MARTA ORTEGA, LA HIJA PRÓDIGA

LA HIJA PRÓDIGA

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Ale­jan­dra Aguir­re Or­dóñez

Q es­ce­na­ri­os.uin­ce años atrás, Marta Ortega ha­bía de­ci­di­do «col­gar las pun­tas». Ten­dría di­e­ci­séis años cu­an­do des­car­tó los Tam­po­co dese­a­ba to­mar dis­tan­cia de lo que des­de niña y has­ta ese momento era su vi­da en bu­cle, el ballet. Op­tó en­ton­ces por cur­sar la car­re­ra pro­fe­so­ral.

En unos de los sa­lo­nes de esa mis­ma es­cu­e­la de Pra­do, don­de Marta pre­pa­ra­ba su es­pe­ci­a­li­dad, Carlos Acosta mon­ta­ba To­co­ro­ro, fá­bu­la cubana. Lo singular de ese pro­ce­so core­ográ­fi­co es que el elen­co es­ta­ba con­for­ma­do mayo­ri­ta­ri­a­men­te por bai­la­ri­nes de Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba. Co­mo po­cas ve­ces, y ba­jo el tec­ho y sa­bio am­pa­ro de Ra­mo­na de Saá, clá­si­cos y contemporáneos se uní­an pa­ra un mon­ta­je con alcance in­ter­na­ci­o­nal. Me­ses des­pu­és Carlos lle­va­ría es­ta obra al Sad­ler’s Wells The­at­her de Lon­dres, no sin an­tes es­tre­nar­la en fe­bre­ro de 2003 en el Gran Te­a­tro de La Ha­ba­na.

Tras pre­sen­ci­ar al­gu­nos en­sayos de To­co­ro­ro, Marta Ortega ha­bía re­en­cau­sa­do la de­ci­si­ón fren­te a su fu­tu­ro. Aten­di­en­do a las aler­tas de su vo­ca­ci­ón se plan­teó vol­ver a bai­lar, so­lo que es­ta vez de­ci­dió se­guir el ca­mi­no co­mo bai­la­ri­na con­tem­porá­nea. No vol­ve­ría a usar za­pa­ti­llas de pun­tas.

Des­cal­za so­bre el li­nó­leo de Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba la cono­cí a ini­ci­os de 2012. Al fi­na­li­zar un en­sayo ge­ne­ral de Ca­si, pi­e­za de Ju­an Kruz -con­sa­gra­do bai­la­rín y core­ó­gra­fo de ori­gen vas­co que tra­ba­ja­ba y aún si­gue en la em­blemá­ti­ca com­pañía ale­ma­na Sas­ha Waltz & Gu­ests-, le pre­gun­té su nom­bre en el pa­si­llo: «Mar-ta-or-te-ga -res­pon­dió pro­nun­ci­an­do ca­da le­tra por si ca­bía la po­si­bi­li­dad de ol­vi­dar­lo-, pe­ro si vas a es­tar una tem­po­ra­da con no­so­tros pu­e­des de­cir­me Mar­ti­ca», di­jo en un to­no bastante más re­la­ja­do. Pa­ra en­ton­ces Marta Ortega -Mar­ti­ca pa­ra los ami­gos o Marta Inés co­mo per­so­na­je re­fe­ri­do en ha­bla­du­rí­as fe­me­ni­na­se­ra una de las fi­gu­ras ca­pi­ta­les de Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba, la com­pañía in­sig­ne de las ar­tes es­cé­ni­cas de la Is­la (con­cre­ta­men­te en el sec­tor de la dan­za). Allí es­tu­vo del 2008 al 2015 y tra­ba­jó con una ga­ma di­ver­sa de cre­a­do­res cu­ba­nos e in­ter­na­ci­o­na­les. Bai­ló en los más im­por­tan­tes es­ce­na­ri­os del mundo y con especial an­he­lo -por su con­flic­ti­vo, pe­ro si­em­pre útil pa­sa­do clásico- bai­ló To­co­ro­ro, fá­bu­la cubana en el Royal Ope­ra Hou­se. Co­mo un ju­e­go de azar, en 2014 for­ma­ría par­te del nu­e­vo elen­co de esa mis­ma obra que vi­e­ra ges­tar­se en los sa­lo­nes de la es­cu­e­la de Pra­do una dé­ca­da atrás.

Ba­jo el tec­ho de DCC la vi por úl­ti­ma vez en 2015 en me­dio del pro­ce­so de una singular y her­mo­sa obra de Billy Cowie. Al año si­guien­te, en una de mis fre­cu­en­tes vi­si­tas a la com­pañía, su­pe que se ha­bía ido. Su­e­le de­cir­se que en Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba no hay na­die im­pres­cin­di­ble. Cu­an­do que­da un pu­es­to va­can­te es rem­pla­za­do de in­me­di­a­to por otro bai­la­rín o bai­la­ri­na de ex­tra­or­di­na­rio ni­vel. En DCC el re­le­vo está ase­gu­ra­do. Sin em­bar­go, cu­an­do Marta Ortega de­jó la com­pañía pa­ra ser par­te del gru­po fun­da­dor de Acosta Dan­za, al­guien di­jo: «Al ir­se Mar­ti­ca y Carlos Luis, es co­mo si se fu­e­ra la mi­tad de la com­pañía». El ape­go a los me­jo­res su­pera cu­al­qui­er in­ten­to de nor­ma­li­zar los cam­bi­os. No, no todos los mi­em­bros de un co­lec­ti­vo son igua­les: unos son más me­mo­ra­bles que otros.

El pa­sa­do 15 de oc­tu­bre la Re­al Academia de la Dan­za del Rei­no Uni­do le con­ce­dió a Carlos Acosta el Qu­e­en Eli­za­beth II Co­ro­na­ti­on Award. Una vez más, y co­mo una rá­fa­ga, su nom­bre re­cor­re la ac­tu­a­li­dad pe­ri­o­dís­ti­ca de­di­ca­da a la al­ta cul­tu­ra y, en pri­mer lu­gar, al ar­te. Con mo­ti­vo de es­te pre­mio, y a par­tir del mes de septiembre, Acosta Dan­za se pre­sen­ta con un va­ri­o­pin­to re­per­to­rio en el Royal Al­bert Hall. Pa­ra es­ta oca­si­ón Carlos Acosta vu­el­ve a los es­ce­na­ri­os con una obra del pres­ti­gi­o­so Si­ri Lar­bi. Se tra­ta de un dúo que ti­e­ne por tí­tu­lo Mer­maid. La pa­re­ja de Carlos Acosta pa­ra es­ta pi­e­za iba a ser en un ini­cio la gran­di­o­sa Ta­ma­ra Ro­jas. Am­bos han si­do uno de los dú­os icó­ni­cos en la his­to­ria re­ci­en­te del ballet. Pe­ro por alguna ra­zón, por otra de­ci­si­ón to­ma­da en el ca­mi­no podemos anun­ci­ar que en es­te te­a­tro de cinco mil capa­ci­da­des Mer­maid será in­ter­pre­ta­do por Carlos Acosta y Marta Ortega.

«El pro­ce­so de mon­ta­je de Mer­maid fue un re­to. Me po­nía muy ner­vi­o­sa bai­lar es­te dúo con la per­so­na que pa­ra mi ge­ne­ra­ci­ón es ca­si una leyen­da. No es sen­ci­llo com­par­tir es­ce­na­rio con qui­en ha si­do uno de tus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes, no so­lo por ser el bai­la­rín que es, si­no por ser un ejem­plo de cons­tan­cia y dis­ci­pli­na. Pa­ra mí ti­e­ne do­ble sig­ni­fi­ca­do por­que -sin sa­ber­lo él- Carlos ha to­ma­do dos de­ci­si­o­nes per­so­na­les

que han su­pu­es­to un gi­ro brus­co, pe­ro po­si­ti­vo, en mi car­re­ra. Sin em­bar­go, más allá de to­do lo que te men­ci­o­no, lo más du­ro del pro­ce­so de Mer­maid no fue tan­to esa car­ga si­co­ló­gi­ca co­mo re­to­mar las pun­tas. Pen­sé y di­je en al­ta voz que no iba a po­der ha­cer­lo. Lo me­jor de to­do es que tan­to mi pa­re­ja de bai­le co­mo mi core­ó­gra­fo, dos gran­des ído­los pa­ra mí, fu­e­ron las per­so­nas que con to­da la pa­ci­en­cia y hu­mil­dad del mundo con­vir­ti­e­ron ese pro­ce­so que pa­re­cía ater­ra­dor en al­go her­mo­so y lle­no de apren­di­za­je. Las per­so­nas gran­des su­e­len ser las más sen­ci­llas. De ese mo­do le per­dí mi­e­do a las pun­tas. Es­tu­ve apro­xi­ma­da­men­te on­ce años sin usar­las. Mis pi­es ha­bí­an cam­bi­a­do muc­ho du­ran­te todos los años que bai­lé des­cal­za en Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba. Al mis­mo tiempo es obli­ga­to­rio de­cir que si yo no hu­bi­e­se pa­sa­do por Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba hoy no es­ta­ría pre­pa­ra­da pa­ra lle­var mi car­re­ra con la ca­li­dad que Acosta Dan­za re­qui­e­re. Dan­za Con­tem­porá­nea es la com­pañía que no so­lo te en­seña a ser una bu­e­na bai­la­ri­na, si­no a ha­cer una bu­e­na pro­fe­si­o­nal. Además, te da las her­ra­mi­en­tas pa­ra ser el ar­tis­ta que ca­da cu­al desea ser. Lo di­go si­em­pre y lo voy a re­pe­tir: Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba es la com­pañía que más ha in­flu­en­ci­a­do mi car­re­ra y, más que una com­pañía, creo es una es­cu­e­la. No es una ins­ti­tu­ci­ón, es más bi­en co­mo la ca­sa de los pa­dres, que aun­que ha­gas fa­mi­lia en otro es­pa­cio, ese si­gue si­en­do tu ni­do. Creo que, des­de su fun­da­ci­ón, ha da­do nu­me­ro­sos in­tér­pre­tes que han de­ja­do muy al­to el lis­tón de la dan­za y de Cu­ba. En cu­an­to a Acosta Dan­za, que es mi proyec­to más in­me­di­a­to, pa­ra mí es un lu­jo im­pri­mir nu­e­vos ma­ti­ces en mi mo­do de bai­lar. De­be­mos agra­de­cer que Carlos Acosta está apos­tan­do por una nu­e­va pro­pu­es­ta, re­no­van­do el len­gua­je clásico e ins­tau­ran­do un nu­e­vo mo­de­lo pa­ra la dan­za en el mundo».

Marta Ortega es la hija pródiga del ballet y de la dan­za. Ella es un ejem­plo claro de que las de­ci­si­o­nes trans­cen­den­ta­les se cam­bi­an y se aban­do­nan tan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio. Lo ci­er­to y vá­li­do pa­ra cu­al­qui­er cir­cuns­tan­cia es que una bu­e­na de­ci­si­ón a tiempo pu­e­de ser el des­ti­er­ro a un fu­tu­ro lle­no de frus­tra­ci­o­nes.

Mer­maid, Marta Ortega y Carlos Acosta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.