YU­LI: LA IMPRONTA DE CARLOS ACOSTA

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Mart­ha Sánc­hez

Carlos Acosta co­lec­ci­o­na al­gu­nos de los mayo­res tí­tu­los que pu­e­da os­ten­tar un bai­la­rín en el pla­ne­ta, mas su éxi­to y re­co­no­ci­mi­en­to in­ter­na­ci­o­nal nun­ca le hi­ci­e­ron ol­vi­dar sus orí­ge­nes. Así lo de­mu­es­tra en su au­to­bi­o­gra­fía, No Way Ho­me (Sin mi­rar atrás), que re­ci­én ins­pi­ró la re­a­li­za­ci­ón de una pe­lí­cu­la en tor­no al ex­tra­or­di­na­rio bai­la­rín cu­ba­no.

El fil­me Yu­li, di­ri­gi­do por la ci­ne­as­ta es­paño­la Ici­ar Bo­lla­ín, com­pi­tió en septiembre en el Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal de Ci­ne de San Se­bas­tián, Es­paña. Aho­ra re­cor­rerá otros certá­me­nes y even­tos, in­clui­do el 40 Fes­ti­val de Ci­ne de La Ha­ba­na.

El elen­co ar­tís­ti­co del lar­go­me­tra­je lo en­ca­be­za el pro­pio Acosta, jun­to a los ac­to­res cu­ba­nos Lau­ra de la Uz, San­ti­a­go Alfonso, Yer­lín Pé­rez, Carlos En­ri­que Al­mi­ran­te y An­drea Doi­me­a­di­ós, en­tre otros. La com­pañía Acosta Dan­za tam­bi­én par­ti­ci­pa en la cin­ta, ela­bo­ra­da so­bre un guión del es­co­cés Paul La­verty, dos ve­ces ga­na­dor de la Pal­ma de Oro de Can­nes y ha­bi­tu­al escritor de los fil­mes de Ken Lo­ach. Pa­ra es­te lar­go­me­tra­je en par­ti­cu­lar, La­verty se ba­só en el li­bro au­to­bi­ográ­fi­co del bai­la­rín, aun­que la re­a­li­za­ci­ón no pre­ten­de pre­sen­tar un bi­o­pic.

«La pe­lí­cu­la está ar­ti­cu­la­da en tor­no a la re­la­ci­ón de Carlos y su pa­dre, que fue muy fu­er­te, muy especial. Re­fle­jará la vi­da del bai­la­rín, pe­ro el eje cen­tral será la re­la­ci­ón de un pa­dre y un hi­jo», ade­lan­tó Bo­lla­ín a Ar­te por Ex­ce­len­ci­as.

Un pro­nós­ti­co se cum­plió en la vi­da de Acosta: el del pa­dre, pu­es de niño no qu­e­ría es­tu­di­ar ballet, y lu­e­go, cu­an­do des­cu­brió su pa­si­ón por la dan­za, no ima­gi­nó que lle­ga­ría a ser uno de los me­jo­res bai­la­ri­nes del mundo. Nun­ca un mu­la­to ha­bía lle­ga­do al Olim­po de esa ma­ni­fes­ta­ci­ón artística, y con Carlos se rom­pió el ca­non de prín­ci­pes, du­ques, en fin… pro­ta­go­nis­tas de core­o­gra­fí­as clá­si­cas eu­ro­pe­as con­ce­bi­das ori­gi­nal­men­te pa­ra in­tér­pre­tes blan­cos. De hec­ho, el lar­go­me­tra­je cul­mi­na con una es­ce­na del bai­la­rín co­mo pri­mer Ro­meo ne­gro en la his­to­ria del Royal Ballet de Lon­dres.

«Los mo­vi­mi­en­tos de Acosta son in­ge­ni­o­sos y de­li­ca­dos, es el pro­to­ti­po de guer­re­ro y cor­te­sa­no isa­be­li­no», de­cla­ró una vez la crí­ti­ca britá­ni­ca Ju­dith Mack­rell, del pe­ri­ó­di­co The Gu­ar­di­an.

Al de­cir de Ici­ar, la au­to­bi­o­gra­fía de Acosta en la que se ins­pi­ra la pe­lí­cu­la es el re­la­to fas­ci­nan­te de un cha­val mu­la­to, gam­ber­ro y ca­lle­je­ro que con­tra to­do pro­nós­ti­co e in­clu­so con­tra su pro­pia vo­lun­tad al ini­cio, ter­mi­na si­en­do uno de los mayo­res bai­la­ri­nes del mundo.

Con el pre­sen­ti­mi­en­to de que al­gún día su hi­jo se con­ver­ti­ría en una per­so­na­li­dad im­por­tan­te, Pedro Acosta bau­ti­zó a Carlos con el apo­do de Yu­li, por­que lo con­si­de­ra­ba des­cen­di­en­te di­rec­to de Ogún, un di­os afri­ca­no, un guer­re­ro.

«La cin­ta re­fle­jará su­ce­sos que no se en­cu­en­tran en el li­bro de Acosta y ob­vi­ará otros que sí», pre­ci­só la di­rec­to­ra pa­ra subrayar la intención de no re­fle­jar una obra emi­nen­te­men­te bi­ográ­fi­ca.

De las oc­ho se­ma­nas de fil­ma­ci­ón que abar­có el ro­da­je, seis trans­cur­ri­e­ron en Cu­ba, una en Es­paña y otra en Lon­dres. El per­so­na­je de Acosta en su niñez y ado­les­cen­cia lo en­car­nan Edi­son Ma­nu­el Oli­ve­ra y Key­vin Mar­tí­nez res­pec­ti­va­men­te.

Bo­lla­ín, re­co­no­ci­da por la Academia de Ci­ne de su pa­ís con un Goya en 2003, se plan­teó un lar­go­me­tra­je so­bre una per­so­na­li­dad en tres eta­pas:

niñez, juventud y ma­du­rez, es­ta úl­ti­ma in­ter­pre­ta­da por el pro­pio Acosta, pu­es ahon­da en el pre­sen­te del di­rec­tor de una com­pañía pro­pia en La Ha­ba­na. La di­rec­ci­ón de fo­to­gra­fía del fil­me es­tu­vo a car­go de Álex Ca­talán y la ban­da so­no­ra de Al­ber­to Igle­si­as, en tan­to Ma­ría Ro­vi­ra creó las core­o­gra­fí­as. En la pro­duc­ci­ón del nu­e­vo fil­me se uni­e­ron en­ti­da­des de Es­paña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Rei­no Uni­do y el Ins­ti­tu­to Cu­ba­no de Ar­te e In­dus­tria Ci­ne­ma­tográ­fi­cas (Icaic).

Acosta fue es­tre­lla del Royal Ballet de Lon­dres has­ta su re­ti­ro de los gran­des clá­si­cos en 2015, año en el que el Cír­cu­lo de Crí­ti­cos de Gran Bre­taña le con­ce­dió el Pre­mio Nacional de Dan­za en re­co­no­ci­mi­en­to a sus lo­gros du­ran­te to­da una vi­da de­di­ca­da a ese ar­te. En Cu­ba os­ten­ta el Pre­mio Nacional de Dan­za, mi­en­tras en Rei­no Uni­do ti­e­ne el tí­tu­lo de Sir, con­ce­di­do en 2014 al re­ci­bir la con­de­co­ra­ci­ón de Co­man­dan­te del Im­pe­rio Britá­ni­co.

Carlos pre­fi­e­re que lo lla­men simplemente por su nom­bre o co­mo Ju­ni­or, otro so­bre­nom­bre im­pu­es­to por sus ami­gos en Cu­ba, que aho­ra es­pe­ran por el ar­ri­bo de Yu­li a las sa­las de ci­ne de la Is­la.

En la pro­duc­ci­ón del nu­e­vo fil­me se uni­e­ron en­ti­da­des de Es­paña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Rei­no Uni­do y el Ins­ti­tu­to Cu­ba­no de Ar­te e In­dus­tria Ci­ne­ma­tográ­fi­cas (Icaic).

El elen­co ar­tís­ti­co del lar­go­me­tra­je lo en­ca­be­za el pro­pio Acosta.

Edi­son Ma­nu­el Oli­ve­ra, qui­en in­ter­pre­ta a Acosta niño, y la di­rec­to­ra Ici­ar Bo­lla­ín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.