LA ADO­RA­BLE SUMISIÓN DE FER­NAN­DO PÉ­REZ AL CI­NE

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Mart­ha Sánc­hez

La pri­me­ra mu­jer que lo­gró ejer­cer co­mo mé­di­co en Cu­ba na­ció en Sui­za, y pa­ra po­der es­tu­di­ar la pro­fe­si­ón en Eu­ro­pa, a prin­ci­pi­os del si­glo xix, tu­vo que dis­fra­zar­se de hom­bre. Con una iden­ti­dad de va­rón se gra­duó de ci­ru­ja­no en Pa­rís, y des­pu­és de ser­vir en las guer­ras na­po­le­ó­ni­cas cru­zó el océ­a­no Atlán­ti­co y se ins­ta­ló en Ba­ra­coa, una ciu­dad del ori­en­te cu­ba­no. Allí los éxi­tos del «doc­tor fran­cés» lla­ma­ron de­ma­si­a­do la aten­ci­ón, has­ta que una sir­vi­en­ta te­me­ro­sa re­ve­ló el se­cre­to. El escán­da­lo con­lle­vó un jui­cio úni­co den­tro de la is­la ca­ri­beña, don­de la vi­da de En­ri­que­ta Fa­ber si­gue si­en­do un mis­te­rio y una leyen­da.

El vi­e­jo y el nu­e­vo con­ti­nen­te te­ní­an al­go en co­mún: ser muy mac­his­tas, re­gi­dos por una so­ci­e­dad pa­tri­ar­cal y dis­cri­mi­na­to­ria con las fé­mi­nas. Por eso el ci­ne­as­ta cu­ba­no Fer­nan­do Pé­rez cree que es­ta his­to­ria hu­bi­e­ra po­di­do ocur­rir igual en cu­al­qui­er lu­gar, y con­fi­a­do en la re­so­nan­cia con­tem­porá­nea del dra­ma creó, a par­tir de los su­ce­sos re­a­les, el lar­go­me­tra­je de fic­ci­ón In­su­mi­sas, jun­to a la tam­bi­én di­rec­to­ra y co­guio­nis­ta sui­za Lau­ra Hunter.

Fer­nan­do cree en las seña­les de la na­tu­ra­le­za y las apro­vec­ha en el ci­ne con la con­vic­ci­ón de que esos sig­nos o men­sa­jes lo con­du­cirán a ela­bo­rar una obra me­jor, de ahí que sus cin­tas trans­mi­tan un au­ra de es­pi­ri­tu­a­li­dad y nu­me­ro­sos crí­ti­cos con­si­de­ren al Pre­mio Nacional de Ci­ne 2007 co­mo el di­rec­tor cu­ba­no vi­vo más re­le­van­te.

Su nu­e­va cin­ta se aden­tra en la vi­da de la mu­jer sui­za que lle­gó a Ba­ra­coa ba­jo el nom­bre de En­ri­que Fa­ber y ejer­ció con éxito la me­di­ci­na, in­clu­so lle­gó a ca­sar­se con una jo­ven lo­cal.

De acu­er­do con Pé­rez, la trans­gre­si­ón de gé­ne­ro for­ma par­te de la his­to­ria, pe­ro él y Hunter tra­ta­ron de re­pre­sen­tar­la además co­mo una mu­jer que tras­cen­dió disí­mi­les li­mi­ta­ci­o­nes: so­ci­a­les, mo­ra­les, de to­do ti­po, una per­so­na ade­lan­ta­da a su épo­ca.

La car­re­ra de ci­ru­ja­no es­ta­ba ve­da­da a las mu­je­res en aquel en­ton­ces, y la Fa­ber ha­bía adop­ta­do una iden­ti­dad mas­cu­li­na pa­ra po­der es­tu­di­ar­la en Pa­rís.

Aun­que los his­to­ri­a­do­res plan­te­an ver­si­o­nes dis­tin­tas so­bre su vi­da ín­ti­ma, sí cons­ta que es­ta per­so­na, tras par­ti­ci­par en las guer­ras na­po­le­ó­ni­cas, se subió en un ve­le­ro rum­bo a Amé­ri­ca y se es­ta­ble­ció en Cu­ba, don­de des­per­tó la en­vi­dia de los lo­ca­les y re­ci­bió pre­si­o­nes de to­do ti­po.

«Yo si­en­to que es­ta pe­lí­cu­la pre­sen­ta una his­to­ria que no po­día ha­cer so­lo, por­que re­qui­e­re de una mi­ra­da tam­bi­én fe­me­ni­na que pro­fun­di­za­ra y en­ten­di­e­ra bi­en la com­ple­ji­dad de un carác­ter tan fu­er­te co­mo lo es el de la pro­ta­go­nis­ta, En­ri­que­ta Fa­ber», ex­pli­có Fer­nan­do.

El proyec­to los con­du­jo ha­ce años -a él y a Lau­ra- has­ta los arc­hi­vos del Tri­bu­nal Pro­vin­ci­al de Jus­ti­cia de La Ha­ba­na, a fin de hur­gar en los re­gis­tros ofi­ci­a­les del es­can­da­lo­so jui­cio re­a­li­za­do a Fa­ber tras des­cu­brir­se su gé­ne­ro re­al. Héc­tor No­as, Gi­se­lle Gonzá­lez y Co­ri­na Mes­tre, en­tre otros.

Se­gún pre­ci­sa­ron los di­rec­to­res, la edi­ci­ón cor­re a car­go de Ro­dol­fo Bar­ros y la fo­to­gra­fía del Pre­mio Nacional de Ci­ne Ra­úl Pé­rez Ure­ta, qui­en, al de­cir de Fer­nan­do Pé­rez, le apor­tó muc­hí­si­mo a la idea ori­gi­nal de ela­bo­rar una pe­lí­cu­la de muc­hos con­tras­tes, dramá­ti­ca­men­te du­ra, que no fu­e­ra na­da com­pla­ci­en­te. «Una fo­to­gra­fía bas­tan­te ri­es­go­sa, pe­ro que nos in­tere­sa muc­ho co­mo pro­vo­ca­ci­ón al es­pec­ta­dor», afir­mó el ci­ne­as­ta.

«FER­NAN­DO Y LAU­RA TRAÍAN LA IDEA DE CÓ­MO SE IBA A MONTAR LA OBRA, Y EL PRO­CE­SO CORRIÓ ÁGIL. LO MÁS COMPLICADO ES TRA­BA­JAR CON DOS DI­REC­TO­RES, POR­QUE SI­EM­PRE UNO TI­E­NE UNA IDEA Y EL OTRO VI­E­NE CON OTRA, PE­RO AL FI­NAL SE COMPLEMENTARON BI­EN».

«A par­tir de es­ta huella his­tó­ri­ca de­ci­di­mos có­mo en­fo­car nu­es­tro guion y cons­truir una fic­ci­ón ba­sa­da en hec­hos re­a­les, por­que ex­po­ner una his­to­ria fi­el es muy di­fí­cil cu­an­do no se pu­e­de in­ter­cam­bi­ar con los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de los hec­hos», con­fe­só Hunter. «Ni si­qui­e­ra sa­be­mos si ella du­ran­te el jui­cio pu­do ha­ber in­ven­ta­do un re­la­to con la fi­na­li­dad de de­fen­der­se en ese mo­men­to tan de­li­ca­do», apun­tó.

En el lar­go­me­tra­je de no­ven­ta y dos mi­nu­tos, co­pro­du­ci­do en­tre Bo­he­mi­an Films, de Sui­za y el Ins­ti­tu­to Cu­ba­no del Ar­te e In­dus­tria Ci­ne­ma­tográ­fi­cos (Icaic), la sen­ten­cia y el ale­ga­to del fis­cal en el jui­cio se plas­ma­ron exac­tos, gra­ci­as a los arc­hi­vos his­tó­ri­cos, pe­ro el res­to con­ti­e­ne la vi­si­ón pro­pia de los re­a­li­za­do­res.

La pe­lí­cu­la con­cur­sará en el 40 Fes­ti­val del Nu­e­vo Ci­ne La­ti­no­a­me­ri­ca­no, a ce­le­brar­se en di­ci­em­bre pró­xi­mo en La Ha­ba­na, y cu­en­ta con un re­par­to in­te­gra­do por la ac­triz fran­ce­sa Syl­vie Tes­tud y los cubanos Ye­ni So­ria, Ma­rio Gu­er­ra,

Pa­ra re­for­zar ese des­a­fío, ne­ce­si­ta­ban un fi­nal con un ole­a­je aris­co, y en ple­no ve­ra­no ca­ri­beño no su­e­len apa­re­cer olas de al­tu­ra su­pe­ri­or a un me­tro. Sin em­bar­go, un des­as­tre re­pen­ti­no sal­vó la in­ten­ci­ón ori­gi­nal: apa­re­ció un hu­racán en los pri­me­ros dí­as de sep­ti­em­bre de 2017. El po­de­ro­so fe­nó­me­no me­te­o­ro­ló­gi­co, bau­ti­za­do co­mo Ir­ma, de­vi­no una ben­di­ci­ón pa­ra la pe­lí­cu­la, cuyo equi­po de ro­da­je asu­mió gus­to­so los ri­es­gos de fil­mar ba­jo con­di­ci­o­nes climá­ti­cas ad­ver­sas y se en­a­mo­ró de tan sal­va­jes to­mas.

So­lo unos dí­as des­pu­és del pa­so del me­te­o­ro los re­a­li­za­do­res to­ma­ron con­ci­en­cia de las de­vas­ta­do­ras con­se­cu­en­ci­as pa­ra su is­la na­tal, y has­ta les in­va­dió ci­er­to sen­ti­mi­en­to de cul­pa. El edi­tor Ro­dol­fo Bar­ros se en­car­gó de per­fec­ci­o­nar el efec­to de tan im­pre­si­o­nan­tes to­mas y ayu­dó a su­plir au­sen­ci­as co­mo la de un bar­co y la im­po­si­bi­li­dad de fil­mar en Ba­ra­coa, por fal­ta de pre­su­pu­es­to. «Pe­ro mi la­bor no fue di­fí­cil, por­que de la fil­ma­ci­ón los re­a­li­za­do­res lo tra­je­ron to­do lis­to. Yo te­nía la ex­pe­ri­en­cia de ha­ber tra­ba­ja­do con Fer­nan­do en su pe­lí­cu­la an­te­ri­or, Úl­ti­mos dí­as en La Ha­ba­na, y sa­bía que él lle­ga con la cin­ta prác­ti­ca­men­te mon­ta­da al cu­ar­to de edi­ci­ón», con­tó. «Los pla­nos es­ta­ban pen­sa­dos. Fer­nan­do y Lau­ra traían la idea de có­mo se iba a montar la obra, y el pro­ce­so corrió ágil. Lo más complicado es tra­ba­jar con dos di­rec­to­res, por­que si­em­pre uno ti­e­ne una idea y el otro vi­e­ne con otra, pe­ro al fi­nal se complementaron bi­en», sos­tu­vo el edi­tor.

Más allá de un mon­tón de fil­mes que no pu­e­den ig­no­rar­se cu­an­do de ci­ne cu­ba­no se ha­bla, Pé­rez ti­e­ne una pro­duc­ci­ón di­fí­cil de igua­lar por la es­pi­ri­tu­a­li­dad la­ten­te en sus pi­e­zas, el equi­po téc­ni­co úni­co que con­si­gue reu­nir, la se­lec­ci­ón de ar­tis­tas, su for­ma de di­ri­gir a los ac­to­res, los in­ten­tos de po­e­ti­zar con la fo­to­gra­fía y po­le­mi­zar des­de el cora­zón.

«Yo a Fer­nan­do lo conoz­co des­de que era ado­les­cen­te, y lo si­en­to co­mo una per­so­na muy im­por­tan­te en to­da mi vi­da ar­tís­ti­ca, pe­ro tam­bi­én ín­ti­ma, o sea, co­mo un se­gun­do papá, y tra­ba­jar con él fue muy lin­do, por­que me de­jó muc­ho es­pa­cio pa­ra cre­ar a su lado y ha­cer mis pro­pu­es­tas», ob­ser­vó Lau­ra. Cu­al­qui­e­ra pu­di­e­ra ima­gi­nar lo con­tra­rio en­tre un ex­pe­ri­men­ta­do di­rec­tor y una prin­ci­pi­an­te, pe­ro la ci­ne­as­ta acla­ra que su co­le­ga le de­jó ha­cer muc­hí­si­mo, y en los mo­men­tos fi­na­les de post­pro­duc­ci­ón con­ti­nu­a­ron dis­fru­tan­do de una cone­xi­ón muy fu­er­te.

«Cla­ro, a ve­ces hu­bo con­tra­dic­ci­o­nes, pe­ro si­em­pre lo su­pi­mos li­di­ar, creo que lo­gra­mos una bu­e­na ar­mo­nía en­tre am­bos y que fue una fu­er­za y no una de­bi­li­dad ser dos en es­te ro­da­je», apre­ció Lau­ra.

Pe­se a sen­tir­se un ciu­da­da­no del mun­do y, en par­ti­cu­lar, de su pa­ís, Fer­nan­do ase­gu­ra ha­ber si­do es­co­gi­do por su ciu­dad na­tal, La Ha­ba­na, y no exa­ge­ra, cu­al­qui­e­ra que haya vis­to una de sus pe­lí­cu­las lo com­pren­derá. «La Ha­ba­na pa­ra mí es el lu­gar del mun­do, y ella me es­co­gió», ase­ve­ró muy se­re­no, den­tro de una de las tan­tas ofi­ci­nas del Icaic.

Clan­des­ti­nos, He­llo He­mingway, Ma­da­gas­car, La vi­da es sil­bar, Sui­te Ha­ba­na, Jo­sé Mar­tí: el ojo del ca­na­rio, La pa­red de las pa­la­bras, Úl­ti­mos dí­as en La Ha­ba­na

son po­e­mas a esa ca­pi­tal y a su gen­te, tan bi­en ela­bo­ra­dos que pro­vo­can lá­gri­mas en ca­da pu­es­ta.

Pe­ro el ni­vel de ela­bo­ra­ci­ón en las obras de Fer­nan­do no tri­bu­ta a la fic­ci­ón, si­no al re­a­lis­mo, co­mo si no es­tu­vi­e­ra sa­tis­fec­ho has­ta ver re­cre­a­do en un set

FER­NAN­DO SE DETIENE A VE­CES EN LA BE­LLE­ZA DEL ER­ROR, DEL DESCUIDO Y DE LO VI­E­JO, Y ES CAPAZ DE HA­CER TEMBLAR MÚLTIPLES PERCEPCIONES.

lo mis­mo que hu­bi­e­ra po­di­do su­ce­der en una ca­lle cu­al­qui­e­ra de la ciu­dad.

La cru­de­za co­mo in­ten­ci­ón, mez­cla­da con in­cu­es­ti­o­na­ble amor, da lu­gar a es­ce­nas des­gar­ra­do­ras des­de muc­hos pun­tos de vis­ta, por­que nos ha­cen pen­sar en las au­sen­ci­as re­a­les, las ga­nan­ci­as, las pér­di­das, los te­mo­res y lo be­llo, un con­cep­to va­ri­a­ble y que a ve­ces ig­no­ra­mos por ago­bi­os.

En cam­bio, Fer­nan­do se detiene a ve­ces en la be­lle­za del er­ror, del descuido y de lo vi­e­jo, y es capaz de ha­cer temblar múltiples percepciones. Al­gu­nos cam­bi­os pu­e­de que los acep­te­mos con do­lor, gra­ci­as a su hu­mil­dad y bu­en carác­ter, pe­ro in­clu­so, coin­ci­da­mos o no, ca­da ser que le ro­dea le atri­buye una sa­bi­du­ría y un cora­zón in­con­men­su­ra­bles.

Es­te di­rec­tor ha lo­gra­do pi­e­zas con­mo­ve­do­ras sin ca­er en los clic­hés co­mu­nes den­tro de gé­ne­ros co­mo el his­tó­ri­co y el dra­ma con­tem­porá­neo. Na­die lo po­ne en du­da: Fer­nan­do Pé­rez de­ja hue­llas con la mayo­ría de sus cre­a­ci­o­nes ar­tís­ti­cas, e In­su­mi­sas no será una ex­cep­ci­ón.

Un di­rec­tor que cree en las seña­les de la na­tu­ra­le­za y las apro­vec­ha en el ci­ne.

Una mu­jer que tras­cen­dió disí­mi­les li­mi­ta­ci­o­nes: so­ci­a­les, mo­ra­les, de to­do ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.