FRAN­CIA / CU­BA: EXCEPCIONAL IN­TER­CAM­BIO DANZARIO

Arte por Excelencias - - CUBA - RENY MAR­TÍ­NEZ, crí­ti­co de ballet

Por

El re­sul­ta­do en­ri­que­ce­dor de es­ta no­ve­do­sa ex­pe­ri­en­cia pe­da­gó­gi­ca en­tre una com­pañía fran­ce­sa, Malandain Ballet Biarritz, y la Es­cu­e­la Nacional de Ballet Fer­nan­do Alon­so, eje­cu­ta­da du­ran­te una se­ma­na en su se­de de La Ha­ba­na, fue pre­sen­ta­da en el mul­ti­dis­ci­pli­na­rio es­pa­cio de­no­mi­na­do Fá­bri­ca de Ar­te Cu­ba­no con tres re­pre­sen­ta­ci­o­nes noc­tur­nas abi­er­tas al pú­bli­co. La pren­sa es­pe­ci­a­li­za­da fue in­vi­ta­da por los or­ga­ni­za­do­res a la ter­ce­ra y úl­ti­ma de las re­pre­sen­ta­ci­o­nes de es­te par­ti­cu­lar in­ter­cam­bio dan­cís­ti­co en­tre dos ins­ti­tu­ci­o­nes dan­za­ri­as con per­fi­les es­té­ti­cos di­fe­ren­tes, pe­ro no ex­cluyen­tes. La ex­pe­ri­en­cia pe­da­gó­gi­ca fue eje­cu­ta­da por mi­em­bros de la com­pañía fran­ce­sa fun­da­da y di­ri­gi­da por el core­ó­gra­fo Thi­erry Malandain, según el proyec­to cu­ra­to­ri­al del señor Xa­vi­er D’art­huys y la participación de la core­ó­gra­fa San­dra Ramy, res­pon­sa­ble de los proyec­tos dan­cís­ti­cos en el men­ci­o­na­do com­ple­jo cultural ca­pi­ta­li­no cono­ci­do po­pu­lar- men­te co­mo la FAC, una an­ti­gua fá­bri­ca de acei­tes co­mes­ti­bles ha­ce un lus­tro redi­seña­da y re­es­truc­tu­ra­da in­te­li­gen­te­men­te pa­ra el dis­fru­te de la juventud y los tu­ris­tas en la Is­la.

Es­ta opor­tu­ni­dad nos per­mi­tió ca­li­brar lo po­si­ti­vo del evento par­ti­ci­pa­ti­vo coral pa­ra el desarrollo ar­tís­ti­co y éti­co de la vein­te­na de es­tu­di­an­tes de ballet de ni­vel me­dio ele­gi­dos por los di­rec­to­res de la ENBFA. La participación de ellos en las cla­ses y en­sayos ca­si seis ho­ras di­a­ri­as en una se­ma­na, ba­jo la co­or­di­na­ci­ón pro­fe­si­o­nal de Wendy Fer­rer, una de las pri­me­ras bai­la­ri­nas de Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba, qui­en im­par­te cur­sos de téc­ni­ca con­tem­porá­nea en los ni­ve­les avan­za­dos, fue sa­tis­fac­to­ria, y de es­to dan fe dos no­ta­bles bai­la­ri­nes-core­ó­gra­fos del con­jun­to de Biarritz: Gi­lles Sc­ham­bert y Fre­de­rick De­berdt.

El pú­bli­co cu­ba­no cono­ció por vez pri­me­ra el tra­ba­jo ar­tís­ti­co del MBB en oca­si­ón de sus pri­me­ras pre­sen­ta­ci­o­nes en la Is­la en 2004. Con­si­de­ra­do uno de los cen­tros core­ográ­fi­cos más im­por­tan­tes de Fran­cia -en­tre los di­e­ci­nu­e­ve que fun­ci­o­nan ac­tu­al­men­te en to­do el He­xa­gon-, re­gre­sa a La Ha­ba­na con es­tos dos ar­tis­tas con des­ta­ca­da trayec­to­ria en la es­ce­na eu­ro­pea. Ellos nos mos­tra­ron -en el des­bor­da­do es­pa­cio Na­ve 3 de la FAC-, me­di­an­te el pro­gra­ma de se­ten­ta mi­nu­tos, las cu­a­tro obras se­lec­ci­o­na­das, en las que se evi­den­cia la esen­cia re­no­va­do­ra de una agru­pa­ci­ón que se dis­tin­gue por nu­trir­se del ballet co­mo cor­ri­en­te es­té­ti­ca prin­ci­pal, en tan­to se im­pli­ca en la sen­su­a­li­dad que ge­ne­ra la si­ner­gia en­tre el hom­bre y la dan­za. Cre­a­da en 1998 por ini­ci­a­ti­va del mi­nis­te­rio fran­cés de Cul­tu­ra y de la ciu­dad de Biarritz, es­te con­jun­to, ba­jo la di­rec­ci­ón de Malandain, es­ta­ble­ció sus ci­mi­en­tos en pro­fun­dos va­lo­res hu­ma­nos, ex­hi­bi­en­do un es­ti­lo in­tem­po­ral a la vez que mus­cu­lo­so, enér­gi­co y so­brio, «que ex­trae su ri­que­za de la pro­pia dan­za y de una visión diná­mi­ca del ar­te».

El pro­gra­ma ofre­ci­do estas tres noc­hes en la FAC es­ta­ba con­for­ma­do con dos so­los por los in­vi­ta­dos ga­los y dos

pi­e­zas bai­la­das por los es­tu­di­an­tes de la ENBFA. Abrió el es­pectá­cu­lo Fre­de­rick De­bert, crá­neo ra­su­ra­do, es­plén­di­do tor­so at­lé­ti­co des­nu­do, con ma­llas gri­ses y en­cer­ra­do li­te­ral­men­te en un cu­a­drilá­te­ro de bar­ras metá­li­cas de una cla­se de ballet, que ma­ni­pu­la con des­tre­za en el trans­cur­so de la so­bria es­cri­tu­ra coréu­ti­ca, don­de nos mu­es­tra sus no­ta­bles ha­bi­li­da­des en Sil­ho­uet­te, un so­lo concebido por Malandain con el apoyo musical de la úl­ti­ma so­na­ta es­cri­ta pa­ra pi­a­no por Be­et­ho­ven po­co an­tes de su mu­er­te, si­em­pre ba­jo un mi­ni­ma­lis­ta diseño de lu­ces.

Lu­e­go le to­có el tur­no a Gi­lles Sc­ham­bert, in­tér­pre­te y core­ó­gra­fo del so­lo Corps de Soi, con el mís­ti­co so­por­te musical pro­por­ci­o­na­do por la pi­e­za de John Ta­ver­ner Prayer of the He­art, in­ter­pre­ta­da en la­tín por la afa­ma­da can­tan­te nór­di­ca Bjork. El es­pi­ga­do bai­la­rín ini­cia sus mo­vi­mi­en­tos des­de la po­si­ci­ón fe­tal, ves­ti­do úni­ca­men­te con un slip ne­gro, eje­cu­tan­do un in cres­cen­do ges­tu­al a par­tir del cu­al nos trans­mi­te una pa­té­ti­ca ga­ma de im­pul­sos y emo­ci­o­nes, a par­tir de la se­rie de ele­men­tos coréu­ti­cos subli­mi­na­les de su cu­er­po, el cu­al so­bre­pa­sa los lí­mi­tes en el pro­ce­so de re­cor­dar sus hu­ma­nas ex­pe­ri­en­ci­as. Sin du­da un ta­len­to­so ar­tis­ta per­formá­ti­co, que co­men­zó su car­re­ra co­mo bai­la­rín in­te­gran­do el Ballet del Si­glo XX, ba­jo la di­rec­ci­ón en­ton­ces del cé­le­bre mar­se­llés Mau­ri­ce Bé­jart. Sen­dos in­tér­pre­tes fu­e­ron afor­tu­na­dos con la eje­cu­ci­ón in­te­li­gen­te del diseño de lu­ces cre­a­do in si­tu por Ch­ris­ti­an Gros­sard.

Fi­nal­men­te, to­có el tur­no a las de­mos­tra­ci­o­nes de los apren­di­ces de la ENBFA. Pri­me­ra­men­te in­ter­vi­no una ju­ve­nil pa­re­ja de 16 años, Ma­ría Lui­sa y Ya­si­el, ga­na­do­ra del Grand Prix en el re­ci­en­te­men­te ce­le­bra­do Con­cur­so In­ter­na­ci­o­nal de Aca­de­mi­as de Ballet de La Ha­ba­na, pa­ra ofre­cer­nos su in­ter­pre­ta­ci­ón del dúo de amor Mo­zart á 2 -en el re­per­to­rio ac­ti­vo del con­jun­to de Biarritz des­de 2010-, que con jus­te­za se apoya mu­si­cal­men­te en un her­mo­so con­ci­er­to pa­ra pi­a­no y or­ques­ta del ge­nio de Salz­bur­go. En es­ca­sos cinco dí­as apren­di­e­ron y asi­mi­la­ron, mer­ced a su só­li­da for­ma­ci­ón aca­dé­mi­ca, una es­cri­tu­ra y es­ti­lo que les era aje­na, por las com­ple­jas fra­ses ne­oclá­si­cas del he­te­ro­do­xo mo­vi­mi­en­to cre­a­do por Malandain.

Igual­men­te, podemos con­fir­mar los no­ta­bles re­sul­ta­dos con­se­gui­dos en la in­ter­pre­ta­ci­ón del Bo­le­ro de Ra­vel, una di­fí­cil pi­e­za coral sui ge­ne­ris pa­ra seis chi­cas y on­ce chi­cos de fí­si­cos en­vi­di­a­bles, los cu­a­les se es­for­za­ron en ven­cer la ges­tu­a­li­dad mar­ca­da por los acen­tos del os­ti­nat­to en la par­ti­tu­ra, así co­mo las postu­ras en dé­dans opu­es­tas a su ha­bi­tu­al po­si­ci­ón en de­hors. Eso sí: aquí no hu­bo gi­ros vir­tu­o­sos o car­ga­das des­a­fi­an­tes. Pe­ro sí dis­fru­ta­mos el des­pli­e­gue de gra­cia y ju­ve­nil be­lle­za de es­tos pro­me­te­do­res ta­len­tos.

Lo vis­to con­so­li­da un con­ve­nio de to­ma y da­ca, una es­pe­cie de vi­a­je cultural per­ma­nen­te en­tre los dos pa­í­ses, que man­ti­e­nen por muc­ho tiempo re­la­ci­o­nes amis­to­sas y di­plomá­ti­cas. Tan­to Sc­ham­bert co­mo De­berdt se ocu­pa­ron, en es­ta opor­tu­ni­dad, de la trans­mi­si­ón de sa­be­res a los alum­nos ca­ri­beños, qui­e­nes con­fe­sa­ron que era la pri­me­ra vez que tra­ba­ja­ban en una ex­pe­ri­en­cia didác­ti­ca con una es­cu­e­la de ballet de tan al­to ni­vel co­mo la cubana, subrayan­do que se en­tre­ga­ron con fer­vor a una téc­ni­ca y es­ti­lo di­fe­ren­tes a su for­ma­ci­ón aca­dé­mi­ca.

Según afir­ma Wendy Fer­rer, sus es­tu­di­an­tes se con­cen­tra­ron en apren­der lo que les im­par­tí­an los ma­es­tros in­vi­ta­dos. «No fue na­da di­fí­cil com­par­tir sa­be­res con Fre­de­rick [De­berdt]; además, los chi­cos ti­e­nen la dis­ci­pli­na y dis­po­si­ci­ón ne­ce­sa­ri­as pa­ra acep­tar nu­e­vas ex­pe­ri­en­ci­as». Por su par­te, la re­co­no­ci­da ma­es­tra Ra­mo­na de Sáa, Pre­mio Nacional de Dan­za y di­rec­to­ra de la ENBFA, ex­pre­só su ad­he­si­ón a es­te in­ter­cam­bio, al cu­al nun­ca se mos­tró re­ti­cen­te an­te una po­si­ble le­si­ón mus­cu­lar en los dúc­ti­les cu­er­pos de sus ju­ve­ni­les es­tu­di­an­tes al aco­me­ter ejer­ci­ci­os de la dan­za moderna o con­tem­porá­nea, co­mo demanda el es­ti­lo ne­oclá­si­co de Malandain. «Me si­en­to satisfecha con los re­sul­ta­dos, y es­pe­ro que es­te pu­en­te cultural dan­cís­ti­co con Fran­cia ten­ga una con­ti­nui­dad fruc­tí­fe­ra», con­cluyó la Ma­es­tra De Sáa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.