Per­pe­tu­os con­tra­pun­te­os de un vi­a­je a la se­mi­lla

Arte por Excelencias - - CUBA - Por JO­SÉ ÁN­GEL TÉ­LLEZ VI­LLA­LÓN, crí­ti­co de ar­te

Con­tra­pun­teo: no ha­llo me­jor tér­mi­no pa­ra des­cri­bir el diá­lo­go que por es­tos dí­as se es­ta­ble­ce en­tre Vi­a­je per­pe­tuo, la mu­es­tra per­so­nal del re­co­no­ci­do ar­tis­ta de la plás­ti­ca Al­ber­to Lescay, con el patrimonio sim­bó­li­co que el Memorial Jo­sé Martí ate­so­ra. El más evi­den­te con­tra­pun­to -ese «gé­ne­ro di­a­lo­gís­ti­co que lle­va has­ta el ar­te la dramá­ti­ca di­a­léc­ti­ca de la vi­da», tan característico en la tra­di­ci­ón fol­cló­ri­ca de la mayor de las An­ti­llas­se da en­tre las nu­e­ve pin­tu­ras -óleo, acrí­li­co, mix­ta y car­bon­ci­llo so­bre li­en­zo- y las si­e­te pi­e­zas vo­lu­mé­tri­cas -esculturas en bron­ce, un bo­ce­to y una ins­ta­la­ci­ón do­cu­men­tal-. O en­tre la más cono­ci­da fa­ce­ta de es­cul­tor mo­nu­men­tal y la de pin­tor. Ur­ge acla­rar que Lescay no es un es­cul­tor que pinta o un pin­tor que es­cul­pe, aun­que en sus li­en­zos se per­ci­ban pro­fun­di­da­des y las tex­tu­ras arañen la bi­di­men­si­o­na­li­dad.

Con más com­bi­na­to­ri­as y sa­li­das es el pro­ce­so con­tra­pun­tís­ti­co en­tre lo mo­nu­men­tal fi­gu­ra­ti­vo de esculturas co­mo Che (2013) y Pedro Sar­ría (2013), con el abs­trac­ci­o­nis­mo fi­gu­ra­ti­vo de pin­tu­ras co­mo Mam­bí (2013) y Ban­de­ra pai­sa­je (2016). Las ten­si­o­nes o equi­li­bri­os en­tre los cu­a­dros y al in­te­ri­or de al­gu­nos de ellos, co­mo en los li­en­zos Mi­ra­da (2016) y David (2017), im­pul­sos que de­vi­e­nen en otro más pro­fun­do y an­ti­co­lo­ni­al: los con­tra­pun­te­os que en Vi­a­je per­pe­tuo se evi­den­ci­an en­tre doña épi­ca y don ex­pre­si­o­nis­mo.

Se sa­be: el ar­te de his­to­ria, con su ver­ti­en­tes mi­to­ló­gi­cas y épi­cas, fue con­si­de­ra­do por muc­ho tiempo el grand gen­re, el más de­man­da­do en los en­car­gos de mecenas e ins­ti­tu­ci­o­nes y el más pre­mi­a­do en los con­cur­sos aca­dé­mi­cos. Se ca­rac­te­ri­za por ex­pre­sar una in­ter­pre­ta­ci­ón re­a­lis­ta de la vi­da -la pre­fe­ri­da por los ri­cos- y trans­mi­tir un men­sa­je mo­ral o in­te­lec­tu­al. Podemos men­ci­o­nar en­tre sus ex­po­nen­tes al fran­cés Jac­ques­lo­uis David con El rap­to de las sa­bi­nas y La mu­er­te de Ma­rat; el tam­bi­én ga­lo Eu­gè­ne De­la­croix, con La ma­tan­za de Chi­os y La libertad guian­do al pu­e­blo, y al español Fran­cis­co de Goya con El dos de mayo de 1808 y El tres de mayo de 1808. Tiempo des­pu­és, du­ran­te el triun­fo de las van­guar­di­as ar­tís­ti­cas en el pri­mer ter­cio del si­glo xx, su­frió una mi­nus­va­lo­ra­ci­ón pro­lon­ga­da, has­ta la apa­ri­ci­ón de una de las más gran­des pin­tu­ras de his­to­ria del si­glo xx: el Gu­er­ni­ca de Pi­cas­so, que, co­mo las cre­a­ci­o­nes de Goya, for­ma par­te de la gran tra­di­ci­ón es­paño­la de lo épi­co, aun­que con un plan­te­a­mi­en­to di­ga­mos que an­ticlá­si­co.

En con­tras­te, el ex­pre­si­o­nis­mo su­e­le ex­pre­sar de for­ma más sub­je­ti­va la na­tu­ra­le­za y el ser hu­ma­no, dan­do pri­ma­cía a la ex­pre­si­ón de los sen­ti­mi­en­tos más que a la des­crip­ci­ón ob­je­ti­va de la re­a­li­dad. Co­mo mo­vi­mi­en­to sur­ge en Oc­ci­den­te co­mo una re­ac­ci­ón al es­tu­por, la in­cer­ti­dum­bre y el gol­pe mo­ral que pro­vo­ca­ron la Se­gun­da Gu­er­ra Mun­di­al y el Ho­lo­caus­to, de­vi­ni­en­do en for­mas de cre­a­ci­ón des­gar­ra­das, «va­ri­a­ci­o­nes de lo apo­ca­líp­ti­co» -según Frank Ker­mo­de- en las que que­da­ba al lado el go­ce es­té­ti­co, tal y co­mo an­tes se en­ten­día; se ope­ra­ba sin pa­ra­dig­mas o imá­ge­nes de re­fe­ren­cia, tras des­ter­rar­se an­ti­guos hé­ro­es y nar­ra­ci­o­nes, y lo pe­or, se aban­do­na­ban o des­vir­tu­a­ban los pro­pó­si­tos trans­for­ma­do­res de las van­guar­di­as pre­vi­as a la gu­er­ra. En ese ca­mi­no pre­pon­de­ran las bús­que­das per­so­na­les más que las co­lec­ti­vas, y se asu­me el ar­te no co­mo la re­pre­sen­ta­ci­ón de la re­a­li­dad don­de con­vi­ve el ar­tis­ta con los otros su­je­tos, si­no la cre­a­ci­ón de una re­a­li­dad «otra», per­so­nal y en muc­hos ca­sos en­a­je­na­da. Se ha­ce cen­tral la ma­te­ri­a­li­dad del cuadro y el sig­no grá­fi­co, el tra­zo, la manc­ha, la tex­tu­ra, de­jan­do a un lado cu­al­qui­er atis­bo de sim­bo­lis­mo o función alec­ci­o­na­do­ra.

A pro­pó­si­to, el crí­ti­co de ar­te Jo­sé Martí, evo­ca­do sin­gu­lar­men­te en tres de las pi­e­zas de Vi­a­je per­pe­tuo, ca­li­fi­có a Goya co­mo uno de sus ma­es­tros y «de los po­cos ma­es­tros pa­dres». El español in­te­gró co­mo po­cos es­tos dos im­pul­sos y Martí ad­mi­ró sus épi­cos grabados so­bre la ocu­pa­ci­ón fran­ce­sa -con «los es­pan­tos de aque­llos dí­as de mayo»- tan­to co­mo su ade­lan­ta­do ex­pre­si­o­nis­mo, su «pintar agu­je­ros por ojos» y «divertimentos fe­ro­ces por ros­tros». Y, so­bre to­do, por ba­jar «en­vu­el­to en una capa os­cu­ra a las en­trañas del mundo hu­ma­no» y con los co­lo­res de ellas con­tar «el vi­a­je a su vu­el­ta».

Eso ha­ce per­pe­tu­a­men­te el nieto de mam­bí, na­ci­do «el último día de Es­cor­pi­ón, a la mi­tad del si­glo xx, en la pun­ta de la lo­ma de Mar­tens, cer­ca de San­ti­a­go de Cu­ba». Vi­a­jar a sus vi­ven­ci­as más ín­ti­mas, a la mi­cro­his­to­ria fa­mi­li­ar pa­ra, a su re­tor­no, com­par­tir­nos su ho­nes­ti­dad lí­ri­ca en un có­di­go nacional, con­se­gui­do des­de la hon­ra­dez, «que es la for­ma más mo­des­ta de la po­e­sía» y «se llama he­ro­ís­mo en la his­to­ria y ge­nio en el ar­te», pa­ra se­guir di­ci­én­do­lo mar­ti­a­na­men­te.

Por eso la pre­sen­cia de los dos mac­he­tes de su abuelo mam­bí, en­la­za­dos y con una ban­de­ri­ta cubana co­mo res­guar­do, Ar­te­fac­tos que se lle­vó «cu­an­do des­cu­brió lo que sig­ni­fi­ca­ban» y con los que dor­mí­an él y su abu­e­la en el cu­ar­to de Pa­len­que. Con un co­lor, an­gu­lo­si­dad y tex­tu­ra rei­te­ra­dos en muc­has de las pi­e­zas. O la pre­sen­cia de los bus­tos de Ma­ri­a­na Gra­ja­les y el Titán de Bron­ce, con qui­en de niño re­la­ci­o­na­ba a su abu­e­la Ele­na y a su abuelo Jai­me, co­mo ha con­ta­do.

Joya de la com­bi­na­ci­ón de con­tras­tes es Re­tra­to de mi abuelo (2005), una pe­queña es­cul­tu­ra don­de una pa­ta de ca­ba­llo es tron­co o pe­des­tal de una ener­gía con­te­ni­da pa­ra ser he­re­da­da, lí­ri­ca ex­pre­si­ón del cre­a­dor, pe­ro re­tra­to de todos los abu­e­los com­ba­ti­en­tes y ex­ten­si­ble a todos los ni­e­tos de mam­bi­ses, pi­e­za que di­a­lo­ga con el es­ti­li­za­do di­bu­jo Dos Rí­os (2014) y con Beso (2013), pin­tu­ra ex­pre­si­o­nis­ta en la que una mujer -se me an­to­ja su abu­e­la Ele­na- co­ro­na la ca­be­ci­ta de un niño que ca­bal­ga so­bre sus mus­los.

Es­te con­tra­pun­teo en­tre fi­gu­ra­ci­ón-épi­ca y abs­trac­ci­o­nis­mo-ex­pre­si­o­nis­mo, se dio en Lescay des­de la mis­ma for­ma­ci­ón co­mo es­cul­tor mo­nu­men­tal en la en­ton­ces URSS. Ha con­ta­do el ar­tis­ta que du­ran­te sus seis años de es­tu­di­os en la Academia Re­pin, co­mo re­ac­ci­ón an­te el re­a­lis­mo so­ci­a­lis­ta y te­mor a «la ma­ne­ra de los ru­sos de ver las co­sas», se es­ta­ble­ció «un plan pa­ra­le­lo» de for­ma­ci­ón. «Si­em­pre ha­cía al­go cre­a­ti­vo, aun­que fu­e­ra una ho­ra», y be­bía de las fu­en­tes di­ver­sas que acu­mu­la el Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go, in­clui­das obras de ar­tis­tas ru­sos con una impronta van­guar­dis­ta y an­ti­a­ca­de­mi­cis­ta co­mo Mi­ja­íl La­ri­ó­nov, Marc Cha­gall, Was­sily Kan­dinsky y Ka­zi­mir Ma­le­vich.

Ope­ra­to­ri­as forá­ne­as que el ar­tis­ta san­ti­a­gue­ro fue apla­ta­nan­do, ade­cu­an­do a sus mo­ti­va­ci­o­nes ín­ti­mas y com­pro­mi­sos so­ci­a­les. Trans­cul­tu­ri­zan­do los có­di­gos ex­pre­si­vos de Al­ber­to Gi­a­co­met­ti con la pa­si­ón por lo his­tó­ri­co de Ar­man­do Gar­cía Me­no­cal. Ges­tos in­ten­ci­o­na­dos, con brú­ju­las y con re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos y co­lec­ti­vos. De tal mo­do, el fun­da­dor de la Co­lum­na Ju­ve­nil de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Ori­en­te y de la Bri­ga­da Her­ma­nos Sa­íz ha sa­bi­do in­te­grar co­mo po­cos la re­pre­sen­ta­ci­ón del hec­ho o el per­so­na­je his­tó­ri­co con la re­pre­sen­ta­ci­ón de lo in­ma­nen­te, lo es­pi­ri­tu­al y emo­ti­vo, las ener­gí­as que pro­du­cen y con­di­ci­o­nan esos ac­tos he­roi­cos.

Por­que ¿ha­bría me­jor re­pre­sen­ta­ci­ón de una tem­pes­tu­o­sa y ar­ro­lla­do­ra car­ga al mac­he­te que la que es­par­ce con acrí­li­co en su Car­ga 1? ¿O me­jor tex­tu­ra pa­ra una ma­dre cei­ba que los sur­cos que ar­ro­pan a la Ma­ri­a­na de San­ta Ifi­ge­nia? ¿Qué otra metá­fo­ra po­dría aqui­la­tar la fi­gu­ra de An­to­nio Ma­ceo si­no la ir­rup­ci­ón volcá­ni­ca y ci­cló­pea que pre­si­de la Pla­za san­ti­a­gue­ra?

Vi­a­je per­pe­tuo es tam­bi­én el ro­ce y la per­mu­ta en­tre lo acu­mu­la­do y lo ac­ci­den­tal. Su dis­cur­so par­te de la con­co­mi­tan­cia de un vi­a­je oca­si­o­nal al Ba­ra­coa don­de cre­ció su abuelo mam­bí, y la so­li­ci­tud de de­fi­nir sus cin­cu­en­ta años de vi­da pro­fe­si­o­nal, lo que pre­ci­pi­tó en Lescay un asom­bro­so des­cu­bri­mi­en­to: to­da su obra ha si­do un Vi­a­je a la se­mi­lla, un eterno aprendiz intentando pintar y esculpir a su abuelo.

A PERPETUAL COUNTERPOINTING OF A «JOURNEY BACK TO ONE'S RO­OTS»

Counterpointing: I can­not find a bet­ter term to des­cri­be the di­a­lo­gue that is es­ta­blis­hed the­se days betwe­en Vi­a­je per­pe­tuo, the per­so­nal ex­hi­bi­ti­on of the well-known plas­tic ar­tist Al­ber­to Lescay, with the sym­bo­lic he­ri­ta­ge that the “Jo­sé Martí Memorial” tre­a­su­res.

This counterpointing betwe­en the epic fi­gu­ra­ti­on and the ex­pres­si­o­nist abs­trac­ti­o­nism emer­ged in Lescay as a re­sult of his back­ground as a mo­nu­ment sculp­tor in the then USSR.

Vi­a­je per­pe­tuo is al­so the touch and the swap betwe­en the ac­cu­mu­la­ted and the ac­ci­den­tal. His dis­cour­se was born from the con­co­mi­tan­ce of an oc­ca­si­o­nal trip to Ba­ra­coa whe­re his mam­bí grandfather grew up, and the ne­ed to de­fi­ne his fifty ye­ars of pro­fes­si­o­nal li­fe. This was what ma­de Lescay make an ama­zing dis­co­very: all his work has be­en a Vi­a­je a la se­mi­lla (A Journey Back to one´s Ro­ots): an eter­nal ap­pren­ti­ce trying to paint and sculpt his grandfather.

TO­DA SU OBRA HA SI­DO UN VI­A­JE A LA SE­MI­LLA, UN ETERNO APRENDIZ INTENTANDO PINTAR Y ESCULPIR

A SU ABUELO.

La mu­es­tra de Lescay es aco­gi­da por el Memorial Jo­sé Martí, en la Pla­za de la Re­vo­lu­ci­ón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.