PUYO: LOS DESIGNOS DE LA NIEBLA

Arte por Excelencias - - Contents - POR AN­TO­NIO F. MEDINA

An­to­nio F. Medina

Son cer­ca de tres­ci­en­tos ki­ló­me­tros la dis­tan­cia en­tre Qui­to, la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de Ecu­a­dor, y la ciu­dad del Puyo, en el cora­zón de la Ama­zo­nía, un pa­ra­í­so na­tu­ral per­di­do en­tre la na­tu­ra­le­za, des­cu­bri­mi­en­to ca­su­al de los con­quis­ta­do­res es­paño­les en ple­no si­glo xvi, mi­en­tras an­da­ban tras la leyen­da del Do­ra­do del im­pe­rio In­ca, o en pos de ha­llar, al me­nos, el pa­ís de la ca­ne­la.

Con el nom­bre ini­ci­al y ofi­ci­al de Nu­es­tra Seño­ra del Ro­sa­rio de Pom­peya del Puyo, es la ciu­dad ca­be­ce­ra del can­tón Pas­ta­za y ca­pi­tal de la pro­vin­cia de igual nom­bre, en el cen­tro-oc­ci­den­te de la re­gi­ón ama­zó­ni­ca de Ecu­a­dor, a una al­ti­tud de no­ve­ci­en­tos trein­ta me­tros so­bre el ni­vel del mar y con un cli­ma llu­vi­o­so tro­pi­cal de vein­te gra­dos cen­tí­gra­dos co­mo pro­me­dio.

Su de­no­mi­na­ci­ón ori­gi­nal pro­vi­e­ne de la len­gua quic­hua, de la pa­la­bra puyu, que significa ne­bli­na. Fue fun­da­da ofi­ci­al­men­te el 12 de mayo de 1899 por el mi­si­o­ne­ro do­mi­ni­co fray Ál­va­ro Va­lla­da­res y nu­e­ve in­dí­ge­nas ca­ne­los, en­tre otras dis­tin­gui­das per­so­na­li­da­des de la épo­ca.

El Puyo es du­eño de una cul­tu­ra sin­gu­lar y au­tóc­to­na, con la pre­sen­cia de si­e­te na­ci­o­na­li­da­des in­dí­ge­nas: los quic­hu­as, los an­do­as, los zá­pa­ras, los huo­ra­nis, los ac­hu­ar, los shiwi­ar y los shu­ar, y de ahí su des­ti­no tu­rís­ti­co, eco­ló­gi­co, pai­sa­jís­ti­co, don­de hay más sel­vas y rí­os en la re­gi­ón que edi­fi­ca­ci­o­nes, den­tro de la Ama­zo­nía, una de las si­e­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do mo­der­no.

Y es que los es­paño­les, tan­to por el oro, co­mo por la ca­ne­la, esa es­pe­cie sil­ves­tre que los in­dí­ge­nas de es­ta zo­na lla­ma­ban ish­pin­go, des­cu­bri­e­ron así el río Ama­zo­nas en fe­bre­ro de 1542 y si­guen to­da­vía al­gu­nos aven­tu­re­ros tras la leyen­da del Do­ra­do, his­to­ria que ar­ran­có por Co­lom­bia y se fue ex­ten­di­en­do por to­da Su­da­mé­ri­ca.

Quizás no apa­re­ció nun­ca ese la­go don­de los reyes se qui­ta­ban el pol­vo de oro y ar­ro­ja­ron sus te­so­ros, y la ca­ne­la no sea más aho­ra que un in­gre­di­en­te de un postre cu­al­qui­e­ra, pero lo ci­er­to es que la ver­da­de­ra joya está to­da­vía en pie, y es el ar­rai­go his­tó­ri­co y an­ces­tral de es­ta zo­na, in­trin­ca­da, co­mo una su­er­te de pa­ra­í­so.

Muc­has son las op­ci­o­nes tu­rís­ti­cas que po­see el Puyo, des­de cri­a­de­ros de ani­ma­les exó­ti­cos, cen­tros de con­ser­va­ci­ón de plan­tas me­di­ci­na­les, además de vi­si­tas a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, don­de el ti­em­po pa­re­ce que se de­tu­vo an­tes de la lle­ga­da de los eu­ro­pe­os. Allí se va por ru­tas con guí­as na­ti­vos, so­bre­vo­lan­do en avi­o­ne­tas, o ha­ci­en­do ci­clis­mo por las in­trin­ca­das car­re­te­ras atra­ve­san­do rí­os y mon­tañas.

Por otro la­do, están los atrac­ti­vos pro­pi­os de la ciu­dad, co­mo mu­se­os, par­ques temá­ti­cos, pu­en­tes col­gan­tes, mi­ra­do­res, pis­ci­nas de olas ar­ti­fi­ci­a­les y el des­ar­ro­llo del de­no­mi­na­do tu­ris­mo de aven­tu­ra y la prác­ti­ca del kayaking, raf­ting, ca­no­eing, avi­tu­ris­mo (birdwatc­hing), fo­to­tu­ris­mo y has­ta pes­ca de­por­ti­va en rí­os de la re­gi­ón ama­zó­ni­ca.

Pero es que tam­bi­én, den­tro de los lí­mi­tes de la ur­be, hay no­ve­da­des co­mo el Par­que Mo­re­te, con to­bo­ga­nes, pis­ci­nas con olas de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, sau­nas, hi­dro­ma­sa­jes, además del pa­seo tu­rís­ti­co del río Puyo, con su male­cón, con­si­de­ra­do el bal­ne­a­rio po­pu­lar más cono­ci­do en el can­tón Pas­ta­za, y otras atrac­ci­o­nes co­mo el Par­que Et­no-botá­ni­co Oma­e­re, el pri­me­ro de su ti­po en Su­da­mé­ri­ca, y la cas­ca­da Ho­la Vi­da, la cu­al es una re­ser­va pri­va­da a trein­ta mi­nu­tos del cen­tro po­bla­ci­o­nal.

Y pa­ra los ad­mi­ra­do­res de la his­to­ria, está el Mu­seo Ét­ni­co y Ar­que­o­ló­gi­co, don­de se con­ser­van mu­es­tras de la cul­tu­ra de las na­ci­o­na­li­da­des in­dí­ge­nas de re­gi­ón. A to­da es­ta in­for­ma­ci­ón pu­e­den ac­ce­der por in­ter­net, y con cu­al­qui­er tu­ro­pe­ra­dor

es­pe­ci­a­li­za­do, o por el pro­pio por­tal in­de­pen­di­en­te de tu­ris­mo en Pas­ta­za: www. pas­ta­za.com.

PLATOS Y COS­TUM­BRES

Pas­ta­za es la pro­vin­cia más ex­ten­sa del pa­ís, con al­re­de­dor de 29 800 ki­ló­me­tros cu­a­dra­dos. Es con­si­de­ra­da re­fe­ren­te et­nográ­fi­co, por te­ner si­e­te de las di­ez na­ci­o­na­li­da­des in­dí­ge­nas de la ama­zo­nia ecu­a­to­ri­a­na, es­ce­na­rio de au­tóc­to­na iden­ti­dad cul­tu­ral y du­eña de una de­li­ci­o­sa gas­tro­no­mía sos­te­ni­ble.

En­tre los platos más re­co­no­ci­dos de la re­gi­ón se en­cu­en­tran los mai­tos de pes­ca­do y po­llo, man­jar tí­pi­co que con­sis­te en sa­zo­nar las car­nes con sal, pal­mi­to, he­lec­hos de la zo­na y en­vol­ver­las en ho­jas de bi­jao (llaki pan­ga), que le dan un aro­ma muy pe­cu­li­ar. Son amar­ra­das con fi­bras de pa­ja to­qui­lla y ex­pu­es­tas di­rec­ta­men­te al fu­e­go. Lu­e­go se sir­ven acom­paña­das con yu­ca y plá­ta­no ver­de.

Otro co­mes­ti­ble dis­tin­gui­do son los pinc­hos de moyón o chon­ta­cu­ro (lar­vas de es­ca­ra­ba­jos, co­le­óp­te­ro oriun­do de Su­da­mé­ri­ca), que ti­e­ne un al­to con­te­ni­do de gra­sa na­tu­ral, y los di­fe­ren­tes cal­dos de ar­ma­di­llo, guan­ta (ro­e­dor de la fa­mi­lia cur­ri­cu­li­dae), de gua­tu­sa (tam­bi­én ro­e­dor, pero de la es­pe­cie Dasy­proc­ti­dae), de ca­rac­ha­ma y de ti­la­pi­as, am­bos pes­ca­dos de agua dul­ce.

Pero quizás la prin­ci­pal de­li­cia y dis­tin­ci­ón es­té en el ce­vic­he vol­que­te­ro, in­ven­ci­ón del puyen­se Ho­me­ro Es­co­bar ha­ce ya más de cu­a­ren­ta años, que con­sis­te en la mez­cla de pro­duc­tos de tres re­gi­o­nes ecu­a­to­ri­a­nas: de la cos­ta el atún, el choc­ho (ve­ge­tal del gé­ne­ro Lu­pi­nus) y el ma­íz tos­ta­do; de la re­gi­ón in­teran­di­na la ce­bo­lla y el to­ma­te; y de la Ama­zo­nía el chi­fle (lon­jas de plá­ta­no ver­de sa­zo­na­das con sal al gus­to y fri­tas en acei­te).

Son di­ver­sas las tra­di­ci­o­nes y fi­es­tas an­ces­tra­les, en­tre ellas la ce­le­bra­ci­ón de la Chon­ta, en el mes de agos­to, de­di­ca­da a la pros­pe­ri­dad de las si­em­bras y al ci­clo de vi­da de las per­so­nas; el ri­to de la Cas­ca­da Sa­gra­da, de pu­e­blo Shu­ar, don­de so­li­ci­tan po­der y ener­gí­as pa­ra la su­per­vi­ven­cia; el Cul­to de la Cu­le­bra, pa­ra cu­an­do hay mor­di­das de es­tos ofi­di­os; y el Car­na­val Tu­rís­ti­co y Cul­tu­ral de Pas­ta­za, que se des­ar­ro­lla en los me­ses de fe­bre­ro o mar­zo con cu­a­tro dí­as de du­ra­ci­ón, ce­le­bra­ci­ón lle­na de co­lo­ri­do, des­fi­les, dan­za, mú­si­ca y, so­bre to­do, res­pe­to mu­tuo en­tre los ha­bi­tan­tes, don­de se ha­cen ex­po­si­ci­o­nes de pin­tu­ras, ar­te­sa­ní­as, fes­ti­va­les gas­tro­nó­mi­cos y la elec­ci­ón de la rei­na del car­na­val.

Y en­tre la ma­gia de es­tos ha­bi­tan­tes se cu­en­ta con el po­der de sus bre­ba­jes na­tu­ra­les, que, por tra­di­ci­ón oral, se han tras­mi­ti­do de ge­ne­ra­ci­ón en ge­ne­ra­ci­ón muc­hos de los se­cre­tos de plan­tas de la sel­va que usan por las pro­pi­e­da­des de cu­ra­ci­ón. Además se pu­e­de apre­ci­ar la con­fec­ci­ón de cer­ba­ta­nas de ca­za, de ca­no­as con ma­te­ri­a­les na­tu­ra­les y ar­te­sa­ní­as.

Pero no cre­an que se to­parán con una ate­mo­ri­za­do­ra y nó­ma­da in­ci­vi­li­za­ci­ón, pu­es aun cu­an­do es­tos pu­e­blos ori­gi­na­ri­os con­ser­van sus for­mas de ves­tir­se y la cons­truc­ci­ón de sus vi­vi­en­das y cre­en­ci­as en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, tam­bi­én mu­es­tran or­gu­llo de sus cos­tum­bres a los vi­si­tan­tes, a qui­e­nes re­ci­ben con los bra­zos abi­er­tos, con sus fi­es­tas, tra­di­ci­o­nes y le­gen­da­ria sa­bi­du­ría.

Y aun­que sé que usarán cá­ma­ras y mó­vi­les pa­ra de­jar cons­tan­cia grá­fi­ca e his­tó­ri­ca de que es­tu­vi­e­ron aquí, pa­sarán mo­men­tos en que se ol­vi­darán un po­qui­to de la mo­der­ni­dad pa­ra ren­con­trar­se con los orí­ge­nes y mis­te­ri­os de la ma­dre ti­er­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.