Con la pas­si­on a flor de pi­el

EL OR­GU­LLO DE PERTENECER A UNA DE LAS COM­PAÑÍ­AS QUE HAN HEC­HO ES­CU­E­LA EN EL MUNDO ENTERO.

Arte por Excelencias - - ESTADOS UNIDOS - Por MA­RIT­ZA GU­E­LER, cor­te­sía de Dan­za­hoy

Las ar­tes de Cu­ba hi­ci­e­ron su pro­pia re­vo­lu­ci­ón en la ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos al ins­ta­lar­se por ca­si un mes, des­de el 8 de mayo has­ta el 3 de ju­nio, en el Kennedy Center de Washington DC. Un fes­ti­val que mos­tró a la Is­la des­de el al­ma, de­jan­do de lado ris­pi­de­ces y des­en­cu­en­tros po­lí­ti­cos. Ar­tes de Cu­ba From the Is­land to the World se con­vir­tió en una ini­ci­a­ti­va exi­to­sa que abrió pu­er­tas y, quizás, ten­dió la­zos ha­cia nu­e­vas pro­pu­es­tas es­té­ti­cas, exu­be­ran­tes, in­ten­sas y apa­si­o­na­das.

Pa­ra el ci­er­re de es­te ciclo, y en­tre el 29 de mayo y el 3 de ju­nio, lle­gó al Ope­ra Hou­se del Kennedy Center el ico­no por ex­ce­len­cia de la cul­tu­ra cubana: el Ballet Nacional de Cu­ba (BNC), la com­pañía cre­a­da por Al­ber­to, Fer­nan­do y Ali­cia Alon­so, em­ble­ma in­ter­na­ci­o­nal y joya in­dis­cu­ti­ble. Es­ta vez, la com­pañía di­ri­gi­da por Ali­cia Alon­so hi­zo su de­but con uno de sus hits: Don Qui­jo­te, obra ma­es­tra de Ma­rius Pe­ti­pa, ba­sa­da en el capí­tu­lo del se­gun­do li­bro de Mi­guel de Cer­van­tes Sa­a­ve­dra, en adap­ta­ci­ón de Ali­cia Alon­so, en co­la­bo­ra­ci­ón con Ma­ría Ele­na Llo­ren­te y Marta Gar­cía, so­bre la ver­si­ón de

Ale­xan­der Gorsky. En las fun­ci­o­nes del 31 de mayo al 3 de ju­nio subió a es­ce­na Gi­se­lle, otra de las gran­des obras de la com­pañía, la que lle­vó a la fa­ma a la Alon­so.

En ca­da una de las fun­ci­o­nes, lu­e­go de un cor­to vi­deo homenaje que ce­le­bró los cu­a­ren­ta años del de­but de Alon­so en el Kennedy Center con Gi­se­lle, la gran di­va de la dan­za sa­lu­da­ba al pú­bli­co des­de el pal­co cen­tral, y al ter­mi­nar ca­da función, tal co­mo su­e­le ha­cer­lo si­em­pre, sa­lió a sa­lu­dar des­de el es­ce­na­rio, acom­paña­da por los bai­la­ri­nes de la com­pañía.

La noc­he del es­tre­no de Don Qui­jo­te en el Ope­ra Hou­se del Kennedy Center, la com­pañía, in­te­gra­da por mag­ní­fi­cos bai­la­ri­nes, hi­zo una función me­mo­ra­ble. Es in­tere­san­te ver cómo al­gu­nos de sus in­te­gran­tes han cre­ci­do pro­fe­si­o­nal­men­te, y cómo em­pi­e­zan a aflo­rar nu­e­vos va­lo­res, a los que va­le la pe­na no per­der­los de vis­ta, co­mo es el ca­so de Ari­el Mar­tí­nez, qui­en la pri­me­ra noc­he in­ter­pre­tó a Es­pa­da. Con ex­ce­len­tes cam­bres, sal­tos, gi­ros y mu­si­ca­li­dad, el joven bai­la­rín pu­so fi­bra y con­vic­ci­ón pa­ra in­ter­pre­tar es­te per­so­na­je. Ca­si en pa­ra­le­lo en cu­an­to a ha­bi­li­da­des e in­ter­pre­ta­ci­ón, en la noc­he si­guien­te el mis­mo rol lo cu­brió otro bai­la­rín pa­ra tener en cuenta: Pa­tri­cio Re­vé.

Tan­to el cu­er­po de bai­le co­mo so­lis­tas y prin­ci­pa­les son el ver­da­de­ro va­lor del BNC. Todos, sin ex­cep­ci­ón, mez­clan téc­ni­ca, te­a­tra­li­dad, y una pro­fun­da pa­si­ón por lo que ha­cen, a la que se su­ma el or­gu­llo de pertenecer a una de las com­pañí­as que han hec­ho es­cu­e­la en el mundo entero.

En el rol prin­ci­pal de Ki­tri, en la pri­me­ra noc­he, Viengsay Valdés, una de esas bai­la­ri­nas que en es­te mundo de so­ci­al me­dia pa­re­ce­ría un ave en ví­as de ex­tin­ci­ón, hi­zo un gran des­pli­e­gue de des­tre­za téc­ni­ca. Ca­paz de man­te­ner in­ter­mi­na­bles equi­li­bri­os, dar la ve­lo­ci­dad jus­ta a sus gi­ros y sal­tos, ju­gar con la ac­tu­a­ci­ón me­ti­én­do­se en la pi­el del per­so­na­je y vi­vir­lo co­mo pro­pio, Valdés des­lum­bra a la pla­tea con ca­da mo­vi­mi­en­to. La in­tér­pre­te hi­zo una mu­es­tra de bra­vu­ra y se­duc­ci­ón en ca­da una de sus apa­ri­ci­o­nes. Su fuerza, su en­tu­si­as­mo y su ener­gía ha­cen que su Ki­tri de­vo­re la es­ce­na. Jun­to a ella, Da­ni Hernán­dez, un bai­la­rín con un es­tu­pen­do ba­llo­né e im­pe­ca­bles grand­je­tés. No so­lo es un bu­en par­te­nai­re, si­no que a su vez com­pu­so un Ba­si­lio en­can­ta­dor.

La se­gun­da noc­he, Ki­tri es­tu­vo a car­go de Gret­tel Mo­re­jón, una bai­la­ri­na im­pe­ca­ble, de­li­ca­da, gra­ci­o­sa, ti­er­na, que com­po­ne una Ki­tri di­fe­ren­te, pe­ro igual­men­te atrac­ti­va, y da la po­si­bi­li­dad de ver dos obras dis­tin­tas. Pre­ci­sa, cui­da­da y de­li­ca­da, Mo­re­jón bor­da un per­so­na­je en­ter­ne­ce­dor. Ar­mó una bu­e­na du­pla con Ra­fa­el Qu­e­ne­dit, un Ba­si­lio ado­ra­ble, con una téc­ni­ca pro­li­ja y una gra­cia especial pa­ra el per­so­na­je. En es­ta ver­si­ón cubana de Don Qui­jo­te la com­pañía se mu­es­tra co­mo un gru­po com­pac­to, cor­rec­to y pre­ci­so, en­tu­si­as­ta en las dan­zas de carác­ter y en las es­ce­nas de con­jun­to. Uno de los de­ta­lles in­tere­san­tes de es­ta pu­es­ta es la fi­gu­ra de Dul­ci­nea, que apa­re­ce co­mo una imagen oní­ri­ca en di­fe­ren­tes es­ce­nas, y se fun­de con Ki­tri en las vi­si­o­nes que se le pre­sen­tan a es­te idí­li­co Qui­jo­te.

Más allá del tiempo que pesa so­bre el ves­tu­a­rio y la es­ce­no­gra­fía, lo que va­le de es­te Don Qui­jo­te es la ca­li­dad, la en­tre­ga y la pa­si­ón de es­tos bai­la­ri­nes que bai­lan con el al­ma y con el cu­er­po y que con­vi­er­ten al ballet en una ex­pe­ri­en­cia emo­ci­o­nal. Con una for­ma­ci­ón in­dis­cu­ti­ble, muc­hos de ellos, es­pe­ci­al­men­te los más jó­ve­nes, son pro­me­s­as es­con­di­das a la es­pe­ra de ser des­cu­bi­er­tas, pá­ja­ros con ga­nas de vo­lar, de cre­cer y de se­guir man­te­ni­en­do el or­gu­llo de pertenecer al Ballet Nacional de Cu­ba, más allá de sus lu­ces y sus som­bras.

Gi­se­lle. Gret­tel Mo­re­jón.

Don Qui­jo­te. Gret­tel Mo­re­jón y Ra­fa­el Qu­e­ne­dit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.