HORACIO PAGANI Y SUS AUTOS SPORT PRE­MI­UM

HORACIO PAGANI AND HIS PRE­MI­UM SU­PER SPORT CARS

Arte por Excelencias - - News - Willy Hi­er­ro Allen

¿ Có­mo de­fi­nir a es­te ar­gen­ti­no de 63 años que ha dicho: «Le­o­nar­do Da Vin­ci me en­señó que arte y ci­en­cia pu­e­den ir de la ma­no»? Por un Pagani Zon­da HP Barc­het­ta —del que so­lo hi­zo tres— pa­ga­ron 15 mi­llo­nes de eu­ros.

Ca­sil­da, pe­queña ciu­dad de vein­ti­séis mil ha­bi­tan­tes en la pro­vin­cia de San­ta Fe, Ar­gen­ti­na, es cu­na de Horacio Pagani, quien na­ció en no­vi­em­bre de 1955. Si­em­pre soñó con fa­bri­car au­to­mó­vi­les, pero no cu­al­qui­er au­to­mó­vil, si­no «el me­jor y más lin­do au­to del mun­do». Así le di­jo a ini­cio de la dé­ca­da de los oc­hen­ta al in­ge­ni­e­ro Giu­lio Al­fi­e­ri, director de Lam­borg­hi­ni. En­ton­ces te­nía 26 años.

De pa­dres pana­de­ros, su ma­dre era afi­ci­o­na­da a la pin­tu­ra, y pro­ba­ble­men­te de ahí le vi­e­ne a Horacio su gen artístico. A los 12 años fa­bri­ca­ba ma­que­tas de autos de­por­ti­vos con ma­de­ra de bal­sa y re­cor­tes de la­tas de cho­co­la­te. ¿Ha­bía de­ci­di­do ya a qué se iba a de­di­car? A los 13 años le di­jo a su ma­dre: «Voy a diseñar y cons­truir mis au­to­mó­vi­les».

A los 15 años cons­truyó una mo­to­ci­cle­ta con la que pa­se­a­ba por Ca­sil­da. Lu­e­go se mu­dó a La Pla­ta pa­ra es­tu­di­ar Be­llas Artes y, a la vez, cur­sar al­gu­nas ma­te­ri­as de in­ge­ni­e­ría. A los 23 años fa­bri­có un au­to Fór­mu­la 2 que com­pi­tió en el equi­po ofi­ci­al de Re­nault.

Su men­tor, Ores­te Ber­ta, fa­mo­so pre­pa­ra­dor de autos de car­re­ra, lo lle­vó a cono­cer a Ju­an Ma­nu­el Fan­gio, en­ton­ces pre­si­den­te de Mer­ce­des-benz Ar­gen­ti­na. Fan­gio es­cuc­hó sus proyec­tos y es­cri­bió cin­co car­tas pa­ra los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de autos de­por­ti­vos ita­li­a­nos.

Fer­ra­ri no le hi­zo ca­so, pero Lam­borg­hi­ni sí, y em­pe­zó de obre­ro de ter­cer nivel —«el de se­gun­do nivel bar­ría el pi­so», re­cor­dó des­pu­és Pagani—. Al año si­guien­te era el res­pon­sa­ble de to­da la par­te de car­ro­ce­ría en la au­to­mo­triz ita­li­a­na. Por esa épo­ca co­men­zó a ha­cer pru­e­bas con la fi­bra de car­bo­no, ma­te­ri­al muy no­ve­do­so en esos ti­em­pos. Pero re­que­ría una au­to­cla­ve pa­ra dar­le ca­li­dad a las pi­e­zas.

En Lam­borg­hi­ni no que­rí­an com­prar la au­to­cla­ve y Pagani pi­dió un cré­di­to, la com­pró y la lle­vó a su ta­ller par­ti­cu­lar. Fan­gio le di­jo que hi­ci­e­ra su au­to pro­pio y agre­gó: «Un proyec­to ti­e­ne va­li­dez cu­an­do uno de­ja de ha­blar de él y lo trans­for­ma en re­a­li­dad». Así, en 1993, ini­ció la cons­truc­ci­ón del Pagani Zon­da, que ex­hi­bió en el Salón de Gi­ne­bra (1999). Mo­tor V12, bi­tur­bo, 6,0 li­tros, 790 CV, 380 km/h. Y em­pe­zó la leyen­da.

Horacio Pagani es que­ri­do y ad­mi­ra­do en su na­tal Ca­sil­da, a don­de va ca­da año en uno de sus autos de­por­ti­vos. En 2012 fun­dó una Es­cu­e­la de Di­seño en San­ta Fe ba­jo los pre­cep­tos de Le­o­nar­do Da Vin­ci: arte y ci­en­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.