LA LE­TRA DEL AÑO

Arte por Excelencias - - News - Jo­han­nes Gar­cía

La Le­tra del Año, en­tre los cu­ba­nos y otro gran gru­po de re­li­gi­o­sos, no es más que el odún o sig­no que re­girá en­tre los san­te­ros, ba­ba­lawos y alle­ga­dos a la religión de la san­te­ría. Es el sig­no, más los oris­has o san­tos que pa­ra bi­en o pa­ra mal re­girán los tres­ci­en­tos se­sen­ta y cin­co dí­as del año. Su lec­tu­ra se hará dí­as an­tes de que cru­ce o ter­mi­ne el año vi­e­jo. Se harán eg­bo­ses, ofren­das y lim­pi­e­zas pa­ra an­dar por el bu­en ca­mi­no.

La Le­tra del Año ori­en­ta al re­li­gi­o­so pa­ra no pe­car de des­co­no­ci­mi­en­to. In­di­ca y po­ne so­bre avi­so de los acon­te­ce­res du­ran­te es­tos dí­as. Una bu­e­na lec­tu­ra del sig­no en cu­es­ti­ón li­brará de to­do lo malo que pu­e­de su­ce­der. En ella se di­ce cuál es o son los di­o­ses que ri­gen y pro­te­gen a los adep­tos. Se pre­di­ce el ti­em­po me­te­o­ro­ló­gi­co, las epi­de­mi­as, se ad­vi­er­te el cur­so de la vi­da.

Pa­ra no­so­tros los cu­ba­nos, y pa­ra muc­hos que no lo son, la Le­tra del Año es es­pe­ra­da, aun­que poste­ri­or­men­te se ha­gan o no las pre­dic­ci­o­nes. Quien es re­li­gi­o­so se guiará fi­el­men­te, y así marc­hará con el iré y de­jará atrás el osog­bo.

El orá­cu­lo de ifá no ad­vi­er­te to­dos los acon­te­ce­res del año y de la vi­da.

Los ba­ba­lawo o ba­ba­lao en la Cu­ba de hoy so­mos muy dis­tin­tos a cu­an­do co­men­zó esta his­to­ria de la Le­tra del Año.

La Le­tra del Año, so­lo pa­ra los awo­ses, así co­men­zó.

El ba­ba­lawo en Cu­ba es el sa­cer­do­te mayor den­tro de la Re­gla de Oc­ha, ex­pre­si­ón úni­ca en la isla cubana. Es un sin­cre­tis­mo sen­ci­llo, pero pro­fun­do co­mo nin­gu­na otra religión mo­der­na. Es di­a­léc­ti­co en su for­ma­ci­ón. Es una res­pu­es­ta que crea el con­cep­to de re­sis­ten­cia.

El ne­gro en Cu­ba fue muy in­te­li­gen­te. Se de­jó ar­ran­car de su ti­er­ra por di­ver­sas for­mas de opre­si­ón, pero sus re­cu­er­dos fa­ci­li­ta­ron la re­cons­truc­ci­ón de al­go an­tes no vis­to.

El reconocimiento de la im­po­si­ci­ón cris­ti­a­na, sin de­jar de po­ner un to­ma y da­ca, fue una ju­ga­da ma­es­tra de aque­llos es­cla­vos, al acep­tar a los di­o­ses eu­ro­pe­os y ve­ne­rar a sus di­o­ses afri­ca­nos.

El sin­cre­tis­mo afri­ca­no no fue una ley. Fue sur­gi­en­do con las mis­mas ne­ce­si­da­des de la ado­ra­ci­ón. La luc­ha con­tra el ol­vi­do de sus ti­er­ras a sus pro­pi­as ma­ne­ras y for­mas, a sus ado­ra­ci­o­nes, y la cru­el do­mi­na­ci­ón, dio lu­gar al en­quis­ta­mi­en­to en sus di­o­ses.

Las fi­es­tas pa­tro­na­les hispá­ni­cas con­tri­buye­ron a la iden­ti­fi­ca­ci­ón en­tre las ma­ni­fes­ta­ci­o­nes re­li­gi­o­sas de los es­cla­vos y de los opre­so­res. En es­te sen­ti­do fu­e­ron los yo­ru­bas, lle­ga­dos a Cu­ba muc­ho des­pu­és que otras et­ni­as, qui­e­nes co­men­za­ron a iden­ti­fi­car, unas con otras, las dei­da­des yo­ru­bas con las ca­tó­li­cas. Fu­e­ron muc­hos los apor­tes y muy len­ta esta sim­bi­o­sis.

¿Cuán­do se dio a cono­cer es­te sin­cre­tis­mo? Na­die lo pu­e­de ase­gu­rar, pero, sin du­das, fu­e­ron las fi­es­tas pa­tro­na­les y las fun­da­ci­o­nes lo­ca­les en Cu­ba qui­e­nes di­e­ron la sim­bi­o­sis.

Las ha­bi­li­da­des de esos es­cla­vos y su na­ci­en­te diás­po­ra, de los des­cen­di­en­tes y, por qué no de­cir, de otros, hi­zo que pen­sa­ran en sus mi­tos y leyen­das, pa­ra

de una for­ma muy pre­ci­sa ha­llar la pa­ri­dad de sus di­o­ses. Al de­ve­nir del ti­em­po se fu­e­ron en­con­tran­do esos di­o­ses y se fu­e­ron sin­cre­ti­zan­do. Otros que­da­ron en el ol­vi­do; he ahí el ca­so de San­ta Bár­ba­ra, sin­cre­ti­za­do con Chan­gó. So­lo coin­ci­de un mi­to: a Chan­gó, en sus amo­rí­os, pa­ra es­ca­par de sus ene­mi­gos, Oyá lo vis­tió con sus ro­pas. Es re­al que los co­lo­res y otros símbolos pu­e­dan igua­lar­se, pero Chan­gó, pa­ra los yo­ru­bas y los cu­ba­nos, es la dei­dad más va­ro­nil, el ado­nis de esta religión. Y apun­to: en Cu­ba los hom­bres, se­an o no hi­jos de Chan­gó, qui­e­ren ser­lo y lo ado­ran.

Así se fue cons­truyen­do la san­te­ría, con­so­lidán­do­se has­ta lle­gar a es­tar hoy en los cin­co con­ti­nen­tes con una pre­sen­cia no tan es­pontá­nea, si­no con un es­tu­dio pro­fun­do. Hoy los ge­nes hu­ma­nos se re­en­cu­en­tran con esta religión, con­so­lidán­do­la ca­da día por el fe­nó­me­no di­a­léc­ti­co que está in­trín­se­co des­de su fun­da­ci­ón.

De igual for­ma se cons­ti­tuyó la Le­tra del Año. Pero an­tes de­bo de­cir que es­te sin­cre­tis­mo no fue acep­ta­do de for­ma fes­ti­na­da en­tre los do­mi­nan­tes es­paño­les, la Igle­sia y demás.

Los opo­nen­tes fu­e­ron muc­hos. Ya en la Cons­ti­tu­ci­ón de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba el sin­cre­tis­mo no fue tenido en cu­en­ta; to­do lo con­tra­rio: no go­za­ba de au­to­ri­za­ci­ón, y pa­ra reu­nir­se más de diez per­so­nas ha­bía que so­li­ci­tar per­mi­so a la po­li­cía u otras au­to­ri­da­des. Pero va­le de­cir que des­de que se cono­ció esta religión, muc­hos de los opo­si­to­res es­tu­vi­e­ron de for­ma ocul­ta par­ti­ci­pan­do en ella. Aquí fue don­de na­ci­e­ron las ma­ni­llas de cu­e­ros y las lla­ma­das cañi­tas, ocul­tan­do así los id­de de kofá y awó faka. So­bre es­to hay muc­ho que de­cir.

A fi­na­les del siglo xix y prin­ci­pi­os del xx es cu­an­do la fi­gu­ra del ba­ba­lawo re­sur­ge sin fec­ha es­pe­cí­fi­ca, mo­men­to ni lu­gar. Sí se sa­be que los pri­me­ros fu­e­ron olu­gue­ré y adéc­hi­na, de ori­gen afri­ca­no. Más se con­so­li­da la Le­tra del Año con los ba­ba­lawos Re­mi­gio Her­re­ra (oba­ra meyi) y Adec­hi­na, apoya­dos por sus ahi­ja­dos: Marcos Gar­cía (ifá­lolá-babá eyi­o­be), Eu­lo­gio Rodríguez (olu­gue­ré-oye­gun meyi), Ta­ta Gaitán (ogun­da­fun). Más tar­de José Carmen Ba­tis­ta (obeweñe), Sal­va­dor Mon­tal­vo (oka­ran meyi), Ber­nar­do Rojas (ire­teun­ten­dí). La con­ti­nu­a­ron Se­cun­di­no Cru­cet (osa­lo­fo­beyo), Ber­na­bé Me­no­cal (ba­ba eyi­o­be), Quin­tín Le­cón Gar­cía (otu­ra­niko) y José Asun­ci­ón Vi­lla­lon­ga (ogun­da­ma­sa).

La Le­tra del Año es el sig­no que ri­ge en­tre los san­te­ros, ba­ba­lawos y alle­ga­dos a la san­te­ría.

Fo­tos cor­te­sía de la ex­po­si­ci­ón So­mos, de Ro­ber­to Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.