta de su li­bro Fi­es­ta, te­nía claro que la ciu­dad «re­bo­sa li­te­ra­tu­ra, po­e­sía y mú­si­ca por sus cu­a­tro cos­ta­dos, tan­to, que ella mis­ma es un per­so­na­je li­te­ra­rio».

La Vi­lla y Cor­te, co­mo tam­bi­én se le cono­ce a Ma­drid, es pun­to de par­ti­da y de lle­ga­da a un cír­cu­lo que tran­si­ta­mos por la ar­qui­tec­tu­ra, una ri­ca his­to­ria, una mix­tu­ra cul­tu­ral co­mo po­cas, y una di­ver­si­dad de transe­ún­tes re­ve­la un uni­ver­so en sí mis­mo.

Pa­blo de la Tor­ri­en­te Brau

«Por­que mis ojos se han hec­ho pa­ra ver las co­sas ex­tra­or­di­na­ri­as. Y mi ma­qui­ni­ta pa­ra con­tar­las. Y eso es to­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.