RODAR CON ARTE

Arte por Excelencias - - Contents -

Willy Hierro Allen

Pa­ra el diseña­dor fran­cés Ge­or­ges Roy, la mo­to­ci­cle­ta po­dría ser una obra de arte, no un ve­hí­cu­lo de trans­por­te sim­ple y uti­li­ta­rio. Y ese con­cep­to ar­tís­ti­co —más que mecá­ni­co— lo llevó a fa­bri­car la Ma­jes­tic (Ma­jes­tad) de las mo­to­ci­cle­tas, una obra art-dé­co con una mar­ca­da ob­se­si­ón fu­tu­ris­ta. La pre­sen­tó co­mo pro­to­ti­po en el Sa­lón de la Mo­to­ci­cle­ta de Pa­rís en 1928.

Co­mo Ge­or­ges Roy no era in­ge­ni­e­ro, si­no ar­tis­ta, po­co le in­tere­só el mo­tor, pa­ra lo cu­al de­jó un es­pa­cio bas­tan­te gran­de con el fin de co­lo­car­le al­gu­no. El del pro­to­ti­po de­bió ser un Cle­ve­land SV de 1 000 cc (4 ci­lin­dros), pero en el es­pa­cio abi­er­to lu­e­go se mon­ta­ron otros, co­mo el JAP OHV de 500 cc (4 ci­lin­dros).

En el Arte de la mo­to­ci­cle­ta y en la En­ci­clo­pe­dia ilus­tra­da de mo­tos tam­po­co le dan muc­ha im­por­tan­cia al mo­tor. Fi­er­ros clá­si­cos di­ce: «La má­qui­na es una es­cul­tu­ra de es­ti­lo art-dé­co bri­llan­te, con una lí­nea inin­ter­rum­pi­da des­de el pi­co cur­va­do en la ru­e­da de­lan­te­ra has­ta la co­la». Se ex­hi­be en el pa­ri­si­no Mu­seo de la Mo­to­ci­cle­ta.

El ca­re­na­do se com­po­ne de dos pla­cas si­mé­tri­cas que se unen por me­dio de re­mac­hes y a su vez con otros pa­ne­les de re­fu­er- zo de­ba­jo del mo­tor. La es­truc­tu­ra es en­te­ra, co­mo un au­to mo­no­cas­co, ex­tre­ma­da­men­te rí­gi­da. To­da la cu­bi­er­ta es de ace­ro es­tam­pa­do, de ca­li­bre muy del­ga­do, por lo cu­al no pe­sa muc­ho, so­lo ci­en­to se­sen­ta ki­lo­gra­mos. Am­bos pa­ne­les la­te­ra­les ti­e­nen per­si­a­nas, co­mo en los au­tos de car­re­ra.

La cu­bi­er­ta del mo­tor es des­mon­ta­ble, pa­ra po­si­bi­li­tar el ac­ce­so a par­tes y pi­e­zas. Hay muc­ho es­pa­cio en el com­par­ti­mi­en­to del mo­tor, por si es ne­ce­sa­rio in­clu­so mon­tar un ra­di­a­dor si el mo­tor es de re­fri­ge­ra­ci­ón lí­qui­da. El de­pó­si­to de com­bus­ti­ble está ubi­ca­do de­ba­jo de la pa­red de­lan­te­ra. La di­rec­ci­ón es por me­dio de va­ri­llas. No ti­e­ne nin­gún ti­po de amor­ti­gua­ci­ón.

Si bi­en la Ma­jes­tic no es­ta­ba des­ti­na­da a com­pe­tir con otras mo­tos, aca­pa­ró un nu­e­vo nic­ho del mer­ca­do de las dos ru­e­das. Se fa­bri­có du­ran­te so­lo cu­a­tro años (1919-1923), su­fi­ci­en­tes pa­ra de­jar­la ins­cri­ta en la his­to­ria de la mo­to­ci­cle­ta.

La mo­to­ci­cle­ta fran­ce­sa Ma­jes­tic fue al­go sin­gu­lar, ir­re­pe­ti­ble en una épo­ca en que las mo­tos eran muy prác­ti­cas, sin ca­re­na­do ni adi­ta­men­tos. De­bía ser, en­ton­ces, La Gran Rou­ti­er: po­ten­te y có­mo­da, pero con es­ti­lo y, so­bre to­do, con arte.

TO ROLL WITH ART

WILLY HIERRO ALLEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.