Andy Mon­tañez

¡AHO­RA SÍ TI­E­NE LA LLAVE!

Arte por Excelencias - - Puerto Rico - Por REDACCIÓN EX­CE­LEN­CI­AS

ara el Niño de Tras­ta­lle­res, An­drés Mon­tañez Ro­drí­guez, las pu­er­tas de Cuba si­em­pre han es­ta­do abi­er­tas desde su pri­mer vi­a­je a la Isla en la dé­ca­da de los oc­hen­ta. Po­pu­lar­men­te cono­ci­do co­mo Andy Mon­tañez, ha ele­gi­do ser can­tan­te por vo­ca­ci­ón, aun­que cu­an­do pe­queño qui­so ser abo­ga­do. Así lo re­fle­jó cu­an­do le en­tre­ga­ron el tí­tu­lo de Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa en Hu­ma­ni­da­des, en el es­ta­do de Flo­ri­da.

«Cu­an­do niño qui­se ser abo­ga­do. Ese fue mi su­eño. Cre­cí en una co­mu­ni­dad de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos, una cla­se a la que per­te­ne­cí, a la que hon­ro y res­pe­to, que me en­señó que el su­eño de ser al­guien en la vi­da es una ne­ce­si­dad más que una op­ci­ón. Me vi­su­a­li­za­ba de­fen­di­en­do a mi gen­te de las in­jus­ti­ci­as. Pero al ser el mayor de di­e­ci­séis her­ma­nos, mi pri­o­ri­dad era la res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­li­ar. Así que me hi­ce téc­ni­co de televisión, re­pa­ré ra­di­os y te­le­vi­so­res. Mi­en­tras es­tu­di­a­ba, ayu­da­ba a mi her­ma­no, que era un eba­nis­ta sin es­cu­e­la, en sus pri­me­ros tra­ba­jos mon­tan­do ga­bi­ne­tes de co­ci­na.

»Así fui tra­zan­do mi des­ti­no, has­ta que un bu­en día lle­gó al bar­rio Ra­fa­el It­hi­er, a ofre­cer­me una pla­za va­can­te co­mo can­tan­te en una ins­ti­tu­ci­ón mu­si­cal lla­ma­da el Gran Com­bo de Pu­er­to Ri­co. Lo que co­men­zó si­en­do una pru­e­ba de seis me­ses tor­ció mi des­ti­no. Fue en 1962 que me ini­cié a tra­ba­jar co­mo can­tan­te, y hoy en­ti­en­do y es­toy con­ven­ci­do de que es­ta era y es mi vo­ca­ci­ón. Hoy pu­e­do de­cir que mi car­re­ra pro­fe­si­o­nal ti­e­ne más de cin­cu­en­ta años».

Con el Gran Com­bo pu­er­tor­ri­queño, Andy, au­to­di­dac­ta por na­tu­ra­le­za, tu­vo quin­ce exi­to­sos años y más de trein­ta y si­e­te can­ci­o­nes que van con él a to­das par­tes: El bar­be­ro lo­co, Ju­lia, Gu­a­guan­có del Gran Com­bo, Un ve­ra­no en Nu­e­va York, Va­ga­bun­do, Mi­lon­ga sen­ti­men­tal, Las ho­jas blan­cas, La so­le­dad, el clá­si­co A mi ma­ne­ra…

En 1977 sa­lió de la Uni­ver­si­dad de la Sal­sa, co­mo tam­bi­én se le lla­mó a El Gran Com­bo, y se en­fren­tó a los im­pre­de­ci­bles desig­ni­os de la su­er­te. Asu­mió el re­to más ri­es­go­so de su car­re­ra ar­tís­ti­ca: sa­lir de la agru­pa­ci­ón que lo dio a cono­cer in­ter­na­ci­o­nal­men­te pa­ra can­tar en la po­pu­lar or­ques­ta ve­ne­zo­la­na Di­men­si­ón La­ti­na.

Andy fue co­mo agua ben­di­ta pa­ra la Di­men­si­ón La­ti­na. El pri­mer tra­ba­jo dis­cográ­fi­co dis­pa­ró los ter­mó­me­tros del hit parade. En 1980, el sal­se­ro gra­bó con Pu­er­to Ri­co All Stars, lo cu­al se con­vir­tió en la an­te­sa­la de su re­gre­so a la Isla del En­can­to. Ha­bía acu­mu­la­do lin­das ex­pe­ri­en­ci­as en otros su­e­los her­ma­nos, y ya era ho­ra de fun­dar su pro­pia or­ques­ta. Con la pro­duc­ci­ón Andy Mon­tañez se creó la or­ques­ta. Cin­co te­mas de ese ál­bum se man­tu­vi­e­ron du­ran­te trein­ta se­ma­nas en la lis­ta de mú­si­ca tro­pi­cal de la re­vis­ta Bil­bo­ard. Des­pu­és con­ti­nu­a­ron gra­ban­do una re­ta­hí­la de bu­e­na mú­si­ca, hec­ha desde el cora­zón, con­te­ni­da en al­re­de­dor de ci­en dis­cos, ci­fra pa­ra na­da des­pre­ci­a­ble.

Con su sen­ci­llez, ver­sa­ti­li­dad y ex­ce­len­tes cu­a­li­da­des vo­ca­les y hu­ma­nas, el Niño de Tras­ta­lle­res se con­vir­tió en el pri­mer pu­er­tor­ri­queño en te­ner una es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Es­ta­dos Uni­dos. En 2006 ob­tu­vo el Grammy La­ti­no por el me­jor ál­bum tra­di­ci­o­nal con AM/ PM. Lí­ne­as pa­ra­le­las, jun­to al cu­ba­no Pa­blo Mi­la­nés.

EL ANDY QUE RE­GRE­SA

A ri­es­go de no con­tem­plar to­das sus vi­si­tas a Cuba, me in­tere­sa re­sal­tar al Andy ami­go, ese que nos ha abra­za­do cu­an­do otros nos vol­te­a­ban la ca­ra. Me re­mon­to a 1989, año en que le pro­hí­ben par­ti­ci­par en los Car­na­va­les de Mi­a­mi por ha­ber­nos vi­si­ta­do an­tes. O en 1994, cu­an­do re­gre­só en uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les del pa­ís. En esa opor­tu­ni­dad ve­nía acom­paña­do por su es­po­sa Xi­o­ma­ra Acuña y los ge­me­los An­drea y Al­fre­do, de dos años y me­dio. En el mes de mar­zo de 1997, en San Ju­an, el pu­er­tor­ri­queño y el can­tau­tor Sil­vio Ro­drí­guez se abra­za­ron. El ges­to pro­vo­có in­dig­na­ci­ón en Mi­a­mi, y otra vez le fue ne­ga­da su par­ti­ci­pa­ci­ón en los Car­na­va­les de la Ca­lle 8.

A par­tir del abra­zo sin­ce­ro de dos mú­si­cos y las cre­ci­en­tes mu­es­tras de re­pu­dio y ofen­sas por par­te de la pren­sa ne­o­li­be­ral y ama­ri­llis­ta, el bo­ri­cua vol­vió ca­da vez más. Desde ahí no se hi­ci­e­ron es­pe­rar sus pre­sen­ta­ci­o­nes en San­ti­a­go jun­to al em­blemá­ti­co con­jun­to Son 14, así co­mo en La Ha­ba­na en el Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal Bo­le­ros de Oro. Uno de los me­mo­ra­bles con­ci­er­tos

fue en el Teatro Karl Marx, ti­tu­la­do Los sal­se­ros can­tan bo­le­ros, jun­to a NG La Ban­da y otros ex­po­nen­tes del gé­ne­ro. Además, re­ci­bió el Pre­mio de Ho­nor Cu­ba­dis­co y fue el in­vi­ta­do es­pe­ci­al de la Fiesta de la Cul­tu­ra Ibe­ro­a­me­ri­ca­na en Hol­guín en 2007. Al año si­guien­te re­cor­ría las zo­nas afec­ta­das por el hu­racán Ike en esa pro­vin­cia.

Ese es el Andy que re­gre­sa. El mis­mo que se ha­ce acom­pañar de su fa­mi­lia, que ac­ce­de gus­to­so an­te cu­al­qui­er len­te cu­ri­o­so, el ami­go que no clau­di­có en las tem­pes­ta­des. Su amor por Cuba es to­tal. No es ca­su­a­li­dad que es­co­gi­e­ra el teatro Amé­ri­ca, de un pre­ci­o­so es­ti­lo art de­có, pa­ra ce­le­brar su me­dio si­glo de vi­da ar­tís­ti­ca, en com­pañía del Sep­te­to Na­ci­o­nal Ig­na­cio Piñei­ro y Rum­be­ros de Cuba. Tam­bi­én es­tu­vo en el Cu­ba­dis­co y en el Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal del Nu­e­vo Ci­ne La­ti­no­a­me­ri­ca­no de­di­ca­dos a la ti­er­ra bo­rin­quen, y en el programa La Vic­tro­la, de la emi­so­ra Ha­ba­na Radio, que con­du­ce Is­ma­el Ren­so­li.

Es­te 2018 vi­no a la 38 edi­ci­ón del Fes­ti­val del Ca­ri­be, ca­mi­nó una vez más las ca­lles san­ti­a­gue­ras, re­cor­dan­do su pri­me­ra vi­si­ta a la ciu­dad in­dó­mi­ta en 1980, en la que po­pu­la­ri­zó el es­tri­bi­llo «No es por na’ ni na’, San­ti­a­go está du­rí­si­mo». Asi­mis­mo, re­ga­ló un con­ci­er­to jun­to a Ka­rac­hi en el Com­ple­jo Cul­tu­ral He­re­dia. Allí re­ci­bió la Llave de la Ciu­dad. Es­te es el Niño de Tras­ta­lle­res, sen­ci­llo y ca­rismá­ti­co. Su día ti­e­ne más de vein­ti­cu­a­tro ho­ras. Si sus vi­si­tas ya eran in­con­ta­bles, es­ta es di­fe­ren­te: ¡aho­ra sí ti­e­ne la llave!

ANDY MON­TAÑEZ NOW HAS THE KEYS!

For An­drés Mon­tañez Ro­drí­guez, the ga­tes of Cuba ha­ve always be­en open sin­ce his first tra­vel to the is­land in the eigh­ti­es. Po­pu­larly known as Andy Mon­tañez, he has cho­sen to be a sin­ger by vo­ca­ti­on, alt­hough when he was a child he wan­ted to be a lawyer.

Andy worked with the Pu­er­to Ri­can Gran Com­bo for fif­te­en suc­cess­ful ye­ars. In 1977 he left the group that ma­de him be known in­ter­na­ti­o­nally and went to sing in the po­pu­lar Ve­ne­zu­e­lan orc­hes­tra Di­men­si­ón La­ti­na.

With his sim­pli­city, ver­sa­ti­lity and ex­ce­llent vo­cal and hu­man qua­li­ti­es, he be­ca­me the first Pu­er­to Ri­can to ha­ve a star on the Uni­ted Sta­tes Walk of Fa­me. In 2006 he won the La­tin Grammy for the best tra­di­ti­o­nal al­bum with AM/PM. Lí­ne­as pa­ra­le­las, along with Cu­ban Pa­blo Mi­la­nés.

This 2018 he ca­me to the 38th edi­ti­on of the Ca­rib­be­an Fes­ti­val and on­ce again walked along the stre­ets of San­ti­a­go. He ga­ve a con­cert with Ka­rac­hi band at the He­re­dia Cul­tu­ral Com­plex. The­re he re­cei­ved the Keys to the City. His pre­vi­ous vi­sits we­re al­re­ady count­less but this was dif­fe­rent now: he´s got the keys!

Andy Mon­tañez, el Niño de Tras­ta­lle­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.