UNA COLMENA DE ARTES Y VALORES

Arte por Excelencias - - Contents - Mart­ha Sánc­hez

El ar­te es el pre­tex­to pa­ra con­ta­gi­ar­nos de valores hu­ma­nos», ase­gu­ra Car­los Cre­ma­ta, fun­da­dor y di­rec­tor de la Com­pañía de Teatro In­fan­til La Col­me­ni­ta, que ha de­ve­ni­do re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo en múl­ti­ples pun­tos del pla­ne­ta.

De fren­te al proyec­to ar­tís­ti­co den­tro del cu­al un cú­mu­lo de niños-ac­to­res de­cla­man e in­ter­pre­tan can­ci­o­nes en vi­vo, el es­pec­ta­dor se siente co­mo en una nu­be don­de to­do es po­si­ble, prin­ci­pal­men­te lo ma­ra­vi­llo­so. La cu­ca­rac­hi­ta Mar­ti­na, La Ce­ni­ci­en­ta se­gún Los Be­at­les, Blan­ca­ni­e­ves y los si­e­te en­a­ni­tos, dos ver­si­o­nes de El­pi­dio Val­dés -una con mú­si­ca de Los Van Van y la otra con com­po­si­ci­o­nes de Adal­ber­to Ál­va­rez y su Son-, Y sin em­bar­go se mu­e­ve y Meñi­que son al­gu­nas de las pu­es­tas más di­fun­di­das.

Las obras te­a­tra­les del con­jun­to re­sal­tan los valores. Por eso Tin -co­mo úni­co iden­ti­fi­can a Cre­ma­ta en su col­me­nain­sis­te en que la mú­si­ca, el teatro y la dan­za son la pun­ta del ice­berg, aque­llo que se ve, pero no lo fun­da­men­tal. «El ta­ller más im­por­tan­te que te­ne­mos en La Col­me­ni­ta se lla­ma “Cre­cer con Mar­tí”», de­ve­la es­te ma­es­tro de ge­ne­ra­ci­o­nes de ar­tis­tas, al­gu­nos de los cu­a­les han ele­gi­do los ca­mi­nos del teatro, el ci­ne y otras artes. Aun­que la com­pañía no bus­ca for­mar pro­fe­si­o­na­les, sus pro­fe­so­res en­señan con se­ri­e­dad e in­cul­can res­pe­to, dis­ci­pli­na y múl­ti­ples valores. De es­ta for­ma, edu­can pa­ra la vi­da.

El ide­a­rio del Hé­roe Na­ci­o­nal de Cuba, Jo­sé Mar­tí, de­vi­e­ne epí­to­me esen­ci­al en el cre­ci­mi­en­to es­pi­ri­tu­al e in­te­lec­tu­al de los in­te­gran­tes de La Col­me­ni­ta. «Mar­tí es el Ma­es­tro, y ha­ce­mos

múl­ti­ples ejer­ci­ci­os, pero muc­hos otros que no ti­e­nen que ver di­rec­ta­men­te con el en­tre­na­mi­en­to ar­tís­ti­co, por­que pri­o­ri­za­mos un en­tre­na­mi­en­to en valores. Los niños de La Col­me­ni­ta, por ejem­plo, se le­en a pro­fun­di­dad La Edad de Oro», re­la­ta Tin.

Pa­ra el au­tor del proyec­to pe­da­gó­gi­co y ar­tís­ti­co in­te­gra­do en su mayo­ría por niños de 5 a 14 años de edad no exis­te na­die in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra la aven­tu­ra te­a­tral. Cree que to­dos en el mun­do ti­e­nen un lu­gar en el teatro. Por ello, le lle­na de or­gu­llo la pri­me­ra Col­me­ni­ta, fun­da­da en Can­ta­bria, Es­paña, en el año 2000, que con­gre­gó en tor­no al teatro a niños con dis­ca­pa­ci­da­des men­ta­les pro­fun­das.

«No­so­tros ha­bí­a­mos tra­ba­ja­do en Cuba con dis­ca­pa­ci­ta­dos fí­si­co-mo­to­res, que, co­mo cu­al­qui­e­ra, cul­ti­van una me­mo­ria ex­ce­len­te, una capa­ci­dad de dic­ci­ón bri­llan­te, pu­e­den ha­cer teatro a las mil ma­ra­vi­llas, pero nun­ca ha­bí­a­mos asu­mi­do al­go co­mo aque­llo, y fue una pro­e­za tra­ba­jar dos años, del 2000 al 2002, con niños con dis­ca­pa­ci­da­des men­ta­les pro­fun­das, pu­es cu­an­do la men­te está en­fer­ma y el len­gua­je adul­te­ra­do, ¿có­mo ha­cer teatro mu­si­cal? Fue muy di­fí­cil, pero lo lo­gra­mos, y esa Col­me­ni­ta la guar­da­mos en un lu­gar muy es­pe­ci­al del cora­zón», re­la­ta el di­rec­tor.

De las ra­mi­fi­ca­ci­o­nes de la com­pañía no se de­ci­de por una, por­que a to­das las con­si­de­ra hijos. Des­pu­és de la de Can­ta­bria, sur­gi­e­ron dos ré­pli­cas más de La Col­me­ni­ta en la pro­pia Es­paña, tres en Mé­xi­co, una en idi­o­ma in­glés en Ca­nadá, al­gu­nas en Ni­ca­ra­gua, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pa­namá, Co­lom­bia, seis en Ar­gen­ti­na, vein­tiu­na en nu­e­ve es­ta­dos de Ve­ne­zu­e­la. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las ex­pe­ri­en­ci­as al­can­zó la fu­er­za que ti­e­ne ac­tu­al­men­te un mo­vi­mi­en­to de col­me­nas desa­ta­do en El Sal­va­dor por el mis­mí­si­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Sal­va­dor Sánc­hez Ce­rén.

«Ha­ce unos cu­an­tos años vi­no a La Ha­ba­na un señor muy hu­mil­de y se sen­tó con­mi­go en un sofá de la se­de, me con­fe­só que era el mi­nis­tro de Edu­ca­ci­ón de El Sal­va­dor y me ex­pu­so la in­ten­ci­ón de re­pli­car el fe­nó­me­no Col­me­ni­ta en su pa­ís, por­que lo con­si­de­ra­ba in­tere­san­te pa­ra la es­cu­e­la sal­va­do­reña. Aquí es­ta­mos acos­tum­bra­dos a con­ver­sar con mi­nis­tros de to­do el mun­do y la mayo­ría pro­me­te, po­cos cum­plen. En­ton­ces, re­ci­bí al hom­bre con al­go de es­cep­ti­cis­mo, le di to­das las res­pu­es­tas re­que­ri­das y ano­té su nom­bre: Sal­va­dor Sánc­hez Ce­rén», cu­en­ta Tin.

Al con­ver­tir­se en pre­si­den­te, aquel ma­es­tro de pro­fe­si­ón vi­no a Cuba en su pri­me­ra vi­si­ta ofi­ci­al y sa­lió del ae­ro­pu­er­to con to­da una co­mi­ti­va, male­tas en ma­no, di­rec­to al teatro de La Col­me­ni­ta. Tin y su cor­te de abe­ji­tas les re­ga­la­ron la in­ter­pre­ta­ci­ón de Y sin em­bar­go se mu­e­ve, y el man­da­ta­rio le con­fir­mó que te­nía mayor po­tes­tad pa­ra re­a­li­zar su su­eño de con­ver­tir a La Col­me­ni­ta en una her­ra­mi­en­ta útil pa­ra trans­for­mar la vi­da cul­tu­ral en la es­cu­e­la sal­va­do­reña. «Lo que yo pen­sé que se­ría una com­pañía en aquel pa­ís se con­vir­tió en lo que ha­bía dic­ho Sánc­hez Ce­rén, pu­es en es­tos mo­men­tos hay trein­ta. Además, El Sal­va­dor es el úni­co pa­ís que ca­da mes de oc­tu­bre con­vo­ca a un fes­ti­val de to­das las Col­me­ni­tas, las tra­en de las di­ver­sas pro­vin­ci­as, les dan alo­ja­mi­en­to en la ca­pi­tal y les ofre­cen el Teatro Na­ci­o­nal du­ran­te va­ri­os dí­as pa­ra las pre­sen­ta­ci­o­nes. Allá está ha­ce dos años el sub­di­rec­tor de La Col­me­ni­ta de Cuba y la pro­duc­to­ra ge­ne­ral, que son los col­me­ne­ros prác­ti­ca­men­te de mayor ex­pe­ri­en­cia. Ellos ti­e­nen a su vez mo­ni­to­res o fa­ci­li­ta­do­res, per­so­nas que están en­tre­nan­do», des­cri­be.

La Col­me­ni­ta cubana acu­de si­em­pre a inau­gu­rar o clau­su­rar es­tos fes­ti­va­les, co­mo el que ce­le­brarán el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre por ter­ce­ra vez. Y pa­ra acre­cen­tar la sor­pre­sa, la con­duc­ci­ón del even­to la des­em­peña si­em­pre el pre­si­den­te Sánc­hez Ce­rén en per­so­na.

Tin jamás ima­gi­nó lle­gar a tan­to cu­an­do fun­dó La Col­me­ni­ta el 14 de fe­bre­ro de 1990. En­ton­ces co­men­za­ba en Cuba el ter­ri­ble pe­ri­o­do es­pe­ci­al, de­no­mi­na­do así por las gran­des re­duc­ci­o­nes eco­nó­mi­cas que afron­tó el pa­ís y sus in­nu­me­ra­bles con­se­cu­en­ci­as so­ci­a­les.

«Mi com­pañía se for­mó exac­ta­men­te en los años más du­ros de la vi­da del cu­ba­no, pero la cre­a­ti­vi­dad se des­pi­er­ta en los mo­men­tos más di­fí­ci­les, y éra­mos muy fe­li­ces sin te­ner na­da», con­fi­e­sa es­te ha­ba­ne­ro sen­ci­llo que se vio obli­ga­do a trans­por­tar los ves­tu­a­ri­os, gra­ba­do­ras, ca­se­tes y otros adi­ta­men­tos en tri­ci­clos.

Jun­to a vein­ti­ún co­le­gas, Cre­ma­ta tra­ba­jó oc­ho años sin co­brar sa­la­rio, has­ta que en 1998 el Es­ta­do cu­ba­no pu­do brin­dar­les apoyo to­tal. Aho­ra, La Col­me­ni­ta dis­po­ne de dos se­des es­pec­ta­cu­la­res en La Ha­ba­na: en los mu­ni­ci­pi­os Pla­za de la Re­vo­lu­ci­ón y Playa, aun­que las agru­pa­ci­o­nes de su ti­po en la ca­pi­tal lle­gan a la do­ce­na. En pro­vin­ci­as se iden­ti­fi­can si­e­te.

de LAS NU­ME­RO­SAS ré­pli­cas de la COL­ME­NI­TA en ibe­ro­a­mé­ri­ca, NIN­GU­NA ALCANZA la fu­er­za QUE TI­E­NE AC­TU­AL­MEN­TE un mo­vi­mi­en­to de col­me­nas desa­ta­do en el sal­va­dor.

Otro as­pec­to cau­ti­van­te de lo acon­te­ci­do con La Col­me­ni­ta en El Sal­va­dor, se­gún Tin, se des­pren­de de la ir­rup­ci­ón del re­per­to­rio de la com­pañía en un pa­ís con muy po­cas can­ci­o­nes in­fan­ti­les pro­pi­as.

«Las obras de La Col­me­ni­ta están sa­tu­ra­das de can­ci­o­nes, so­bre to­do de los fes­ti­va­les cu­ba­nos Cantán­do­le al Sol: El per­ri­to Su­qui, Chi­vi­ri­co ri­co, Cu­ca­rac­hi­ta cu­ri­o­sa, El sa­po ma­ra­que­ro, en­tre muc­has otras, y los niños sal­va­do­reños lle­van ya ca­si tres años a ni­vel de es­cu­e­la y bar­rio can­tan­do es­tos te­mas. Cu­an­do pa­sen di­ez, quin­ce y vein­te años, esos jó­ve­nes y adul­tos van a es­tar con­ven­ci­dos de que dic­has can­ci­o­nes son sal­va­do­reñas», sos­ti­e­ne.

Al ar­tis­ta, gra­du­a­do de teatro en el Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or de Ar­te, le en­tu­si­as­ma la po­si­bi­li­dad de lle­nar el ima­gi­na­rio in­fan­til sal­va­do­reño con be­llas can­ci­o­nes, com­ple­ta­men­te gra­tis, sin pen­sar en de­rec­hos de au­tor ni en na­da. «Los cu­ba­nos

com­par­ti­mos lo que te­ne­mos, no da­mos lo que nos so­bra», ale­ga Tin, un mar­ti­a­no con­fe­so y prac­ti­can­te que en ca­da en­tre­na­mi­en­to, en­sayo o fun­ci­ón in­vi­ta a sus pro­ta­go­nis­tas a to­mar­se de las ma­nos y re­pe­tir una fra­se de Mar­tí adop­ta­da co­mo guía de La Col­me­ni­ta desde el pri­mer día: «Los niños de­be­rí­an jun­tar­se por lo me­nos una vez a la se­ma­na pa­ra ver a quién pu­e­den ha­cer­le un bi­en, to­dos jun­tos».

Al de­cir de Cre­ma­ta, ha­cer un bi­en no de­be con­fun­dir­se con ha­cer un fa­vor, por­que Mar­tí ha­bla­ba de al­go es­pi­ri­tu­al­men­te muc­ho más ele­va­do. Den­tro de su ins­ti­tu­ci­ón, una de las acep­ci­o­nes del bi­en re­pre­sen­ta des­pren­der­se de al­go que gus­ta muc­ho pa­ra dár­se­lo a al­guien que lo ne­ce­si­ta más, sin sen­tir­lo co­mo una pér­di­da, pu­es de cora­zón ga­nó, jus­to por­que dio. «Muc­has ve­ces, co­mo ejer­ci­cio, los niños ha­cen un bi­en un día y al otro lo cu­en­tan. Eso es me­jor que ser prín­ci­pe: ser útil, y eso in­ten­ta ha­cer La Col­me­ni­ta», subraya.

Con el paso del ti­em­po, la agru­pa­ci­ón se ha trans­po­la­do al mun­do, pero sus ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les si­guen si­en­do los mis­mos: ser­vir cul­tu­ral­men­te en los lu­ga­res más vul­ne­ra­bles y ne­ce­si­ta­dos de Cuba. De acu­er­do con el di­rec­tor, lo que más dis­fru­tan es en­ca­ra­mar­se en un ca­mi­ón e ir­se a lu­ga­res in­trin­ca­dos pa­ra ofre­cer­les fun­ci­o­nes a to­dos los niños. Ha­ce po­co, al la­do de la cu­e­va de Ju­an Ra­mí­rez, en el ori­en­te de Cuba, una trein­te­na de ac­to­res de La Col­me­ni­ta le brin­dó un es­pectá­cu­lo a la po­bla­ci­ón in­fan­til de ese ter­ri­to­rio, com­pu­es­ta por oc­ho niños. El di­rec­tor lo cu­en­ta fas­ci­na­do. Co­mo fun­da­dor, le gus­ta­ría que su com­pañía, de­cla­ra­da en 2007 por la Unesco co­mo em­ba­ja­do­ra de Bu­e­na Vo­lun­tad, no per­di­e­ra nun­ca la hu­mil­dad.

«Le aca­bo de es­cri­bir un cor­reo al Ins­ti­tu­to Cu­ba­no de Radio y Televisión agra­de­ci­en­do, en nom­bre de la Col­me­ni­ta, un spot que están trans­mi­ti­en­do por es­tos dí­as de un bar­ren­de­ro. ¿Pu­e­de un ser hu­ma­no ser más gran­de en pro­fe­si­ón que un bar­ren­de­ro?», co­men­ta Tin. «A ve­ces los ar­tis­tas nos cre­e­mos co­sas, y eso es per­der lo más ele­men­tal que nos en­señó Mar­tí con aque­llo de “To­da la glo­ria del mun­do ca­be en un gra­no de ma­íz”. Fi­jé­mo­nos en Fi­del, está re­po­san­do con su nom­bre so­li­to en una pi­e­dra, que se­me­ja, pre­ci­sa­men­te, un gra­no de ma­íz».

A HIVE OF VA­LU­ES AND ARTS IN CUBA

«Art is the pre­text to in­fect us with hu­man va­lu­es», says Car­los Cre­ma­ta, foun­der and di­rec­tor of the Cu­ban chil­dren's theater com­pany La Col­me­ni­ta (The Little Bee Hive,) which has be­co­me an edu­ca­ti­o­nal re­fe­ren­ce in many parts of the world.

Fa­ced with the ar­tis­tic pro­ject wit­hin which a clus­ter of chil­dren-ac­tors de­claim and sing songs li­ve, the mem­bers of the au­di­en­ce fe­el like they we­re in a cloud whe­re everyt­hing is pos­si­ble, es­pe­ci­ally the won­der­ful. The Cock­ro­ach Mar­ti­na, The Cin­de­re­lla ac­cor­ding to The Be­at­les, Snow Whi­te and the Se­ven Dwarfs, two ver­si­ons of El­pi­dio Val­dés -one with mu­sic by Los Van Van and the ot­her with com­po­si­ti­ons by Adal­ber­to Ál­va­rez y su Son- Y sin em­bar­go se mu­e­ve and Meñi­que are so­me of the most wi­des­pre­ad pro­duc­ti­ons.

Of the offs­pring of the com­pany, he can­not cho­o­se one be­cau­se he con­si­ders everyo­ne as his own chil­dren. Af­ter that of Can­ta­bria´s, the­re we­re two mo­re re­pli­cas of La Col­me­ni­ta in Spain itself, three in Me­xi­co, one in En­glish in Ca­na­da, a few in Ni­ca­ra­gua, the Do­mi­ni­can Re­pu­blic, Pa­na­ma, Co­lom­bia, six in Ar­gen­ti­na, twenty-ni­ne in ni­ne sta­tes of Ve­ne­zu­e­la. Howe­ver, no­ne of the ex­pe­ri­en­ces has re­ac­hed the strength that a hive mo­ve­ment is cur­rently un­le­as­hed in El Sal­va­dor by the very pre­si­dent of the Re­pu­blic, Sal­va­dor Sánc­hez Ce­rén.

la COM­PAÑÍA de teatro in­fan­til la COL­ME­NI­TA es em­ba­ja­do­ra de BU­E­NA vo­lun­tad de la unesco DESDE el AÑO 2007.

Pre­sen­ta­ci­ón de La Col­me­ni­ta en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.