UN VIAJE MU­SI­CAL POR LOS PUN­TOS CARDINALES

Un viaje mu­si­cal por los pun­tos cardinales

Arte por Excelencias - - News - An­drés Du­eñas-tor­res

Al anoc­he­cer del sá­ba­do 10 de fe­bre­ro, en la sa­la-teatro del Mu­seo Na­ci­o­nal de Be­llas Artes, en La Habana Vi­e­ja, tu­vo lu­gar un her­mo­so concierto, ide­a­do pa­ra de­lei­tar a los es­pí­ri­tus me­ló­ma­nos más exi­gen­tes: Los pun­tos cardinales, de la versá­til can­tan­te María de Je­sús, quien hon­ra al catá­lo­go de la agen­cia ar­tís­ti­ca Ac­tu­ar.

El es­pectá­cu­lo, es­pe­ci­al­men­te de­di­ca­do a la ma­dre de la ar­tis­ta, der­roc­hó, en el me­jor sen­ti­do de es­te ver­bo, ex­ce­len­te gus­to, y es que con­tó con guion, di­rec­ci­ón ar­tís­ti­ca y ge­ne­ral y ex­qui­si­to hu­mor del ma­es­tro Os­val­do Doi­me­a­di­ós, dig­no he­re­de­ro de las me­jo­res tra­di­ci­o­nes es­cé­ni­cas y de las gran­des es­tre­llas del teatro, la ra­dio, el ci­ne y la te­le­vi­si­ón de nu­es­tro pa­ís.

María de Je­sús, ele­gan­te mu­jer de cri­o­llí­si­ma be­lle­za, gran do­nai­re y sa­voir fai­re que le im­pi­den pa­sar in­ad­ver­ti­da, aun pa­ra los re­a­ci­os a de­jar­se con­quis­tar por sus en­can­tos, si­em­pre ves­ti­da de blan­co, su co­lor pre­di­lec­to, des­nu­dó su al­ma an­te los asis­ten­tes, a qui­e­nes con­mo­vió y es­tre­me­ció con sus re­mem­bran­zas so­bre su fa­mi­lia, en par­ti­cu­lar so­bre su bi­en ama­da ma­dre.

Tam­bi­én fu­e­ron re­me­mo­ra­dos Ju­an Al­mei­da Bos­que, Co­man­dan­te de la Re­vo­lu­ci­ón Cubana, de cuya au­to­ría ti­e­ne varias can­ci­o­nes en su re­per­to­rio; Fo­men­to, su ter­ruño na­tal; Pla­ce­tas, la ciu­dad don­de cre­ció y co­men­zó su de­s­ar­ro­llo artístico; La Habana, don­de obtuvo el reconocimiento a su arte por par­te del gran pú­bli­co cubano; Su­e­cia, el pa­ís que la aco­gió du­ran­te va­ri­os años y en el que, co­mo ella mis­ma ex­pre­sa, tu­vo una de las ex­pe­ri­en­ci­as más her­mo­sas de su vi­da: el na­ci­mi­en­to de su hijo Pe­dro; y nu­e­va­men­te La Habana, cu­al ma­dre ge­ne­ro­sa que vu­el­ve a aco­ger­la al re­gre­sar pa­ra es­ta­ble­cer­se y pro­di­gar su ta­len­to a to­dos los que la ama­mos.

En la es­ce­na tu­vi­mos la oportunidad de ver a un be­llo ser hu­ma­no y a una ar­tis­ta de cuerpo en­te­ro, de la es­tir­pe de los gran­des, du­eña de una voz pri­vi­le­gi­a­da, capaz de in­ter­pre­tar di­ver­sos gé­ne­ros mu­si­ca­les en varias len­guas del mun­do: Sum­mer­ti­me, La vie en ro­se y Noc­hes de Mos­cú.

Y es que, más que in­ter­pre­tar, ac­tuó nu­me­ro­sas pi­e­zas mu­si­ca­les, se­cun­da­da por el pú­bli­co y ma­gis­tral­men­te res­pal­da­da por cu­a­tro mú­si­cos ins­tru­men­tis­tas de gran ofi­cio y pres­ti­gio: Tony Laz­ca­no en la gui­tar­ra, Ale­xis Ri­ve­ro en el sa­xo­fón al­to, Rei­nal­do Cam­po­a­le­gre en la per­cu­si­ón, to­dos del catá­lo­go de Ac­tu­ar, qui­e­nes la acom­pañan en las noc­hes del ca­fé con­cert Ga­to Tu­er­to, tem­plo del arte cubano, así co­mo Mai­té Cas­te­lla­nos, ar­tis­ta in­vi­ta­da.

Con es­te concierto, en el que es­tu­vo in­clui­da la emo­ti­va pi­e­za Pal­me­ras del que­rer, de su ins­pi­ra­ci­ón, María de Je­sús nos de­mos­tró con hu­mil­dad, y sin asu­mir tal pre­ten­si­ón, que es dig­na he­re­de­ra de los me­jo­res ex­po­nen­tes de la can­ci­o­nís­ti­ca cubana, cuyos pun­tos cardinales, al de­cir del pe­ri­o­dis­ta Ju­lio Acan­da en la no­ta al pro­gra­ma del concierto, «…si­em­pre con­fluyen en un mis­mo lu­gar: el cora­zón de su gen­te». ¡Que es­tes si­em­pre en nu­es­tro cora­zón, María de Je­sús, así co­mo no­so­tros en el tuyo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.