LOS SEN­TI­MI­EN­TOS GUA­JI­ROS DE TO­DA LA HU­MA­NI­DAD

Arte por Excelencias - - Contents - POR TAISSÉ DEL VA­LLE VAL­DÉS

Taissé del Va­lle Val­dés

Ca­si al tér­mi­no del año 2017, los cu­ba­nos y los gru­pos por­ta­do­res de la tra­di­ci­ón cam­pe­si­na re­ci­bí­a­mos con or­gu­llo la no­ti­cia de que nu­es­tro pun­to gua­ji­ro fi­gu­ra en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­ri­al de la Hu­ma­ni­dad. Lar­go fue el ca­mi­no re­cor­ri­do por los es­pe­ci­a­lis­tas de la Co­mi­si­ón Na­ci­o­nal de la Sal­va­guar­dia del Pa­tri­mo­nio pa­ra lle­var un mi­nu­ci­o­so ex­pe­di­en­te has­ta la du­o­dé­ci­ma se­si­ón de la Or­ga­ni­za­ci­ón de las Na­ci­o­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ci­ón, la Ci­en­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co).

Es es­ta la se­gun­da oca­si­ón en la que una ma­ni­fes­ta­ci­ón ar­tís­ti­ca cu­ba­na in­te­gra el lis­ta­do del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­ri­al de la Hu­ma­ni­dad. La pri­me­ra vez fue en 2016 y le cor­res­pon­dió a la rum­ba, aun­que ya se ha­bía re­co­no­ci­do a la tum­ba fran­ce­sa en los ter­ri­to­ri­os de Hol­guín, San­ti­a­go de Cu­ba y Gu­antá­na­mo co­mo Obra Ma­es­tra del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­ri­al de la Hu­ma­ni­dad.

A cri­te­rio de la mu­si­có­lo­ga Ma­ría Te­re­sa Li­na­res «el pun­to cubano es un gé­ne­ro de can­to que fue cre­a­do por nu­es­tro pu­e­blo y uti­li­za­do en ca­si to­das las cir­cuns­tan­ci­as del ci­clo de vi­da: co­mo can­ci­ón de cu­na, co­mo can­to de tra­ba­jo, co­mo can­to re­li­gi­o­so an­te los al­ta­res y ve­lo­ri­os de san­tos, co­mo can­to fu­ne­ral en mor­tu­o­ri­os, en en­dec­has y se­re­na­tas de amor; tam­bi­én en mo­men­tos de di­ver­si­ón, que es quizás don­de se ha­lla su fun­ci­ón y uso prin­ci­pal im­pro­vi­san­do dé­ci­mas en con­tro­ver­sia o en nar­ra­ci­o­nes épi­cas».

So­bre el re­cor­ri­do in­ves­ti­ga­ti­vo pa­ra redac­tar el ex­pe­di­en­te, la re­vis­ta Arte por Ex­ce­len­ci­as con­ver­só con Gladys Co­lla­zo, pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­ci­o­nal de Pa­tri­mo­nio del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Cu­ba.

«No par­ti­mos de ce­ro. Ya ha­bía un tra­ba­jo des­ar­ro­lla­do, lo más im­por­tan­te y lo más mi­nu­ci­o­so fu­e­ron los in­ven­ta­ri­os de las Ca­sas de Cul­tu­ra. Em­pe­za­mos en el 2011; lle­va­mos un tra­ba­jo re­la­ci­o­na­do con el pun­to gua­ji­ro y el re­pen­tis­mo. Lo pri­me­ro que se hi­zo fue tra­ba­jar pa­ra de­cla­rar al año si­guien­te el pun­to cubano co­mo Pa­tri­mo­nio de la Na­ci­ón Cu­ba­na, es uno de los re­qui­si­tos que exi­ge la Unes­co pa­ra ha­cer las de­cla­ra­to­ri­as a ni­vel mun­di­al.

»Tra­ba­ja­ron mi­em­bros de la Co­mi­si­ón Na­ci­o­nal de Sal­va­guar­dia del Pa­tri­mo­nio In­ma­te­ri­al, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Ca­sas de Cul­tu­ra, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ci­ón Cul­tu­ral Ju­an Ma­ri­ne­llo, el Cen­tro Ibe­ro­a­me­ri­ca­no de la Dé­ci­ma y el Ver­so Im­pro­vi­sa­do, el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ci­o­nes de la Mú­si­ca, así co­mo de otras ins­ti­tu­ci­o­nes cul­tu­ra­les y per­so­nas que ti­e­nen que ver con el pa­tri­mo­nio in­ma­te­ri­al. Fue un tra­ba­jo mi­nu­ci­o­so. El ex­pe­di­en­te pa­ra la Unes­co de­bía res­pon­der a cinco preguntas con pará­me­tros ri­gu­ro­sos en tan so­lo dos­ci­en­tas cin­cu­en­ta palabras.

»Del ex­pe­di­en­te tam­bi­én for­man par­te fo­to­gra­fí­as y un vi­deo con re­que­ri­mi­en­tos téc­ni­cos im­por­tan­tes en no más de di­ez mi­nu­tos».

El ma­te­ri­al au­di­o­vi­su­al, con guion de Pa­tri­cia Tá­pa­nes, es­tu­vo a car­go del gru­po Gui­jar­ro, per­te­ne­ci­en­te al Con­se­jo Na­ci­o­nal de Ca­sas de Cul­tu­ra. Cons­ti­tuyó una pi­e­za cla­ve pa­ra mos­trar la ri­que­za de la ex­pre­si­ón po­é­ti­ca y mu­si­cal de los gua­ji­ros cu­ba­nos. Se­gún el

co­mu­ni­ca­do di­vul­ga­do por la Unes­co, «el pun­to, prác­ti­ca mu­si­cal, es un ele­men­to esen­ci­al del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­ri­al cubano, abi­er­to a to­dos, que pro­pi­cia el diá­lo­go y ex­pre­sa los sen­ti­mi­en­tos, cono­ci­mi­en­tos y va­lo­res de las co­mu­ni­da­des que lo prac­ti­can. Además —pun­tu­a­li­zó— que las téc­ni­cas y los cono­ci­mi­en­tos vin­cu­la­dos al pun­to gua­ji­ro se trans­mi­ten esen­ci­al­men­te por me­dio de la imi­ta­ci­ón, y tam­bi­én me­di­an­te un pro­gra­ma de en­señan­za im­par­ti­do en las Ca­sas de Cul­tu­ra de to­do el pa­ís, con ta­lle­res ani­ma­dos por los de­po­si­ta­ri­os y prac­ti­can­tes de es­te gé­ne­ro mu­si­cal».

«Fue un mo­men­to muy im­por­tan­te y muy emo­ti­vo —nos di­ce Gladys—, ca­da de­cla­ra­to­ria se con­vi­er­te en una fi­es­ta. La re­pre­sen­ta­ci­ón cu­ba­na es­tu­vo in­te­gra­da tam­bi­én por Yai­ma Es­qui­vel, es­pe­ci­a­lis­ta de la Co­mi­si­ón Cu­ba­na de la Unes­co que ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en es­ta de­cla­ra­to­ria pa­ra que los pa­í­ses nos apoya­ran. Du­ran­te la se­si­ón, el re­pen­tis­ta Alexis Dí­az Pi­mi­en­ta de­di­có una dé­ci­ma a la ple­na­ria por la de­cla­ra­to­ria del pun­to cubano, fue un acon­te­ci­mi­en­to in­es­pe­ra­do».

El pun­to vi­no a bor­do en las mi­gra­ci­o­nes es­paño­las de las Is­las Ca­na­ri­as y An­da­lu­cía ha­cia Cu­ba a fi­na­les del si­glo xviii. Sus to­na­das se es­par­ci­e­ron por to­da la re­gi­ón y se adap­ta­ron fun­da­men­tal­men­te a las con­di­ci­o­nes de vi­da de la zo­na ru­ral, im­pregnán­do­se del au­tén­ti­co olor a ti­er­ra. El pun­to gua­ji­ro se mez­cló con las ra­í­ces afri­ca­nas, ter­mi­nó si­en­do cri­o­llo y cubano, un hi­jo na­tu­ral­men­te trans­cul­tu­ral. Ac­tu­al­men­te se pu­e­den des­ta­car va­ri­as mo­da­li­da­des: el pun­to fi­jo, li­bre, es­pontá­neo…

En el pa­ís los Gru­pos Por­ta­do­res cu­en­tan con el es­pa­cio te­le­vi­si­vo Pal­mas y Cañas, que se trans­mi­te además por Cu­ba­vi­si­ón In­ter­na­ci­o­nal. Muc­hos han si­do los ex­po­nen­tes del gé­ne­ro, en­tre ellos Ju­an Cris­tó­bal Ná­po­les Fa­jar­do (El Cu­ca­lam­bé), Je­sús Or­ta Ruiz (el In­dio Na­bo­rí), el po­pu­lar du­e­to de Jus­to Ve­ga y Adolfo Alfonso y Ce­li­na Gonzá­lez. En la ac­tu­a­li­dad fi­gu­ran To­ma­si­ta Qu­ia­la, Luis Paz (Pa­pi­llo), Emi­li­a­no Sar­diñas, Alexis Dí­az-pi­mi­en­ta, Ma­ría Vic­to­ria Ro­drí­guez y otros.

«Qu­e­dan muc­hos re­tos —con­cluye la pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­ci­o­nal de Pa­tri­mo­nio—, ya te­ne­mos un lis­ta­do im­por­tan­te de de­cla­ra­to­ri­as de Pa­tri­mo­nio Na­ci­o­nal de Cu­ba, ese es el pun­to de par­ti­da pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes ex­pe­di­en­tes, co­mo los sa­be­res del ron y las par­ran­das de la re­gi­ón cen­tral. La co­mi­si­ón ti­e­ne bas­tan­te tra­ba­jo pa­ra po­der de­cla­rar al­gu­na otra ma­ni­fes­ta­ci­ón den­tro de la lis­ta re­pre­sen­ta­ti­va o co­mo bu­e­nas prác­ti­cas del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­ri­al de la Hu­ma­ni­dad».

Con la ins­crip­ci­ón del pun­to cubano en la lis­ta re­pre­sen­ta­ti­va de la Unes­co, en ca­da si­tio del arc­hi­pi­é­la­go don­de su­e­nen la gui­tar­ra, el tres, el la­úd, las cla­ves, las ma­ra­cas…, don­de se­an las to­na­das qui­e­nes ame­ni­cen el tra­ba­jo en la ti­er­ra o las ho­ras de ocio trans­cur­ran en­tre con­tro­ver­si­as, dé­ci­mas e im­pro­vi­sa­ci­o­nes, don­de haya un gua­te­que y una fa­mi­lia cam­pe­si­na, guaya­be­ras y som­bre­ros de gua­no, se es­tará de­fen­di­en­do la tras­mi­si­ón oral, la me­mo­ria his­tó­ri­ca y el sen­ti­mi­en­to gua­ji­ro des­de don­de na­ce lo cubano.

La dé­ci­ma si­em­pre ha si­do la­tir de mi cora­zón, ca­si la re­sur­rec­ci­ón pa­ra mi pec­ho dor­mi­do: es mi pro­fun­do la­ti­do co­mo lo es en Na­bo­rí. La dé­ci­ma pa­ra mí, ha­ci­en­do una bre­ve su­ma, es co­mo lo fue la plu­ma pa­ra el Após­tol Mar­tí. ADOLFO ALFONSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.