PALINURO LIBROS LEÍDOS

TI­E­NE USTED UNA CI­TA EN ME­DE­LLÍN

Arte por Excelencias - - News - J. Ele­na Me­sa

De­cía Vir­gi­nia Wo­olf que los libros de segunda ma­no son libros sal­va­jes, sin ho­gar, que po­se­en el en­can­to del que ca­re­cen los vo­lú­me­nes do­mes­ti­ca­dos de la bi­bli­o­te­ca. Me pre­gun­to si qui­so de­cir con ello que los vi­si­tan­tes de las li­bre­rí­as de vi­e­jo po­se­en, en al­gún sen­ti­do, el es­tri­den­te es­pí­ri­tu del no do­mes­ti­ca­do, del sal­va­je, del mor­bo­so que bus­ca la pa­la­bra subraya­da del lec­tor que le an­te­ce­de, o de aquel que ju­e­ga a en­con­trar­se un li­bro que fue suyo al­gu­na vez, co­mo quien ti­en­ta al des­ti­no y su ter­ri­ble mi­si­ón de­vas­ta­do­ra.

Cer­ca de la Cu­ar­ta Bri­ga­da —di­vi­si­ón del Ejér­ci­to Na­ci­o­nal de Co­lom­bia— en la ciu­dad de Me­de­llín, re­su­e­na el mi­to de Ene­as, pa­ra es­col­tar­se detrás de la co­lec­ci­ón de libros leídos que ha­ce quince años di­e­ron for­ma a un sal­va­men­to, el cu­al aún pre­ten­de res­ca­tar­nos del te­dio, sal­var­nos del nau­fra­gio.

Si po­see o no un es­pí­ri­tu sal­va­je, tal vez sea detrás de las pa­la­bras con Luis Alberto, nu­es­tro li­bre­ro de Palinuro. El pa­sa­do, aún pre­sen­te, ti­e­ne la capa­ci­dad de sa­ci­ar la cu­ri­o­si­dad del lec­tor tí­mi­do, del lec­tor al­ti­vo, del lec­tor vo­raz, del lec­tor vir­gen, del in­do­ma­ble.

No es palinuro de Mé­xi­co ni el seu­dó­ni­mo de Cy­ril Con­nolly, ni el bu­que es­cu­e­la de la Marina Militar Ita­li­a­na: es Palinuro libros leídos en la ciu­dad de Me­de­llín, y el em­bru­jo que ini­cia al as­cen­der sus es­ca­lo­nes, las fo­to­gra­fí­as que en­sal­zan el re­cor­ri­do al se­gun­do pi­so, su pa­li­mu­ro —má­xi­me ex­po­si­tor del arte—, las co­lec­ci­o­nes de libros, sus his­to­ri­as reu­ni­das en los es­tan­tes de ma­de­ra, aco­ge­do­ras y fi­e­les a su vo­lun­tad de ro­ble, la va­ni­do­te­ca —dig­na re­pre­sen­tan­te del me­jor pu­er­to al que ha ar­ri­ba­do su li­bre­ro—, el qui­jo­te ta­lla­do en ma­de­ra con su sancho, las fo­to­gra­fí­as de es­cri­to­res y los en­cu­en­tros con al­gu­nos de ellos, las plan­tas re­si­den­tes del bal­cón, el jazz de fon­do, el ca­fé, la luz del sol al me­di­o­día, y las pa­la­bras de Luis, con su capa­ci­dad vo­raz de ha­cer­te sen­tir bi­en­ve­ni­do, aun cu­an­do es­te sea un en­cu­en­tro ca­su­al, co­mo aquel que es­cri­be Bor­ges cu­an­do nos di­ce: «to­do en­cu­en­tro ca­su­al es una ci­ta ».

Si el li­bro le­í­do y el li­bre­ro com­par­ten su na­tu­ra­le­za de es­pí­ri­tu in­do­ma­ble, la so­le­dad del li­bro huér­fa­no, y si to­do eso con­fluye pa­ra que se ac­tu­a­li­ce el mi­to y se re­nu­e­ve con el ti­em­po —aun­que es­te si­em­pre ha­ga de las suyas—, tal vez eso qu­ie­re de­cir que en el sen­ti­do colectivo en el que to­dos so­mos uno ti­e­ne usted una ci­ta en la ciu­dad de Me­de­llín, con un hom­bre que apo­sen­ta­do en su ge­ne­ro­so ofi­cio pi­lo­tea —con la ina­go­ta­ble necesidad del mi­to— la na­ve que hará que re­po­se­mos por mo­men­tos de nu­es­tra pro­pia guer­ra de Troya, la que si­gue acon­te­ci­en­do mi­en­tras se es­cri­be es­to, mi­en­tras se lee es­to, y aun cu­an­do ni el li­bro bas­te, aun­que a ve­ces lo sea to­do.

Com­par­te Palinuro con su ve­ci­na, la li­bre­ría Gram­ma­ta Tex­tos, el es­ce­na­rio edi­fi­ca­dor de en­cu­en­tros pa­ra in­do­ma­bles que se con­gre­gan de mo­do si­len­ci­o­so, re­sis­ten­te. Allí tu­vo lu­gar la pre­sen- ta­ci­ón del li­bro de Se­bas­tián He­re­dia Lo que hay que ver, apun­tes de ci­ne pa­ra An­to­nia, el pri­mer día del mes de fe­bre­ro, ha­ci­en­do alu­si­ón al ini­cio de los acon­te­ci­mi­en­tos que ti­e­nen la capa­ci­dad de nu­trir, con imá­ge­nes, con­ver­sa­ci­o­nes y has­ta des­pe­di­das, la pa­si­ón por el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra, que to­do ti­e­nen de án­gel, que to­do ti­e­nen de de­mo­nio.

Así pu­es, co­mo lo es­cri­bió José Emi­lio Pac­he­co en el li­bro de vi­si­tan­tes ilus­tres de Palinuro: «To­dos los ti­em­pos se re­ú­nen en esta li­bre­ría», pa­ra que pu­e­da cum­plir­se aque­lla pro­fe­cía fun­da­da por cu­a­tro es­pí­ri­tus sal­va­jes en la ciu­dad de Me­de­llín, con la tri­pu­la­ci­ón que aún res­ca­ta, de ser po­si­ble, a un ejem­plar con al­ma de bison­te, que se re­sis­te al ol­vi­do, que luc­ha por su ári­da su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.