ME­DIO SIGLO DE TEATRO ESCAMBRAY

Arte por Excelencias - - News - Omar Va­liño

Cono­cí a Teatro Escambray cu­an­do cum­plía quince años. Vi­a­ja­mos des­de San­ta Clara, pa­ra ese en­cu­en­tro, un gru­po am­plio de muc­hac­hos ves­ti­dos de uni­for­me azul, al­gu­nos ya in­tere­sa­dos más en se­rio en el teatro, con el afán de cono­cer di­rec­ta­men­te a la agru­pa­ci­ón. No lle­ga­mos al cam­pa­men­to, unos ki­ló­me­tros más allá de Ma­ni­ca­ra­gua, pro­vin­cia de Vi­lla Clara; pa­ra­mos allí don­de Ser­gio Cor­ri­e­ri ex­pli­ca­ría que el Escambray fi­na­li­za­ba en ese mo­men­to una nu­e­va obra.

Al pro­pó­si­to del ani­ver­sa­rio se su­ma­ba el in­terés, so­bre to­do por par­te de Cor­ri­e­ri, lí­der fun­da­dor y director ge­ne­ral del gru­po, de que di­é­ra­mos nu­es­tras opi­ni­o­nes so­bre ese es­pectá­cu­lo aún no es­tre­na­do: Mo­li­nos de vi­en­to, de Ra­fa­el Gonzá­lez, con pu­es­ta en es­ce­na de Elio Mar­tín.

Cor­ri­e­ri vio que muc­hos de los es­tu­di­an­tes per­te­ne­cí­a­mos a un gru­po de teatro de afi­ci­o­na­dos en la Es­cu­e­la Vo­ca­ci­o­nal Er­nes­to Che Gu­e­va­ra de San­ta Clara, y nos in­vi­tó a La Ma­ca­gua, el cam­pa­men­to de la agru­pa­ci­ón te­a­tral en las lo­mas de la Sierra del Escambray, a ver la pu­es­ta en es­ce­na, si­guien­do aquel mé­to­do, ca­ro al colectivo, de con­fron­tar pre­vi­a­men­te los es­pectá­cu­los con dis­tin­tos sec­to­res de es­pec­ta­do­res y usar es­as opi­ni­o­nes en fun­ci­ón de per­fi­lar la con­fron­ta­ci­ón de­fi­ni­ti­va de la pu­es­ta con el pú­bli­co.

Eso ocur­rió en di­ci­em­bre y me per­mi­tió cono­cer La Ma­ca­gua ba­jo la lu­na, y des- lum­brar­me pa­ra si­em­pre con el teatro. Ni qué de­cir­lo, esos en­cu­en­tros en­tre oc­tu­bre y di­ci­em­bre de 1983 fu­e­ron de­ci­si­vos pa­ra la definición de mi vo­ca­ci­ón y de mi vi­da. Así de sen­ci­llo. To­da­vía ci­er­ro los ojos y veo a Car­los Pé­rez Peña en el per­so­na­je del director de Mo­li­nos… ro­bo­tizán­do­se en la me­di­da que avan­za­ba la obra, y la es­plén­di­da par­ti­tu­ra, en­tre el jazz y el rock, de Puc­ho López. En ene­ro nos lle­ga­rí­an los ecos del impacto te­a­tral y so­ci­al de Mo­li­nos de vi­en­to en el Fes­ti­val de Teatro de La Habana de ene­ro de 1984.

A par­tir de ahí se ini­ció la re­la­ci­ón y em­pe­za­mos a vi­a­jar de ida y vu­el­ta en el día des­de San­ta Clara al­gu­nos sá­ba­dos de pa­se lar­go de la es­cu­e­la. No per­dí jamás el ca­mi­no. He vu­el­to a La Ma­ca­gua una y otra vez du­ran­te años. Allí hi­ce mi te­sis de gra­do so­bre lo que lla­mé «La aven­tu­ra del Escambray», or­ga­ni­cé du­ran­te años, jun­to a Pé­rez Peña y Ra­fa­el, los en­cu­en­tros Teatro y Na­ci­ón, or­ga­ni­cé ani­ver­sa­ri­os redon­dos… Si­em­pre lo he vis­to con el pla­cer de «pa­gar la deu­da» por aque­llos pri­me­ros en­cu­en­tros. Pero so­bre to­do es­tu­dié al gru­po y su prác­ti­ca.

Teatro Escambray ha­bía ca­pi­ta­li­za­do la me­jor ex­pe­ri­en­cia, a fi­nes de los se­sen­ta, cu­an­do el teatro cubano se afa­na­ba, jus­ta­men­te, en en­con­trar nu­e­vas ví­as de in­ser­ci­ón so­ci­al. De un con­sen­so co­mún en es­te sen­ti­do, par­ti­e­ron varias bús­que­das, to­das con un fu­er­te con­te­ni­do ex­pe­ri­men­tal en re­la­ci­ón con el vín­cu­lo es­ce­na-pú­bli­co. De ellas so­lo triun­fa­ría, de mo­do du­ra­de­ro, la pro­pu­es­ta del Escambray, gra­ci­as a un proyec­to artístico y so­ci­al só­li­do, además de la re­la­ti­va coin­ci­den­cia en­tre el le­gí­ti­mo re­sul­ta­do del gru­po y el pen­sa­mi­en­to po­lí­ti­co do­mi­nan­te en la cultura y la sociedad de los se­ten­ta, que alen­ta­ba un arte co­mo ve­hí­cu­lo de ex­pre­si­ón de las ma­sas, su­er­te de voz coral de la sociedad.

La es­té­ti­ca del gru­po se ca­rac­te­ri­za por una acen­tu­a­da pers­pec­ti­va so­ci­al, que co­lo­ca al cubano an­te las con­tra­dic­ci­o­nes del pro­ce­so his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ci­ón. De los años se­ten­ta son in­sos­laya­bles La vi­tri­na y El pa­ra­í­so re­co­bra­do, de Al­bio Paz, Ra­mo­na y La em­bos­ca­da, de Ro­ber­to Ori­hu­e­la, que di­bu­jan el ma­pa hu­ma­no de la región en esa épo­ca.

Con el trans­cur­so del ti­em­po, la agru­pa­ci­ón fue cam­bi­an­do, lle­ga­ron nu­e­vos abor­da­jes temá­ti­cos en con­cor­dan­cia con las trans­for­ma­ci­o­nes de la re­a­li­dad, pero si­em­pre el in­terés por el ser hu­ma­no en su par­ti­cu­lar cir­cuns­tan­cia cubana ri­ge los des­ti­nos del colectivo.

Des­pu­és del im­por­tan­te Mo­li­nos de vi­en­to, que fue el em­ble­ma crí­ti­co de los oc­hen­ta, La pa­lo­ma ne­gra, ya en los no­ven­ta, del du­e­to Gonzá­lez-pé­rez Peña, apun­ta a un cam­bio de gi­ro re­sul­ta­do de un lar­go ca­mi­no de re­no­va­ci­ón del discurso es­té­ti­co. Des­de en­ton­ces un nú­cleo de jó­ve­nes, si­em­pre cam­bi­an­te, pre­ten­de for­mar­se al ti­em­po que ani­man el re­per­to­rio y cre­an es­pectá­cu­los. En esta úl­ti­ma eta­pa, ba­jo la di­rec­ci­ón de Ra­fa­el Gonzá­lez, la se­de ha de­ve­ni­do es­cu­e­la.

El me­to­dó­lo­go, a prin­ci­pi­os de los dos mil, de­mos­tra­ba la luc­ha de un gru­po te­a­tral por la vi­da. Una vi­da no tra­du­ci­da en inú­til e iner­te exis­ten­cia. Pa­ra ello el Escambray pe­lea en los úl­ti­mos años por un cons­tan­te re­na­ci­mi­en­to a par­tir de las na­tu­ra­les y cons­tan­tes re­com­po­si­ci­o­nes in­ter­nas. En esa luc­ha abi­er­ta con­tra la mu­er­te, tras­lu­ce su prin­ci­pal necesidad: el sur­gi­mi­en­to de di­rec­to­res ar­tís­ti­cos y de in­tér­pre­tes que se­pan tra­du­cir, en fun­ci­ón del pre­sen­te, el am­plio le­ga­do, la enor­me ex­pe­ri­en­cia acu­mu­la­da, así co­mo las pre­gun­tas de hoy.

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de ven­cer el pe­so de la his­to­ria. De que los nu­e­vos mon­ta­jes, más cer­ca­nos a las pro­blemá­ti­cas ju­ve­ni­les, a to­no con la edad de sus pro­ta­go­nis­tas, nos de­jen la cer­ti­dum­bre de sen­tir­nos an­te un mon­ta­je de la agru­pa­ci­ón. Qu­ie­re es­to de­cir: in­có­mo­do, crí­ti­co, di­fí­cil, im­per­fec­to. Esa será la per­sis­ten­cia más re­al del colectivo fren­te a tan­tos obstá­cu­los y fren­te a su de­ci­di­da ac­ti­tud de pro­se­guir la aven­tu­ra, a pe­sar —y con el conocimiento— de las ca­ren­ci­as que el Escambray del fu­tu­ro de­be re­mon­tar pa­ra ven­cer el ló­gi­co can­san­cio que im­po­ne me­dio siglo de fér­til y apor­ta­do­ra trayec­to­ria.

La vi­tri­na.

Ca­lle Cu­ba.

del dra­ma­tur­go ve­ne­zo­la­no Gus­ta­vo Ott. Dos amo­res y un bic­ho,

Pre­sen­ta­ci­ón pú­bli­ca de Teatro Escambray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.