PASARON 40 AÑOS

AR­TE POR EX­CE­LEN­CI­AS EX­PO­NE LA OPINIÓN DEL ÚNI­CO CRÍ­TI­CO CU­BA­NO PRE­SEN­TE EN LAS FUN­CI­O­NES DEL BALLET NACIONAL EN EL CICLO AR­TES DE CU­BA EN EL KENNEDY CENTER, MUY DI­FE­REN­TE A LA EMITIDA EN EL WASHINGTON POST POR SARAH KAUFMAN.

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Reny Mar­tí­nez

C ons­ti­tuye un re­to pa­ra es­te cro­nis­ta, en tan­to úni­co crí­ti­co de dan­za lle­ga­do de la Is­la y tes­ti­go pre­sen­ci­al de es­te his­tó­ri­co acon­te­ci­mi­en­to ar­tís­ti­co pa­ra las dos na­ci­o­nes in­vo­lu­cra­das -Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos-, el ex­pre­sar con jus­tas pa­la­bras des­pro­vis­tas de to­do cho­vi­nis­mo las má­gi­cas noc­hes des­ple­ga­das por el Ballet Nacional de Cu­ba (BNC) en el Ope­ra Hou­se, el prin­ci­pal es­ce­na­rio del Kennedy Center for the Per­for­ming Arts, al bor­de del río Po­to­mac, en la ca­pi­tal nor­te­a­me­ri­ca­na.

Estas pre­sen­ta­ci­o­nes coin­ci­di­e­ron con una efe­mé­ri­de sig­ni­fi­ca­ti­va no so­lo

pa­ra los cu­ba­nos, si­no pa­ra el mundo de la dan­za en ge­ne­ral: se cum­plí­an el 30 de mayo cu­a­ren­ta años de la úl­ti­ma vez que el BNC bai­ló en el Kennedy Center con Ali­cia Alon­so en su pa­ra­digmá­ti­co rol de Gi­se­lle. Además, en­tre otras ra­zo­nes de pe­so, es­ta leyen­da vi­va y glo­ria de la dan­za -su car­re­ra lle­gó a la ci­ma en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te los años cu­a­ren­ta y cin­cu­en­ta de la pa­sa­da cen­tu­ria-, ac­tu­al­men­te di­rec­to­ra ge­ne­ral de la com­pañía y pri­ma ba­lle­ri­na as­so­lu­ta, es­ta­ba pre­sen­te con to­da la au­gus­ta vi­ta­li­dad de sus 97 pri­ma­ve­ras.

Pu­de va­lo­rar las en­tre­gas di­ver­sas y no­ta­bles -to­das ova­ci­o­na­das de pie- de los cu­a­tro elen­cos se­lec­ci­o­na­dos por la di­rec­ci­ón artística del BNC, con el ob­je­ti­vo sin­ce­ro de des­lum­brar con su vir­tu­o­sis­mo téc­ni­co a las exi­gen­tes au­di­en­ci­as cos­mo­po­li­tas que con­cur­ri­e­ron a es­ta im­por­tan­te ins­ti­tu­ci­ón del 28 de mayo al 3 de ju­nio.

El pú­bli­co ce­le­bró con es­pon­ta­nei­dad y exal­ta­ci­o­nes ex­tem­porá­ne­as los múl­ti­ples gi­ros, las car­ga­das des­a­fi­an­tes, los sal­tos con un ba­llon no­ta­ble, los ara­bes­ques penc­hé­es sos­te­ni­dos, así co­mo los ba­lan­ces en poin­te, los che­né­es en las di­a­go­na­les de vér­ti­go, los tours o pro­me­na­des á la se­con­de, en­tre otros. Pa­ra­le­la­men­te, se des­ar­ro­lla­ba la pan­to­mi­ma

con cla­ri­dad in­ter­pre­ta­ti­va, que en ci­er­tos mo­men­tos, con pin­ce­la­das de hu­mor, pro­vo­ca­ron dis­cre­tas ri­sas, por ejem­plo, en la es­ce­na del ac­to I, cu­an­do Gi­se­lle y el du­que des­ho­jan la mar­ga­ri­ta, o cu­an­do es­te se dis­fra­za de al­de­a­no y ol­vi­da la sun­tu­o­sa es­pa­da en su cin­tu­ra.

El ar­gu­men­to fue concebido por Thé­op­hi­le Gau­ti­er, ins­pi­ra­do por una po­pu­lar leyen­da ale­ma­na con­ta­da por Hein­rich Hei­ne. La re­cons­truc­ci­ón core­ográ­fi­ca, re­a­li­za­da in­te­li­gen­te­men­te por la pro­pia Ali­cia Alon­so, fue hec­ha a par­tir de la ori­gi­nal de Je­an Co­ra­lli y Ju­les Per­rot -según la ver­si­ón es­tre­na­da en 1841 por el Ballet de L’ope­ra de Pa­rís-, con el so­por­te musical de la mú­si­ca com­pu­es­ta por Adolp­he Adam. Sin du­da, me­di­an­te el pa­so de la core­o­gra­fía a otras com­pañí­as, es­ta se en­ri­que­ció o con­ta­mi­nó con apor­tes de sus re­po­si­to­res, co­mo los del emi­nen­te maestro Ma­rius Pe­ti­pa du­ran­te su pre­e­mi­nen­cia en los ba­llets de la Ru­sia za­ris­ta.

Sin du­da, el cu­er­po de bai­le fe­me­ni­no rei­te­ró su pro­fe­si­o­na­lis­mo y dis­ci­pli­na en sen­dos ac­tos, pe­ro de­mos­tró ser in­com­pa­ra­ble, re­fe­ren­ci­al, en sus ele­gan­tes ma­ni­o­bras del es­pec­tral se­gun­do ac­to: im­pe­ca­bles en el trán­si­to de las wi­llis en po­si­ci­ón de ara­bes­que -des­de co­té cour a co­té jar­dín-; las dos di­a­go­na­les con una asom­bro­sa pre­ci­si­ón y sin­cro­nía en sus port des bras y los port des te­tes, que in­ci­ta­ron cer­ra­dos aplau­sos, por so­lo men­ci­o­nar lo más re­le­van­te.

LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS

Tres prin­ci­pa­les al­ter­na­ron el rol ti­tu­lar, dos con­sa­gra­das co­mo Viengsay Valdés -elec­tri­zan­te por su fi­a­bi­li­dad en la eje­cu­ci­ón y la pa­si­ón de su proyec­ci­ón es­cé­ni­ca- y Sa­dai­se Aren­ci­bia, un des­pli­e­gue de li­ris­mo y ele­gan­cia en la lí­nea. Además, Gret­tel Mo­re­jón, ju­ve­nil de­bu­tan­te re­fi­na­da y con una fres­ca y per­so­nal en­tre­ga. Ca­da una mos­tró sus dis­tin­ti­vas per­so­na­li­da­des al re­ga­lar­nos a la al­de­a­na trai­ci­o­na­da en todos sus ma­ti­ces, en sus te­si­tu­ras acor­des con las de­man­das dra­ma­túr­gi­cas del rol: in­clu­so en la fi­gu­ra es­pec­tral de la wi­lli dan­zan­te has­ta la mu­er­te. Aquí, ca­da una exhibió su pe­ri­cia en las di­fí­ci­les bat­te­ri­es, o en los sou­bre­sauts ita­li­a­nos, o en los li­ga­dos pe­tits bat­te­ments.

El BNC de­mos­tró, en es­ta oca­si­ón, que po­see una in­fan­te­ría mas­cu­li­na de al­tos qui­la­tes, si bi­en in­ter­pre­ta­ti­va­men­te al­gu­nos se re­ve­lan bisoños; con la ma­du­rez y el apren­di­za­je lo­grarán nu­e­vos des­ar­ro­llos. No­ta­bles es­tu­vi­e­ron los al­ter­nan­tes en el pa­pel de Al­brecht. Da­ni Hernán­dez -el úni­co étoi­le del BNC has­ta hoy-, con su por­te de dan­seur no­ble y de her­mo­sas pi­er­nas y tra­ba­ja­dos em­pei­nes; los bai­la­ri­nes prin­ci­pa­les Ra­úl Abreu y Pa­tri­cio Re­vé, ta­len­tos evi­den­tes en ci­er­nes, a un pa­so de la no­mi­na­ci­ón co­mo prin­ci­pals. Dos ex­ce­len­tes bai­la­ri­nes dé­mi'cha­rac­té­re al­ter­na­ron en el des­em­peño del im­por­tan­te per­so­na­je de Hi­la­ri­ón; fue el ca­so de Er­nes­to Dí­az, con con­fir­ma­da ve­te­ra­nía, y el joven de­bu­tan­te Ari­el Mar­tí­nez; am­bos re­ve­la­ron sus cu­a­li­da­des his­tri­ó­ni­cas y el at­le­tis­mo pro­pio de un guar­da­bos­ques.

Des­ta­ca­re­mos el no­ta­ble ri­gor en la en­tre­ga de las va­ri­a­ci­o­nes vir­tu­o­sas de Gi­nett Monc­ho -in­ti­mi­dan­te rei­na de las wi­llis, con ele­va­dos grands je­tés y pun­tas por­ten­to­sas-, o la du­pla al­ter­nan­te for­ma­da por las wi­llis Moy­na y Zil­ma, en la pi­el de las ju­ve­ni­les Cha­ve­la Ri­e­ra, Ivis Dí­az o Ely Re­gi­na y Bár­ba­ra Fa­be­lo, des­lum­bran­tes en los ren­ver­sés o los as­sem­blés res­pec­ti­vos.

En es­ta ver­si­ón, Alon­so ha rem­pla­za­do el tra­di­ci­o­nal pas de pay­sain por un fes­ti­vo y bri­llan­te pas de huit, don­de des­ta­can los so­lis­tas por su téc­ni­ca, jus­te­za y mu­si­ca­li­dad, en tan­to los per­so­na­jes de com­po­si­ci­ón ad­qui­e­ren una re­le­van­cia no otor­ga­da por otras ver­si­o­nes, ora Bat­hil­de, la pro­me­ti­da del du­que, ora Bert­he, la ma­dre de Gi­se­lle.

Re­co­noz­ca­mos, an­tes de con­cluir, que si bi­en al­gu­nos props y cos­tu­mes del pri­me­ro se mu­es­tran fa­ti­ga­dos, sus­cep­ti­bles de re­no­va­ci­ón, ya sea en sus co­lo­res y sus fi­gu­ri­nes, el res­to de la pro­duc­ci­ón man­ti­e­ne las ade­cu­a­das con­di­ci­o­nes es­cé­ni­cas. En cu­an­to al se­gun­do ac­to, la ma­es­tría de su fac­tu­ra si­gue me­re­ci­en­do el Grand Prix de la Vi­lle de Pa­rís, re­ci­bi­do ha­ce va­ri­os lus­tros en el Fes­ti­val de Dan­za del Te­a­tro de los Cam­pos Elí­se­os.

No será oci­o­so apun­tar la ex­ce­len­te en­tre­ga musical de The Kennedy Center Ope­ra Hou­se Orc­hes­tra, es­ta vez ba­jo la ba­tu­ta del maestro cu­ba­no Gi­o­van­ni Du­ar­te, el cu­al se be­ne­fi­ció con las es­tu­pen­das eje­cu­ci­o­nes de la sec­ci­ón vi­en­to-me­tal y de la ar­pis­ta so­lis­ta Su­san Ro­bin­son. Ca­da uno de los ele­men­tos que integraron estas fun­ci­o­nes de Gi­se­lle colaboró pa­ra que las imá­ge­nes de es­tos bai­la­ri­nes queden en la me­mo­ria pa­ra si­em­pre.

CA­DA UNO DE LOS ELE­MEN­TOS QUE INTEGRARON ESTAS FUN­CI­O­NES DE GI­SE­LLE COLABORÓ PA­RA QUE LAS IMÁ­GE­NES DE ES­TOS BAI­LA­RI­NES QUEDEN EN LA ME­MO­RIA PA­RA SI­EM­PRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.