EL CA­RI­BE QUE NOS UNE

THE CA­RIB­BE­AN THAT UNITES US

Arte por Excelencias - - Cuba - TAISSÉ DEL VA­LLE

El Fes­ti­val del Ca­ri­be de­jó a su paso el es­pí­ri­tu la­ti­no­a­me­ri­ca­no y ca­ri­beño de más de se­te­ci­en­tos par­ti­ci­pan­tes. Es­ta trein­ta y oc­ho edi­ci­ón es­tu­vo de­di­ca­da a la Isla del En­can­to: Pu­er­to Ri­co. No era la pri­me­ra vez que la de­di­ca­to­ria se ex­ten­día has­ta la ti­er­ra bo­rin­quen, pu­es a fi­na­les de los oc­hen­ta los pu­er­tor­ri­queños vi­ni­e­ron con su cul­tu­ra y rit­mos con­ta­gi­o­sos.

De aque­llos dí­as de 1989 en los que se ce­le­bra­ba el no­ve­no fes­ti­val, el di­rec­tor de la Ca­sa del Ca­ri­be, Or­lan­do Ver­gés, re­cu­er­da: «Los an­te­ce­den­tes da­tan de ca­si trein­ta años, en que la ciu­dad de San­ti­a­go de Cuba abrió sus par­ques y pla­zas pa­ra aco­ger a Pu­er­to Ri­co. Era la quin­ta vez que se de­di­ca­ba a una na­ci­ón ca­ri­beña y qué me­jor elec­ci­ón que esa her­ma­na isla que com­par­te con la nu­es­tra tan­ta his­to­ria y cul­tu­ra. Dos is­las que se en­al­te­cen de la te­na­ci­dad y so­bre to­do de se­guir de­fen­di­en­do lo que por de­rec­ho nos per­te­ne­ce».

A pe­sar de la di­fi­cul­tad eco­nó­mi­ca y de los es­tra­gos cau­sa­dos por el hu­racán Ma­ría en el ter­ri­to­rio, no es ca­su­al en­ton­ces que la de­le­ga­ci­ón más nu­me­ro­sa en la his­to­ria de la Fiesta del Fuego haya si­do la pu­er­tor­ri­queña, con más de tres­ci­en­tos par­ti­ci­pan­tes. Asis­ti­e­ron, en­tre otros, Andy Mon­tañez, qui­en re­ci­bió la Llave de la Ciu­dad mi­en­tras re­a­li­za­ba su es­pe­ra­do con­ci­er­to jun­to a la or­ques­ta san­ti­a­gue­ra Ka­rac­hi en el Com­ple­jo Cul­tu­ral Teatro He­re­dia.

Ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de las ga­las pu­er­tor­ri­queñas fu­e­ron la pro­cla­ma­ci­ón de un Pu­er­to Ri­co li­bre, mu­es­tra del fer­vi­en­te deseo de so­be­ra­nía de los par­ti­ci­pan­tes. El fes­ti­val se con­vir­tió en tri­bu­na abi­er­ta pa­ra re­cla­mar un de­rec­ho que les per­te­ne­ce ha­ce ca­si ci­en­to cin­cu­en­ta años y que to­da­vía no han po­di­do al­can­zar.

Co­mo ca­da año, se re­a­li­za­ron fes­ti­va­les in­ter­nos, en­tre ellos el co­lo­quio El Ca­ri­be que nos une, el Ta­ller In­ter­na­ci­o­nal de Re­li­gi­o­nes Po­pu­la­res en el Ca­ri­be, el Sa­lón In­ter­na­ci­o­nal del Ca­ri­be y el En­cu­en­tro de Po­e­tas del Ca­ri­be. En to­tal hu­bo dos­ci­en­tas cin­cu­en­ta ac­ti­vi­da­des di­a­ri­as y di­e­ci­si­e­te gran­des es­pectá­cu­los. Además, se con­de­co­ró al His­to­ri­a­dor de La Ha­ba­na, el doc­tor Eu­se­bio Le­al, co­mo Hi­jo Ilus­tre de la Ciu­dad, y se le en­tre­gó el mpaka, sím­bo­lo de la uni­dad ca­ri­beña y la­ti­no­a­me­ri­ca­na, así co­mo de la pro­tec­ci­ón es­pi­ri­tu­al, que otor­ga la Ca­sa del Ca­ri­be.

Ca­be dis­tin­guir el programa des­ti­na­do a las artes plás­ti­cas, con di­e­ci­nu­e­ve ex­po­si­ci­o­nes. El in­vi­ta­do es­pe­ci­al del ar­tis­ta Al­ber­to Les­cay pa­ra la ex­po­si­ci­ón inau­gu­ral en la Ca­sa del Ca­ri­be fue Edu­ar­do Ro­ca (Cho­co), Pre­mio Na­ci­o­nal de Artes Plás­ti­cas. Jun­tos con­ci­bi­e­ron la mu­es­tra Na­ve­gar, oda a nu­es­tras ra­í­ces afri­ca­nas, re­a­fir­ma­ci­ón ci­mar­ro­na e iden­ti­ta­ria. Al Pre­mio Na­ci­o­nal de Artes Plás­ti­cas se le ho­me­na­jeó además en su bar­rio na­tal del Nu­e­vo Vis­ta Ale­gre. Allí re­ci­bió tam­bi­én la Llave de la Ciu­dad.

Tam­po­co fal­tó el Desfile de la Serpiente, tra­di­ci­o­nal y mul­ti­co­lo­ri­do pa­sa­ca­lles de las de­le­ga­ci­o­nes asis­ten­tes que el pu­e­blo san­ti­a­gue­ro dis­fru­ta y re­cla­ma, ni la Qu­e­ma del Di­a­blo. Con el ce­se de las lla­mas, que­da abi­er­ta la con­vo­ca­to­ria pa­ra la pró­xi­ma ci­ta, de­di­ca­da a Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.