TAMBORES Y TAMBORERAS EN BRA­SIL

Arte por Excelencias - - News - Bren­da Mar­ques Pe­na

La mayor po­bla­ci­ón de ori­gen afri­ca­no fu­e­ra de Áfri­ca está en Bra­sil, así que nu­es­tra cultura está lle­na de ras­gos cul­tu­ra­les afri­ca­nos, y los tambores son de los ins­tru­men­tos más pre­sen­tes, no so­lo en la sam­ba, si­no en los rit­mos re­gi­o­na­les de Mi­nas Ge­rais, Ba­hía, Ma­ranhão, Per­nam­bu­co, Ala­go­as, Es­pí­ri­to San­to, Río de Ja­nei­ro, São Pau­lo y Río Grande do Sul. En es­tos estados hay un gran nú­me­ro de afro­des­cen­di­en­tes.

A ini­ci­os del siglo xix no era per­mi­ti­do ma­ni­fes­tar­se en ri­tu­a­les de ori­gen afri­ca­no, en los que los tambores están muy pre­sen­tes. En el siglo xx la mú­si­ca, la danza y los tambores pa­sa­ron a for­mar par­te de las ca­lles y de la mú­si­ca po­pu­lar bra­si­leña.

Los tambores re­pre­sen­tan un marco de re­sis­ten­cia y un mo­do de co­mu­ni­car a las cul­tu­ras afri­ca­na y bra­si­leña a tra­vés de las re­li­gi­o­nes tra­di­ci­o­na­les, las fi­es­tas po­pu­la­res y las dan­zas. Pa­ra los mo­vi­mi­en­tos so­ci­a­les, los tambores muc­has ve­ces lla­man a las marc­has en re­cla­mo de de­rec­hos.

VA­RI­E­DA­DES

Un tam­bor es un ins­tru­men­to de per­cu­si­ón de so­ni­do in­de­ter­mi­na­do per­te­ne­ci­en­te a la fa­mi­lia de los mem­bra­nó­fo­nos. Cons­ta de una ca­ja de re­so­nan­cia, que su­e­le ser de for­ma ci­lín­dri­ca, y una mem­bra­na lla­ma­da parc­he, que cu­bre la aber­tu­ra de la ca­ja. Al­gu­nos ti­pos de tambores ti­e­nen parc­hes en am­bos la­dos. El so­ni­do se ob­ti­e­ne al gol­pe­ar el ins­tru­men­to en el parc­he con la ma­no o con ba­que­tas. Tam­bi­én se su­e­le per­cu­tir la ca­ja.

Los de ti­po tam­bor son los ins­tru­men­tos de per­cu­si­ón más co­mu­nes. En­tre ellos pu­e­den men­ci­o­nar­se el bon­gó, los tam­bo- res de can­dom­be, re­pi­que, pi­a­no y chi­co; uru­guay, djem­be, maz­har, redo­blan­te, taiko, tam­bor ale­gre, tam­bo­ra do­mi­ni­ca­na, tam­bor lla­ma­dor, tam­bo­ril, tim­bal, tum­ba­do­ra, ba­te­ría…

La sam­ba, rit­mo más cono­ci­do de Bra­sil, uti­li­za tambores, pero hay muc­hos otros co­mo el ma­ra­ca­tu, en el nor­des­te del pa­ís; los tambores mi­ne­ros de Mi­nas Ge­rais, que son par­te de la cultura afro­bra­si­leña; el ac­hé, de Ba­hía, y tan­tos otros. Has­ta en rit­mos co­mo el rock y el jazz muc­has ve­ces se uti­li­zan tambores. Es co­mo si un bra­si­leño na­ci­e­ra to­can­do ya tambores y bai­lan­do, aun­que em­pi­e­ce con ins­tru­men­tos im­pro­vi­sa­dos de la ca­sa co­mo bal­des y la­tas.

Los ins­tru­men­tos de per­cu­si­ón son al­go muy pre­sen­te en la cultura afri­ca­na que ha po­bla­do los pa­í­ses la­ti­no­a­me­ri­ca­nos. Esta diás­po­ra ha cre­a­do to­da una di­ver­si­dad de rit­mos en en­cu­en­tro con cul­tu­ras in­dí­ge­nas y eu­ro­pe­as. Ins­tru­men­tos co­mo el djem­be, que no eran muy uti­li­za­dos, están in­cor­porán­do­se a la mú­si­ca pro­du­ci­da en Bra­sil.

Pa­ra que se ten­ga idea de la di­ver­si­dad de tambores, apun­to al­gu­nos que están muy pre­sen­tes en los rit­mos bra­si­leños:

SURDO

Ci­lín­dri­co, de gran­des di­men­si­o­nes y so­ni­do pro­fun­da­men­te gra­ve. Hec­ho tí­pi­ca­men­te de ma­de­ra o me­tal. Po­see pi­e­les en am­bos la­dos. Tra­di­ci­o­nal­men­te usa­do en es­cu­e­las de sam­ba, vein­ti­cin­co a treinta y cin­co uni­da­des en ca­da ba­te­ría. Su fun­ci­ón prin­ci­pal en la sam­ba es la mar­ca­ci­ón del tem­po. Pu­e­den en­con­trar­se en ban­das mi­li­ta­res. Son uti­li­za­dos pa­ra mar­car el pul­so bi­na­rio de la marc­ha, en con­jun­to con el bom­bo y la ca­ja.

TIM­BAL BAHIANO

Mem­bra­nó­fo­no ori­gi­nal de Bra­sil, li­ge­ra­men­te có­ni­co, de ma­de­ra con­trac­ha­pa­da li­ge­ra o de me­tal. La mem­bra­na sin­té­ti­ca, que da un so­ni­do cla­ro y agu­do, se ten­sa con ti­ran­tes si­mi­la­res a los de la con­ga. Se to­ca de pie, su­je­ta­do por lo ge­ne­ral con un cin­tu­rón, pero en los con­ci­er­tos se pu­e­de si­tu­ar so­bre una ba­se. La téc­ni­ca de gol­pe­ar con las dos ma­nos es si­mi­lar a las del yem­be y la con­ga. Ori­gi­na­rio de Ba­hía, se uti­li­za pa­ra pro­por­ci­o­nar acom­paña­mi­en­to y se­cu­en­ci­as rít­mi­cas so­lis­tas en con­jun­tos bra­si­leños de per­cu­si­ón, so­bre to­do de sam­ba y ac­hé.

TAM-TAM

Com­pu­es­to por dos par­tes: un cal­de­ro re­cu­bi­er­to por una mem­bra­na que se co­lo­ca so­bre un pe­des­tal. Su mem­bra­na se per­cu­te con las ma­nos, al igual que la con­ga. Es un ins­tru­men­to idi­ó­fo­no de so­ni­do in­de­ter­mi­na­do. Su ori­gen es afri­ca­no. Des­cen­di­en­te di­rec­to del djem­be.

ATABAQUE

Si­mi­lar a un tam­bor. De ori­gen afri­ca­no. Su­e­le em­ple­ar­se pa­ra lle­var el to­no y el rit­mo en los ri­tu­a­les afro­bra­si­leños. En Per­nam­bu­co, el atabaque re­ci­be el nom­bre de ilú.

Está fa­bri­ca­do con ma­de­ra de ja­ca­randá de Bra­sil. La mem­bra­na está hec­ha con pi­e­les de ani­ma­les o cu­e­ro. A me­nu­do

se usan bar­ri­les pa­ra au­men­tar su re­so­nan­cia. El so­ni­do se pro­du­ce me­di­an­te gol­pes en el centro, me­dio y bor­de de la mem­bra­na, con las pun­tas de los de­dos, con la muñe­ca y el bor­de de la ma­no, con cu­e­ro o in­clu­so con ba­que­tas.

Son con­si­de­ra­dos ins­tru­men­tos sa­gra­dos en el can­dom­blé, ya que sir­ven co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ci­ón en­tre los hom­bres y los oris­has. Los ata­ba­ques re­pro­du­cen men­sa­jes ci­fra­dos, des­ti­na­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te a ca­da di­os, por lo que ti­e­nen un am­plio re­per­to­rio de to­ques y mo­da­li­da­des rít­mi­cas que va­rí­an en fun­ci­ón de ca­da oris­ha, danza o en­ti­dad in­vo­ca­da. Los tex­tos mu­si­ca­les ha­cen re­fe­ren­cia a di­a­lec­tos afri­ca­nos ori­gi­na­les, en­tre­mez­cla­dos con pa­la­bras en por­tu­gués.

Los tambores to­man las ca­lles en el car­na­val, que ocur­re en fe­bre­ro, pero la pre­pa­ra­ci­ón, en­sayos y en­señan­za de la mú­si­ca ocur­re du­ran­te to­do el año en muc­has co­mu­ni­da­des de Bra­sil. En Mi­nas Ge­rais hay un mo­vi­mi­en­to muy fu­er­te de mu­je­res pa­sis­tas, sam­bis­tas y por­ta­ban­de­ras. Ha­ce unos años que sa­len a las ca­lles an­tes del car­na­val ha­ci­en­do muc­ho so­ni­do y di­ci­en­do que las com­po­si­ci­o­nes car­na­va­les­cas tam­bi­én pu­e­den ser hec­has por ellas. En el car­na­val de es­te año se ob­ser­vó que en muc­hos gru­pos y blo­ques ha­bía mu­je­res per­cu­si­o­nis­tas, can­to­ras e ins­tru­men­tis­tas, to­can­do una va­ri­e­dad in­men­sa de ins­tru­men­tos.

Es im­por­tan­te des­ta­car la pre­sen­cia de mu­je­res co­mo Cláu­dia Man­zo, com­po­si­to­ra chi­le­na que aho­ra vi­ve en Be­lo Ho­ri­zon­te, Mi­nas Ge­rais. Se unió con otras mu­je­res pa­ra apren­der a to­car jun­tas, com­po­ner y abrir el car­na­val mos­tran­do que las mu­je­res no son ob­je­tos se­xu­a­les y sí per­so­nas de res­pe­to que to­can, can­tan y están en varias or­ga­ni­za­ci­o­nes y mo­vi­mi­en­tos de la sociedad. Otras mu­je­res cre­a­ron gru­pos y sa­li­e­ron jun­tas pa­ra el car­na­val, mez­clan­do be­lle­za con fu­er­za.

En los gru­pos Sam­ba Qu­ei­xin­ho y Es­cu­e­la de Sam­ba Ci­da­de Jar­dim, las alas fe­me­ni­nas for­ma­das por mu­je­res son ca­da vez más gran­des. Es­te año Sam­ba Jar­dín hi­zo un ho­me­na­je a la com­po­si­to­ra chi­le­na Vi­o­le­ta Par­ra por su cen­te­na­rio, y Sam­ba Qu­ei­xin­ho se unió a Gi­ra­mun­do, un gru­po de teatro de muñe­cos que tam­bi­én man­ti­e­ne un mu­seo de ma­ri­o­ne­tas. Beatriz Apo­calypse, hi­ja de Ál­va­ro Apo­calypse, cre­a­do­ra del gru­po, es la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca y está muy in­vo­lu­cra­da con el car­na­val; in­clu­so su hijo ya par­ti­ci­pa del Sam­ba Qu­ei­xin­ho.

Los tambores son si­nó­ni­mo de fiesta en Bra­sil, pero tam­bi­én de luc­ha. La ba­te­ría es im­por­tan­te pa­ra ali­vi­ar la vi­da, que muc­has ve­ces es di­fí­cil, pero her­mo­sa, co­mo di­ce una can­ci­ón de Gon­za­guin­ha muy cono­ci­da en la voz de la in­tér­pre­te sam­bis­ta Beth Car­val­ho:

Vi­vir y no te­ner ver­güen­za de ser fe­liz. Can­tar y can­tar y can­tar la be­lle­za de ser un eterno apren­diz. Yo sé que la vi­da de­bía ser me­jor y será, pero eso no im­pi­de que yo re­pi­ta: bo­ni­ta los es bo­ni­ta, es bo­ni­ta yes.

Los tambores son si­nó­ni­mo de fiesta en Bra­sil, pero tam­bi­én de luc­ha. La ba­te­ría es im­por­tan­te pa­ra ali­vi­ar la vi­da, que muc­has ve­ces es di­fí­cil, pero her­mo­sa, co­mo di­ce una can­ci­ón…

tambores re­pre­sen­tan un marco de re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.