DANZA CONTEMPORÁNEA POR EU­RO­PA.

Arte por Excelencias - - News - Jor­ge Bro­oks

Así ex­pre­sa­ba uno de los ti­tu­la­res apa­re­ci­dos en The Sun­day Ti­me y fir­ma­do por An­na Win­ter el 25 de fe­bre­ro de 2017. Aún te­ní­a­mos pre­sen­te la gi­ra por diferentes es­ce­na­ri­os de Ale­ma­nia, Sui­za y Mó­na­co en los me­ses de no­vi­em­bre y di­ci­em­bre del pa­sa­do año. Está­ba­mos en Ludwigs­burg, Ale­ma­nia, cu­an­do lle­gó la no­ti­cia del fa­lle­ci­mi­en­to de Fi­del. A su memoria de­di­ca­mos la fun­ci­ón de esa noc­he. La tris­te­za nos in­va­dió, pero nos cre­ci­mos en es­ce­na y bai­la­mos por Cu­ba.

La gi­ra al Rei­no Uni­do se ini­ció el 15 de fe­bre­ro en el Royall Con­cert Hall Not­ting­ham, con un tri­ple pro­gra­ma —co­mo es ha­bi­tu­al en las pre­sen­ta­ci­o­nes de Danza Contemporánea de Cu­ba—, por­que que­re­mos com­par­tir con el pú­bli­co un am­plio es­pec­tro dan­za­rio. Pa­ra co­men­zar Re­ver­si­ble, de la core­ó­gra­fa bel­ga-co­lom­bi­a­na An­na­bel López Oc­hoa, pi­e­za sen­su­al en la cu­al de­fi­en­de su te­sis de que el al­ma no ti­e­ne gé­ne­ro.

The Lis­te­ning Ro­om, del britá­ni­co Theo Clinkard, era la segunda pi­e­za, que con­tras­ta­ba con el ini­cio y el ci­er­re del pro­gra­ma. El britá­ni­co pro­pu­so a Danza Contemporánea de Cu­ba una obra inu­su­al y trans­gre­so­ra, don­de el pú­bli­co era in­vi­ta­do a cre­ar su pro­pia re­la­ci­ón en­tre lo que ve y lo que es­cuc­ha en una sa­la pa­ra es­cuc­har mú­si­ca, con el pre­su­pu­es­to de ¿pu­e­de la mú­si­ca es­cuc­har la danza en vez de la danza bai­lar con la mú­si­ca?, cre­a­da den­tro del proyec­to Is­las Cre­a­ti­vas, del Bri­tish Coun­cil y Danza Contemporánea de Cu­ba.

Pa­ra cer­rar Ma­tria Et­no­cen­tra, del re­co­no­ci­do core­ó­gra­fo cubano Ge­or­ge Cés­pe­des, que com­bi­na nu­es­tra pren­da na­ci­o­nal: la guaya­be­ra, con el atu­en­do militar, am­bos de no­to­ria pre­sen­cia en la in­du­men­ta­ria del cubano y en sus ac­ti­tu­des co­ti­di­a­nas, con una rít­mi­ca contemporánea de Na­ci­o­nal Elec­tró­ni­ca, de Cu­ba.

La gi­ra abar­có diez ciu­da­des del Rei­no Uni­do, en las cu­a­les ex­plo­ra­mos sus diferentes ge­o­gra­fí­as y par­ti­cu­la­res idi­o­sin­cra­si­as. Re­cor­ri­mos Lon­dres, In­ver­nes, Ga­les y Manc­hes­ter, en­tre otros ter­ri­to­ri­os. La ca­si to­ta­li­dad de los es­pa­ci­os de­di­ca­dos a la crí­ti­ca dan­za­ria otor­ga­ron a las pre­sen­ta­ci­o­nes de nu­es­tra com­pañía cu­a­tro y cin­co es­tre­llas, evi­den­cia de una muy fa­vo­ra­ble va­lo­ra­ci­ón del tra­ba­jo, y su­pe­ri­or a los bu­e­nos re­sul­ta­dos al­can­za­dos en las gi­ras pre­ce­den­tes por ese pa­ís: «La com­pañía in­sig­nia de la danza contemporánea cubana ofre­ce un pro­gra­ma con tres obras, ex­qui­si­ta­men­te bai­la­das» (An­na Win­ter, The Sta­ge, 25 de fe­bre­ro de 2017); «Lo que une a las tres pi­e­zas es el com­pro­mi­so cons­tan­te, el vi­gor y la ab­so­lu­ta com­pe­ten­cia del des­em­peño de los bai­la­ri­nes» (David Dou­gill, The Sun­day Ti­mes, 5 de mar­zo de 2017); «Lo más im­por­tan­te es la cre­en­cia y el or­gu­llo pal­pa­ble que los bai­la­ri­nes si­en­ten por su proyec­to» (Luke Jen­nings, The Gu­ar­di­an, 26 de fe­bre­ro de 2017).

Danza Contemporánea de Cu­ba es una de las com­pañí­as del mun­do más re­cla­ma­das en el am­plio es­pec­tro de las artes es­cé­ni­cas en el Rei­no Uni­do. Por la ex­ce­len­cia de sus bai­la­ri­nes, por su va­ri­a­do re­per­to­rio y al­tos pre­su­pu­es­tos ar­tís­ti­cos, es aplau­di­da por el pú­bli­co y la crí­ti­ca, co­mo re­ve­lan los pe­ri­o­dis­tas an­tes ci­ta­dos.

A MOS­CÚ

Otros com­pro­mi­sos in­ter­na­ci­o­na­les lle­va­ron a la com­pañía a la ga­la inau­gu­ral del Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Danza Contemporánea Dan­cein­ver­si­on 2017, en Mos­cú, el pa­sa­do 25 de sep­ti­em­bre, or­ga-

ni­za­do por el pres­ti­gi­o­so Teatro Bols­hoi. Da­da la gran de­man­da del pú­bli­co pa­ra las dos pre­sen­ta­ci­o­nes en el afa­ma­do Teatro de Mú­si­ca Sta­nis­lavsky, fu­e­ron co­lo­ca­das hi­le­ras de si­llas en el es­pa­cio ha­bi­tu­al de la or­ques­ta sin­fó­ni­ca. El director del Bols­hoi ex­pre­só al ter­mi­nar la fun­ci­ón: «No pu­de sus­tra­er­me de la per­so­na­li­dad y la ma­gia de nin­gu­no de los in­tér­pre­tes, me pro­pu­se se­lec­ci­o­nar con cuál de ellos no me que­da­ría, y al fi­nal les di­go que es­ta­ría en­can­ta­do de te­ner en mi com­pañía bai­la­ri­nes con una per­so­na­li­dad tan de­fi­ni­da, con tan­ta ener­gía y de­di­ca­ci­ón en la es­ce­na».

El pro­gra­ma es­tu­vo con­for­ma­do por El cris­tal, del cubano Ju­lio César Igle­si­as, obra ca­li­fi­ca­da por la crí­ti­ca cubana co­mo «frá­gil y trans­pa­ren­te», se­gui­da de Tan­gos cu­ba­nos, del core­ó­gra­fo britá­ni­co Billy Cowie, aplau­di­da cu­a­dro a cu­a­dro, la his­to­ria de amor Ha­ba­ne­ra, y la una vez más ova­ci­o­na­da Ma­tria Et­no­cen­tra, del in­ter­na­ci­o­nal­men­te re­co­no­ci­do core­ó­gra­fo cubano Ge­or­ge Cés­pe­des.

La com­pañía fue in­vi­ta­da a cer­rar el pro­gra­ma del muy va­lo­ra­do Fes­ti­val Otoño, con se­de en el New York City Center, uno de los más im­por­tan­tes es­ce­na­ri­os del arte a nivel mun­di­al. Pa­ra los dí­as 13 y 14 de oc­tu­bre la se­lec­ci­o­na­da fue Ma­tria Et­no­cen­tra, y las mil dos­ci­en­tas lo­ca­li­da­des se ago­ta­ron pa­ra las pre­sen­ta­ci­o­nes de Danza Contemporánea de Cu­ba, ova­ci­o­na­da en ca­da una de sus pre­sen­ta­ci­o­nes.

En el mes de no­vi­em­bre la com­pañía re­gre­só al Au­di­to­rio Na­ci­o­nal de Mé­xi­co pa­ra pre­sen­tar Car­mi­na Bu­ra­na, core­o­gra­fi­a­da por Ge­or­ge Cés­pe­des. Era la sex­ta tem­po­ra­da allí, y sus diez mil lo­ca­li­da­des es­ta­ban ven­di­das pa­ra las dos pre­sen­ta­ci­o­nes. Esta ver­si­ón de Car­mi­na Bu­ra­na fue es­tre­na­da en ese co­li­seo en no­vi­em­bre de 2008, y era un su­eño pre­sen­tar­la en nu­es­tro pa­ís tal y co­mo ha si­do con­ce­bi­do es­te mon­ta­je. Aho­ra es­ta­mos a punto de ha­cer­lo re­a­li­dad. A Danza Contemporánea de Cu­ba le acom­pañarán la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­ci­o­nal, el Co­ro Na­ci­o­nal y el Co­ro In­fan­til de Cu­ba, con ba­rí­to­no, te­nor y so­pra­no in­clui­dos en el elen­co. Será un pla­cer, pa­ra to­dos los que tra­ba­jan en esta pu­es­ta en es­ce­na, sen­tir la ova­ci­ón de Cu­ba en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alon­so, co­mo sor­ti­le­gio pa­ra que la tris­te­za no nos al­can­ce en el nu­e­vo año.

FO­TO ADOL­FO IZQUIERDO

Danza Contemporánea de Cu­ba en la in­ter­pre­ta­ci­ón de la pi­e­za Ma­tria Et­no­cen­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.