RECORRER LA SERPIENTE EL DESFILE DE LA FIESTA DEL FUEGO

EL DESFILE DE LA FIESTA DEL FUEGO

Arte por Excelencias - - Contents - Te­re­sa Me­lo

Por años creí que la me­jor ma­ne­ra de dis­fru­tar esa fiesta in­nom­bra­ble de cul­tu­ras que se re­ú­nen ca­da ini­cio de ju­lio en San­ti­a­go de Cuba, y es­pe­ci­al­men­te su desfile inau­gu­ral, era sen­ta­da en los por­ta­les del Ayun­ta­mi­en­to en el par­que Cés­pe­des, don­de se re­a­li­zan las ce­re­mo­ni­as y las evo­lu­ci­o­nes de to­dos los gru­pos y de­le­ga­ci­o­nes. Es­ta vez me ar­ri­es­gué a per­der­me esa par­te pa­ra sa­ber qué se sen­tía adentrán­do­me en sus en­trañas: lar­ga fi­la co­lo­ri­da y bu­llen­te en la cu­al de to­dos mo­dos «se ve» la mú­si­ca, y se vi­ven tam­bo­res, gui­tar­ras, cor­ne­tas o múl­ti­ples ins­tru­men­tos más, al­gu­nos po­co cono­ci­dos; ar­mo­ní­as de los pro­pi­os cu­er­pos des­bor­da­dos ba­jo el sol im­pla­ca­ble.

Han si­do in­con­ta­bles las ve­ces en que me he ex­ta­si­a­do an­te el mis­te­rio, por ejem­plo, de Los Ri­pi­a­os de Pal­ma So­ri­a­no, gru­po que tra­di­ci­o­nal­men­te ini­cia el desfile. Ves­ti­du­ras ro­tas a pro­pó­si­to, o ele­gi­das así, con otros ele­men­tos igual de pre­ca­ri­os, y marc­has que se to­can en la­tas vi­e­jas y mal­tra­ta­das, en­can­tan al pú­bli­co que los si­gue don­de se pre­sen­ten; en­can­ta­mi­en­to que tam­bi­én ocur­re con la Ste­el Band de El Co­bre, que, además, es­te año pre­sen­tó su nu­e­va y bri­llan­te ban­da con niños.

Ca­mi­né cu­es­ta ar­ri­ba en sen­ti­do con­tra­rio al desfile, fas­ci­na­da por esa di­ver­si­dad que es su me­jor apu­es­ta: hom­bres y mu­je­res de las mo­tos clá­si­cas lle­van­do las ban­de­ras de nu­es­tra re­gi­ón; asal­to al cora­zón del mar de ban­de­ras de Pu­er­to Ri­co, pa­ís in­vi­ta­do que gra­ci­as al en­tu­si­as­mo de los gru­pos de so­li­da­ri­dad con­cur­rió en al­tí­si­ma ci­fra de par­ti­ci­pan­tes -las es­cri­to­ras que lle­ga­ron pa­ra par­ti­ci­par en el En­cu­en­tro

de Po­e­tas que ten­go la for­tu­na de co­or­di­nar me abra­za­ban desde le­jos, en me­dio de la ma­rea-; mez­cla de los Ca­bil­dos Ca­ra­ba­lí con ri­en­tes guya­ne­ses y dan­zas tra­di­ci­o­na­les de Chillán, de Chi­le, en la que ca­da uno bai­la y gi­ra con el can­to que el otro ofre­ce; ma­ne­ra de mos­trar lo au­tén­ti­co, pre­ser­var­lo, ex­pan­dir­lo. Los jó­ve­nes ar­tis­tas de la Aso­ci­a­ci­ón Her­ma­nos Sa­íz se acom­pañan de las es­ta­tu­as vi­vi­en­tes, ob­ser­va­dos por los mu­ros an­ti­guos del Mu­seo Ba­car­dí: no exis­te en to­da la ca­lle Agui­le­ra un es­pa­cio va­cío en ace­ras, bal­co­nes y es­ca­le­ras.

Ma­de­lai­ne, el cono­ci­do lí­der re­li­gi­o­so, ha ba­ja­do de su po­bla­do de El Co­bre, don­de ca­da día acom­paña al Ci­mar­rón cre­a­do por Al­ber­to Les­cay; los pa­los y las flo­res del mon­te tam­bi­én lo acom­pañan. El ji­ne­te ar­gen­ti­no que to­dos los años ha­ce on­de­ar la ban­de­ra jun­to a sus co­terrá­ne­os ob­ser­va al­re­de­dor co­mo vi­e­jo cono­ce­dor de la fiesta. Me son­rí­en be­lla­men­te cu­an­do paso. Hay un atis­bo en­fe­bre­ci­do de muc­hos: ac­to­res y ac­tri­ces del Es­tu­dio Te­a­tral Ma­cubá de Fá­ti­ma Pat­ter­son gritán­do­me que es­ta vez son «ex­tra­ter­res­tres» sus dis­fra­ces; una con­ga con niños; Pe­ti Dan­cé de Las Tu­nas; Bo­ni­to Pa­tuá; un gru­po gran­de de per­so­nas con mi­nus­va­lía, al­gu­nos en si­llas de ru­e­das, con corazones, y son­ri­en­tes; me­xi­ca­nos y co­lom­bi­a­nos con tra­jes tra­di­ci­o­na­les; gru­pos de Ci­e­go de Ávi­la, y más y más y más, si­em­pre más…

Por­que allá, al fon­do, don­de se avi­zo­ra la Sa­la de Con­ci­er­tos Do­lo­res, otro­ra igle­sia, hay una enor­me mul­ti­tud a la es­pe­ra: su desfile es di­fe­ren­te, pu­es son los in­con­di­ci­o­na­les de la con­ga que ca­da año ci­er­ra es­te re­cor­ri­do sor­pren­den­te. Es­ta vez lo hará Paso Fran­co, en ra­zón de su aniversario 80. A pe­sar de que trans­cur­rirán to­da­vía más de dos ho­ras pa­ra su lle­ga­da has­ta el Ayun­ta­mi­en­to, ya su­e­na una cor­ne­ta chi­na ir­re­sis­ti­ble y la gen­te ar­ro­lla en el lu­gar: el so­ni­do pe­ne­tra en la san­gre, par­te del ADN san­ti­a­gue­ro. Uno de sus ca­pe­ros, muy cono­ci­do, me di­ce que se ins­pi­ró en los Cu­en­tos ne­gros de Niurki pa­ra ador­nar la que lle­va. No ve­ré desde don­de es­toy có­mo to­dos los que ocu­pa­ban ca­da cen­tí­me­tro de ca­lle se van tras la con­ga: ma­rea ar­ra­sa­do­ra que tam­bi­én ar­ras­trará a los que han vis­to el desfile desde sus asi­en­tos en el par­que Cés­pe­des, pero me si­en­to lle­na de una ple­ni­tud que ti­e­ne que ver con la resistencia de cul­tu­ras que han so­bre­vi­vi­do gra­ci­as a gen­te co­mo la que está aquí, y me ha re­co­no­ci­do o no, pero me ha abra­za­do co­mo una de los suyos.

La men­te de­mo­rará dí­as en asi­mi­lar to­das las ex­pe­ri­en­ci­as y emo­ci­o­nes; el cu­er­po pe­dirá des­can­so del in­ten­so tra­ba­jo, pero no por muc­ho. La serpiente está vi­va y se pre­pa­ra ya pa­ra la pró­xi­ma vez, pa­ra el pró­xi­mo desfile de es­ta fiesta mul­ti­cul­tu­ral cre­a­da por Jo­el Ja­mes y un gru­po de ami­gos ilu­mi­na­dos, hoy con­du­ci­da por Or­lan­do Ver­gés y su equi­po, qui­e­nes su­pi­e­ron que so­lo cono­ci­en­do la cul­tu­ra po­pu­lar y sus por­ta­do­res ten­dre­mos cer­te­za de quié­nes so­mos.

A TOUR WITH THE SNAKE: THE PARADE OF THE FIESTA DEL FUEGO

For ye­ars I thought that the best way to en­joy that un­na­ma­ble fes­ti­val of cul­tu­res that is held every July in San­ti­a­go de Cuba, and es­pe­ci­ally du­ring its inau­gu­ral parade, was sit­ting in the por­tals of the City Hall in the “Ces­pe­des” Park: the sce­ne for ce­re­mo­ni­es and the evo­lu­ti­ons of all the groups and de­le­ga­ti­ons. This ti­me I ven­tu­red in­to the long and co­lor­ful row in which you "see" the mu­sic, and li­ve drums, gui­tars, cor­nets or mul­ti­ple ot­her ins­tru­ments, the har­mo­ni­es of the bo­di­es them­sel­ves over­flowing un­der the im­pla­ca­ble sun.

The snake is ali­ve and pre­pa­ring for next ti­me, for the next parade of this mul­ti­cul­tu­ral party cre­a­ted by Jo­el Ja­mes and a group of en­ligh­te­ned fri­ends, to­day led by Or­lan­do Ver­gés and his te­am, who knew that only get­ting to know po­pu­lar cul­tu­re and its car­ri­ers we will ha­ve cer­tainty of who we are.

«Se ve» la mú­si­ca, y se vi­ven tam­bo­res, gui­tar­ras, cor­ne­tas o múl­ti­ples ins­tru­men­tos más, al­gu­nos po­co cono­ci­dos; ar­mo­ní­as de los pro­pi­os cu­er­pos des­bor­da­dos ba­jo el sol im­pla­ca­ble.

El Proyec­to Ojos en la pre­sen­ta­ci­ón de las re­vis­tas Ex­ce­len­ci­as en la Fiesta del Fuego.

Gru­po de dan­za me­xi­ca­na con sus tra­jes tra­di­ci­o­na­les.

Co­lom­bia y su rei­na del car­na­val le apor­ta­ron ale­gría a la Fiesta.

Un ji­ne­te ar­gen­ti­no ha­ce on­de­ar to­dos los años su ban­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.