AU­RO­RA BOSCH Y EL ARTE DE DI­BU­JAR PA­SOS

y el arte de di­bu­jar pa­sos

Arte por Excelencias - - Contents - POR MARTHA SÁNC­HEZ

Martha Sánc­hez

Las pi­er­nas de Au­ro­ra Bosch mar­can las seis en pun­to. En el len­gua­je del ba­llet, a ese pa­so le de­no­mi­nan «penc­hé», y a sus 75 años de edad aún lo eje­cu­ta co­mo to­da una pro­fe­si­o­nal. To­da­vía la ma­es­tra ca­li­en­ta su cu­er­po an­te ca­da cla­se, con dis­ci­pli­na ri­gu­ro­sa. Al elogio del penc­hé que aca­ba de ha­cer con una ma­no en la bar­ra res­pon­de: «Si qui­e­re, pu­e­do sol­tar­me y aguan­tar la po­se».

Asal­ta mi men­te la ima­gen de la mis­ma bai­la­ri­na en la co­da de El cis­ne ne­gro, cu­an­do en ac­to de se­duc­ci­ón se lan­za ha­cia el prín­ci­pe Sig­fri­do, co­mo si pu­di­e­ra al­zar el vu­e­lo, y es­te la con­ti­e­ne en el ai­re. La Bosch le ro­ba­ba el ali­en­to a más de uno en esa es­ce­na don­de lu­cía dis­pu­es­ta a to­do pa­ra con­ver­tir­se en rei­na. Por eso no le creo cu­an­do me re­ve­la que le te­nía mi­e­do a las car­ga­das, aun­que en la re­fe­ri­da «re­sul­ta fá­cil», a su jui­cio.

Na­die que la haya vis­to con­cu­er­da con la ar­tis­ta en es­te de­ta­lle y, sin du­das, fue una bu­e­na ac­triz: nos con­ven­ció a to­dos de que era va­li­en­te y tem­pe­ra­men­tal co­mo la Myrt­ha, rei­na de las Wi­llis, del ba­llet Gi­se­lle, que le va­li­e­ra —además de con­ver­tir­se en leyen­da y re­fe­ren­te— el Pre­mio Ana Páv­lo­va de la Uni­ver­si­dad de la Dan­za y el Pre­mio Es­pe­ci­al de los Crí­ti­cos y Es­cri­to­res de Dan­za de Fran­cia en el IV Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Dan­za de Pa­rís, en 1966. Aca­ba­ba de ga­nar la me­da­lla de oro en el Con­cur­so de Var­na, Bul­ga­ria, de ese año, y aún no era pri­me­ra bai­la­ri­na. La ca­te­go­ría la ob­tu­vo en 1967.

Ar­tís­ti­ca­men­te, Au­ro­ra na­ció y se des­ar­ro­lló ba­jo la égi­da de los fun­da­do­res del hoy Ba­llet Na­ci­o­nal de Cu­ba (BNC): Ali­cia, Fer­nan­do (1914-2013) y Al­ber­to Alon­so (1917-2007).

«Ca­da uno de ellos ti­e­ne su mé­ri­to per­so­nal en la his­to­ria: Ali­cia en la in­ter­pre­ta­ci­ón, Fer­nan­do en la pe­da­go­gía y Al­ber­to fue cla­ve en la cre­a­ci­ón core­ográ­fi­ca. En mi te­sis de Doc­to­ra­do así lo re­fle­jé. Ese trián­gu­lo ex­hi­bió una ca­rac­te­rís­ti­ca muy par­ti­cu­lar: la del na­ci­mi­en­to de una es­cu­e­la de ba­llet con sus pro­pi­as ca­rac­te­rís­ti­cas. Y a mí en lo per­so­nal me pi­có el bic­hi­to, co­mo di­go yo, por­que pe­se a ser una niña, en la Aca­de­mia Ali­cia Alon­so se me en­cen­dió la pa­si­ón por la dan­za».

Pa­ra for­tu­na de las ge­ne­ra­ci­o­nes ac­tu­a­les de ar­tis­tas, la ma­es­tra man­ti­e­ne la vo­lun­tad de hierro que la llevó a la cús­pi­de del arte en su pa­ís, a in­te­grar una éli­te bau­ti­za­da por el gran crí­ti­co in­glés Ar­nold Haskell co­mo «las cu­a­tro joyas del ba­llet cubano».

In­vi­ta­da re­ci­en­te­men­te a los fes­te­jos por los cin­cu­en­ta años del Ba­llet de Ca­ma­güey (BC), la Bosch se emo­ci­o­nó an­te un nu­e­vo mo­nu­men­to que de­ve­la­ron en la se­de de la com­pañía en me­mo­ria de la fun­da­do­ra Vi­cen­ti­na de la Tor­re y de Fer­nan­do Alon­so, qui­en fu­e­ra di­rec­tor de esa ins­ti­tu­ci­ón de 1975 a 1992. Allí mis­mo, en sus cla­ses y en­sayos, ella re­cor­dó nu­me­ro­sas cor­rec­ci­o­nes e ide­as del Ma­es­tro de ma­es­tros. «Era por­ta­dor de una éti­ca y una dis­ci­pli­na que su­po trans­mi­tir. Era co­mo un es­cul­tor con la ar­ci­lla, no­so­tras éra­mos su ar­ci­lla».

La Bosch va­lo­ra co­mo esen­ci­al pa­ra su car­re­ra ha­ber te­ni­do una dis­ci­pli­na do­ble: la de su ho­gar y la de la pro­fe­si­ón.

De la eta­pa ini­ci­al, un hec­ho la conec­ta con Ca­ma­güey, esa ciu­dad si­tu­a­da a unos qui­ni­en­tos ki­ló­me­tros de su Ha­ba­na na­tal. En la Aca­de­mia Ali­cia Alon­so se ven­dí­an cur­sos de ve­ra­no que no en­tra­ban den­tro de las be­cas, y Au­ro­ra no po­día cos­teár­se­los. La se­cre­ta­ria de la ins­ti­tu­ci­ón la lla­ma­ba pa­ra de­cir­le que los to­ma­ra y ella la eva­día con ex­cu­sas por­que le da­ba ver­güen­za con­tar la ver­dad. En­ton­ces, la seño­ra le ex­pli­có que una per­so­na anó­ni­ma se los es­ta­ba pa­gan­do. Gra­ci­as a es­to, la niña pudo apro­vec­har ca­da ofer­ta de apren­di­za­je y so­lo al ca­bo de los años su­po que esa per­so­na ha­bía si­do su com­pañe­ra Vi­cen­ti­na de la Tor­re, qui­en fun­dó el Ba­llet de Ca­ma­güey en 1967 y la es­cu­e­la de ese arte en la pro­vin­cia.

«Vi­cen­ti­na ado­ra­ba el ba­llet. Era mayor que yo en edad, pero nos ve­í­a­mos muc­ho en los en­sayos y pa­si­llos. Re­cu­er­do que en una fun­ci­ón de fin de cur­so coin­ci­dí con ella en un mon­ta­je de una obra so­bre Las es­ta­ci­o­nes, de Vi­val­di. No­so­tras ha­cí­a­mos la es­ce­na del in­vi­er­no. Fue una épo­ca en la que apren­dí­a­mos cons­tan­te­men­te de dis­ci­pli­na y éti­ca, del com­por­ta­mi­en­to res­pe­tu­o­so con los que lo ro­de­a­ban a uno».

Mo­da­les fi­nos y to­no de voz ba­jo, un mo­de­lo de edu­ca­ci­ón. La joya no ol­vi­da sus orí­ge­nes hu­mil­des. Su abu­e­li­ta en­con­tró en un pe­ri­ó­di­co de 1950 un anun­cio de trein­ta be­cas pa­ra niñas po­bres de es­cu­e­las pú­bli­cas. La ni­e­ta op­tó por uno de esos pu­es­tos y ga­nó. Sa­be que no te­nía to­das las con­di­ci­o­nes fí­si­cas, pero la fir­me de­ter­mi­na­ci­ón de tra­ba­jar to­das las ap­ti­tu­des dio fru­tos. Su ma­es­tro Fer­nan­do no con­fió en va­no en su Au­ro­ri­ta, co­mo si­em­pre la lla­mó. «Del ba­llet si­em­pre me atra­jo to­do, ni si­qui­e­ra con mis le­si­o­nes de ro­di­lla de­jó de atra­er­me».

Aho­ra, la Bosch ilu­mi­na con su sa­bi­du­ría a otros. Soy tes­ti­go de cómo en su ma­no una síl­fi­de ga­na en ete­rei­dad. La pro­fe­so­ra su­gi­e­re un mo­do dis­tin­to de eje­cu­tar un mo­vi­mi­en­to y al ins­tan­te la ar­tis­ta se trans­for­ma en un án­gel. «Di­bu­jan­do el ai­re», su­gi­e­re cu­an­do mar­ca un re­le­vé lent. Así tra­ba­ja ella, inyec­tan­do sen­sa­ci­o­nes e in­vi­tan­do a bai­lar con la mú­si­ca.

La pri­me­ra vez que Fer­nan­do Alon­so le pro­pu­so en­señar, te­nía 15 años, pero su amor por el ba­llet era ya gi­gan­te. Em­pe­zó en la su­cur­sal de la Aca­de­mia de Ba­llet Ali­cia Alon­so en el re­par­to Kholy, con niñas pe­queñi­tas, y la pe­da­go­gía la flec­hó. Dis­tin­tas aca­de­mi­as y com­pañí­as de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca le han abi­er­to sus pu­er­tas a la ma­es­tra pa­ra apre­hen­der sus cono­ci­mi­en­tos y re­fle­xi­o­nes lú­ci­das so­bre el desen­vol­vi­mi­en­to téc­ni­co e in­ter­pre­ta­ti­vo de acu­er­do a las obras, los es­ti­los y las con­di­ci­o­nes es­pe­cí­fi­cas de ca­da bai­la­rín.

Le­jos del ima­gi­na­rio po­pu­lar, un sal­to no ga­ran­ti­za el vu­e­lo. Au­ro­ra Bosch no ne­ce­si­ta ele­var­se, co­mo cu­an­do en­car­na­ba a la rei­na de las wi­llis, pa­ra de­mos­trar que el arte es una cons­truc­ci­ón des­de aden­tro y que do­mi­na muy bi­en los se­cre­tos de la fí­si­ca y la me­to­do­lo­gía de la es­cu­e­la cu­ba­na de ba­llet. Lo de­mu­es­tra sin palabras, sin os­ten­ta­ci­o­nes, so­bre el es­ce­na­rio del Te­a­tro Prin­ci­pal de Ca­ma­güey.

A unos me­tros, los mú­si­cos afi­nan ins­tru­men­tos de cu­er­da y vi­en­to, emer­ge una me­lo­día y Au­ro­ra no se re­sis­te a la com­po­si­ci­ón de Cho­pin ele­gi­da por Mi­ja­íl Fokin pa­ra mon­tar Las síl­fi­des. Mar­ca al­gu­nos mo­vi­mi­en­tos de la core­o­gra­fía que an­tes bai­ló, co­mo si no pu­di­e­ra evi­tar­lo, co­mo si la ins­ta­ran los mis­mí­si­mos es­pí­ri­tus de la na­tu­ra­le­za.

Las Cu­a­tro Joyas del Ba­llet Na­ci­o­nal de Cu­ba.

Au­ro­ra Bosch vi­si­ta el mu­seo Ma­ri­em­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.