ROCK FRONTERAS AFUERA

ROCK OUT­SI­DE ITS BORDERS

Arte por Excelencias - - News - Se­bas­tián He­re­dia

Po­cos re­cu­er­dan hoy que en los años se­sen­ta Frank Si­na­tra de­cla­ró que no le da­ba ni cin­co años de vi­da a «esa mú­si­ca de mi­er­da lla­ma­da rock and roll». Era, a su en­ten­der, una for­ma bru­tal de ex­pre­si­ón, nau­se­a­bun­da… y otros epí­te­tos por el es­ti­lo. Dos dé­ca­das des­pu­és, ha­bría de con­so­li­dar­se co­mo «la ban­da so­no­ra del siglo», mo­di­fi­can­do pa­ra si­em­pre el ma­pa cul­tu­ral del mun­do, al punto de que al­gu­nas per­so­na­li­da­des del gé­ne­ro lle­ga­ran a de­cir que su al­can­ce ha si­do, in­clu­so, mayor que el del mar­xis­mo, opi­ni­ón dis­cu­ti­ble, pero que bi­en sir­ve de metá­fo­ra del sig­ni­fi­ca­ti­vo cam­bio cul­tu­ral que tra­jo apa­re­ja­do.

Con sus va­ri­a­ci­o­nes ge­ográ­fi­cas, el rock no tar­dó en pren­der en Amé­ri­ca La­ti­na. Se vol­vió epí­to­me de cultura po­pu­lar ju­ve­nil, so­bre to­do en los gran­des en­cla­ves ur­ba­nos. Ha­cia el fin del siglo xx, y en coin­ci­den­cia con el cre­ci­en­te pro­ce­so de glo­ba­li­za­ci­ón in­for­ma­ti­va, apa­re­ci­e­ron los pri­me­ros gran­des fes­ti­va­les. Cos­quín Rock (Ar­gen­ti­na), Vi­ve La­ti­no (Mé­xi­co), Rock al Par­que (Co­lom­bia) —no ca­su­al­men­te ron­dan to­dos los vein­te-vein­ti­cin­co años— fu­e­ron con­vir­ti­én­do­se en los prin­ci­pa­les es­ce­na­ri­os de en­cu­en­tro, in­ter­cam­bio de ex­pe­ri­en­ci­as y pro­mo­ci­ón del gé­ne­ro.

Des­de 2014, Cu­ba, de lar­ga tradición co­mo fac­tor de in­te­gra­ci­ón cul­tu­ral, ti­e­ne su ver­si­ón de es­tos en­cu­en­tros: el fes­ti­val Pa­tria Grande. Aus­pi­ci­a­do por la Aso­ci­a­ci­ón Her­ma­nos Sa­íz y el Ins­ti­tu­to Cubano de la Mú­si­ca, y ava­la­do des­de su idea ger­mi­nal por el Mi­nis­te­rio de Cultura, su pro­pó­si­to no es so­lo lle­var a la Isla a los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes del rock-fu­si­ón latinoamericano, si­no tam­bi­én in­ser­tar agru­pa­ci­o­nes cu­ba­nas en el cir­cui­to re­gi­o­nal de los gran­des fes­ti­va­les.

En su cor­ta vi­da, el Pa­tria Grande ha ins­pi­ra­do ini­ci­a­ti­vas si­mi­la­res en con­tex­tos don­de el rock no es la cor­ri­en­te pre­do­mi­nan­te en­tre los jó­ve­nes, co­mo el fes­ti­val Mu­pa, de Pa­namá. Allí fue in­vi­ta­da a par­ti­ci­par la jo­ven ban­da Sto­ner, una de las agru­pa­ci­o­nes con mayor proyec­ci­ón in­ter­na­ci­o­nal.

Fren­te a una con­vo­ca­to­ria ma­si­va en el Mi­ra­dor del Pa­cí­fi­co (Con­ta Cos­te­ra), Sto­ner pre­sen­tó su me­tal pro­gre­si­vo ri­co en ar­re­glos me­ló­di­cos y es­tu­di­a­dos so­los de gui­tar­ra, apoya­dos en so­fis­ti­ca­das ba­ses elec­tró­ni­cas, dan­do una mu­es­tra con­tun­den­te de có­mo pu­e­den ar­ti­cu­lar­se tradición y mo­der­ni­dad rocke­ra. La crí­ti­ca lo­cal re­sal­tó la ca­li­dad com­po­si­ti­va y la des­tre­za en la eje­cu­ci­ón ins­tru­men­tal de Sto­ner, al­go que es mar­ca de na­ci­mi­en­to, por así de­cir, de los mú­si­cos cu­ba­nos en cu­al­qui­er es­ti­lo. Tam­bi­én fu­e­ron elo­gi­a­dos sus no­ta­bles vi­de­o­clips, hec­hos por los mis­mos mú­si­cos en un contexto de eco­no­mía de me­di­os.

Afor­tu­na­da­men­te, la pre­dic­ci­ón de Si­na­tra no se cum­plió (con el ti­em­po, lle­gó a ha­cer du­e­to in­ol­vi­da­ble con al­gún rocke­ro). Los fes­ti­va­les se mul­ti­pli­can, aquí y allá, tan­to los de ins­pi­ra­ci­ón pú­bli­ca co­mo los pri­va­dos. Con­for­me a las po­si­bi­li­da­des y par­ti­cu­la­ri­da­des del pa­ís, Pa­tria Grande Cu­ba bus­ca posicionarse den­tro de es­tos im­por­tan­tes circuitos de ro­ta­ci­ón.

Ca­be agre­gar que en­tre los proyec­tos de in­ter­cam­bio pa­ra es­te 2018 se en­cu­en­tran, a me­di­a­no pla­zo, la pre­sen­ta­ci­ón de ex­po­nen­tes del rock cubano en los ya men­ci­o­na­dos Rock al Par­que y Cos­quín Rock, y la participación en el Pa­tria Grande de sus res­pec­ti­vos or­ga­ni­za­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.