EL JUEGO DE LOS ABRAZOS MU­SI­CA­LES...

Arte por Excelencias - - Contents - POR EMIR GAR­CÍA MERALLA

Emir Gar­cía Meralla

Ti­e­nen en co­mún las aguas del mar Ca­ri­be, el mis­mo sol in­ten­so, la ale­gría con­ta­gi­o­sa de sus gen­tes y una ina­go­ta­ble pa­si­ón por la mú­si­ca y el bai­le. A la de mayor ex­ten­si­ón le lla­man «la per­la del Ca­ri­be», a la otra «la is­la del en­can­to».

Por ca­si un si­glo los mú­si­cos de una y otra is­la han es­ta­do sen­ta­dos en los mis­mos atri­les, com­par­ti­en­do sus can­tos, sus mú­si­cas y el pla­cer de vi­vir. Los hom­bres y mu­je­res que ha­bi­tan sus bar­ri­os ti­e­nen en co­mún el desen­fa­do an­te la bu­e­na mú­si­ca, que bi­en se pu­e­den lla­mar ple­na, bom­ba, son, o sim­ple­men­te rum­ba y sal­sa, sal­sa y rum­ba. So­ni­dos y cu­e­ros per­cu­ti­dos, gui­tar­ras que res­pon­den al nom­bre de tres o cu­a­tro, vo­ces de to­dos los ti­em­pos que hoy se re­en­cu­en­tran.

En Bo­rin­quén Isi­dro In­fan­te se de­di­có a pen­sar los ar­re­glos, a se­lec­ci­o­nar el re­per­to­rio y a con­vo­car a los mú­si­cos ne­ce­sa­ri­os. En la Ha­ba­na Jo­sé Ma­nu­el Gar­cía tu­vo claro cuá­les se­rí­an las vo­ces ade­cu­a­das pa­ra com­ple­men­tar la obra. Así na­ce uno de los dis­cos más in­tere­san­tes que se hayan pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años y que in­vo­lu­cra a mú­si­cos de es­tas dos na­ci­o­nes. O de­bi­e­ra de­cir is­las: Cu­ba y Pu­er­to Rico, un abra­zo mu­si­cal sal­se­ro.

Ci­er­to es que en años pre­ce­den­tes se ges­ta­ron proyec­tos dis­cográ­fi­cos que in­vo­lu­cra­ron a las dos na­ci­o­nes, que el flu­jo de mú­si­cas en­tre las dos ori­llas nun­ca ha ce­sa­do, mas nin­gu­no ha te­ni­do, co­mo en es­te ca­so, tan­ta vi­si­ón de uni­ver­sa­li­dad, y a su vez ha si­do tan par­ti­cu­lar.

Isi­dro In­fan­te es con­si­de­ra­do co­mo uno de los gran­des gu­rú­es de la mú­si­ca la­ti­na de es­tos ti­em­pos. Su nom­bre se aso­cia al de im­por­tan­tes fi­gu­ras de la mú­si­ca con­ti­nen­tal co­mo Marc Ant­hony o Ri­car­do Ar­jo­na, y a exi­to­sas pro­duc­ci­o­nes mu­si­ca­les. Su cono­ci­mi­en­to de los se­cre­tos de nu­es­tra mú­si­ca po­pu­lar le per­mi­te con­ju­gar es­ti­los, es­cu­e­las y ten­den­ci­as. Pa­ra él el mer­ca­do es un me­dio, no un fin. To­da su mú­si­ca es un cons­tan­te re­to a la ima­gi­na­ci­ón y a la in­te­li­gen­cia en fun­ci­ón de esa ina­go­ta­ble re­la­ci­ón in­ter­pre­te-pú­bli­co, su capa­ci­dad pa­ra que los «equi­li­bri­os con­tra­ri­os» fun­ci­o­nen.

Jo­sé Ma­nu­el Gar­cía Suá­rez, o sim­ple­men­te Jo­se, es su par des­de es­te la­do del Ca­ri­be. Hu­e­le la bu­e­na mú­si­ca, y esa capa­ci­dad pa­ra dis­cer­nir le ha per­mi­ti­do apos­tar por ten­den­ci­as y mú­si­cos en los que na­die hu­bi­e­ra con­fi­a­do —si lo du­da, pre­gun­te al dúo Bu­e­na Fe—. Igual­men­te se ha ar­ri­es­ga­do a an­to­lo­gar pe­ri­o­dos im­por­tan­tes de la his­to­ria mu­si­cal cu­ba­na pa­ra beneplá­ci­to de co­lec­ci­o­nis­tas y di­le­tan­tes. Sin es­tar ata­do al mer­ca­do, aun­que no lo des­deña, se ar­ri­es­ga y apu­es­ta por aque­llo de lo que se ha­blará maña­na. El fu­tu­ro es su ca­te­go­ría fi­lo­só­fi­ca pre­fe­ri­da. Su ener­gía está en Cu­ba.

Bis Mu­sic, además de ser el cu­ar­tel ge­ne­ral de Jo­sé Ma­nu­el, sa­be co­mo se­llo dis­cográ­fi­co que el efec­to «ru­le­ta ru­sa» del mun­do de la mú­si­ca pu­e­de to­car hoy cu­al­qui­er pu­er­ta. Ese ac­to de va­len­tía me­re­ce un dis­co co­mo es­te.

Cu­ba y Pu­er­to Rico: un abra­zo mu­si­cal sal­se­ro re­co­nec­ta el gé­ne­ro mu­si­cal que ha iden­ti­fi­ca­do al Ca­ri­be ur­ba­no des­de ha­ce me­dio si­glo con dos de sus fu­en­tes fun­da­men­ta­les, y abre las pers­pec­ti­vas a nu­e­vas pro­duc­ci­o­nes en las que las in­ter­re­la­ci­o­nes y las in­flu­en­ci­as mu­tu­as ci­er­ren un ci­clo mu­si­cal que al­gu­na vez se in­ter­rum­pió por cau­sas aje­nas a los mú­si­cos de es­tos pa­í­ses y de otros del me­di­terrá­neo ca­ri­beño. Es un ho­me­na­je

—au­tén­ti­co ac­to de fe cul­tu­ral— a qui­e­nes fun­da­ron una tra­di­ci­ón que no se de­ti­e­ne en el ti­em­po, que so­bre­vi­ve a las ve­lei­da­des de es­tos ti­em­pos. Es­te es un dis­co de mú­si­ca du­ra, que «su­e­na mac­ho» des­de la pri­me­ra has­ta la úl­ti­ma no­ta, don­de hom­bres y mu­je­res de­ja­ron el al­ma, la voz y el sen­ti­mi­en­to co­mo si de ello de­pen­di­e­ra nu­es­tro fu­tu­ro mu­si­cal.

No están to­dos los te­mas que se qui­si­e­ra es­cuc­har, ni están to­das las vo­ces que uno pu­e­da ima­gi­nar. Sin em­bar­go, no creo que haya un se­gun­do dis­co, se­ría em­bor­ro­nar par­ti­tu­ras, eso lo sa­ben los pro­duc­to­res. Vendrán otros dis­cos, otros su­eños, y muc­hos de no­so­tros es­ta­re­mos pres­tos a es­cuc­har­los, a exi­gir in­ter­na­men­te que nos com­plaz­can con ese te­ma que al­gu­na vez ta­ra­re­a­mos, ese que se ol­vi­dó en tal o mas cu­al pro­pu­es­ta, o el que can­tó fu­la­ni­to de tal.

Es la vir­tud de un dis­co co­mo es­te, que en ti­em­pos de cha­tar­ra mu­si­cal y cre­a­ti­va apu­es­ta sin am­ba­ges por aque­llos que sa­ben que lo tras­ce­den­te está en lo co­ti­di­a­no. El bu­en gus­to si­gue en pie en es­tas dos is­las, eso lo sa­ben es­tos hom­bres que se abra­zan, mú­si­ca de por me­dio, co­mo los dos me­an­dros que la cor­ri­en­te del Gol­fo de­fi­ne cu­an­do cru­za por es­tas is­las.

En Bo­rin­quén Isi­dro In­fan­te se de­di­có a pen­sar los ar­re­glos, a se­lec­ci­o­nar el re­per­to­rio y a con­vo­car los mú­si­cos ne­ce­sa­ri­os.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.