FITO

Arte por Excelencias - - Cuba - Por ERIAN PEÑA PU­PO, es­cri­tor y crí­ti­co de ar­te

P ara mi ge­ne­ra­ci­ón, Fito Páez es ca­si un di­os tar­dío, no un di­os im­po­lu­to, si­no uno muc­ho más des­con­cer­tan­te, que es­cuchá­ba­mos ale­la­dos co­mo si de­ba­jo de nu­es­tros pi­es se abri­e­ra la ti­er­ra y al la­do del ca­mi­no una una voz voz rís­pi­da, rís­pi­da, tras­hu­man­te, tras­hu­man­te, con con olor olor a ci­gar­ro y al­co­hol, nos di­je­ra que sí, que a es­tas al­tu­ras del par­ti­do no to­do es­ta­ba per­di­do.

Más afec­ti­va que epo­cal, y a la de­ri­va en­tre fi­na­les del si­glo e ini­ci­os del nu­e­vo mi­le­nio, mi ge­ne­ra­ci­ón con­fió en Fito Páez y su ali­en­to su­reño y des­ca­be­za­do, don­de el fol­clor y la can­ci­ón la­ti­no­a­me­ri­ca­na -Mer­ce­des So­sa, Víc­tor Ja­ra, Vi­o­le­ta Par­ra…-, de la que be­bió co­mo in­te­gran­te de la lla­ma­da tro­va ro­sa­ri­na, se mez­cla­ban con los so­ni­dos rocke­ros del pi­a­no y la gui­tar­ra eléc­tri­ca que cono­ci­mos en otros im­por­tan­tes mú­si­cos ar­gen­ti­nos co­mo Ju­an Car­los Ba­gli­et­to, Charly

Gar­cía, An­drés Ca­la­ma­ro, Luis Al­ber­to Spi­net­ta, Gus­ta­vo Ce­ra­ti, Lit­to Ne­bia, Le­ón Gi­e­co, Gus­ta­vo San­ta­o­la­lla y Pe­dro Az­nar. No­so­tros, que es­cuchá­ba­mos a Sil­vio, Pa­blo y No­el, pero tam­bi­én a Sa­bi­na, el otro di­os tu­te­lar, Ser­rat, Au­te, Ana Be­lén, Ca­e­ta­no Ve­lo­so, per­ci­bi­mos que su mú­si­ca se es­par­cía y co­bra­ba re­so­nan­ci­as en la obra de muc­hos com­po­si­to­res cu­ba­nos, y prin­ci­pal­men­te en la lla­ma­da ge­ne­ra­ci­ón de los to­pos: San­ti­a­go Fe­liú, Car­los Va­re­la, Frank Del­ga­do y Ge­rar­do Al­fon­so.

Aho­ra que Fito ci­er­ra el Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Ci­ne de Gi­ba­ra, re­cu­er­do có­mo nos pasá­ba­mos sus dis­cos, co­mo si di­é­ra­mos al­go pre­ci­a­do, y ade- más, có­mo coreá­ba­mos en im­pro­vi­sa­das reu­ni­o­nes de ami­gos, don­de su mú­si­ca era la ban­da so­no­ra per­fec­ta, aque­llos te­mas que aho­ra el ar­gen­ti­no des­gra­nó en el es­ce­na­rio: Un ves­ti­do y un amor, Gi­ros, Ma­ri­po­sa teck­ni­co­lor, 11 y 6, Al la­do la­do del del ca­mi­no, ca­mi­no, Ciu­dad Ciu­dad de de po­bres po­bres corazones, corazones, Dar es dar, y claro, el in­sus­ti­tui­ble him­no Yo ven­go a ofre­cer mi cora­zón. Pi­en­so en los ami­gos es­par­ci­dos por va­ri­as par­tes del mun­do que hu­bi­e­ran da­do cu­al­qui­er co­sa por es­tar en la Pla­za Da Sil­va y core­ar los te­mas de un Fito enér­gi­co, im­pro­vi­sa­dor y vi­tal. En aquel que me di­ce: acu­ér­da­te de mí cu­an­do Fito can­te Al la­do del ca­mi­no, y en aque­llos que han ve­ni­do de va­ri­as pro­vin­ci­as so­lo por ver­lo can­tar en vi­vo. ¿Có­mo des­cri­bir con in­me­di­a­tez pe­ri­o­dís­ti­ca al­go que par­te de la emo­ci­ón? Aque­llo que uno sa­be, si no ir­re­pe­ti­ble, al me­nos úni­co, pu­es en Gi­ba­ra y en Fes­ti­val na­da es im­po­si­ble. do­ce Grammy Fito re­co­pi­la­to­ri­os, de Páez, La­ti­nos, es­tu­dio, el au­tor y cu­a­tro uno el ga­na­dor de de en vein­ti­ún los di­rec­to de más cin­co im­por­tan­tes ál­bu­mes y rock ar­gen­ti­no, y pre­mi­a­dos es­ta­ba allí, ex­po­nen­tes a unos me­tros del de to­dos no­so­tros: subió al es­ce­na­rio, lo vi­mos pe­gar­se al pi­a­no y des­tri­par no­tas: «Es­ta can­ci­ón es pa­ra el San­ti Fe­liú», y jun­to a Hay­dée Mi­la­nés ti­ra­mos el Ca­ble a ti­er­ra en uno de los hi­tos de su mú­si­ca. Lu­e­go vi­no un tan­ga­zo y des­pu­és De­sar­ma y san­gra, «una de las can­ci­o­nes más be­llas que se hayan es­cri­to», ca­su­al­men­te por otro ar­gen­ti­no, Charly Gar­cía. Jun­to a Panc­ho Cés­pe­des, Fito nos re­cor­dó que El bre­ve es­pa­cio en que no estás, de Pa­blo Mi­la­nés, es la «can­ci­ón de amor más her­mo­sa que se ha es­cri­to en la his­to­ria», y Su­eño con ser­pi­en­tes, de Sil­vio Ro­drí­guez, «una ma­ne­ra de mi­rar la épo­ca y el ti­em­po». Ci­ma­funk Ci­ma­funk gri­tos mi Des­pu­és de Al cora­zón. Nu­be la­do a a que que del de Ro­ja Del can­ta­ra can­ta­ra ca­mi­no… Gi­ros, lo pú­bli­co acom­paña­ron Yo Yo Fito ven­go ven­go Los le pe­dí­an in­vi­tó muc­hac­hos a a ofre­cer ofre­cer en a a los de te­mas po­bres Cir­co corazones, be­at, Dar y es otro dar, Ciu­dad him­no, Ma­ri­po­sa pa­ra teck­ni­co­lor, un fi­nal que ese el que pú­bli­co es­ta­ba pe­día de­jan­do dis­ten­der. Pero el fi­nal del con­ci­er­to se acer­ca­ba y Fito pi­dió a Kel­vis Oc­hoa, Hay­dée y Ci­ma­funk can­tar jun­tos Y da­le ale­gría, ese te­ma que pi­de: «Da­le ale­gría, ale­gría a mi cora­zón, es lo úni­co que te pi­do, al me­nos hoy. Da­le ale­gría, ale­gría a mi cora­zón…». Del pú­bli­co se­guí­an pi­di­én­do­le Al la­do del ca­mi­no… Fito se des­pi­dió, deján­do­nos ale­la­dos, hip­no­ti­za­dos, sin ha­ber com­pren­di­do bi­en lo que allí ocur­ría, pero sa­bi­en­do que aque­llo fue re­al y pal­pa­ble: Fito Páez can­tó en Gi­ba­ra pa­ra to­dos no­so­tros. Pero el pú­bli­co le pe­día otro te­ma: otra de sus can­ci­o­nes des­ca­be­za­das y des­co­ra­zo­na­das. Y el mú­si­co y di­rec­tor ar­gen­ti­no, agra­de­ci­do, vol­vió al es­ce­na­rio, se sen­tó al pi­a­no, des­gra­nó unas no­tas, y el pú­bli­co su­po: «Es­ta can­ci­ón la es­cri­bí cu­an­do creí en la pa­la­bra, pero ca­da vez creo me­nos en las pa­la­bras y más en el pol­vo, los abra­zos, el amor…». En­ton­ces Al la­do del ca­mi­no se es­par­ció por aquella noc­he gi­ba­reña con olor a mar y es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.