RO­MA Y PA­RÍS A GOL­PE DE RUM­BA

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Di­a­ne­lis Hernán­dez Sánc­hez

La con­di­ci­ón de is­leños que con­fi­gu­ra y de­ter­mi­na la vi­da de los cu­ba­nos im­po­ne des­a­fí­os mayo­res a la ho­ra de cru­zar el Atlán­ti­co y des­cu­brir Eu­ro­pa. El vi­e­jo con­ti­nen­te, cuya pri­me­ra me­mo­ria apa­re­ce re­la­ci­o­na­da con si­glos de do­mi­na­ci­ón que las­tran has­ta hoy a Amé­ri­ca y su des­ti­no co­mo pa­í­ses co­lo­ni­za­dos, se nos pre­sen­ta co­mo una ex­pe­ri­en­cia in­nom­bra­ble y ex­qui­si­ta pa­ra los ávi­dos de otras cul­tu­ras.

El im­pac­to muc­has ve­ces co­mi­en­za con di­ez ho­ras de vu­e­lo, que ape­nas en el ater­ri­za­je com­pren­des ha va­li­do la pe­na. La pri­me­ra es­ca­la, el pri­me­ro de los des­ti­nos: Ro­ma, una de es­as ciu­da­des que lle­ga de muc­has ma­ne­ras, que im­po­nen­te te ha­ce sa­ber que aquí co­men­zó la ci­vi­li­za­ci­ón oc­ci­den­tal. No lo di­ce nin­gu­na de sus seña­lé­ti­cas ni tan­tos le­tre­ros pu­bli­ci­ta­ri­os, pero te lo ha­ce sa­ber. Es la com­bi­na­ci­ón per­fec­ta en­tre his­to­ria y mo­der­ni­dad. Es el se­sen­ta y oc­ho por ci­en­to del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral mun­di­al reu­ni­do en un pa­ís don­de ca­da es­qui­na guar­da una leyen­da, don­de ca­da pi­e­dra cu­en­ta un ca­mi­no re­cor­ri­do por gran­des

hom­bres, don­de ca­da mu­ro en­ci­er­ra dé­ca­das, por no de­cir mi­le­ni­os, de la his­to­ria uni­ver­sal.

Pero lle­gar al pa­ís de la Capilla Six­ti­na, del ar­te, del Co­li­seo, del Va­ti­ca­no, del Re­na­ci­mi­en­to, de La pi­e­dad de Miguel Án­gel, de las pla­zas y to­do lo demás que uno se pu­e­da ima­gi­nar, de la ma­no de la rum­ba es otra co­sa. Des­cu­brir Ita­lia a tra­vés de la cul­tu­ra cu­ba­na, y sa­ber cuán­to han ca­la­do ele­men­tos iden­ti­ta­ri­os en un lu­gar dis­tan­te a mi­les de ki­ló­me­tros apor­ta otra ex­pe­ri­en­cia. Es el ca­so de los que lle­ga­mos pa­ra par­ti­ci­par del 5to. Fó­rum In­ter­na­ci­o­nal Tim­ba­laye: La ru­ta de la rum­ba, un en­cu­en­tro co­or­di­na­do por el pro­mo­tor cul­tu­ral Tim­ba­laye, con se­de en Ro­ma, que de la ma­no de los bai­la­ri­nes Ulises Mo­ra e Ir­ma Cas­ti­llo proyec­ta ha­ce ca­si vein­te años lo me­jor de Cu­ba en es­te con­ti­nen­te.

Un am­plio pro­gra­ma con­ci­bió el even­to. Con­fe­ren­ci­as, cla­ses ma­gis­tra­les, pre­sen­ta­ci­o­nes ar­tís­ti­cas y con­ver­sa­to­ri­os, acom­paña­dos de re­cor­ri­dos por múl­ti­ples ciu­da­des de la pe­nín­su­la itá­li­ca con­ci­bi­e­ron un vi­a­je de en­su­eño pa­ra los que tro­pe­za­mos por pri­me­ra vez con el re­to de vi­a­jar y, a la vez, cono­cer to­do cu­an­to el ti­em­po per­mi­ta.

El es­pa­cio de la Sala Ba­se, del Max­xi, Mu­seo Na­ci­o­nal de las Ar­tes del Si­glo xxi, abrió las pu­er­tas al Fó­rum con un diá­lo­go in­ter­ge­ne­ra­ci­o­nal que con­tó con la pre­sen­cia del in­vi­ta­do de ho­nor a la ci­ta: el doc­tor Miguel Bar­net, po­e­ta, et­nó­lo­go y es­cri­tor cu­ba­no, pre­si­den­te de la Uni­ón de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Cu­ba (Une­ac) y de la Fun­da­ci­ón Fer­nan­do Or­tiz. ¿Có­mo vin­cu­lar ar­qui­tec­tu­ra y rum­ba cu­ba­na? In­ves­ti­ga­do­res, pro­fe­so­res, arquitectos, mu­si­có­lo­gos y rum­be­ros, en­tre otros in­vi­ta­dos, apor­ta­ron a un de­ba­te que hi­zo con­fluir sa­be­res de disí­mi­les ma­te­ri­as pa­ra lle­gar a un con­sen­so co­mún y acep­ta­do uni­ver­sal­men­te. To­das las ar­tes, in­cluyen­do la ar­qui­tec­tu­ra co­mo for­ma de proyec­tar el es­pa­cio y ha­cer­lo con­vi­vir con el am­bi­en­te, se in­ter­re­la­ci­o­nan y co­e­xis­ten en ar­mo­nía.

De­be ser esa la ra­zón por la que lu­e­go en­con­tra­mos una ciu­dad con mayor sen­ti­do, don­de ca­da rui­na ti­e­ne una ar­mo­nía sin­gu­lar, cu­al compás de rum­ba, mar­ca­do por un ti­em­po y un es­ti­lo.

Des­pu­és de unos cu­an­tos años en los que úni­ca­men­te se po­día ver en­tre an­da­mi­os, la Fon­ta­na di Tre­vi lu­ce ahora su máximo es­plen­dor. Im­pre­si­o­nan­te y ma­jes­tu­o­sa, con­cur­ri­da si­em­pre, co­mo ca­da si­tio im­pres­cin­di­ble de Ro­ma, es uno de sus lu­ga­res me­jor ilu­mi­na­dos, don­de no pu­e­des sus­tra­er­te a la tra­di­ci­ón: lan­zar una mo­ne­da pa­ra re­gre­sar.

Es en el Cir­co Máximo don­de se dis­pu­ta­ban las car­re­ras de cu­a­dri­gas de la an­ti­gua Ro­ma. Po­día al­ber­gar has­ta tres­ci­en­tos mil afi­ci­o­na­dos pa­ra ver has­ta do­ce car­ros in­ten­tan­do con­se­guir la vic­to­ria.

El Co­li­seo es el mo­nu­men­to más es­pec­ta­cu­lar y cono­ci­do de la ciu­dad y uno de los más vi­si­ta­dos del mundo. En­trar en es­te in­cre­í­ble lu­gar es re­tro­ce­der dos mil años, a una de las épo­cas de máximo

¿CÓM VI U AR ARQUI EC UR Y M CU­BA ? INVESTI D E PROF SO S, ARQUITECTOS, MUSICÓLOGO Y R MBEROS APOR ARON A UN B E QUE H ZO ON LUI SA­BE­RES DE DI MI ES T RIAS PA­RA LE R AU CONS NS CO ÚN

«La rum­ba está en el al­ma de los cu­ba­nos», ase­gu­ró Miguel Bar­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.