OTRA VIC­TO­RIA DE LA MÚ­SI­CA

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Jo­a­quín Borges-triana

De­ci­di­da­men­te, mayo de 2018 pa­sará a la his­to­ria de las re­la­ci­o­nes en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos co­mo un mo­men­to en que se hi­zo tan­gi­ble la más vi­va ex­pre­si­ón de los me­jo­res dese­os de paz y ar­mo­nía de los pu­e­blos de dos na­ci­o­nes que, co­mo ya he es­cri­to con an­te­ri­o­ri­dad en es­ta mis­ma pu­bli­ca­ci­ón, «más allá de sus di­fe­ren­ci­as po­lí­ti­cas, pu­e­den avan­zar en el ca­mi­no de las re­la­ci­o­nes, si­em­pre que sea des­de el res­pe­to mu­tuo».

En ese sen­ti­do, muc­ho se ha co­men­ta­do acer­ca de la exi­to­sa re­a­li­za­ci­ón del fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba: From the is­land to the world (des­de la Is­la pa­ra el mundo) en el Cen­tro John F. Kennedy de la ciu­dad de Washington D.C., en­tre el 8 de mayo y el 3 de ju­nio, pero com­pa­ra­ti­va­men­te po­co se ha ha­bla­do en re­la­ci­ón con las pre­sen­ta­ci­o­nes que en el pro­pio mes tu­vi­e­se en es­ce­na­ri­os cu­ba­nos la im­por­tan­te ban­da es­ta­dou­ni­den­se Sui­ci­dal Ten­den­ci­es, ído­los in­ter­na­ci­o­na­les pa­ra los se­gui­do­res del hard­co­re y el thrash metal.

Los dos con­ci­er­tos efec­tu­a­dos en Cu­ba a car­go del grupo con­for­ma­do por el vo­ca­lis­ta Mike Muir, De­an Ple­a­sants co­mo gui­tar­ra lí­der —úni­cos de los ac­tu­a­les mi­em­bros que es­tu­vi­e­ron co­mo fun­da­do­res de la agru­pa­ci­ón allá por los le­ja­nos oc­hen­ta en Ve­ni­ce, Los Ángeles—, Jeff Po­gan —se­gun­da gui­tar­ra—, el ba­jis­ta chi­le­no Ra Dí­az y el muy cono­ci­do ba­te­ris­ta Da­ve Lom­bar­do, na­ci­do en nu­es­tro pa­ís y cre­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, qui­en fue in­te­gran­te de ban­das co­mo Slayer y Tes­ta­ment, fu­e­ron tam­bi­én ac­ci­o­nes con­tra el blo­queo eco­nó­mi­co y el hec­ho de que las re­la­ci­o­nes en­tre am­bas na­ci­o­nes se han tor­na­do más ten­sas con la ad­mi­nis­tra­ci­ón de Do­nald Trump.

Los que en­tre no­so­tros gus­tan de ha­cer he­ad­ban­ging y un bu­en mosh —core­o­gra­fía dan­za­ria que se vu­el­ve fre­né­ti­ca con la in­ten­si­dad de la mú­si­ca—, ves­tir con ca­mi­se­tas ne­gras, ador­nar sus cu­er­pos con ta­tu­a­jes y dis­tan­ci­ar­se lo más po­si­ble de la tim­ba o el re­gue­tón, pero que no por ello son me­nos cu­ba­nos que otros ciu­da­da­nos, es­tu­vi­e­ron de plá­ce­mes cu­an­do en la noc­he del 11 de mayo, el Sa­lón Ro­sa­do de La Tro­pi­cal, ca­te­dral del son y de la rum­ba en La Ha­ba­na, fue es­ce­na­rio de un me­mo­ra­ble con­ci­er­to pro­ta­go­ni­za­do por nu­es­tros com­pa­tri­o­tas de Zeus co­mo te­lo­ne­ros y los de Sui­ci­dal Ten­den­ci­es co­mo pla­to fu­er­te de la jor­na­da.

Mi­en­tras me de­lei­ta­ba con los con­ta­gi­o­sos riffs gui­tar­rís­ti­cos de De­an Ple­a­sants, el im­pac­tan­te do­ble bom­bo de Da­ve Lom­bar­do y el can­to de Mike Muir en pi­e­zas co­mo You can't bring me down, Cy­co vi­si­ón, Pos­ses­sed to ka­te, has­ta los dos úl­ti­mos te­mas del es­pectá­cu­lo, How will I laugh to­mor­row y Pled­ge your alle­gi­an­ce —me ha­bría en­can­ta­do que hu­bi­e­sen in­clui­do en el re­per­to­rio Ins­ti­tu­ti­o­na­li­zed, pri­mer éxi­to del grupo—, pen­sé que la cul­tu­ra es un lu­gar de en­cu­en­tro sig­na­do por la neu­tra­li­dad, pro­ce­der que de­ja a un la­do el abra­zo as­fi­xi­an­te de la po­lí­ti­ca, pu­es, pa­ra de­cir­lo con una fra­se del vi­o­li­nis­ta y te­ó­ri­co del ar­te Al­fre­do Triff: «La po­lí­ti­ca di­vi­de, la mú­si­ca une. Se­pa­rar­se de la po­lí­ti­ca no es ne­ce­sa­ri­a­men­te vi­vir de es­pal­das a ella. Es sen­ci­lla­men­te evi­tar su abra­zo mal­di­to».

De igual mo­do, es vá­li­do re­fle­xi­o­nar en el hec­ho de que con los dos con­ci­er­tos de Sui­ci­dal Ten­den­ci­es en Cu­ba se está dan­do un nu­e­vo paso en el in­ten­to de rei­vin­di­car la po­si­bi­li­dad de en­la­ce en­tre el rock y el metal por un la­do, y la uto­pía re­vo­lu­ci­o­na­ria por otro. Hoy, la ins­tru­men­ta­ci­ón de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral tra­za­da por el Es­ta­do es más co­he­ren­te

EN EL DE­BA­TE EN TOR­NO AL FILIN, EL ROCK, EL METAL O EL RAP, LAS PAUTAS DE CA­DA REFLEXIÓN LLEVAN AL PRO­BLE­MA DE LA IDENTIDAD.

en el sen­ti­do de la aten­ci­ón a las ban­das ro­que­ras y me­ta­le­ras cu­ba­nas, pero per­sis­te una gran in­su­fi­ci­en­cia ar­tís­ti­co-cognos­ci­ti­va la­ten­te en la in­men­sa mayo­ría de la po­bla­ci­ón, lo cu­al ori­gi­na per­sis­ten­cia de se­ri­os pro­ble­mas de in­co­mu­ni­ca­ci­ón.

El asun­to se com­ple­ji­za aún más cu­an­do se me­di­ta en que en muc­has de nu­es­tras agru­pa­ci­o­nes, co­mo su­ce­de con los afi­li­a­dos a las ten­den­ci­as del metal ex­tre­mo, no hay nin­gu­na pre­o­cu­pa­ci­ón por que en los te­mas apa­rez­can la clá­si­ca, e in­clu­so di­rí­a­se que con­ven­ci­o­nal, evi­den­cia re­fe­ren­ci­al de lo cu­ba­no ni un se­llo per­so­nal de im­pron­ta ter­cer­mun­dis­ta.

A es­tas al­tu­ras de nu­es­tro de­ve­nir co­mo na­ci­ón de­be­rí­a­mos es­tar en ple­na con­ci­en­cia de que el carác­ter dis­con­ti­nuo que ha sig­na­do el dis­cur­so de la his­to­ria del ar­te en Cu­ba, la for­ma tor­tu­o­sa y di­rí­a­se que nun­ca exac­ta con que las aper­tu­ras y los ci­er­res his­tó­ri­cos de­ja­ron de coin­ci­dir con sus in­ves­ti­du­ras es­té­ti­cas, im­preg­nó ali­en­to vi­tal a un ti­po de «ac­ti­tud cu­ba­na» en lo ar­tís­ti­co —em­ble­ma­ti­za­da por el aji­a­co— a la ho­ra de la apro­pi­a­ci­ón. Por en­de, ya ten­drí­a­mos que es­tar acos­tum­bra­dos a una su­ce­si­va y sem­pi­ter­na trans­cul­tu­ra­ci­ón. Sin em­bar­go, en­tre no­so­tros se ha subes­ti­ma­do la pa­si­ón om­ní­vo­ra, pa­ra la que fui­mos pre­pa­ra­dos por la vi­da co­lo­ni­al; de ahí el cí­cli­co rec­ha­zo a ma­ni­fes­ta­ci­o­nes so­no­ras con­si­de­ra­das co­mo ex­tran­je­ri­zan­tes. La asi­mi­la­ci­ón es­té­ti­ca en la «lla­ve de In­di­as» fun­ci­o­nó co­mo pre­ten­si­ón, pero tam­bi­én co­mo re­sis­ten­cia, co­mo co­pia, mas a la vez co­mo bur­la. De tal mo­do, no es un dis­la­te afir­mar que asi­mi­lar fue una ma­ne­ra de re­sis­tir.

En el in­ten­so y pe­li­a­gu­do de­ba­te que en dis­tin­tos mo­men­tos se ha re­gis­tra­do en Cu­ba en tor­no a ma­ni­fes­ta­ci­o­nes co­mo el filin, el rock, el metal o el rap, las pautas de ca­da reflexión llevan al pro­ble­ma de la identidad. En ese ca­mi­no, creo que su­e­le con­fun­dir­se identidad con tra­di­ci­ón y tra­di­ci­ón con sub­des­ar­ro­llo, de lo que se des­pren­de que pro­cla­mar que so­mos au­tén­ti­cos, re­a­fir­man­do que so­mos no­so­tros a par­tir de un no-otros ex­clu­si­vo de­bía ser una ten­ta­ci­ón su­pera­da. Se tra­ta de una for­ma de de­pen­den­cia por opo­si­ci­ón usu­al­men­te en­mas­ca­ra­da tras un áni­mo de en­fren­ta­mi­en­to.

Así pu­es, no que­da otro re­me­dio que acep­tar que en nu­es­tro me­dio la ex­hor­ta­ci­ón a los mú­si­cos —y a los cre­a­do­res en un sen­ti­do am­plio— a la pro­duc­ci­ón de «te­mas y va­lo­res ar­tís­ti­cos den­tro de los pará­me­tros de una pre­ten­di­da (li­mi­ta­da y li­mi­tan­te) cu­ba­nía» no ha sa­li­do del clic­hé de­ci­mo­nó­ni­co re-enun­ci­a­do acor­de a una com­pul­si­ón de­fen­si­va trans­gre­di­da al ar­te des­de el ter­re­no de la ide­o­lo­gía po­lí­ti­ca.

Los con­ci­er­tos de Sui­ci­dal Ten­den­ci­es en nu­es­tro pa­ís —pre­ce­di­dos de la ac­tu­a­ci­ón de gru­pos cu­ba­nos—,

...EN MATERIA DE ROCK Y METAL LA APRECIACIÓN POR PAR­TE DEL PÚ­BLI­CO, LA ELABORACIÓN POR EL MÚ­SI­CO Y LA CRÍ­TI­CA DE ES­TE AR­TE SONORO ES AL­GO RE­AL­MEN­TE EN CIERNES.

así co­mo las con­cur­ren­ci­as re­gis­tra­das —un pú­bli­co re­cep­tor más avi­sa­do y cul­to en re­la­ci­ón con el con­su­mo mu­si­cal, si bi­en no mayo­ri­ta­rio— cor­ro­bo­ran una vez más nu­es­tra asom­bro­sa capa­ci­dad pa­ra la asi­mi­la­ci­ón de pa­tro­nes cul­tu­ra­les forá­ne­os, sin que ello im­pli­que el aban­do­no de las ra­í­ces cu­ba­nas. Además, se evi­den­cia que en materia de rock y metal la apreciación por par­te del pú­bli­co, la elaboración por el mú­si­co y la crí­ti­ca de es­te ar­te sonoro es al­go re­al­men­te en ciernes. Pero lo que sí está vi­tal­men­te apre­hen­di­do es el es­pí­ri­tu ar­tís­ti­co en los ac­tu­a­les rocke­ros y me­ta­le­ros cu­ba­nos so­bre la bús­que­da y ha­llaz­go de nu­e­vas for­mas de ex­pre­si­ón.

Su­ce­sos co­mo el fes­ti­val Ar­tes de Cu­ba: From the is­land to the world y las ac­tu­a­ci­o­nes de Sui­ci­dal Ten­den­ci­es en Hol­guín y La Ha­ba­na acom­paña­dos por agru­pa­ci­o­nes de nu­es­tro pa­ís son ma­ni­fes­ta­ci­o­nes de que la mú­si­ca es una pa­tria que per­te­ne­ce a to­dos los que ex­pe­ri­men­tan la ne­ce­si­dad de sen­tir­se par­te de ella. Fun­ci­o­na co­mo un pri­vi­le­gi­a­do pun­to de en­cu­en­tro y con­ver­gen­cia en­tre los se­res hu­ma­nos, sin te­ner en cu­en­ta nu­es­tras di­fe­ren­ci­as po­lí­ti­cas, ide­o­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas, re­li­gi­o­sas o ra­ci­a­les, ni el si­tio del pla­ne­ta en que haya­mos de­ci­di­do vi­vir. Con cla­ri­dad me­ri­di­a­na, Le­o­nar­do Acos­ta nos por­me­no­ri­za las ra­zo­nes: «Por­que es una par­te vi­tal de nu­es­tro le­ga­do co­mún y de nu­es­tra ex­pe­ri­en­cia co­ti­di­a­na; por­que es un es­pa­cio idó­neo pa­ra el diá­lo­go co­mo lo ha si­do y es pa­ra la ex­pe­ri­en­cia com­par­ti­da. Y mi­en­tras el diá­lo­go pa­re­ce ca­si im­po­si­ble en otras áre­as, en la mú­si­ca más bi­en pa­re­ce no ha­ber ce­sa­do nun­ca».

Pre­sen­ta­ci­ón de Sui­ci­dal Ten­den­ci­es en Hol­guín. Fo­to: Ju­an Pa­blo Agui­le­ra Tor­ral­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.